La aus­te­ri­dad tam­bién ha pin­cha­do en Brasil

El ajus­te del Go­bierno de Dil­ma Rous­sef ha fre­na­do en se­co la economía y, tras la re­ba­ja de la deu­da a la ca­te­go­ría ba­su­ra, cre­ce el ries­go de cri­sis ban­ca­ria.

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - ANDY RO­BIN­SON

“No es­toy se­gu­ro que sea bue­na idea que ga­ne­mos a Dil­ma; me­jor que sea ella la que arre­gle el lío”. Eso lo di­jo Sa­muel Pes­soa, ase­sor eco­nó­mi­co del can­di­da­to de cen­tro de­re­cha Ae­cio Ne­ves, unos días an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre del año pa­sa­do. Es­te in­só­li­to de­seo de Pes­soa, ex­pre­sa­do en una en­tre­vis­ta con es­te dia­rio, se cum­plió. La pre­si­den­ta Dil­ma Rousseff se im­pu­so a Ne­ves por un es­tre­cho mar­gen.

Ac­to se­gui­do, Rousseff nom­bró a Joa­quim Levy, economista or­to­do­xo cur­ti­do en la es­cue­la de Chica­go, muy pró­xi­mo al pen­sa­mien­to li­be­ral de Pes­soa pa­ra rea­li­zar el ajus­te con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio. Levy ha adop­ta­do un ajus­te or­to­do­xo bas­tan­te pa­re­ci­do al pro­gra­ma que Pes­soa y su equi­po ha­bían di­se­ña­do pa­ra Ne­ves: la eli­mi­na­ción de los con­tro­les so­bre los pre­cios de la ener­gía, subidas de im­pues­tos, re­cor­tes de pres­ta­cio­nes por des­em­pleo y pen­sio­nes, y la re­duc­ción del gas­to en ser­vi­cios pú­bli­cos, aun­que no del pro­gra­ma an­ti­po­bre­za Bol­sa Fa­mi­lia.

Nue­ve me­ses des­pués, Levy de­be de en­ten­der la re­ti­cen­cia de Pes­soa a to­mar las rien­das del po­der en una economía que se hun­de en la es­tan­fla­ción (in­fla­ción más re­ce­sión). Pe­ro el im­pac­to de la aus­te­ri­dad so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha re­sul­ta­do mu­cho más vio­len­to de lo que se ha­bía pre­vis­to. Se pre­vé una caí­da del PIB del 2,3% pa­ra es­te año y una fuer­te subida del des­em­pleo. Pe­se a la re­ce­sión, la in­fla­ción se si­túa ya pró­xi­ma al 9%. Por si es­to fue­ra po­co, Levy re­co­no­ció con ca­ra de pó­quer en Bra­si­lia que no se­rá po­si­ble al­can­zar un su­pe­rá­vit pri­ma­rio es­te ejer­ci­cio –ha­brá un dé­fi­cit del 0,5% del PIB–, una con­fe­sión que desató una se­rie de ru­mo­res de que iba a di­mi­tir.

LA TRI­NI­DAD DIA­BÓ­LI­CA

Re­ce­sión, in­fla­ción y deu­da en al­za. Es una tri­ni­dad dia­bó­li­ca que aca­ba de mo­ti­var la re­ba­ja por par­te de la agen­cia Stan­dard & Poor’s de la deu­da bra­si­le­ña has­ta un gra­do ba­su­ra (in­fe­rior a gra­do de in­ver­sión). Se espera que Moody’s y Fitch, las dos otras gran­des agen­cias de va­lo­ra­ción de deu­da, si­gan los pa­sos de Stan­dard & Poor’s en los pró­xi­mos me­ses.

La vuel­ta de la deu­da bra­si­le­ña a la ca­te­go­ría de ba­su­ra ace­le­ra­rá la sa­li­da de ca­pi­ta­les, ya en mar­cha. El real ten­drá que caer aún más, tras una de­pre­cia­ción del 35% en un año, pa­ra fi­nan­ciar un dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te del 4% del PIB. Da­do el im­pac­to in­fla­cio­nis­ta de la de­pre­cia­ción, el pe­li­gro de una es­pi­ral vi­cio­sa es ob­vio. “Te­ne­mos un gra­ve pro­ble­ma de sol­ven­cia”, sen­ten­ció Pes­soa el mes pa­sa­do en una con­fe­ren­cia en Sao Pau­lo.

