El cru­do ba­ra­to obli­ga a un ajus­te en las pe­tro­le­ras

Los me­no­res in­gre­sos y be­ne­fi­cios gol­pean las co­ti­za­cio­nes y obli­gan a las gran­des em­pre­sas del sec­tor a des­in­ver­tir, a re­cor­tar em­pleo y a reorien­tar sus es­tra­te­gias pa­ra bus­car el má­xi­mo ren­di­mien­to a la vis­ta de un ba­rril que no re­pun­ta

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias. Esa es la má­xi­ma en­tre las pe­tro­le­ras en me­dio de una caí­da del pre­cio del cru­do que es­tá sien­do más pro­lon­ga­da de lo pre­vis­to. Ha­ce po­co más de un año, en ju­nio de 2014, ini­cia­ba un des­cen­so des­de los 115 dó­la­res por ba­rril y to­ca­ba fon­do en 42,69 dó­la­res ha­cia fi­na­les de es­te agos­to. Es­tas úl­ti­mas se­ma­nas ron­da los 48 dó­la­res de me­dia. Unos va­lo­res que han im­pac­ta­do de lleno en el con­jun­to de las gran­des pe­tro­le­ras.

El lla­ma­do gru­po de las Big Oil, que en­glo­ba a Che­vron, Ex­xon Mo­bil, To­tal, BP y Shell, es to­do un ter­mó­me­tro de los vai­ve­nes que en­ca­ra el sec­tor. En las úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes de re­sul­ta­dos, que re­co­gen los da­tos del pri­mer se­mes­tre del año, to­das su­frie­ron caí­das tan­to en be­ne­fi­cios co­mo en in­gre­sos. Las ci­fras ne­ga­ti­vas se su­ce­den: el re­sul­ta­do de Shell dis­mi­nu­yó un 33%, To­tal re­du­jo fac­tu­ra­ción en un 29%, las ga­nan­cias de Che­vron ba­ja­ron el 69,2% –y son las me­no­res en una dé­ca­da–, sus ven­tas un 89,9%... Y BP co­ro­nó es­ta par­ti­cu­lar ten­den­cia, al ce­rrar la mi­tad del año con pér­di­das de 2.900 mi­llo­nes de eu­ros, las­tra­da por los cos­tes de la in­dem­ni­za­ción por el de­rra­me en el Gol­fo de Mé­xi­co, ocu­rri­do en 2010. Sí, la ma­yo­ría ga­nan, pe­ro mu­cho me­nos.

En los úl­ti­mos do­ce me­ses la va­ria­ción en las co­ti­za­cio­nes de las gran­des es­tá mar­ca­da por una lí­nea des­cen­den­te, sin ex­cep­ción. El ín­di­ce Glo­bal Oil, ela­bo­ra­do por Stan­dard & Poor’s y que mi­de el ren­di­mien­to de las 120 em­pre­sas más im­por­tan­tes del pe­tró­leo y gas, se ha con­traí­do por en­ci­ma del 35% res­pec­to al sep­tiem­bre an­te­rior y se acer­ca a una re­duc­ción del 20% des­de enero. Ana­li­zan­do a fon­do al­gu­nas fir­mas, la ac­ción de Shell en Lon­dres es­tá a su pre­cio más ba­jo des­de ha­ce unos cin­co años, mien­tras que Che­vron ha per­di­do en torno al 25% de su va­lor en Nue­va York des­de ini­cios de año. ¿Bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra el in­ver­sor?

La pre­gun­ta es de com­pli­ca­da res­pues­ta. “De­pen­de del per­fil de ries­go y del ho­ri­zon­te del in­ver­sor: si uno con­fía en que a me­dio pla­zo el mercado vol­ve­rá a tér­mi­nos nor­ma­li­za­dos, en­ton­ces pue­de ser­lo, pe­ro de­pen­de del per­fil de ries­go y ho­ri­zon­te pro­pio”, di­ce Na­ta­lia Agui­rre, di­rec­to­ra de aná­li­sis de Ren­ta 4. Ma­riano Mar­zo, ca­te­drá­ti­co de re­cur­sos ener­gé­ti­cos de la UB, cree que “el gran in­ver­sor pue­de com­prar, pe­ro el pe­que­ño y me­diano quie­re un re­torno más in­me­dia­to”, al­go muy di­fí­cil en la in­dus­tria pe­tro­le­ra, mar­ca­da por pro­yec­tos de ex­plo­ra­ción que pue­den du­rar has­ta diez años, apun­ta. Ade­más, re­cuer­da que en los me­ses ve­ni­de­ros el con­tex­to del sec­tor de­pen­de­rá de la mo­di­fi­ca­ción de los ti­pos por par­te de la Fed; las ne­go­cia­cio­nes en el des­con­ge­la­mien­to de re­la­cio­nes con Irán, pro­duc­tor que pue­de inun­dar el mercado con su ofer­ta; y los acuer­dos que pue­dan sur­gir de la cum­bre so­bre cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís.

