El Po­ble­nou, un imán

El ba­rrio ex­pe­ri­men­ta una fuer­te de­man­da de ofi­ci­nas y vi­vien­das, edi­fi­cios in­dus­tria­les y an­ti­guos al­ma­ce­nes re­con­ver­ti­dos en ‘lofts’

La Vanguardia - Dinero - - CASAS | BARRIOS - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

Las em­pre­sas más in­no­va­do­ras con­vi­ven con uni­ver­si­da­des, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción, equi­pa­mien­tos ho­te­le­ros, so­fis­ti­ca­dos lofts y zo­nas ver­des. Es­ta­mos en el dis­tri­to 22@, un nue­vo mo­de­lo de ciu­dad sur­gi­do en el año 2000, por ini­cia­ti­va del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, que ha trans­for­ma­do la an­ti­gua área in­dus­trial del Po­ble­nou en el nú­cleo em­pre­sa­rial más im­por­tan­te de la ciu­dad. Yahoo! I+D, Me­dia­pro, Mi­cro­soft, Sa­no­fi-Aven­tis, Grou­pa­lia, Capgemini, Sch­nei­der Elec­tric, Vis­ta­print, In­dra y otras 4.500 em­pre­sas de si­mi­lar en­ver­ga­du­ra se han ubi­ca­do en la zo­na, y en bre­ve se­rá el bu­fe­te de abo­ga­dos Cua­tre­ca­ses el que tras­la­dé aquí tam­bién su se­de.

“En 15 años el te­cho de ofi­ci­nas del 22@ ha su­pe­ra­do los 800.000 m2, ac­tual­men­te, su ra­tio de dis­po­ni­bi­li­dad es de ape­nas un 10%, sien­do una de las zo­nas de la ciu­dad con ma­yor ocu­pa­ción y que me­jor es­tá sa­lien­do del pe­rio­do de cri­sis vivido des­de el 2008 –ase­gu­ra Jo­sep Ma­ría Pi­qué, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Ofi­ci­nas de Agui­rre New­man–, la cla­ve es­tá en que su stock de ofi­ci­nas es el más nue­vo den­tro de la ciu­dad, y sus es­tán­da­res de cons­truc­ción los más ajus­ta­dos a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les. Son edi­fi­cios con plan­tas gran­des que fa­vo­re­cen el sis­te­ma de tra­ba­jo ho­ri­zon­tal en open spa­ce, con ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas, pen­sa­dos en efi­cien­cia en cuan­to a es­pa­cios y cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad”.

En el 22@ se han es­ta­ble­ci­do tam­bién las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas, así co­mo va­rios cen­tros de for­ma­ción, in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo, “una de las va­ria­bles más re­le­van­tes de la fi­lo­so­fía de 22@ es la con­cen­tra­ción de ta­len­to co­mo ele­men­to fun­da­men­tal del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co”, di­ce Pi­qué. La in­ter­ac­ción en­tre em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y par­ques de in­ves­ti­ga­ción, fa­vo­re­ce la crea­ción de pro­yec­tos con­jun­tos, lo que jun­to a la pri­vi­le­gia­da si­tua­ción del dis­tri­to, atrae a em­pre­sas tan­to de ám­bi­to na­cio­nal co­mo fo­rá­neo, con ca­pi­tal hu­mano jo­ven, pre­pa­ra­do y mu­chas ve­ces in­ter­na­cio­nal. VI­VIR EN EL PO­BLE­NOU No son so­lo las em­pre­sas las que bus­can un es­pa­cio en es­te dis­tri­to, sino que el pú­bli­co más exi­gen­te, ex­tran­je­ros y jó­ve­nes em­pren­de­do­res que tra­ba­jan en la zo­na, han des­cu­bier­to tam­bién las ven­ta­jas de vi­vir en es­te ba­rrio, tan cer­ca del mar y bien co­mu­ni­ca­do, que con­ser­va ade­más los en­can­tos pro­pios de un pue­blo. “La de­man­da de vi­vien­da en el Po­ble­nou ha ex­pe­ri­men­ta­do un boom impresionante, ac­tual­men­te el pre­cio por me­tro cua­dra­do de al­gu­nas de sus zo­nas ya es igual o su­pe­rior al de Grà­cia o el Ei­xam­ple”, se­ña­la Eduard So­ler, so­cio de la in­mo­bi­lia­ria Mo­na­part.

Los edi­fi­cios in­dus­tria­les y an­ti­guos al­ma­ce­nes re­con­ver­ti­dos en lofts son las pro­pie­da­des más atrac­ti­vas pa­ra un pú­bli­co no con­ven­cio­nal. Mo­na­part ofre­ce uno de 104 m2 en dos ni­ve­les, si­tua­do en un pa­sa­je tran­qui­lo pró­xi­mo a la Ram­bla, por 205.000 eu­ros, “su pre­cio es­tá por de­ba­jo del m2 re­si­den­cial –pun­tua­li­za Eduard So­ler–. La ra­zón es que se tra­ta de un an­ti­guo al­ma­cén que si­gue re­gis­tra­do co­mo tal, y ca­re­ce de cé­du­la de ha­bi­ta­bi­li­dad, aun­que qui­zás la ten­ga en el fu­tu­ro.” No es un ca­so ais­la­do, en el 22@ exis­ten mu­chos es­pa­cios ple­na­men­te ha­bi­ta­bles ca­li­fi­ca­dos no re­si­den­cia­les ur­ba­nís­ti­ca­men­te, que sin em­bar­go y gra­cias a un re­cien­te de­cre­to de la Ge­ne­ra­li­tat, han po­di­do ob­te­ner di­cha cé­du­la. “Se­ría bueno que el Ayun­ta­mien­to per­mi­tie­ra tam­bién el cam­bio de uso –se­ña­la So­ler–, lo que fa­ci­li­ta­ría que los ban­cos fi­nan­cia­ran la com­pra de es­te ti­po de pro­pie­da­des, co­sa que aho­ra no su­ce­de, por lo que el po­der de ne­go­cia­ción de los que com­pran al con­ta­do es ma­yor”.

ARCHIVO

PAU­LA BO­RRÀS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.