Un gran pac­to

El mun­do eco­nó­mi­co apues­ta por un acuer­do en­tre Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

El Rey, con Artur Mas. Los ges­to­res del mun­do em­pre­sa­rial y fi­nan­cie­ro con­si­de­ran al rey Fe­li­pe una fi­gu­ra cla­ve en el pro­ce­so de bus­car un nue­vo en­ca­je de Ca­ta­lun­ya en Es­pa­ña Al Can­ci­ller de Hie­rro, Ot­to von Bis­marck, se le atri­bu­yen la si­guien­te y la­pi­da­ria fra­se: “Es­pa­ña es el país más­fuer­te del mun­do, lle­va si­glos tra­tan­do de des­truir­se a sí mis­may­to­da­vía no­lo ha con­se­gui­do”. Sin em­bar­go, aho­ra pa­re­ce que sí y que es­ta­mos a pun­to de lo­grar­lo si ha­ce­mos ca­so a lo que nos es­tán di­cien­do los po­lí­ti­cos de uno y otro ban­do.

La reali­dad es mu­cho más pro­sai­ca y, co­mo di­ce el pre­si­den­te de Cai­xaBank Isi­dro Fai­né, “aque­llo que es ra­zo­na­ble aca­ba sa­lien­do siem­pre”. Lo­que re­sul­ta­ría ra­zo­na­ble en es­tos mo­men­tos es un “gran acuer­do que nos ayu­de a to­dos a ti­rar ade­lan­te” y evi­ta­ra ma­lo­grar la re­cu­pe­ra­ción de la economía. Dehe­cho, es­la apues­ta­del­mun­do em­pre­sa­rial y fi­nan­cie­ro, cu­yos ges­to­res con­si­de­ran al Rey Fe­li­pe una­fi­gu­ra­cla­vee­nel­pro­ce­so de bus­car un nue­vo en­ca­je de Ca­ta­lun­ya en Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, ta­les ne­go­cia­cio­nes no se­rá po­si­bles abor­dar­las en se­rio has­ta que no se ce­le­bren las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, que pre­vi­si­ble­men­te se con­vo­ca­rán pa­ra el 20 de di­ciem­bre. Tal in­ter­regno se­rá te­rri­ble­men­te com­pli­ca­do, ya que las po­si­bi­li­da­des que Ma­riano Ra­joy las pier­da son ele­va­das. Ade­más, pro­vo­ca­rán que la cam­pa­ña elec­to­ral sea muy cris­pa­da, so­bre­to­do­si­lau­ni­dad­te­rri­to­rial de Es­pa­ña se co­lo­ca en el cen­tro del de­ba­te po­lí­ti­co.

Por tan­to, na­die en los círcu­los de po­der pien­sa que el pac­to pa­ra in­ten­tar re­sol­ver el lla­ma­do “pro­ble­ma ca­ta­lán” va­ya a re­sul­tar fá­cil. To­do lo con­tra­rio, se­rá muy com­ple­jo y de­pen­de­rá de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, pe­ro no so­lo del 27-S sino ade­más y fun­da­men­tal­men­te del 20-D.

Pe­ro lo más im­por­tan­te de to­do es­te­ne­ren­cuen­ta­que­tras­las­bam­ba­li­nas ma­dri­le­ñas to­dos los par­ti­dos es­tán pen­san­do ya en el día des­pués. En pri­va­do se acep­ta que Artur Mas ha rea­li­za­do una gran ju­ga­da es­tra­té­gi­ca con­vo­can­do los co­mi­cios. Has­ta aho­ra la si­tua­ción era la si­guien­te: un Go­bierno es­pañol fuer­te fren­te a un Go­bierno ca­ta­lán dé­bil. En es­te con­tex­to, sus pro­pues­tas se es­tre­lla­ban sis­te­má­ti­ca­men­te en Ma­drid, con­ver­ti­da en el rom­peo­las de las Es­pa­ñas y su al­ter­na­ti­va pa­ra se­guir al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat eran mí­ni­mas por no de­cir nin­gu­na.

No le que­da­ba más sa­li­da que rea­li­zar una ma­nio­bra au­daz, por muy arries­ga­do que pu­die­se pa­re­cer: y con­vo­có unas elec­cio­nes ple­bis­ci­ta­rias. Un ór­da­go a la gran­de pa­ra sen­tar en la me­sa de ne­go­cia­ción al Go­bierno que sal­ga de las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

