La so­li­dez de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca

El cre­ci­mien­to del em­pleoes len­to, ines­ta­ble y con sa­la­rios muy ba­jos. Unos sa­la­rios que tam­po­co cre­cen mu­cho pa­ra los que ya tra­ba­jan.

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - EN­RIC LLARCH ECONOMISTA

Ape­nas nos ha­bía­mos em­pe­za­do a creer que la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca iba de ver­dad, cuan­do vuel­ven a so­nar las alar­mas de una pre­vi­si­ble nue­va re­ce­sión por el es­tan­ca­mien­to de la economía chi­na y su im­pac­to so­bre la de­man­da y los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas que ex­por­tan los paí­ses emer­gen­tes. Pa­ra ave­ri­guar si es­tos pre­sa­gios son ve­ro­sí­mi­les, qui­zás ha­bría que ana­li­zar có­mo he­mos con­se­gui­do re­po­ner­nos del an­te­rior pe­rio­do re­ce­si­vo pa­ra ver si es­ta re­cu­pe­ra­ción es lo bas­tan­te só­li­da osi, po­rel con­tra­rio, es­tá de­ma­sia­do so­me­ti­da a ele­men­tos cir­cuns­tan­cia­les.

Por una par­te, nos he­mos en­con­tra­do con un con­jun­to de fac­to­res fa­vo­ra­bles: la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo ha dis­mi­nui­do los cos­tes de trans­por­te –que­no­los­de­lae­lec­tri­ci­dad– y ha pre­sio­na­do a la ba­ja la in­fla­ción. La­de­va­lua­ción in­ter­na y la caí­da del sa­la­rio me­dio, jun­to con la so­li­dez de la economía ale­ma­nay­sui­rra­dia­ció­nen­to­da Eu­ro­pa, nos han per­mi­ti­do man­te­ner el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de las ex­por­ta­cio­nes. Es­ta mis­ma sol­ven­cia eu­ro­pea tam­bién ha per­mi­ti­do se­guir au­men­tan­do la cap­ta­ción de tu­ris­tas ex­tran­je­ros y su­pe­rar la caí­da del mercado ru­so. El hundimiento de los pre­cios in­mo­bi­lia­rios ha atraí­do nu­me­ro­sos ca­pi­ta­les fo­rá­neos en bus­ca de opor­tu­ni­da­des. El gas­to pú­bli­co, en un año elec­to­ral co­mo es­te, ha le­van­ta­do un po­co el pie del freno. Y, fi­nal­men­te, los tra­ba­ja­do­res han per­ci­bi­do que los ajus­tes en sus em­pre­sas ten­dían a fi­na­li­zar, han me­jo­ra­do su con­fian­za en el fu­tu­ro in­me­dia­to y han da­do sa­li­da a la de­man­da de con­su­mo acu­mu­la­da des­pués de más de un lus­tro de res­tric­cio­nes.

En­ton­ces, hay­que­pre­gun­tar­se qué­so­li­dez tie­nen to­dos es­tos fac­to­res que nos per­mi­tan creer que po­dre­mos su­pe­rar nue­vas tur­bu­len­cias ex­ter­nas. Jus­to es de­cir que el Go­bierno es­pañol, aun­que con unos evi­den­tes in­tere­ses elec­to­ra­lis­tas, pre­ten­de con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo­con­las­re­ba­jas fis­ca­les en cur­so, con un im­pac­to más re­le­van­te en el es­ta­do de áni­mo de los con­su­mi­do­res que en sus bol­si­llos. Otro­se­le­men­tos­quehas­ta aho­ra han fa­vo­re­ci­do la re­cu­pe­ra­ción tie­nen un cla­ra fe­cha de ca­du­ci­dad: el pe­tró­leo ya no ba­ja­rá mu­cho más y el im­pac­to so­bre los cos­tes de trans­por­te y so­bre la in­fla­ción ya es­tá des­con­ta­do. Los pre­cios in­mo­bi­lia­rios em­pie­zan a re­cu­pe­rar­se y las gan­gas tien­den a des­apa­re­cer mien­tras per­sis­te una ofer­ta en zo­nas pe­ri­fé­ri­cas que di­fí­cil­men­te atrae­rá a na­die, ni pro- pios ni ex­tra­ños. La reac­ti­va­ción del gas­to pú­bli­co, una vez pa­sa­das las ale­grías del año elec­to­ral y en la pers­pec­ti­va de nue­vas re­ba­jas fis­ca­les, se­rá me­nor en los pró­xi­mos me­ses. Y una vez re­ju­ve­ne­ci­do el par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co, con un cre­ci­mien­to de las ven­tas du­ran­te más de dos años es­ti­mu­la­das por las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas, ha­brá que­ver­si­se­man­tie­neel­mis­mo­rit­mo de cre­ci­mien­to cuan­do es­tas des­apa­rez­can.

