¿Con­tro­la su ope­ra­ti­va en di­vi­sas?

Có­mo con­ver­tir en ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va la ges­tión de mo­ne­da ex­tran­je­ra me­dian­te su op­ti­mi­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

No­so­tros im­por­ta­mos de Chi­na. Cuan­do lle­ga el bar­co nos en­vían la fac­tu­ra del pro­vee­dor. Ha­ce­mos in­me­dia­ta­men­te la trans­fe­ren­cia a tra­vés del ban­co pa­ra po­der des­car­gar el con­te­ne­dor. En es­tos mo­men­tos, es­tás más pen­dien­te de la ne­ce­si­dad de cum­plir con el pa­go que del pre­cio de la mo­ne­da en la que has de pa­gar, por­que lo asu­mes co­mo un cos­te de la ope­ra­ción”, co­men­ta Nat­ha­lie Lam­bi­lliot­te, di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Chi­tra, del Gru­po Ga­le­rías del Tre­si­llo. “En nues­tro ca­so so­mos ma­yo­ris­tas de via­jes, que só­lo ven- de­mos a agen­cias es­pa­ño­las. Al tra­ba­jar en Es­pa­ña só­lo co­bra­mos en eu­ros, pe­ro te­ne­mos que ha­cer pa­gos en mu­chas mo­ne­das, a Tai­lan­dia, Ja­pón, Ar­gen­ti­na... Las ope­ra­cio­nes las ha­ces a tra­vés de ban­cos, sien­do di­fí­cil sa­ber los cos­tes en que in­cu­rres, ti­po de cam­bio, co­mi­sio­nes... y, ade­más, no siem­pre tra­tas con es­pe­cia­lis­tas...”. Lo cuen­ta Ge­rard Pla­net, di­rec­tor fi­nan­cie­ro de News Tra­ve­lers. Hay mi­les de ca­sos co­mo ellos. La di­vi­sa lle­va un cos­te y no siem­pre se sa­be cuál es. Si la em­pre­sa tra­ba­ja con már­ge­nes pe­que­ños, pue­de te­ner un pro­ble­ma. Hoy afec­ta ca­da vez a más em­pre­sas –de to­dos ta­ma­ños– que es­tán abier­tas al ex­te­rior.

En 2011, Phi­lip­pe Ge­lis y To­ni Ra­mi, en­ton­ces con­sul­to­res en De­loit­te, de­tec­ta­ron un pa­trón que se re­pe­tía en las dis­tin­tas em­pre­sas con las que tra­ba­ja­ban des­de la con­sul­to­ra. La com­pra y ven­ta de di­vi­sas la veían co­mo un ser­vi­cio opa­co, que, al final, su­po­nía un so­bre­cos­te im­por­tan­te en las cuen­tas de re­sul­ta­dos. La vo­la­ti­li­dad de las di­vi­sas afec­ta­ba las cuen­tas de ex­plo­ta­ción de aque­llas em­pre­sas que im­por­ta­ban o ex­por­ta­ban mer­can­cías o ser­vi­cios, pe­ro la ma­yo­ría no te­nían ni he­rra­mien­tas ni po­lí­ti­cas de ges­tión del ries­go de cam­bio.

“Nos pu­si­mos a tra­ba­jar en ello y, una vez ana­li­za­da la pro­ble­má­ti­ca, jun­to a nues­tro otro so­cio fun­da­dor John Car­ba­jal, tra­ba­ja­mos en una pla­ta­for­ma on­li­ne que per­mi­tie­ra ges­tio­nar las di­vi­sas de for­ma no de­pen­dien­te del ban­co. Se lo­ca­li­za­rían em­pre­sas com­pra­do­ras y em­pre­sas ven­de­do­ras de di­vi­sas y se cru­za­rían ope­ra­cio­nes. Cuan­do no hu­bie­ra con­tra­par­tes dis­po­ni­bles, se ac­ce­de­ría al mercado de di­vi­sas al ma­yor, ofre­cien­do siem­pre un me­jor pre­cio a las py­mes que el que ob­ten­drían por par­te de un ban­co o un bró­ker. Así na­ció Kan­tox”, cuen­ta Phi­lip­pe Ge­lis, co­fun­da­dor i CEO.

