La inac­ción de la Fed fo­men­ta la es­pe­cu­la­ción

Es­ta­dos Uni­dos no sube los ti­pos de in­te­rés por mie­do a pro­vo­car una cri­sis en los paí­ses emer­gen­tes, pe­ro con unos mer­ca­dos de bo­nos muy es­pe­cu­la­ti­vos, la espera pue­de ser peor

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ANDY RO­BIN­SON

Co­mo iro­ni­zó John Clee­se en la pe­lí­cu­la Siem­pre pun­tual: “Pue­do so­por­tar la de­s­es­pe­ran­za; es la es­pe­ran­za lo que no aguan­to”. Mu­chos mi­nis­tros y ban­que­ros cen­tra­les de las eco­no­mías emer­gen­tes, des­de Brasil a Ma­la­sia, des­de Tur­quía a Su­dá­fri­ca, han ex­pre­sa­do sen­ti­mien­tos pa­re­ci­dos an­te la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed), que des­ho­ja la mar­ga­ri­ta an­te la pri­me­ra subida de ti­pos de in­te­rés des­de ha­ce nue­ve años. To­dos sa­ben que el ini­cio de un ci­clo al­cis­ta de ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos tras años de abun­dan­te li­qui­dez, pue­de desatar el caos en mu­chas eco­no­mías en de­sa­rro­llo. Pe­ro la es­pe­cu­la­ción so­bre el cuan­do y el cuan­to ya ha pro­vo­ca­do fu­gas de ca­pi­ta­les especulativas y la de­pre­cia­ción des­con­tro­la­da de sus di­vi­sas. “La an­ti­ci­pa­ción ge­ne­ra más in­cer­ti­dum­bre que el des­pe­gue (de ti­pos) en si”, di­jo Ze­ti Akh­tar Aziz, el go­ber­na­dor del ban­co cen­tral de Ma­la­sia el mes pa­sa­do. La decisión de la Fed anun­cia­da el jue­ves por su pre­si­den­ta Ja­net Ye­llen de pos­po­ner la subida, alar­ga­rá la es­tre­san­te espera de los mer­ca­dos emer­gen­tes que em­pie­za a re­cor­dar la espera a Go­dot en la obra de Sa­muel Bec­kett.

Ja­más des­de la cri­sis asiá­ti­ca de 1998, se ha­bía he­cho fren­te a un mo­men­to tan re­ple­to de pe­li­gros pa­ra los paí­ses en de­sa­rro­llo . “Es la tor­men­ta per­fec­ta: subidas de ti­pos en la Fed, des­ace­le­ra­ción en Chi­na y la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas”, re­su­mió en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca Felix Hue­fe­ner del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Fi­nan­zas (IIF), en Was­hing­ton. “Vas a ver una subida de la ren­ta­bi­li­dad del mercado del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos y subidas del dó­lar”. Es­to se tra­du­ci­rá, con to­da se­gu­ri­dad, en una ace­le­ra­ción de la sa­li­da de ca­pi­ta­les des­de paí­ses co­mo Brasil, Tur­quía, Su­dá­fri­ca, Ru­sia y mu­chos más.

Los ex­por­ta­do­res de ma­te­rias pri­mas en Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca, así co­mo paí­ses asiá­ti­cos co­mo Ma­la­sia e In­do­ne­sia, son vul­ne­ra­bles al se­gun­do fren­te de la tor­men­ta: la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. Y si co­mo en el ca­so de Ma­la­sia se ex­por­ta el 8% del PIB a Chi­na, la des­ace­le­ra­ción del gi­gan­te asiá­ti­co es otro ele­men­to del ci­clón. El rin­gitt malayo ha caí­do en pi­ca­do en los úl­ti­mos me­ses pe­ro no suben sus ex­por­ta­cio­nes de­bi­do a la de­pen­den­cia de la ex­por­ta­ción de pe­tró­leo y cau­cho, cu­yos pre­cios se des­plo­man. Pa­sa lo mis­mo con Brasil, de­pen­dien­te de las ex­por­ta­cio­nes de hie­rro, so­ja y otras commodities. Ru­sia y Su­dá­fri­ca, de­pen­dien­tes de los hi­dro­car­bu­ros y los mi­ne­ra­les, res­pec­ti­va­men­te, tam­ba­lean tam­bién.