La decisión de Stan­dard & Poor’s com­pli­ca­rá aun más la si­tua­ción ya pre­ca­ria del Go­bierno y la del mis­mo Levy. A pri­me­ros de sep­tiem­bre, el mi­nis­tro se reunió en Sao Pau­lo con ocho de los gru­pos em­pre­sa­ria­les más gran­des del país que con­di­cio­na­ron su apo­yo al man­te­ni­mien­to del gra­do de in­ver­sión y un su­pe­rá­vit pri­ma­rio en el año 2016.

Stan­dard & Poor’s ci­tó pa­ra ex­pli­car su decisión el ries­go de que Levy pue­de ser for­za­do a sua­vi­zar el ajus­te de­bi­do a las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les so­bre la co­rrup­ción en la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras. Pe­ro otros eco­no­mis­tas creen que Levy es­tá re­pi­tien­do los mis­mos erro­res co­me­ti­dos en Eu­ro­pa. “Es­ta idea de la con­so­li­da­ción fis­cal ex­pan­sio­nis­ta, o sea que el ajus­te fis­cal me­jo­re la con­fian­za y fa­ci­li­te un re­pun­te de la in­ver­sión, pues, no tie­ne mu­cha sus­tan­cia”, di­jo Luiz Fer­nan­do de Pau­la, economista de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Rio de Ja­nei­ro, en la re­vis­ta Car­ta Ca­pi­tal.

“Dil­ma hi­zo una po­lí­ti­ca fis­cal ruin des­pués de la cri­sis mun­dial”, coin­ci­de Ro­ber­to Frei­tas, economista del Ce­pal en Bra­si­lia. “Cre­ci­mos el 7,5% en el 2010, que no es sano”. Pe­ro aho­ra va al otro ex­tre­mo, se la­men­ta. “Cuan­do lle­gó Levy, pro­vo­có un shock de cos­tes mo­nu­men­tal. De­jó caer el real, li­be­ra­li­zó los pre­cios de la ener­gía, subió los im­pues­tos vio­len­ta­men­te”. No es de ex­tra­ñar que la in­ver­sión y el con­su­mo se ha­yan des­plo­ma­do. Con ti­pos de in­te­rés ban­ca­rios entorno al 15% no hay mu­chos in­cen­ti­vos pa­ra rea­li­zar in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas ni cré­di­tos a la economía real. “La ban­ca ga­na be­ne­fi­cios as­tro­nó­mi­cos só­lo con ope­ra­cio­nes de te­so­re­ría y ope­ra­cio­nes de cam­bio de di­vi­sas”, di­ce Frei­tas. Mien­tras, caen en pi­ca­do los pre­cios de ma­te­rias pri­mas co­mo el hie­rro y la so­ja –ex­por­ta­cio­nes pre­di­lec­tas de Brasil– de­bi­do a la ra­len­ti­za­ción chi­na.

Ro­ber­to Man­ga­bei­ra Un­ger, res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia del Go­bierno de Rousseff, re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta a La Van­guar­dia que sa­ben “que el ajus­te or­to­do­xo y la aus­te­ri­dad no fun­cio­nan; só­lo ha­ce fal­ta ver lo que pa­só en Eu­ro­pa”. Pe­ro de­fen­dió el ajus­te de Levy ya que “re­du­ci­rá nues­tra de­pen­den­cia de la con­fian­za de los mer­ca­dos”.

Po­cos pre­vén una re­pe­ti­ción de las cri­sis de la deu­da ex­ter­na del pa­sa­do, cuan­do Brasil era clien­te ha­bi­tual del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Pe­ro el cré­di­to ban­ca­rio ha subido del 25% al 60% del PIB en diez años y la nue­va cla­se me­dia bra­si­le­ña tan­tas ve­ces elo­gia­da en las por­ta­das de re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les es­tá en­deu­da­da has­ta las cejas. “Exis­te un ries­go gran­de de una cri­sis ban­ca­ria”, ad­vier­te Adam Sad­ler de Ox­ford Eco­no­mics.

No es un te­ma ba­la­dí en Es­pa­ña. El 40% de los be­ne­fi­cios del Ban­co San­tan­der pro­ve­nían de Brasil en los años de sam­ba y sol.

Los ti­pos de in­te­rés del 15% no in­cen­ti­van las in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas ni los cré­di­tos Los pre­cios del hie­rro y la so­ja, prin­ci­pa­les ex­por­ta­cio­nes del país, ba­jan en pi­ca­do por la caí­da de Chi­na

FER­NAN­DO BIZERRA / EFE

El Go­bierno de Dil­ma se en­cuen­tra en me­dio de un muy com­ple­jo pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.