Dos vi­sio­nes de la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - JOR­DI GUAL ECONOMISTA JE­FE DE CAI­XABANK Y PRO­FE­SOR DE IESE BU­SI­NESS SCHOOL

La gran cri­sis fi­nan­cie­ra que es­ta­lló en el 2008 y cu­yas se­cue­las aún es­ta­mos pa­de­cien­do ha pro­vo­ca­do un ani­ma­do de­ba­te con­cep­tual en­tre es­pe­cia­lis­tas, tan­to en círcu­los aca­dé­mi­cos co­mo pro­fe­sio­na­les. Aun­que exis­te bas­tan­te acuer­do, a pos­te­rio­ri, so­bre la gé­ne­sis de la cri­sis, las dis­cre­pan­cias se cen­tran en el diag­nós­ti­co de los ma­les que aque­jan hoy a las eco­no­mías desa­rro­lla­das. Se tra­ta, ade­más, de una con­tien­da que no es só­lo teó­ri­ca, ya que tie­ne su re­fle­jo en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que plan­tean los prin­ci­pa­les go­bier­nos.

Una mues­tra sin­gu­lar de la im­por­tan­cia de las dis­cre­pan­cias nos la ofre­cen dos ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de pri­mer ni­vel: el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BPI), el ban­co cen­tral de los ban­cos cen­tra­les, ra­di­ca­do en Ba­si­lea. Aun­que com­par­ten al­gu­nos pun­tos de vis­ta, co­mo la ne­ce­si­dad de se­rias re­for­mas es­truc­tu­ra­les en mu­chas eco­no­mías avan­za­das, los desacuer­dos son muy re­le­van­tes en dos te­mas cru­cia­les pa­ra la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en el mo­men­to ac­tual.

En pri­mer lu­gar, el diag­nós­ti­co de las cau­sas por las que la re­cu­pe­ra­ción es­tá sien­do com­pa­ra­ti­va-men­te dé­bil en mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos. Pa­ra el BPI es­ta ato­nía tie­ne su raíz en la na­tu­ra­le­za de la cri­sis, pro­vo­ca­da por un ex­ce­so de en­deu­da­mien­to. Tras el es­ta­lli­do de­las bur­bu­jas fi­nan­cie­ras ein­mo-bi­lia­rias, el de­te­rio­ro de los ba­lan­ces de mu­chos agen­tes eco­nó­mi-----

El FMI ar­gu­men­ta que los ba­jos cos­tes de fi­nan­cia­ción de­ben ser apro­ve­cha­dos pa­ra re­lan­zar la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras”

cos fue enor­me, pro­vo­can­do un las­tre sig­ni­fi­ca­ti­vo en su ca­pa­ci­dad de gas­to y, por tan­to, de im­pul­so al rit­mo de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pa­ra el BPI el len­to cre­ci­mien­to re­gis­tra­do es en gran par­te con­se­cuen­cia de la ne­ce­si­dad de res­ta­ble­cer el equi­li­brio fi­nan­cie­ro de fa­mi­lias, em­pre­sas y go­bier­nos. Un pe­rio­do de fru­ga­li­dad que es ne­ce­sa­rio pa­ra ab­sor­ber los ex­ce­sos de deu­da ge­ne­ra­dos en la ex­pan­sión.

El FMI co­mul­ga só­lo par­cial­men­te con es­ta vi­sión y ar­gu­men­ta que el cre­ci­mien­to dé­bil de las eco­no­mías se de­be fun­da­men­tal­men­te a una in­su­fi­cien­cia glo­bal de la de­man­da agre­ga­da (con­su­mo e in­ver­sión, pú­bli­cos y pri­va­dos), que de­be ser com­ba­ti­da por to­dos los me­dios al al­can­ce de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, ya que po­dría con­du­cir al mun­do a una si­tua­ción de­fla­cio­na­ria. De ahí que el Fon­do pro­pon­ga fuer­tes im­pul­sos mo­ne­ta­rios, y tam­bién pre­su­pues­ta­rios en aque­llos paí­ses con una si­tua­ción fis­cal no crí­ti­ca co­mo, en­tre otros, Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y el Reino Unido.

Un se­gun­do pun­to de se­rio desacuer­do es la eva­lua­ción de los vo­lú­me­nes ac­tua­les de deu­da pú­bli­ca en el mun­do desa­rro­lla­do y de los ni­ve­les de los ti­pos de in­te­rés a lar­go pla­zo.