Ali­men­ta­da por el océano de li­qui­dez crea­do por la Fed, la deu­da pri­va­da en mu­chos emer­gen­tes se ha dis­pa­ra­do. En Ma­la­sia, la deu­da to­tal ya equi­va­le al 222% del PIB. Las eco­no­mías ma­nu­fac­tu­re­ras en Asia es­tan mu­cho me­jor po­si­cio­na­dos pa­ra aguan­tar el tem­po­ral y no se espera una re­pe­ti­ción del con­ta­gio le­tal que se ex­ten­dió por el su­r­es­te asiá­ti­co a fi­na­les de los años no­ven­ta “Ma­la­sia e In­do­ne­sia son ca­sos ais­la­dos; no ve­mos ries­gos de con­ta­gio en Asia en ge­ne­ral”, ex­pli- ca Ga­reth Leather de Ca­pi­tal Eco­no­mics en Sin­ga­pur en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

Pe­ro Amé­ri­ca La­ti­na, Ru­sia y Áfri­ca sí pa­re­cen vul­ne­ra­bles. Aun­que los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos han ido cons­tru­yen­do ba­rre­ras de pro­tec­ción con mi­les de mi­llo­nes de re­ser­vas de di­vi­sas, la en­tra­da de tan­to ca­pi­tal ex­tran­je­ro en los años de hi­per­li­qui­dez pa­sa­rá fac­tu­ra. Más de la mi­tad de los bo­nos con­tra­ta­dos en mer­ca­dos lo­ca­les en paí­ses co­mo Pe­rú o Mé­xi­co son de in­ver­so­res ex­tran­je­ros. “Cuan­do tie­nes seis de ca­da diez bo­nos en ma­nos de ex­tran­je­ros y suben ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos, mu­chos in­ver­so­res van a li­qui­dar sus ac­ti­vos y a com­prar bo­nos es­ta­dou­ni­den­ses”, di­ce Ma­no­lis Da­vra­da­kis de AXA In­vest­ment Ma­na­gers en Lon­dres. Yil­maz Ak­yuz, del Cen­tro del Sur, ad­vier­te en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a La Van­guar­dia (ver pá­gi­na si­guien­te) de que es­ta pre­sen­cia de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras crea la po­si­bi­li­dad de una “fu­sión to­tal de los mer­ca­dos de bo­nos na­cio­na­les”.

Hay otro gra­ve pe­li­gro. Los go­bier­nos de Amé­ri­ca La­ti­na, Ru­sia, y Asia y de otras economía emer­gen­tes apren­die­ron de los desas­tres de la cri­sis de Mé­xi­co de 1994 y de su co­no­ci­do co­mo efec­to Te­qui­la, y de la cri­sis asiá­ti­ca y ru­sa en 1998, que no es acon­se­ja­ble emi­tir deu­da so­be­ra­na de­no­mi­na­da en dó­la­res. Pe­ro las gran­des em­pre­sas, las nue­vas mul­ti­na­cio­na­les de los Brics (si­glas que en­glo­ban a Brasil, Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca) y de otras eco­no­mías emer­gen­tes, no hi­cie­ron ca­so.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me tri­mes­tral del Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos, el va­lor de la deu­da cor­po­ra­ti­va agre­ga­da de­no­mi­na­da en dó­la­res as­cien­de a na­da me­nos que tres bi-

Des­de la cri­sis asiá­ti­ca de 1998 que los paí­ses en de­sa­rro­llo no ha­cían fren­te a un mo­men­to tan re­ple­to de pe­li­gros Ali­men­ta­da por la li­qui­dez crea­da por la Fed, la deu­da pri­va­da en mu­chos emer­gen­tes se ha dis­pa­ra­do

llo­nes de dó­la­res, dos ve­ces más que el PIB es­pañol. Una ace­le­ra­da apre­cia­ción del dó­lar que irá en pa­ra­le­lo con las ex­pec­ta­ti­vas de subidas de ti­pos por par­te de la Fed dis­pa­ra­rá el cos­te de ser­vi­cio de es­ta deu­da, ge­ne­ran­do pe­li­gro de quie­bras y una cri­sis ban­ca­ria.

Tur­quía es muy vul­ne­ra­ble. “El sec­tor pri­va­do tur­co tie­ne mu­cha deu­da de­no­mi­na­da en dó­la­res y los ban­cos son frá­gi­les”, ad­vier­te Ak­yüz. Brasil tam­bién. Se­gún un aná­li­sis de ries­go del Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos, Brasil –don­de la ban­ca es­pa­ño­la tie­ne mu­cha pre­sen­cia–, Tur­quía y Chi­na co­rren un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de ex­pe­ri­men­tar una cri­sis ban­ca­ria. Es­to, co­mo sue­le ocu­rrir, pue­de pa­sar una enor­me fac­tu­ra al Es­ta­do de los paí­ses po­bres.

To­do lo que or­ga­nis­mos co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal de­cían de que las gran­des eco­no­mías emer­gen­tes del sur se­rían el mo­tor de la economía glo­bal en el si­glo XXI fue una “hi­pér­bo­le”, di­ce Ak­yüz.

GETTY IMAGES

Ja­net Ye­llen, pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral, co­mu­ni­ca el jue­ves que de­ja in­va­ria­bles los ti­pos rec­to­res ofi­cia­les, de­jan­do el re­to­que al al­za pa­ra un mo­men­to pos­te­rior, en que el entorno in­ter­na­cio­nal es­té más cal­ma­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.