Así, la pre­cau­ción al in­ver­tir res­pon­de a dos cla­ves: el ries­go de vo­la­ti­li­dad, so­bre to­do si la economía chi­na no me­jo­ra, y por otro la­do es­tá la sim­ple y lla­na in­cer­ti­dum­bre. La si­tua­ción ac­tual va pa­ra lar­go. Las em­pre­sas no tie­nen más op­ción que adap­tar­se. “A lo lar­go de 2015 los pre­cios se mantendrán si­mi­la­res, in­clu­so bien en­tra­do el 2016”, va­ti­ci­na Mar­zo, si bien pide cau­te­la, te­nien­do en cuen­ta que es muy di­fí­cil co­no­cer la evo­lu­ción de los pre­cios del ba­rril an­te tan­tos fac­to­res que le pue­den afec­tar. Lo úni­co cla­ro es que las com­pa­ñías tie­nen que ac- tuar. “Me asus­ta­ría que no cam­bia­sen su es­tra­te­gia, pe­ro es­tán reac­cio­nan­do bien”, di­ce Agui­rre.

La opor­tu­ni­dad qui­zás es­ca­pe del te­rreno del in­ver­sor y sea al­go más pro­pio de las mis­mas com­pa­ñías: los ex­per­tos apun­tan que es tiem­po de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes. “El con- tex­to ha abier­to la po­si­bi­li­dad de mo­vi­mien­tos a ni­vel cor­po­ra­ti­vo”, sos­tie­ne Agui­rre. Des­de la prensa ame­ri­ca­na in­clu­so se es­pe­cu­la con mo­vi­mien­tos que su­pon­drían un au­tén­ti­co hi­to en la economía re­cien­te. Se apun­ta que Ex­xon Mo­bil tie­ne el múscu­lo su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­se con Che­vron, por ejem­plo. Un sim­ple re­cor­da­to­rio, que se dé o no ya es otra cues­tión. En la me­mo­ria es­tá el sur­gi­mien­to de la mis­ma Ex­xon Mo­bil, fun­da­da en no­viem­bre de 1999 tras una fu­sión en­tre am­bas com­pa­ñías, en el con­tex­to de un des­plo­me del pre­cio del ba­rril.

Pe­ro más que ab­sor­cio­nes y ope­ra­cio­nes en­tre las cin­co gran­des, se es­tá dan­do una im­pli­ca­ción de ter­ce­ros. La idea es di­ver­si­fi­car car­te­ra. A me­dia­dos de 2016 Shell com­ple­ta­rá la ab­sor­ción de BG, con el ne­go­cio

En el mar­co de una ofer­ta excedente y con un fu­tu­ro pró­xi­mo en el que se espera que si­gan los pre­cios ba­jos, las em­pre­sas del pe­tró­leo mo­di­fi­can sus es­truc­tu­ras pa­ra en­ca­rar me­ses de in­cer­ti­dum­bre Las ba­jas co­ti­za­cio­nes pue­den ser una opor­tu­ni­dad pa­ra el gran in­ver­sor, pe­ro con más ries­go pa­ra el pe­que­ño y me­diano

del gas na­tu­ral li­cua­do co­mo re­fe­ren­te, por la que pa­ga­rá unos 63.000 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién Schlum­ber­ger, de ser­vi­cios pe­tro­lí­fe­ros, abo­na­rá más de 13.000 mi­llo­nes por Ca­me­ron In­ter­na­tio­nal, de equi­pa­mien­to pa­ra ex­plo­ra­ción, trans­por­te y pro­duc­ción. Ha­lli­bur­ton, en el ne­go­cio de ser­vi­cios a la in­dus­tria, pon­drá otros 31.200 mi­llo­nes pa­ra que­dar­se con Ba­ker Hug­hes, que da so­lu­cio­nes en to­da la ca­de­na de pro­duc­ción.

En el fon­do, se tra­ta de ga­nar pe­so pa­ra ne­go­ciar con­tra­tos que su­pon­gan aho­rros con­si­de­ra­bles, en me­dio de unos in­gre­sos me­no­res, y te­ner fuer­za en el mercado pa­ra com­pe­tir me­jor. La otra so­lu­ción, a par­te de sa­lir de com­pras, pa­sa por des­pren­der­se de ne­go­cios y re­du­cir cos­tes pro­pios. “Los pre­cios son in­sos­te­ni­bles, el ba­rril de­be­ría es­tar en torno a los 70 u 80 dó­la­res pa­ra que las em­pre­sas con­si­gan un ren­di- mien­to acep­ta­ble”, ana­li­za Mar­zo. Así, los des­pi­dos y can­ce­lar pro­yec­tos son la tó­ni­ca ge­ne­ral. Y afec­ta a am­bos la­dos del char­co. En la in­dus­tria pe­tro­le­ra del Mar del Nor­te se han des­trui­do 65.000 pues­tos des­de prin­ci­pio de 2014, Shell re­cor­ta­rá 6.500 em­pleos en vis­ta de sus úl­ti­mos re­sul­ta­dos, Co­no­coPhi­llips –la sex­ta gran­de– anun­ció re­cien­te­men­te que des­pe­di­rá a 1.810 per­so­nas, el 10% de su plan­ti­lla…