¿Qué nos que­da co­mo me­ca­nis­mo más es­ta­ble de re­cu­pe­ra­ción? El con­su­mo y los mer­ca­dos ex­te­rio­res. Po­de­mos su­po­ner que se man­ten­drá­la­con­fian­za­de­los­con­su­mi­do­res y que to­da­vía hay con­su­mo de re­po­si­ción apla­za­do por­quees­taes­laúl­ti­ma­va­ria­ble que­se ha re­cu­pe­ra­do. Pe­ro el cre­ci­mien­to del em­pleo es len­to, ines­ta­ble y con sa­la­rios muy ba­jos. Unos sa­la­rios que tam­po­co cre­cen mu­cho pa­ra los que ya es­tán tra­ba­jan­do. La aper­tu­ra a los mer­ca­dos ex­te­rio­res –de bie­nes y de ser­vi­cios, tu­ris­mo– pa­re­ce la trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral más só­li­da y fa­vo­ra­ble que se de­ri­va de es­tos años de cri­sis, con una di­ver­si­fi­ca­ción cre­cien­te que de­be­ría per­mi­tir que cri­sis pun­tua­les de al­gu­nos mer­ca­dos no afec­ta­ran de ma­ne­ra exa­ge­ra­da al con­jun­to de las ven­tas ex­ter­nas.

Al prin­ci­pio de la cri­sis eran fre­cuen­tes los plan­tea­mien­tos so­bre que ha­cía fal­ta apro­ve­char el cam­bio de ci­clo pa­ra ha­cer un cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co y dis­mi­nuir nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad a la co­yun­tu­ra. El ba­lan­ce es más bien po­bre. Una re­for­ma la­bo­ral que ha re­ba­ja­do cos­tes em­pre­sa­ria­les a cam­bio de hi­po­te­car la re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo in­terno. Una re­cen­tra­li­za­ción en las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas que a pe­sar del pre­ten­di­do­bar­niz­li­be­ral noha­de­mos­tra­do nin­gún be­ne­fi­cio re­le­van­te pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la economía. Y unos re­cor­tes en los ser­vi­cios pú­bli­cos cen­tri­fu­ga­dos por el Es­ta­do cen­tral en los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos que han adel­ga­za­do tan­to el Es­ta­do del bie­nes­tar que, jun­to a la gra­sa so­bran­te, se han­lle­va­do bue­na par­te de la ma­sa mus­cu­lar.

Mien­tras tan­to, he­mos da­do un cla­ro pa­so atrás en I+D+i. La pa­ra­fer­na­lia en fa­vor de los em­pren­de­do­res y de las em­pre­sas emer­gen­tes ha que­da­do en na­da a efec­tos prác­ti­cos. To­das las me­di­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca –ener­gía, mo­ro­si­dad, fis­ca­li­dad, ho­ra­rios co­mer­cia­les– han fa­vo­re­ci­do las gran­des em­pre­sas en de­tri­men­to de las py­mes. Las re­for­mas en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo han te­ni­do un ca­rác­ter mu­cho más ideo­ló­gi­co que des­ti­na­do a au­men­tar la efi­ca­cia y a mo­der­ni­zar la fuer­za de tra­ba­jo.

Des­de Ca­ta­lun­ya no he­mos dispuesto tam­po­co ni de los me­dios eco­nó­mi­cos ni de la ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va pa­ra im­pul­sar el cam­bio de mo­de­lo que ne­ce­si­ta­mos se­gún nues­tra reali­dad pro­duc­ti­va, de ba­se in­dus­trial y de py­mes. Ni tam­po­co pa­ra ga­ran­ti­zar la eje­cu­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra un ver­da­de­ro au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la economía. Por lo tan­to, qui­zás sí que te­ne­mos que preo­cu­par­nos por el anun­cia­do cam­bio de co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal. Pe­ro en to­do ca­so re­sul­ta ur­gen­te que dis­pon­ga­mos de los me­ca­nis­mos que nos per­mi­tan mo­der­ni­zar de for­ma de­fi­ni­ti­va nues­tra economía y po­der asi­mi­lar­la a la de los paí­ses de nues­tras di­men­sio­nes más adelantados de Eu­ro­pa. Pre­ci­sa­men­te, y tal co­mo nos in­di­ca­ba Vangdata ha­ce unos días, los tres paí­ses que es­tán jus­to por­de­lan­te nues­tro en­tér­mi­nos de PIB son No­rue­ga, Aus­tria y Di­na­mar­ca.

El cre­ci­mien­to del em­pleoes len­to, ines­ta­ble y con sa­la­rios ba­jos. Unos sa­la­rios que tam­po­co cre­cen mu­cho pa­ra los que ya tra­ba­jan”

LL. TEIXIDÓ

La ex­por­ta­ción es un pun­to fuer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.