Mi­llo­na­rios po­bres

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - FER­NAN­DO TRÍAS DE BES ES­CRI­TOR Y ECONOMISTA. PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE ESADE

Es­ta se­ma­na pa­sa­da apa­re­cía en los dia­rios una no­ti­cia cu­rio­sa: “Ha­rris Si­mons, un mul­ti­mi­llo­na­rio, do­na 12 mi­llo­nes de dó­la­res a 800 pro­fe­so­res de Nue­va York pa­ra que me­jo­ren la en­se­ñan­za de las ma­te­má­ti­cas”. Cla­ro que to­da­vía más ex­tra­ño fue el do­na­ti­vo de Yu­ri Mil­ner, hom­bre que ocu­pa el pues­to 557 en la lis­ta de per­so­nas más ri­cas del mun­do, y que des­ti­nó 92 mi­llo­nes de eu­ros a la bús­que­da de vi­da in­te­li­gen­te ex­tra­te­rres­tre.

Es­tos son dos ejem­plos atí­pi- cos por­que por lo ge­ne­ral los mi­llo­na­rios que de­ci­den rea­li­zar do­na­ti­vos se sue­len cen­trar en cau­sas be­né­fi­cas re­la­cio­na­das con la erra­di­ca­ción de la po­bre­za, mar­gi­na­ción o en­fer­me­da­des. Bill Ga­tes, co­mo es sa­bi­do, a tra­vés de su fun­da­ción, lle­va do­na­da la na­da des­pre­cia­ble can­ti­dad de 37.000 mi­llo­nes de dó­la­res que, pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, equi­va­le al 4% del PIB de Es­pa­ña.

Y lue­go es­tán los ca­sos cu­rio­sos en que un mi­llo­na­rio de­ci­de do­nar to­da su for­tu­na de for­ma pau­la­ti­na, de mo­do que cuan­do fa­llez­ca ya no lo que­de na­da. Ni a él ni a sus he­re­de­ros, cla­ro es­tá.

En es­ta ca­te­go­ría en­con­tra­mos tres ca­sos. Uno, que mu­cha gen­te ha cues­tio­na­do es el del prín­ci­pe sau­dí Al­wa­leed bin Ta­lal, que hi­zo pú­bli­co que do­na­ría su for­tu­na ín­te­gra a obras de ca­ri­dad. En to­tal, 29.000 mi­llo­nes de eu­ros que irán a pa­rar a fi­nes be­né­fi­cos. En se­gun­do lu­gar, es­tá el ca­so de Sa­ra Bla­kely, cu­ya for­tu­na rea­li­za­da con su mar­ca de ro­pa in­te­rior fe­me­ni­na, 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­rán do­na­dos pa­ra ayu­dar a la in­te­gra­ción de la mu­jer en las so­cie­da­des don­de es­tas son mar­gi­na­das.

Pe­ro sin du­da, el ca­so más in­tere­san­te es el de Wa­rren Buf­fett, el ter­cer hom­bre más ri­co del mun­do, que va rea­li­zan­do

El ter­cer hom­bre más ri­co del mun­do, Wa­rren Buf­fett, rea­li­za ca­da año do­na­ti­vos mi­llo­na­rios en el mar­co de un plan pa­ra dar el 99% de su for­tu­na”

ca­da año mi­llo­na­rios do­na­ti­vos a di­fe­ren­tes fun­da­cio­nes, en el mar­co de un plan cu­yo ob­je­ti­vo es do­nar el 99% de su for­tu­na, la cual su­pera los 44.500 mi­llo­nes de dó­la­res.

¿Y por qué di­go que es el ca­so más in­tere­san­te? Pues por­que Wa­rren Buf­fett em­pe­zó de la na­da. Su in­ver­sión ini­cial con la que mon­tó su pri­me­ra em­pre­sa fue de unos ocho mil eu­ros. Es un hom­bre he­cho a sí mis­mo, que se ha he­cho ri­co por su sa­ga­ci­dad e in­te­li­gen­cia con las in­ver­sio­nes.

La gran pre­gun­ta es: ¿qué sen­ti­do tie­ne de­di­car to­da una vi­da a ama­sar di­ne­ro pa­ra do­nar­lo to­do des­pués? ¿Cuál es el ob­je­ti­vo de ha­cer­se mi­llo­na­rio y mo­rir po­bre?

