¿Me de­jan ser op­ti­mis­ta?

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - JO­SÉ L. MAR­TÍ­NEZ CAM­PU­ZANO ES­TRA­TE­GA DE CI­TI EN ES­PA­ÑA

Op­ti­mis­ta so­bre qué, pre­gun­ta­rán. Cla­ro, so­bre la evo­lu­ción de las bol­sas. Es im­por­tan­te siem­pre ser edu­ca­do y pre­gun­tar an­tes de mo­les­tar. Es­pe­cial­men­te an­te un gi­ro en la con­fian­za de los in­ver­so­res co­mo el que he­mos su­fri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. De ele­va­do op­ti­mis­mo a la cau­te­la e in­clu­so pe­si­mis­mo ac­tual. Di­ce el economista je­fe del BCE, Pe­ter Praet, que es fun­da­men­tal man­te­ner las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to al al­za pa­ra que la in­ver­sión (pro­duc­ti­va, se re­fie­re) me­jo­re en un pro­ce­so que se re­tro­ali­men­ta. Yo di­ría, ade­más, que es im­por­tan­te que los mer­ca­dos si­gan al al­za pa­ra que las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to no se de­te­rio­ren. Los bro­tes ver­des son los mer­ca­dos… ¿se acuer­dan? Aho­ra ade­más se tra­ta de la desea­da es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, im­pres­cin­di­ble pa­ra que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca in­ci­pien­te ac­tual a ni­vel ge­ne­ral se con­so­li­de.

Y es que to­do pa­re­ce ha­ber cam­bia­do des­de que ini­cia­mos las va­ca­cio­nes en agos­to. Por de pron­to, nos es­ta­mos acos­tum­bran­do a ni­ve­les de vo­la­ti­li­dad es­ta­ble co­ti­za­da del 25%. Re­co­noz­co que es fran­ca­men­te com­pli­ca­do ges­tio­nar una car­te­ra de in­ver­sión con es­te ni­vel de vo­la­ti­li­dad. En es­te sen­ti­do me re­cor­da­ba ha­ce po­co un com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión que en es­te ti­po de mer­ca­dos el in­ver­sor con­ser­va­dor se que­da­ba fue­ra. En mi opi­nión, tam­bién se que­dan fue­ra bue­na par­te del res­to de in­ver­so­res.

¿Y qué ha­cer con el di­ne­ro? El di­ne­ro se gas­ta; la li­qui­dez se in­vier­te. Pe­ro aho­ra hay más li­qui­dez en las car­te­ras que di­ne­ro a gas­tar. Y no hay su­fi­cien­tes ac­ti­vos, al me­nos fia­bles y ren­ta­bles, don­de in­ver­tir­lo. Y lue­go es­tán los ban­cos cen­tra­les, con sus po­lí­ti­cas no tra­di­cio­na­les de com­pra de ac­ti­vos… de ren­ta fi­ja. Al in­ver­sor le que­dan, den­tro de los ac­ti­vos tra­di­cio­na­les, las bol­sas. Pe­ro echen un vis­ta­zo: el Dow pier­de un 8,8 % en el año, el S&P, un 5,5 % y den­tro de Eu­ro­pa el Ibex un 4 %. Las bol­sas emer­gen­tes caen en pro­me­dio más del 3 %. Es cier­to que el pro­me­dio de las bol­sas eu­ro­peas aún ga­na un 2,4%, pe­ro se han de­ja­do ca­si un 10% des­de má­xi­mos. No, de­fi­ni­ti­va­men­te se en­tien­de la aver­sión al ries­go de los in­ver­so­res. Y los in­ver­so­res son tam­bién agen­tes eco­nó­mi­cos, con­su­mi­do­res y em­pre­sa­rios. Tie­ne ra­zón Praet al re­la­cio­nar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra con la me­jo­ra eco­nó­mi­ca.

En­ton­ces, ¿por qué ese em­pe­ño en lle­var­les la con­tra­ria a los ban­cos cen­tra­les? Es­tos pri­man la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra por en­ci­ma de to­do. Y tie­nen mar­gen pa­ra con­se­guir­la, con­si­de­ran­do los ries­gos cre­cien­tes so­bre la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y la evo­lu­ción de la in­fla­ción. ¿Han per­di­do en­ton­ces la con­fian­za de los in­ver­so­res? ¿su cre­di­bi­li­dad es­tá pues­ta en cues­tión?. El de­te­rio­ro re­cien­te de las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción, in­clu­so en el ca­so de la Fed, de­be­ría ha­cer­les pen­sar.

LA RE­SER­VA FE­DE­RAL Al es­cu­char ha­ce una se­ma­na al pre­si­den­te del BCE pa­re­ce evi­den­te que en Eu­ro­pa sí se es­tá va­lo­ran­do to­do es­to. La pró­xi­ma se­ma­na po­dre­mos con­tras­tar si es una preo­cu­pa­ción tam­bién en EE.UU., tras la reunión de la Fed. Yo creo que sí, lo que ha­ce muy com­pli­ca­do su­bir ti­pos aun­que se ha­ya al­can­za­do en teo­ría el pleno em­pleo y la in­fla­ción ha­ya to­ca­do fon­do. Sin du­da, el ac­tual es­ce­na­rio es una prue­ba de fue­go pa­ra los ban­cos cen­tra­les. Más allá de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Es­toy pen­san­do aho­ra es­pe­cial­men­te en el Ban­co Cen­tral de Chi­na.

¿Qué por qué si­go sien­do op­ti­mis­ta pa­ra la evo­lu­ción de las bol­sas en los pró­xi­mos me­ses? por tres im­por­tan­tes ra­zo­nes: 1. Por­que es­pe­ro que en el peor de los ca­sos nos en­fren­te­mos a una des­ace­le­ra­ción li­mi­ta­da (re­ce­sión mo­de­ra­da) del cre­ci­mien­to mun­dial; 2. por­que es­pe­ro que los ban­cos cen­tra­les (y las au­to­ri­da-

Re­co­noz­co que es fran­ca­men­te com­pli­ca­do ges­tio­nar una car­te­ra de in­ver­sión con el ni­vel ac­tual de vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos”

des fis­ca­les) im­ple­men­ten más me­di­das ex­pan­si­vas pa­ra au­men­tar la de­man­da y 3, por­qué la com­bi­na­ción de li­qui­dez ele­va­da/pre­cios atrac­ti­vos fa­vo­re­ce la com­pra de bol­sa. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos me­nos vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos. Y es­to pa­sa por más cer­ti­dum­bre en el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co que ten­dre­mos en el fu­tu­ro. Es­pe­cial­men­te en Chi­na. Su pri­mer mi­nis­tro se mos­tra­ba con­fia­do en al­can­zar el ob­je­ti­vo de cre­ci­mien­to es­te año, ya re­ba­ja­do al 6 %. Y se mos­tra­ba dispuesto a ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar­lo. Eso es­ta­mos es­pe­ran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.