El tu­ris­mo no exis­te

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - JOAN MA­NUEL RI­BE­RA CON­SUL­TOR. RE­DAC­TÓ EL PLAN ES­TRA­TÉ­GI­CO DE TU­RIS­MO DE CA­TA­LUN­YA

Co­mo sec­tor, quie­ro de­cir. Si he apren­di­do al­go des­pués de tan­tos años de­di­ca­dos al tu­ris­mo es que no se tra­ta de un sec­tor, sino de una con­fluen­cia de sec­to­res muy va­ria­dos. Re­du­cir el sec­tor del tu­ris­mo a la hos­te­le­ría es un gran error, so­bre to­do en Bar­ce­lo­na, que si se ha con­ver­ti­do en un des­tino de éxi­to glo­bal no ha si­do só­lo por su par­que de alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos, sino por una fe­liz com­bi­na­ción de es­pa­cio y es­ti­lo de vi­da, tra­di­ción y mo­der­ni­dad, seny i rau­xa, a lo lar­go de una his­to­ria mi­le­na­ria. Es de­cir, gra­cias a su cul­tu­ra, que fue efi­caz­men­te pro­yec­ta da en el mun­do con la emo­ti­va ex­plo­sión de or­gu­llo ciu­da­dano y la gran cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción glo­bal que re­pre­sen­ta­ron los Jue­gos Olím­pi­cos del año 1992.

Es­tá cla­ro queel sec­tor de­la hos­te­le­ría, con su ca­li­dad y pro­fe­sio­na­li­dad in­dis­cu­ti­ble, ha si­do cla­ve pa­ra aco­ger a los tu­ris­tas que nos vi­si­tan y po­ten­ciar su ex­pe­rien­cia en la ciu­dad, pe­ro sin sec­to­res co­mo el trans­por­te, el co­mer­cio, la gas­tro­no­mía, los de­por­tes, la cul­tu­ra, los acon­te­ci­mien­tos, el ocio noc­turno, las uni­ver­si­da­des, la sa­lud, las fe­rias, los con­gre­sos, las fi­nan­zas, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y sin ser­vi­cios pú­bli­cos de ca­li­dad (mo­vi­li­dad, se­gu­ri­dad, lim­pie­za, sa­ni­dad....), los ho­te­les de Bar­ce­lo­na es­ta­rían va­cíos.

E no­tras pa­la­bras, cuan­do ha­bla­mos desec­tor tu­rís­ti­co es­ta­mos ha­blan­do de prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res que con­for­man la so­cie­dad. So­lu­cio­nar los efec­tos no desea­dos del tu­ris­mo, que no son po­cos, es, por lo tan­to, una ta­rea ne­ce­sa­ria­men­te co­lec­ti­va.

Otra co­sa que tam­bién he apren­di­do es que en las ca­pi­ta­les glo­ba­les, co­mo Bar­ce­lo­na, la fron­te­ra en­tre el ciu­da­dano y el tu­ris­taes ca­da vez más di­fu­sa y su­til. Hay tu­ris­tas que se re­co­no­cen a pri­me­ra vis­ta, pe­ro hay otros que no só­lo no lo pa­re­cen, sino que es­ta­ría­mos en­can­ta­dos de que fue­ran nues­tro ve­cino –o ve­ci­na– de re­llano. La Or- ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo de las Na­cio­nes Uni­das (OMT) define co­mo tu­ris­ta a aque­lla per­so­na que pa­sa en­tre un día y un año en un des­tino de­ter­mi­na­do. Un tu­ris­ta pue­de es­tar ha­cien­do co­la en la Sa­gra­da Fa­mí­lia, sur­fean­do en la Bar­ce­lo­ne­ta, to­man­do el ver­mut en un bar del Po­ble Sec, com­pi­tien­do en un fes­ti­val de cor­to­me­tra­jes, co­rrien­do por la ca­rre­te­ra de­las Ai­gües, vien do un par­ti­do del Ba­rça, com­pran­do al­par­ga­tas en Sants, co­la­bo­ran­do con una ONG, par­ti­ci­pan­do en una start-up, vi­si­tan­do a un fa­mi­liar en el hos­pi­tal, es­cu­chan­do un con­cier­to en el Pa­lau de la Mú­si­ca, bai­lan­do en el Só­nar, co­gien­do el me­tro ha­cia Nou Ba­rris o es­tu­dian­do en la uni­ver­si­dad. In­clu­so po­dría ser la mis­ma per­so­na.

So­lu­cio­nar los efec­tos no desea­dos del tu­ris­mo, que son im­por­tan­tes, pa­sa por con­si­de­rar al tu­ris­ta co­mo un ciu­da­dano, tem­po­ral, con de­re­chos y de­be­res. Es­tar abier­tos a los vi­si­tan­tes de to­do el mun­do es cla­ve pa­ra que Bar­ce­lo­na si­ga sien--

Cuan­do ha­bla­mos de sec­tor tu­rís­ti­co es­ta­mos ha­blan­do de prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res que for­man nues­tra so­cie­dad”

do una ciu­dad glo­bal, abier­ta, li­bre, mes­ti­za y cos­mo­po­li­ta, pe­ro hay que ha­cer­lo de ma­ne­ra sos­te­ni­ble. La OMT define el tu­ris­mo sos­te­ni­ble co­mo aquel que tie­ne ple­na­men­te en cuen­ta las re­per­cu­sio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras, eco­nó­mi­cas, so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les del tu­ris­mo con el fin de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los vi­si­tan­tes, la in­dus­tria, el entorno y las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

So­lu­cio­nar los efec­tos no desea­dos del tu­ris­mo pa­sa por con­si­de­rar al tu­ris­ta co­mo un ciu­da­dano, tem­po­ral, con de­re­chos y de­be­res”

Pa­ra al­can­zar un mo­de­lo de tu­ris­mo sos­te­ni­ble hay que tra­ba­jar a una do­ble es­ca­la. Por una par­te a una es­ca­la ma­cro que de­fi­na las ca­pa­ci­da­des de car­ga del des­tino así co­mo las he­rra­mien­tas efec­ti­vas pa­ra mo­du­lar los flu­jos de tu­ris­tas, sien­do cons­cien­tes de la di­fi­cul­tad que su­po­ne po­ner puer­tas al cam­po. Por otra par­te, hay que tra­ba­jar en una es­ca­la mi­cro que nos ayu­de a co­no­cer en el mí­ni­mo de­ta­lle po­si­ble a aque­llos que nos vi­si­tan y si su vi­si­ta es sos­te­ni­ble pa­ra nues­tra ciu­dad. Es de­cir, si en tér­mi­nos so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos aquel ciu­da­dano tem­po­ral con nom­bre y ape­lli­dos nos a por­ta­rá más va­lor que lo que nos de trac­ta­rá, sien­do cons­cien­tes de que no siem­pre po­dre­mos es­co­ger al ve­cino –o la ve­ci­na– del re­llano.

Co­mo pue­den ver, te­ne­mos to­dos jun­tos mu­cho tra­ba­jo, pe­ro pien­so que siem­pre es más agra­de­ci­do arre­man­gar­se pa­ra ges­tio­nar el éxi­to que el fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.