Ro­bots en Mar­te

Ca­da vez más pues­tos de tra­ba­jo no cua­li­fi­ca­dos pue­den ser sus­ti­tui­dos por má­qui­nas

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

Una vez pues­tas en mar­cha, a me­dia­nos de los años ochen­ta, la glas­nost (li­be­ra­ción, aper­tu­ra) y la pe­res­troi­ka (re­cons­truc­ción), la Unión So­vié­ti­ca de Mi­jaíl Gor­ba­chov ya po­día ir­se pre­pa­ran­do pa­ra la inevi­ta­ble inau­gu­ra­ción de su pri­mer McDo­nald’s. El acon­te­ci­mien­to fi­nal­men­te tu­vo lu­gar el 31 de enero de 1990, en la pla­za de Push­kin de Mos­cú, cuan­do cien­tos de ilu­sio­na­dos so­vié­ti­cos hin­ca­ron el dien­te por vez pri­me­ra en un Big Mac. Pe­ro an­tes de que es­to ocu­rrie­ra, la ca­de­na nor­te­ame­ri­ca­na de ham­bur­gue­sas tu­vo que sal­var unos cuan­tos obs­tácu­los, sien­do uno de los prin­ci­pa­les la con­tra­ta­ción de per­so­nal lo­cal.

Pa­ra gran sor­pre­sa de los ame­ri­ca­nos, nin­guno de los can­di­da­tos pa­ra ocu­par los pues­tos de tra­ba­jo en el nue­vo es­ta­ble­ci­mien­to su­peró las prue­bas de se­lec­ción. Por­que eran de­ma­sia­do len­tos y a to­das lu­ces in­ca­pa­ces de al­can­zar el rit­mo de tra­ba­jo de un em­plea­do me­dio de la ca­de­na en Es­ta­dos Uni­dos.

A fin de re­me­diar es­ta con­tra­rie­dad, McDo­nald’s tra­jo de ca­sa va­rios vo­lun­ta­rio­sos em­plea­dos, pen­san­do que es­tos, me­dian­te el ejem­plo, ayu­da­rían a los ru­sos a amol­dar­se a las exi­gen­cias ame­ri­ca­nas, pe­ro ni por esas lo lo­gra­ron. De mo­do que, con la fe­cha de la inau­gu­ra­ción ca­da vez más cer­ca­na, no le que­da­ba otra que en­viar a los ru­sos a Amé­ri­ca. Aque­llos so­vié­ti­cos de­bían de que­dar­se ató­ni­tos an­te la ver­ti­gi­no­sa velocidad con la que desem­pe­ña­ban el tra­ba­jo sus co­le­gas ame­ri­ca­nos, mas es­ta vez sí apren­die­ron.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, só­lo han pa­sa­do 25 años des­de la his­tó­ri­ca inau­gu­ra­ción de ese pri­mer McDo­nald’s en Mos­cú. A par­tir de aho­ra, em­pe­ro, ni si­quie­ra los em­plea­dos nor­te­ame­ri­ca­nos más veloces es­ta­rán a la al­tu­ra de las exi­gen­cias la­bo­ra­les de es­ta o cual­quier otra ca­de­na, pues­to que exis­te un ro­bot ca­paz de pre­pa­rar él so­lo en una ho­ra la in­hu­ma­na can­ti­dad de 360 ham­bur­gue­sas, es de­cir, una ca­da diez se­gun­dos.

El ro­bot se lla­ma Bur­ger-Bot y pi­ca la car­ne, le da la for­ma exac­ta, la echa a la pa­rri­lla, le da la vuel­ta y la me­te en el pa­ne­ci­llo con to­das las guar­ni­cio­nes, se­gún el pe­di­do de ca­da clien­te. Rea­li­za es­ta proeza sin al­te­rar en nin­gún mo­men­to el Ha­ce tiem­po que cir­cu­lan tre­nes sin con­duc­tor y pron­to la tec­no­lo­gía subs­ti­tui­rá tam­bién a los pi­lo­tos y ca­pi­ta­nes de bar­co, por no ha­blar de los camareros (ya hay ro­bots sir­vien­do me­sas en Chi­na), ba­rren­de­ros y de­más tra­ba­jos que sue­len rea­li­zar per­so­nas no ca­li­fi­ca­das rit­mo de tra­ba­jo, sin fa­ti­gar­se, abu­rrir­se, que­jar­se, ac­ci­den­tar­se, sin des­can­so al­guno pa­ra co­mer y, so­bre to­do, sin co­brar. Ade­más, cuan­do sal­ga un nue­vo mo­de­lo aún más rá­pi­do y efi­cien­te, ven­de­rán el vie­jo Bur­ger-Bot co­mo cha­ta­rra y adiós muy bue­nas.

