La ‘ube­ri­za­ción’ de los res­tau­ran­tes

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - MÀ­RIUS RO­BLES DI­REC­TOR EJE­CU­TI­VO Y CO­FUN­DA­DOR DE REIMAGINE FOOD

Ma­ple e sun res­tau­ran­te de Man­hat­tan sin res­tau­ran­te. Lo di­ri­ge el re­co­no­ci­do chef Da­vid Chang, sir­ve de­li­cio­sas crea­cio­nes re­cién he­chas y tie­ne me­nús por me­nos de 15 dó­la­res. Pe­ro no tie­ne res­tau­ran­te, ni si­llas, ni me­sas ni camareros. Sen­ci­lla­men­te, eli­ges tu me­nú des­de la web, es­pe­ras no más de 30 mi­nu­tos y tu cen alle­ga a ca­sa ca­lien­te y enun en­va­se de di­se­ño. Des­de su app, pue­des ir si­guien­do en directo el re­co­rri­do del re­par­ti­dor.

Mien­tras tan­to, en Lon­dres, Sup­per te per­mi­te co­mer en ca­sa al­gu­nos de los pla­tos de los más de 50 res­tau­ran­tes con estrella Mi­che­lin en la ciu­dad. Co­mo si en Bar­ce­lo­na, sen­ta­do en tu me­sa, pu­die­ses co­mer unos ca­ne­lo­nes de Gaig, un ro­da­ba­llo de Án­gel León y aca­bar con un cre­mo­so de man­go de Rus­ca­lle­da.

Si pre­fie­res co­ci­nar tú mis­mo los pla­tos de un gran chef, tie­nes Din, la start-up de San Fran­cis­co que te en­vía a tu do­mi­ci­lio los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios y en­su­jus­ta me­di­da pa­ra una ce­na es­te­lar.

Ma­ple –que na­ce con una in­ver­sión de 22 mi­llo­nes de dó­la­res–, Din y Sup­per son só­lo tres ejem­plos del pro­ce­so de ube­ri­za

ción que se es­tá pro­du­cien­do en la co­mi­da a do­mi­ci­lio. Pe­ro hay mi­les: Piz­za Hut es­tá desa­rro­llan­do un sis­te­ma pa­ra pe­dir y pa­gar piz­zas des­de­los au­to­mó­vi-

La co­mo­di­dad, el au­ge del ‘smartp­ho­ne’ y los há­bi­tos ad­qui­ri­dos por la cri­sis im­pul­san el des­pe­gue del ‘food de­li­very’”

les co­nec­ta­dos a in­ter­net, Te­le­piz­za ya re­ci­be pedidos a tra­vés de smart­watch y Do­mino’s Piz­za y Uber ya han em­pe­za­do a ex­pe­ri­men­tar con re­par­tos a tra­vés de dro­nes. Ama­zon tam­bién ha ini­cia­do en Seattle las en­tre­gas a do­mi­ci­lio de pla­tos de los prin­ci­pa­les res­tau­ran­tes de la ciu­dad. Y así po­dría­mos con­ti­nuar ex­po­nien­do ca­sos y ca­sos de la dis­rup­ción que se avecina.

Y es que, pro­ba­ble­men­te, es­ta­mos a las puer­tas de la ma­yor re­vo­lu­ción ja­más vi­vi­da en cuan­to a en­tre­ga de co­mi­da a do­mi­ci­lio se re­fie­re. ¿Por qué? Los pro­pios res­tau­ran­tes lle­van dé­ca­das en­tre­gan­do sus pla­tos a do­mi­ci­lio. Des­pués vi­nie­ron ini­cia­ti­vas co­mo la Ne­ve­ra Ro­ja o Just Eat, que in­ter­me­dia­ban en­tre el res­tau­ran­te y el con­su­mi­dor vía web. Pe­ro aho­ra lle­ga una au­tén­ti­ca trans­for­ma­ción de la mano de em­pre­sas y start-ups de tec­no­lo­gía que eli­mi­nan los pun­tos dé­bi­les pa­ra con­su­mi­do­res y pro­vee­do­res.

Los in­ver­so­res con­si­de­ran que la ca­te­go­ría del food de­li­very ya re­pre­sen­ta la gran cu­na­de­las in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias. Só­lo hay que mi­rar al­gu­nos ejem­plos: Just Eat, lí­der mun­dial de­pe­di­dos de co­mi­da a do­mi­ci­lio, es­tá va­lo­ra­da en más de dos bi­llo­nes de dó­la­res y cre­ce a un rit­mo del 51% (pri­mer tri­mes­tre del 2015). En EE.UU., el año pa­sa­do se mul­ti­pli­có por tre­ce la in­ver­sión en re­par­to de co­mi­da a do­mi­ci­lio. Y en Eu­ro­pa, dos de las tres ma­yo­res ope­ra­cio­nes de ca­pi­tal ries­go del pri­mer ter­cio del 2015 las pro­ta­go­ni­za­ron De­li­very He­ro (con pre­sen­cia en 24 paí­ses y 1.500 em­plea­dos) y He­lloF­resh, que sir­ve de­li­cio­sas re­ce­tas y los in­gre­dien­tes fres­cos que ne­ce­si­tas pa­ra co­ci­nar­las en ca­sa. Yaú­nu­núl­ti­mo da­to: las start-ups re­la­cio­na das con co­mi­daa do­mi­ci­lio le­van­ta­ron 486 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2014.

Pro­ba­ble­men­te, hay di­ver­sos cam­bios que im­pul­san es­ta re­vo­lu­ción: la co­mo­di­dad, el boom del

smartp­ho­ne, los há­bi­tos ad­qui­ri­dos con la cri­sis –a me­nu­do es más ba­ra­to que co­mer fue­ra–, y una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad y va­rie­dad de ofer­tas, cen­tra­da in­clu­so en al­tos com­po­nen­tes sa­lu­da­bles o co­ci­na de van­guar­dia, cuan­do an­tes es­ta­ba mu­cho más aso­cia­da a una ali­men­ta­ción de ba­ja ca­li­dad.

Es­ta­mos vien­do des­de nue­vos agen­tes pro­ve­nien­tes de otros sec­to­res, co­mo Ama­zon Fresh o Uber Fresh, a nue­vos mo­de los de ne­go­cio co­mo Instacart, don­de un per­so­nal

shop­per te rea­li­za la com­pra y te la ha­ce lle­gar a tu do­mi­ci­lio. To­da­vía no han lle­ga­do a Es­pa­ña, pe­ro aquí ya hay ejem­plos co­mo De­li­berry, que si­mu­la su mo­de­lo y a los que au­gu­ro un gran éxi­to y, a mo­do ex­pe­ri­men­tal, Uber Eats en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Son ejem­plos de que la ube­ri­za­ción en es­te sec­tor ya ha lle­ga­do y, sim­ple­men­te, es­tá en pa­ña­les de lo que pue­de lle­gar a ser.

ISTOCK

Los pro­pios res­tau­ran­tes lle­van dé­ca­das en­tre­gan­do sus pla­tos a do­mi­ci­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.