¿Por qué te­men los mer­ca­dos a Chi­na?

La in­cer­ti­dum­bre chi­na, se­gún el pro­fe­sor Tor­na­bell, au­men­ta la per­cep­ción de ries­go del in­ver­sor oc­ci­den­tal y los mer­ca­dos son ca­da vez más vo­lá­ti­les.

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO URL Y EX­DE­CANO ESADE BU­SI­NESS SCHOOL

El pa­sa­do vier­nes 4 de sep­tiem­bre, las bol­sas eu­ro­peas co­no­cían ya las de­cla­ra­cio­nes del go­ber­na­dor del Ban­co cen­tral Eu­ro­peo Ma­rio Drag­hi a fa­vor de in­ter­ve­nir si la vo­la­ti­li­dad de la economía chi­na lo exi­gie­ra y tam­bién la agenda del Gru­po de los 20 en An­ka­ra. Exis­tían ade­más in­di­cios de lo se iba a plan­tear y, a pe­sar de eso, el Ibex 35 ce­rró con una pér­di­da del 2,20%. Al ca­bo de dos días de reunio­nes y a pe­sar de los bue­nos pro­pó­si­tos de los mi­nis­tros de Fi­nan­zas, de la pre­si­den­ta del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y de los ban­cos cen­tra­les, los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les des­con­ta­ron lo peor. ¿De­be­mos te­ner mie­do por lo que es­tá su­ce­dien­do en Chi­na?

Alain Pey­re­fit­te, que fue mi­nis­tro del ge­ne­ral DeGau­lle, es­cri­bió: “Cuan­do des­pier­te Chi­na, el mun­do tem­bla­rá”. Aho­ra las bol­sas pa­re­ce co­mo­si­te­mie­ran lo peor. Mu­chos de los mi­nis­tros de fi­nan­zas del G-20 reuni­dos en An­ka­ra los días 5 y 6 de es­te mes no di­si­mu­la­ron su preo­cu­pa­ción por lo que pa­re­ce un brus­co cam­bio del rum­bo de la se­gun­da economía mun­dial. Tres son los te­mo­res que preo­cu­pan a las bol­sas.

El pri­me­ro, y po­si­ble­men­te el más gra­ve, se de­be al he­cho de­que Chi­na va a cre­cer me­nos, en torno al 7%, y que se en­cuen­tra en una di­fí­cil en­cru­ci­ja­da, pues de­be cam­biar su mo­de­lo. Fue la fá­bri­ca del mun­do y con­su­mía las ma­te­rias pri­mas de los paí­ses emer­gen­tes y ex­por­ta­ba fre­né­ti­ca­men­te. Aho­ra pa­sa­rá a otro mo­de­lo en que el cre­ci­mien­to ven­ga da­do por el con­su­mo in­terno, la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras y no tan­to las in­ver­sio­nes, que son el com­po­nen­te más vo­lá­til del pro­duc­to.

El se­gun­do te­mor lle­gó por sor­pre­sa: el 11 de agos­to Chi­na de­va­luó el yuan y des­per­tó el te­mor a las gue­rras de di­vi­sas. Y el ter­ce­ro (el co­lap­so de la bol­sa) ha si­do más do­lo­ro­so, por­que lo han pa­ga­do mi­llo­nes de in­ver­so­res y ju­bi­la­dos de to­do el mun­do.

Lo que preo­cu­pa so­bre la bol­sa chi­na es que mu­chos es­pe­cu­la­do­res de las ciu­da­des, que no lle­gan al 7%, si­guie­ron los con­se­jos del Go­bierno: in­ver­tir en bol­sa es se­gu­ro, ren­ta­ble y pa­trió­ti­co. Los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les elo­gia­ron la for­ma de ca­na­li­zar una par­te del aho­rro ha­cia la bol­sa de Shang­hái. Los ín­di­ces no de­ja­ban de cre­cer y en po­cos me­ses se ha­bían do­bla­do. Si EE.UU. lo ha­bía con­se­gui­do in­yec­tan­do li­qui­dez y el ín­di­ce Stan­dard & Poor’s 500 es­ta­ba en má­xi­mos his­tó­ri­cos (¿y quién no lo con­si­gue si el ban­co cen­tral inun­da de li­qui­dez la bol­sa du­ran­te más de seis años y a ti­pos pró­xi­mos a ce­ro?), Chi­na po­día de­mos­trar que el aho­rro bien in­ver­ti­do pue­de acu­mu­lar­se con los bue­nos re­sul­ta­dos de las em­pre­sas. Al fin y al ca­bo, el va­lor las bol­sas chi­na no so­bre­pa­sa el 36% del PIB, co­mo el de mu­chos paí­ses en de­sa­rro­llo. Pe­ro pa­re­cía no te­ner lí­mi­te, has­ta que lle­gó un día en que la gen­te se pre­gun­tó ¿cuán­to va­le real­men­te lo que com­pré y aho­ra co­ti­za tres ve­ces más?