El FMI con­si­de­ra que los ba­jos ti­pos de in­te­rés a lar­go mues­tran que­los agen­tes eco­nó­mi­cos tie­nen ex­pec­ta­ti­vas muy ne­ga­ti­vas so­bre el cre­ci­mien­to de las eco­no­mías du­ran­te bas­tan­tes años. Por ello, y en con­so­nan­cia con su vi­sión de fal­ta de de­man­da a cor­to pla­zo, des­de el Fon­do se ar­gu­men­ta que los ba­jos cos­tes de fi­nan­cia­ción de­ben ser apro­ve­cha­dos aho­ra pa­ra re­lan­zar la in­ver­sión pú­bli­ca en pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ras, y con­tri­buir así no só­lo a me­jo­rar la ac­ti­vi­dad a cor­to, sino tam­bién el cre­ci­mien­to po­ten­cial, a lar­go pla­zo. Al Fon­do no le preo­cu­pan mu­cho los ni­ve­les de deu­da pú­bli­ca. Su ar­gu­men­to es que lo prio­ri­ta­rio es al­can­zar ta­sas de cre­ci­mien­to pre­cri­sis, ya que de es­te mo­do se con­se­gui­rá man­te­ner ba­jo con­trol los ra­tios de en­deu­da­mien­to.

Pa­ra el BPI los ni­ve­les de deu­da son ex­ce­si­va­men­te al­tos. Cons­ti­tu­yen un ries­go pa­ra las eco­no­mías si los ti­pos de in­te­rés suben, li­mi­tan la ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra de los pre­su­pues­tos co­mo he­rra­mien­ta an­ti­cí­cli­ca y afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a la ini­cia­ti­va del sec­tor pri­va­do. El BPI no cree que un pro­ble­ma de deu­da ex­ce­si­va pue­da so­lu­cio­nar­se in­cu­rrien­do en más deu­da. Pa­ra los ana­lis­tas de Ba­si­lea los ti­pos a lar­go pla­zo muy ba­jos no son una opor­tu­ni­dad pa­ra en­deu­dar­se aún más, sino una ano­ma­lía que de­be co­rre­gir­se. Son, en de­fi­ni­ti­va, el re­fle­jo de mu­chos años de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de­ma­sia­do la­xas, que han aca­ba­do lle­van­do, pri­me­ro los ti­pos de in­te­rés a cor­to pla­zo cer­ca del 0%, y pos­te­rior­men­te tam­bién los ti­pos alar­go, atra­vés de­las com­pras ma­si­vas de bo­nos pú­bli­cos por los ban­cos cen­tra­les. Pa­ra el BPI la in­ter­ven­ción mo­ne­ta­ria muy agre­si­va tu­vo sen­ti­do en los mo­men­tos de ur­gen­cia, co­mo pro­vi­sión de li­qui­dez de emer­gen­cia an­te el co­lap­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, pe­ro su pro­lon­ga­ción en el tiem­po le­jos de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas, los es­tá agu­di­zan­do.

Sea cual sea el re­sul­ta­do de es­te de­ba­te ana­lí­ti­co, no de­ja de ser sor­pren­den­te que una va­ria­ble cla­ve en to­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, co­mo es la in­ver­sión pri­va­da, ha­ya te­ni­do un­com­por­ta­mien­to tan po­bre, a pe­sar de un entorno de con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción, ac­tua­les y es­pe­ra­das, ex­tra­or­di­na­ria­men­te fa­vo­ra­bles.

Al­go no ha fun­cio­na­do en la es­tra­te­gia de ti­pos muy ba­jos du­ran­te tan­to tiem­po, pues­to que, en lu­gar de es­ti­mu­lar la in­ver­sión en ac­ti­vos reales, ha pro­vo­ca­do una si­tua­ción fi­nan­cie­ra de hol­ga­da li­qui­dez que ha pro­pi­cia­do o bien la in­ver­sión fi­nan­cie­ra a la bús­que­da de plus­va­lías en nue­vas bur­bu­jas de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, o la re­com­po­si­ción de los ba­lan­ces de las em­pre­sas, con la re­com­pra de ac­cio­nes pa­ra dis­tri­buir di­vi­den­dos a los ac­cio­nis­tas, y el con­si­guien­te au­men­to del apa­lan­ca­mien­to em­pre­sa­rial.

Se­rá cues­tión, por tan­to, de se­guir de cer­ca las ad­ver­ten­cias del ban­co de Ba­si­lea, una de las po­cas ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que ya aler­tó tam­bién en su día de los ex­ce­sos mo­ne­ta­rios que lle­va­ron a la de­ba­cle del 2008.

El Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos no cree que un pro­ble­ma de deu­da ex­ce­si­va pue­da so­lu­cio­nar­se in­cu­rrien­do en más deu­da”

K. TSIRONIS / BLOOM­BERG

Pa­ra el BPI hay una ano­ma­lía crea­da por mu­chos años de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de­ma­sia­do la­xas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.