En bus­ca de un país de­cen­te

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Ra­mon Aymerich

“Con un sa­la­rio mí­ni­mo digno des­apa­re­ce­rían bue­na par­te de los ma­les de nues­tra economía” Es­cri­to en un con­tex­to po­lí­ti­co muy con­cre­to, el país de­cen­te que bus­ca Puig es un nue­vo país

To­da­vía no ha­ce tan­tos años, las uto­pías bus­ca­ban la trans­for­ma­ción ra­di­cal del sis­te­ma, la sus­ti­tu­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co o gran­des cam­bios po­lí­ti­cos. La que per­si­gue Mi­quel Puig en Un bon país. No es

un país low cost, la cons­truc­ción de un “país de­cen­te” es una uto­pía pró­xi­ma. En apa­rien­cia, mu­cho más fac­ti­ble. En la prác­ti­ca, co­mo po­drá com­pro­bar el lec­tor, no ne­ce­sa­ria­men­te más fá­cil.

“Un buen país” es, en par­te, la con­ti­nua­ción de La sor­ti­da del

la­be­rint, el li­bro que el economista pu­bli­có en el 2013. En­ton­ces iden­ti­fi­ca­ba el mal cró­ni­co de la economía es­pa­ño­la en unas al­tí­si­mas ci­fras de pa­ro, anó­ma­las en el con­tex­to eu­ro­peo. En­con­tra­ba las cau­sas en un mo­de­lo de cre­ci­mien­to y unas po­lí­ti­cas ob­se­sio­na­das con la crea­ción de em­pleo. Una op­ción que ha­bía de­ja­do de la­do la in­dus­tria y op­ta­do por la cons­truc­ción, el in­mo­bi­lia­rio yel tu­ris­mo. Es de­cir, por ac­ti­vi­da­des ca­pa­ces de­ge­ne­rar mu­choem­pleoen tiem­pos de bo­nan­za, pe­ro des­ti­na­do a ser des­trui­do rá­pi­da­men­te du­ran­te el cam­bio de ci­clo. Em­pleo, ade­más, de ba­jo va­lor aña­di­do, mal re­mu­ne­ra­do, cu­bier­to muy a me­nu­do por la in­mi­gra­ción.

Las con­se­cuen­cias de esas po­lí­ti­cas eran un país en el que las em­pre­sas tie­nen po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra crear em­pleo pa­ra los hi­jos de las cla­ses me­dias con una for­ma­ción muy su­pe­rior a la que el mercado la­bo­ral re­quie­re. Y que al mis­mo tiem­po, ac­túan co­mo in­cen­ti­vo pa­ra el fra­ca­so y el aban­dono es­co­lar (en eso so­mos tam­bién cam­peo­nes en Eu­ro­pa, con unos ín­di­ces al­tí­si­mos).

Enes­te li­bro Puig va má­sa­llá e in­da­ga en los efec­tos que pro­vo­ca­la­pre­fe­ren­cia­por­la­sac­ti­vi­da­des de ba­jo va­lor aña­di­do co­mo el tu­ris­mo –que ca­li­fi­ca de “mal ho­lan­dés” de la economía es­pa- ño­la y en par­ti­cu­lar de las eco­no­mías ca­ta­la­na y ba­lear– en la me­di­da que en­mas­ca­ra una pro­gre­si­va pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad.

Las con­se­cuen­cias de es­ta elec­ción son im­por­tan­tes. Lo son pa­ra el fu­tu­ro de un es­ta­do del bie­nes­tar de vo­ca­ción uni­ver­sal pe­ro que se vuel­ve in­sos­te­ni­ble. Por­que un país de mi­leu­ris­tas es un mal ne­go­cio: la apor­ta­ción a la ca­ja co­mún es tan ba­ja que muy a me­nu­do no cu­bre las pres­ta­cio­nes que es­ta per­so­na aca­ba­rá re­qui­rien­do a lo lar­go de su vi­da. Y eso, aña­de, tam­bién es vá­li­do pa­ra la in­mi­gra­ción, una so­lu­ción en el cor­to pla­zo, pe­ro que no es­tá na­da cla­ro que lo sea con el pa­so del tiem­po.

De ma­ne­ra to­da­vía más con­cre­ta, Puig pre­ci­sa que el mo­de­lo vi­gen­te des­de ha­ce trein­ta años no es na­da bueno pa­ra las pen­sio­nes. El sis­te­ma es­pañol de pen­sio­nes lle­va años col­ga­do de un hi­lo ca­da vez más fino por cul­pa de una de las de- mo­gra­fías más­ba­jas de Oc­ci­den­te y las ele­va­das ta­sas de­des­em­pleo. Un sis­te­ma con­de­na­do al co­lap­so si se le su­man unos au­men­tos de pro­duc­ti­vi­da­des mi­núscu­los. Di­cho de ma­ne­ra más sen­ci­lla: un país don­de los hi­jos co­bran a me­nu­do me­nos que las pen­sio­nes que se pa­gan a los pa­dres vi­ve pri­sio­ne­ro deu­nae­cua­ción im­po­si­ble de re­sol­ver.