Son no­ti­cias que se van re­pi­tien­do a lo lar­go de to­do el año, igual que las des­in­ver­sio­nes. La pa­sa­da se­ma­na To­tal se des­ha­cía de su ne­go­cio mi­no­ris­ta en Tur­quía por 325 mi­llo­nes, a la que su­ma la de­ten­ción de pro­yec­tos de sha­le gas. En es­te sen­ti­do, el Ár­ti­co pa­re­ce ser un mercado por ex­plo­rar ya re­le­ga­do en me­dio del aho­rro, he­cho co­mún pa­ra to­das las com­pa­ñías. Los cos­tes fre­nan po­si­bles des­cu­bri­mien­tos.

Rep­sol no es­ca­pa: se es­tá con­cen­tran­do en ge­ne­rar va­lor más que en cre­cer en vo­lu­men, re­du­cien­do gas­tos a tra­vés de un pro­gra­ma es­tra­té­gi­co más ajus­ta­do. “Pre­ten­de lle­gar a re­duc­cio­nes de has­ta el 20% en los con­tra­tos a ne­go­ciar, ade­más de au­men­tar si­ner­gias re­cu­rren­tes con “Los pre­cios son in­sos­te­ni­bles, el ba­rril de­be­ría es­tar en­tre los 70 y los 80 dó­la­res”, di­ce Ma­riano Mar­zo Ga­ran­ti­zar el pa­go de los di­vi­den­dos, y así man­te­ner la con­fian­za del in­ver­sor, es uno de los gran­des ob­je­ti­vos Ta­lis­man”, ex­pli­ca Agui­rre. Se­gún ar­gu­men­ta, la ge­ne­ra­ción de flu­jo de ca­ja li­bre y la efi­cien­cia son ob­je­ti­vos cla­ve. “Co­mo úl­ti­mo re­cur­so pue­de re­du­cir su par­ti­ci­pa­ción –del 30%– en Gas Na­tu­ral”.

Las ma­nio­bras que se em­pren­den tie­nen un fin úl­ti­mo: ga­ran­ti­zar el pa­go de di­vi­den­dos pa­ra man­te­ner la con­fian­za del ac­cio­nis­ta, hoy des­orien­ta­do so­bre el mo­de­lo de fu­tu­ro. Por­que en la in­dus­tria pe­tro­le­ra ac­tual se tra­ta de ca­pear el tem­po­ral, pues lo que vie­ne es im­pre­vi­si­ble: “Las em­pre­sas van un po­co a re­mol­que de los acon­te­ci­mien­tos”, cree Mar­zo. Al­gu­na voz des­de Es­ta­dos Uni­dos es más ne­ga­ti­va. “A ol­vi­dar­se del cre­ci­mien­to, aho­ra es­tán en mo­do su­per­vi­ven­cia”, de­cía es­ta se­ma­na Fa­del Gheit, ana­lis­ta de Op­pen­hai­mer & Co., en re­fe­ren­cia a lo que de­pa­ra a cor­to pla­zo a las em­pre­sas. ¿Quién es el gran ga­na­dor en to­do es­te pa­no­ra­ma? Por un la­do, es­tán los paí­ses im­por­ta­do­res, que con pre­cios más ba­jos pue­den equi­li­brar sus ba­lan­zas co­mer­cia­les, Es­pa­ña en­tre ellos. El con­su­mi­dor final tam­bién, ya que aca­ba con más di­ne­ro en su bol­si­llo.

En de­fi­ni­ti­va, el pre­sen­te de las pe­tro­le­ras pa­sa por la to­ma de de­ci­sio­nes y la espera. Que­dan le­jos los días en los que el ba­rril so­bre­pa­sa­ba los 100 dó­la­res, can­ti­da­des que mol­dea­ron las es­truc­tu­ras ac­tua­les de las com­pa­ñías. Pre­cios que ha­ce ra­to no se ven y que por el mo­men­to tam­po­co se re­pe­ti­rán si se ha­ce ca­so al grue­so de los aná­li­sis.

REUTERS

En la in­dus­tria pe­tro­le­ra ac­tual se tra­ta de ca­pear el tem­po­ral, pues lo que vie­ne es im­pre­vi­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.