Ob­via­men­te, dis­po­ner de di­ne­ro per­mi­te vi­vir có­mo­da­men­te, dis­fru­tar de lu­jos, co­mer y be­ber bien, via­jar y no te­ner preo­cu­pa­cio­nes. Pe­ro no creo que sea es­te el ob­je­ti­vo de un mi­llo­na­rio de tan­tos ce­ros. Con me­nos mi­llo­nes ya se pue­de vi­vir bien.

La cues­tión es ¿por qué uno quie­re se­guir te­nien­do más cuan­do ya tie­ne su­fi­cien­te y, ade­más, va a do­nar ese di­ne­ro?

La res­pues­ta no es sen­ci­lla por­que las am­bi­cio­nes hu­ma­nas son tan va­rio­pin­tas co­mo ex­tra­ñas. Hay gen­te que colecciona pá­ja­ros di­se­ca­dos; gen­te que colecciona ca­ra­co­las y, pa­re­ce ser, gen­te que colecciona di­ne­ro. ¿Qué es el di­ne­ro pa­ra es­tas per­so­nas?

El di­ne­ro se define en econo- mía co­mo un de­pó­si­to de va­lor y un me­dio pa­ra el in­ter­cam­bio. Pe­ro esa es una de­fi­ni­ción muy po­co an­tro­po­ló­gi­ca. El di­ne­ro de­be ser de­fi­ni­do des­de un pun­to de vis­ta más psi­co­ló­gi­co si que­re­mos com­pren­der la mo­ti­va­ción de los gran­des mi­llo­na­rios a acu­mu­lar más de lo que pue­den gas­tar en vi­da.

¿El di­ne­ro es po­der? Sí y no. No ne­ce­sa­ria­men­te. De he­cho, se di­ce del prín­ci­pe Al­wa­leed bin Ta­lal que tie­ne mu­cho di­ne­ro, pe­ro no tie­ne po­der; y que por eso va a do­nar su for­tu­na.

Yo creo más bien que el di­ne­ro es tiem­po. Tiem­po de los de­más. Es­cri­bí ha­ce mu­chos años un li­bri­to muy di­ver­ti­do ti­tu­la­do El

ven­de­dor de tiem­po, don­de un con­ta­ble de­ja su em­pleo pa­ra em­pren­der un ne­go­cio de ven­ta de tiem­po. Se fo­rra.

Los gran­des mi­llo­na­rios si­guen acu­mu­lan­do di­ne­ro por­que tie­nen la sen­sa­ción de que com­pran tiem­po (es so­lo una con­clu­sión a la que lle­go de for­ma in­tui­ti­va y no em­pí­ri­ca). El fa­lle­ci­do economista, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca y buen ami­go Da­vid Ani­si es­cri­bió que el po­der con­sis­te en una frac­ción: el tiem­po que uno ob­tie­ne de los de­más di­vi­di­do por el tiem­po que uno ha de de­di­car pa­ra con­se­guir­lo.

Creo que ese es el ti­po de po­der que an­he­lan los mi­llo­na­rios. Te­ner mu­cho di­ne­ro es te­ner tiem­po de los de­más. No su apre­cio ni su amor. Pe­ro sí su tiem­po.

Y lle­go a es­ta con­clu­sión por­que es la úni­ca que ex­pli­ca ra­zo­na­ble­men­te que uno se des­pren­da de to­do su di­ne­ro cuan­do lle­ga a la ve­jez. Ahí se da cuen­ta de que cuan­do su pro­pio tiem­po de­je de co­rrer el tiem­po de los de­más no le va a ser­vir de na­da. Y pien­so que por eso les da igual do­nar su for­tu­na. Se tra­ta, sim­ple­men­te, de de­vol­ver­le a la gen­te su tiem­po.

El gran economista Jo­sé Luis Sam­pe­dro ma­ti­zó en cier­ta oca­sión: “El tiem­po no es oro. El tiem­po es vi­da”. Por ahí an­da­ban los ti­ros.

DA­NIEL AC­KER / BLOOM­BERG

Wa­rren Buf­fett es un hom­bre he­cho a sí mis­mo. Em­pe­zó de la na­da y se ha con­ver­ti­do en el ter­cer hom­bre más ri­co del mun­do gra­cias a su sa­ga­ci­dad e in­te­li­gen­cia con las in­ver­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.