¿Hay al­ter­na­ti­va a es­te mo­de­lo? Mi­quel Puig pien­sa que sí y la bus­ca en lo que él ca­li­fi­ca de paí­ses de­cen­tes. Es­de­cir, to­do­sa­que­llos­ca­pa­ces de crear un mix en­tre pros­pe­ri­dad (la ca­pa­ci­dad pa­ra crear ri­que­za) y equi­dad (paí­ses con po­lí­ti­cas que fo­men­tan un ele­va­do gra­do de igual­dad in­ter­na). Puig los en­cuen­tra en las eco­no­mías cen­troeu­ro­peas y los paí­ses es­can­di­na­vos.

Del con­jun­to de po­lí­ti­cas que apli­can es­tos paí­ses, Puig des­ta­ca la ca­li­dad del go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes (ra­cio­na­li­dad en las de­ci­sio­nes, in­to­le­ran­cia con­tra los com- por­ta­mien­tos pa­ra­si­ta­rios) y la vi­sión a lar­go pla­zo. Pe­ro po­ne el én­fa­sis en la lu­cha con­tra el tra­ba­jo mal re­mu­ne­ra­do me­dian­te la im­plan­ta­ción de un sa­la­rio mí­ni­mo digno. “Con el cual -ra­zo­na el au­tor- des­apa­re­ce­rían una bue­na par­te de nues­tros ma­les”.

El del sa­la­rio mí­ni­mo es un­de­ba- te glo­bal. En­tre los que es­tán ra­di­cal­men­teen­con­tra, bá­si­ca­men­te li­be­ra­les, por­que en­tien­den que pro­vo­ca más pa­ro, aun­que la reali­dad no lo aca­ba de con­fir­mar. En­tre la iz­quier­da y los key­ne­sia­nos, que son par­ti­da­rios. Puig op­ta por los úl­ti­mos. No por­que com­par­ta sus con­vic­cio­nes­si­no­por­que­dau­nal­to va­lor alos efec­tos po­si­ti­vos que­ten­dría un sa­la­rio mí­ni­mo ele­va­do en la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas.

Enel ac­tual de­ba­te so­bre el tu­ris­mo de ma­sas, con la cre­cien­te in­co­mo­di­dad que pro­vo­ca en­tre los re­si­den­tes de ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na, Puig­tra­ta dei­ma­gi­nar­có­moel sa­la­rio mí­ni­mo po­dría ser el me­jor ca­mino pa­ra con­se­guir “un­tu­ris­mo de ca­li­dad”. Un­tu­ris­mo, de sa­la­rios dig­nos, que pien­se más en la pros­pe­ri­dad co­mún y en la igual­dad y que­no­mal­gas­te­re­cur­sos. Noun­tu­ris­mo ob­se­sio­na­do con ci­fras cre­cien­tes pe­ro que aca­ba em­po­bre­cien­do el con­jun­to de la so­cie­dad.

“Un buen país” se en­tien­de me­jor en el con­tex­to en que es­tá es­cri­to. En­las con­clu­sio­nes, Puig afir­ma que nin­guno de los dos gran­des par­ti­dos que go­bier­nan el Es­ta­do des­de la tran­si­ción (PP y PSOE) es­tán dis­pues­tos a cam­biar de mo­de­lo. “Por­que los obli­ga­ría a ges­tio­nar los asun­tos pú­bli­cos con más in­te­gri­dad, con más ri­gor y con me­nos ar­bi­tra­rie­da­des”. Tam­bién des­con­fía de­los nue­vos(ni la ren­ta mí­ni­ma ga­ran­ti­za­da de Po­de­mos ni el com­ple­men­to sa­la­rial de Ciu­da­da­nos le sa­tis­fa­cen).

De he­cho, el tí­tu­lo del li­bro na­ce de la re­fle­xión del au­tor en torno a unas re­cien­tes pa­la­bras de Artur Mas en el sen­ti­do de que Ca­ta­lun­ya se­rá ca­paz de ha­cer “un buen país”. Y en el pró­lo­go, el economista afir­ma­quee­sop­ti­mis­ta, por­que­tie­ne­la “con­vic­ción de que, aun­que no sea­mos más que un país me­dio­cre, con­ver­tir­se en un país de pri­me­ra es­tá ex­clu­si­va­men­te en nues­tras ma­nos”.

Un país de­cen­te, de he­cho, es otro país. Un nue­vo país.

LAU­RA GUE­RRE­RO / ARCHIVO

¿Un país de camareros? Qui­zás sí, pe­ro me­jor si es­tán bien pa­ga­dos y dan me­jor ser­vi­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.