Los pri­me­ros en dar­se cuen­ta ven­die­ron rá­pi­da­men­te y lo hi­cie­ron sa­bien­do que exis­ten dos lí­mi­tes a la ba­ja y al al­za del 10%. Las ven­tas se des­bo­ca­ron, por­que, se­gún co­men­té en es­ta mis­ma sec­ción, se com­próa­cré­di­to, co­na­pe­nas már­ge­nes de co­ber­tu­ra y, por pro­ble­mas de go­ber­nan­za y de los ges­to­res, se mul­ti­pli­ca­ron las cuen­tas a nom­bres de otros ti­tu­la­res y, lo que fue peor, se ven­dió a fu­tu­ro sin te­ner los tí­tu­los, lo que en ple­na Gran Cri­sis se prohi­bió en Wall Street y Eu­ro­pa.

Las pér­di­das su­ma­ron mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res y las bol­sas de EE.UU. y Eu­ro­pa se pre­gun­ta­ron has­ta dón­de po­dían caer las co­ti­za­cio­nes. Ape­sar de las opor­tu­nas y rá­pi­das me­di­das del Go­bierno de Pe­quín, Eu­ro­pa, que se en­con­tra­ba en la sen­da de cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas, en­tró en una in­cer­ti­dum­bre de la que no sa­le, por­que la san­gría de las fu­gas de ca­pi­ta­les que bus­can aho­ra otras bol­sas no de­ja de au­men­tar. En al­gún mo­men­to, la ma­yor li­qui­dez que el Go­bierno chino es­tá dan­do a los ban­cos de­be­ría in­fluir en la con­fian­za de los que in­vir­tie­ron en lo que pa­re­cía el fi­lón de oro.

En la Cum­bre del G-20 de An­ka­ra, la di­rec­to­ra del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, pu­so el de­do en la lla­ga: la in­cer­ti­dum­bre de Chi­na au­men­ta la per­cep­ción de ries­go de los in­ver­so­res oc­ci­den­ta­les y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros son ca­da vez más vo­lá­ti­les. En de­fi­ni­ti­va, los in­ver­so­res com­prue­ban que no re­cu­pe­ran lo per­di­do y te­men que sus car­te­ras se adel­ga­cen co­mo con­se­cuen­cia de los tres te­mo­res de­ta­lla­dos an­tes. Pe­ro la ma­yo­ría de mi­nis­tros de fi­nan­zas apo­ya­ron la tran­si­ción de Chi­na ha­cia un nue­vo mo­de­lo, aun­que la si­tua­ción de la bol­sa que­dó al mar­gen.

La­gar­de fue ro­tun­da. “El cre­ci­mien­to de los paí­ses es de­ma­sia­do ba­jo; el co­mer­cio mun­dial no cre­ce; las in­ver­sio­nes son es­ca­sas y los pro­yec­tos pa­ra in­fra­es­truc­tu­ras in­su­fi­cien­tes. Só­lo el pa­ro es ele­va­do”. Pa­sa­rá un tiem­po has­ta que los paí­ses emer­gen­tes vuel­van a con­tri­buir al cre­ci­mien­to mun­dial y la UE no pier­da su rit­mo de re­cu­pe­ra­ción. To­do eso exi­ge nue­vas es­tra­te­gias pa­ra in­ver­tir en bol­sa y ha­cer­lo de for­ma muy se­lec­ti­va.

El PIB de Chi­na va a cre­cer me­nos, en torno al 7%, y el país se en­cuen­tra en una di­fí­cil en­cru­ci­ja­da: de­be cam­biar su mo­de­lo eco­nó­mi­co” La in­cer­ti­dum­bre chi­na au­men­ta la per­cep­ción de ries­go del in­ver­sor oc­ci­den­tal y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros son ca­da vez más vo­lá­ti­les”

B. LE­WIN / BLOOM­BERG

La que fue la fá­bri­ca del mun­do de­be pa­sar a un mo­de­lo en que el cre­ci­mien­to ven­ga da­do por el con­su­mo in­terno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.