Si se tie­ne en cuen­ta que en el sec­tor del fast food los sa­la­rios re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te el 30% de gas­tos, se com­pren­de la ten­ta­ción que po­dría en­trar­les a es­tas em­pre­sas de re­em­pla­zar con ro­bots a los siem­pre com­pli­ca­dos y po­co ren­ta­bles em­plea­dos de car­ne y hue­so. En el ca­so de que real­men­te apos­ta­sen por la ro­bo­ti­za­ción, cien­tos de mi­les de per­so­nas se que­da­rían sin tra­ba­jo. Lo que de nin­gu­na se­ría una no­ve­dad: los ban­cos lle­van años re­em­pla­zan­do gran par­te de sus plan­ti­llas con ca­je­ros au­to­má­ti­cos.

En la Es­pa­ña de 1901, el sec­tor agra­rio re­pre­sen­ta­ba en su con­jun­to el 46,4% del PIB y da­ba em­pleo al 66,7% de la po­bla­ción. La ci­fras del año pa­sa­do son las de un país to­tal­men­te trans­for­ma­do: só­lo el 4,1% de la po­bla­ción tra­ba­ja en el sec­tor de agri­cul­tu­ra y pes­ca, que pro­du­ce un irri­so­rio 2,6% del PIB. ¿Dón­de tra­ba­jan aho­ra los es­pa­ño­les que tra­ba­jan? Na­da me­nos que el 76,1% se ha­lla en el sec­tor de ser­vi­cios, que pro­du­ce el 74,4% del PIB.

Es pre­ci­sa­men­te es­te sec­tor el que ya pue­de ir­se pre­pa­ran­do pa­ra una invasión ro­bó­ti­ca en to­da regla. Ade­más de ca­je­ros au­to­má- ti­cos y Bur­ger-Bots, exis­ten ho­te­les que cuen­tan con ro­bots pa­ra desem­pe­ñar las ta­reas de la re­cep­ción o la lim­pie­za. Un dron pue­de ha­cer me­jor el tra­ba­jo de mu­chos vi­gi­lan­tes. Vie­nen de ca­mino los co­ches sin con­duc­tor; así que den­tro de po­co no ha­brá mo­les­tas huel­gas de ta­xis­tas. Ha- ce tiem­po que cir­cu­lan tre­nes sin con­duc­tor y pron­to les to­ca­rá a los pi­lo­tos y ca­pi­ta­nes de bar­co, por no ha­blar de los camareros (ya hay ro­bots sir­vien­do me­sas en Chi­na), ba­rren­de­ros y de­más tra­ba­jos que sue­len rea­li­zar per­so­nas no ca­li­fi­ca­das.

Es­tos tra­ba­ja­do­res co­bran tan po­co que ca­da vez se oyen más voces que re­cla­man que se suba el sa­la­rio mí­ni­mo. Pe­ro al ha­cer­se se co­rre el ries­go muy real de ace­le­rar la ro­bo­ti­za­ción de es­tos em­pleos. Se tra­ta, pues, de un ver­da­de­ro di­le­ma que se agra­va con ca­da día que pa­sa da­da la olea­das de in­mi­gran­tes le­ga­les e ile­ga­les que tam­bién dispu­tan es­tos pues­tos tan mal pa­ga­dos, lo que a me­nu­do pro­vo­ca re­cha­zo o vio­len­tos bro­tes de xe­no­fo­bia.

Pe­ro la ame­na­za de la ro­bo­ti­za­ción no se li­mi­ta a los pues­tos peor re­mu­ne­ra­dos: avan­za vien­to en po­pa en las uni­ver­si­da­des o en cam­pos tan al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos co­mo la mi­cro­ci­ru­gía. Y no só­lo en Oc­ci­den­te. Real­men­te dan pa­ra pen­sar las ci­fras de las in­ver­sio­nes que en to­das par­tes se es­tán ha­cien­do en la ro­bó­ti­ca. Las com­pa­ñías chi­nas gas­ta­ron en el 2011 en torno a 1.300 mi­llo­nes de dó­la­res en ro­bots in­dus­tria­les. Fal­ta­ría más: ellos tam­bién com­pi­ten con Si­li­con Va­lley, don­de un gi­gan­te co­mo Twitter, cu­yo va­lor va por los 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res, tan só­lo cuen­ta con 400 em­plea­dos en to­do el mun­do.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial avan­za a tal velocidad que a las múl­ti­ples ta­reas me­cá­ni­cas que los ro­bots aho­ra desem­pe­ñan con tan­ta efi­ca­cia se les irá agre­gan­do fun­cio­nes que pon­drán en evi­den­cia in­clu­so a las me­jo­res men­tes de es­ta ge­ne­ra­ción. Aun así, no hay que alar­mar­se en de­ma­sía, te­nien­do en cuen­ta có­mo a lo lar­go del si­glo XX se ha­lló la ma­ne­ra de ha­cer que tan­tos agri­cul­to­res pa­sa­sen a los ser­vi­cios. De mo­do que cabe es­pe­rar se pro­duz­ca una trans­for­ma­ción si­mi­lar.

En­tre­tan­to, con­vie­ne re­fle­xio­nar so­bre un pe­que­ño de­ta­lle: los que aho­ra es­tán co­lo­ni­zan­do Mar­te no son hom­bres, sino los ro­bots que los hom­bres en­via­ron allí. ¿O fue­ron ellos los que…?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.