La idea, en de­fi­ni­ti­va, es de­sin­ter­me­diar en las di­vi­sas co­mo ya se ha­ce en los cré­di­tos ( crow­len­ding). Pa­ra Er­nes­to Giralt, di­rec­tor de Kan­tox Es­pa­ña, las dos cla­ves del éxi­to de la pla­ta­for­ma ra­di­can en que to­das las ope­ra­cio­nes se ha­cen con con­tra­to y que tra­ba­jan con cuen­tas se­gre­ga­das, al­go que no es ha­bi­tual en nues­tro país y que da una se­gu­ri­dad to­tal al clien­te. Es­tas cuen­tas so­lo se uti­li­zan pa­ra la ope­ra­ción y es­tán fue­ra del ba­lan­ce de Kan­tox. El clien­te tie­ne dos ven­ta­jas. Por un la­do aho­rra cos­tes, ya que es­ti­ma­mos unas co­mi­sio­nes su­pe­rio­res al 2% en los ban­cos, fren­te al 0,19% nues­tro. Y, por otro, tras las pri­me­ras ope­ra­cio­nes le va­mos ayu­dan­do a ges­tio­nar las di­vi­sas por sí mis­mo, es de­cir, que sea él quien aca­be ges­tio­nan­do, siem­pre apo­ya­do por nues­tros es­pe­cia­lis­tas”.

Define su fun­cio­na­mien­to en tres pun­tos: “La trans­pa­ren­cia, es­pe­cial­men­te evi­den­te en la ta­ri­fi­ca­ción. La efi­cien­cia, ya que se op­ti­mi­za la ges­tión del cam­bio de di­vi­sas y el tiem­po que des­ti­nan los di­rec­to­res fi­nan­cie­ros y la com­pe­ti­ti­vi­dad en nues­tra po­lí­ti­ca de pre­cios”.

“Aho­ra ya no es­pe­ra­mos a que lle­gue el bar­co pa­ra com­prar la di­vi­sa. Du­ran­te el año va­mos ce­rran­do can­ti­da­des de di­vi­sa, de for­ma que ha­ce­mos una es­pe­cie de fon­do, ope­ran­do en los mo­men­tos más pro­pi­cios. De es­ta for­ma ajus­ta­mos mu­cho los cos­tes. El aho­rro es gran­de. Pe­ro lo fun­da­men­tal es que tú mis­mo te lo ges­tio­nas a tra­vés de la pla­ta­for­ma de Kan­tox”, di­ce Lam­bi­lliot­te. “Si lo ha­ces bien, in­clu­so las di­vi­sas pue­den con­ver­tir­se en una fuen­te de crea­ción de mar­gen... aho­ra no­so­tros he­mos adop­ta­do una es­tra­te­gia proac­ti­va en es­te cam­po”, aña­de Pla­net.

La ba­se del ne­go­cio de la pla­ta­for­ma es­tá en con­tra­po­ner una se­rie de com­por­ta­mien­tos que los fun­da­do­res de Kan­tox de­tec­ta­ron en la ope­ra­ti­va de los ban­cos con la em­pre­sa. Por ejem­plo, “al rea­li­zar una ope­ra­ción de cam­bio de di­vi­sas con un ban­co o bró­ker, era im­po­si­ble sa­ber de ma­ne­ra trans­pa­ren­te el va­lor del ti­po de cam­bio en tiem­po real”, di­ce Ge­lis. Y pro­si­gue: “Si bien los pro­vee­do­res de di­vi­sas ase­gu­ra­ban no co­brar co­mi­sión por la transac­ción, los pre­cios de cam­bio eran dis­tin­tos en fun­ción del pro­vee­dor (lo que su­po­nía que la co­mi­sión es­ta­ba in­clui­da en el ti­po de cam­bio). No­so­tros em­pe­za­mos por sim­pli­fi­car el ne­go­cio de las di­vi­sas, con una he­rra­mien­ta fá­cil de usar y que per­mi­te ope­rar con di­vi­sas de for­ma trans­pa­ren­te y con pre­cios 10 ve­ces más com­pe­ti­ti­vos que la ban­ca. Aho­ra la pla­ta­for­ma es un pa­nel com­ple­to que per­mi­te op­ti­mi­zar to­da la ex­po­si­ción en di­vi­sas”.

JOMA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.