To­do ha­ce pen­sar que tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de que la ju­ga­da le sal­ga bien. A par­tir del 20 de di­ciem­bre es pro­ba­ble que Ca­ta­lun­ya ten­ga un go­bierno con ma­yo­ría ab­so­lu­ta fren­te aun­go­bier­noes­pa­ñol dé­bil. Al me­no­se­soes­lo­que­re- Eli­mi­nar in­cer­ti­dum­bres es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo que se ha mar­ca­do la pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral Ja­net Ye­llen. Es­to ex­pli­ca sus úl­ti­mas de­ci­sio­nes. Unos días an­tes, los ser­vi­cios de es­tu­dios de dos gran­des ban­cos in­ter­na­cio­na­les ha­bían he­cho pre­dic­cio­nes muy ne­ga­ti­vas: Ci­ti­group (“una re­ce­sión glo­bal en el 2016, en­ca­be­za­da por Chi­na, es el prin­ci­pal su­pues­to de nues­tro equi­po de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co Glo­bal. Se man­tie­ne la in­cer­ti­dum­bre pe­ro dis­mi­nu­ye la pro­ba­bi­li­dad de una res­pues­ta con me­di­das eco­nó­mi­cas efec­ti­vas adop­ta­das a tiem­po”) y Dai­wa, uno de los tres gran­des ban­cos de ne­go­cios ja­po­nés, (“el en­deu­da­mien­to chino pue­de pro­vo­car un co­lap­so”). fle­jan las úl­ti­mas en­cues­tas rea­li­za­das por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS). De con­fir­mar­se ta­les pre­vi­sio­nes, el nue­vo con­tex­to po­lí­ti­co se­ría fa­vo­ra­ble pa­ra abrir un­pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­ta re­sol­ver de una vez­por­to­da­se­lCa­pí­tu­loOc­ta­vo­de la Cons­ti­tu­ción so­bre el mo­de­lo­te­rri­to­rial del Es­ta­do. Una au­tén­ti­ca opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca pa­ra re­sol­ver no só­lo la cues­tión ca­ta­la­na sino tam­bién la vas­ca. Es de­cir, ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud.

Ló­gi­ca­men­te to­do va a de­pen­der de có­mo se con­fi­gu­re el ma­pa po­lí­ti­co tras los co­mi­cios. De­be­mos in­ter­pre­tar­los co­mo par­te de un pro­ce­so que se ini­ció el pa­sa­do 20 de ma­yo con las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, y a las que han se­gui­do las ca­ta­la­nas y las ge­ne­ra­les. Una es­tra­te­gia en tres mo­vi­mien­tos.

Con las en­cues­tas en la mano to­do ha­ce pen­sar que tras el 20-Dlos dos es­ce­na­rios con más po­si­bi­li­da­des son: uno, que Ma­riano Ra­joy ga­ne sin ma­yo­ría ab­so­lu­ta y que no ten­ga su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar con los es­ca­ños de Ciu­da­da­nos. En ese ca­so ten­dría que bus­car otros apo­yos par­la­men­ta­rios. Vas­cos y ca­ta­la­nes po­drían dár­se­los, co­mo siem­pre han he­cho “pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca”, pe­ro se­ría a cam­bio de un ele­va­do pre­cio: abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te pa­ra zan­jar el pro­ble­ma te- rri­to­rial e ins­ti­tu­cio­nal que ate­na­za a Es­pa­ña.

El se­gun­do es­ce­na­rio es que el PP no ten­ga los apo­yos par­la­men­ta­rios su­fi­cien­tes pa­ra go­ber­nar y que sea el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pedro Sán­chez quien in­ten­te ar­ti­cu­lar una ma­yo­ría, con Po­de­mos y otras for­ma­cio­nes pro­gre­sis­tas. En es­te ca­so po­dría con­tar con los dipu­tados del PNV y de los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra go­ber­nar. En es­ta op­ción el com­pro­mi­so se­ría el mis­mo.

Pa­ra los so­cia­lis­tas re­for­mar la Cons­ti­tu­ción no re­sul­ta­ría nin­gún pro­ble­ma, ya que­lo­con­tem­pla­nen su pro­gra­ma elec­to­ral. Trans­for­mar el Es­ta­do au­to­nó­mi­co en un es­ta­do fe­de­ral tam­po­co. En eso es­ta­ría de acuer­do to­da la iz­quier­da. El pro­ble­ma es­tá en que ten­dría que ser asi­mé­tri­co y ten­drían que acep­tar­lo el res­to de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, lo cual no pa­re­ce fá­cil.

De tal ma­ne­ra que Ca­ta­lun­ya y Eus­ka­di se con­ver­ti­rían en una es­pe­cie de es­ta­dos in­de­pen­dien­tes que se ad­hie­ren li­bre y vo­lun­ta­ria­men­teaEs­pa­ña, que­se­ría­quien­les re­pre­sen­ta­ría en Eu­ro­pa. Se acep­ta­ría la fi­gu­ra del Rey co­mo ár­bi­tro y el Se­na­do se con­ver­ti­ría en una cá­ma­ra te­rri­to­rial.

Na­tu­ral­men­te es una op­ción que ten­dría mu­chas re­sis­ten­cias en uno y en otro la­do, pe­ro po­dría ser una so­lu­ción.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.