El al­truis­mo de los megarricos

La fi­lan­tro­pía de mi­llo­na­rios co­mo Mark Zuc­ker­berg busca ren­ta­bi­li­dad y ‘me­jo­rar el mun­do’. ¿Va en se­rio?

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - ANDY RO­BIN­SON

Pue­de re­sul­tar in­su­fri­ble­men­te cur­si la fo­to de Mark Zuc­ker­berg y su mu­jer Priscilla Chan mi­ran­do a la pe­que­ña Max, su hi­ja re­cién na­ci­da, con un ges­to de ado­ra­ción que re­cuer­da a María y José en aquel Be­lén de El Cor­te In­glés. Pue­de po­ner los pe­los de pun­ta, y no de la for­ma más pla­cen­te­ra, la car­ta sen­ti­men­ta­loi­de di­ri­gi­da a la mis­ma. “Dear Max …Tu ma­dre y yo aun no te­ne­mos pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la es­pe­ran­za que nos das pa­ra el fu­tu­ro...”.

Pe­ro, en el mun­do del fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo, cu­ya ciu­dad ca­pi­tal es Da­vos, la fo­to se en­cua­dra en un mar­co de oro. La de­ci­sión del fun­da­dor de Fa­ce­book de ce­le­brar el na­ci­mien­to de su hi­ja me­dian­te un donativo fi­lan-

tró­pi­co de 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res –el 99% de su for­tu­na-, se ce­le­bra­rá en el fo­ro de éli­te del pró­xi­mo mes en la es­ta­ción de es­quí sui­za, co­mo si se tra­ta­se de una lu­cra­ti­va OPV de tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va.

“Es emo­cio­nan­te; cam­bia­rá to­das las re­glas del jue­go”, di­jo Me­lis­sa Ber­man, con­se­je­ra dele

ga­da de la em­pre­sa Roc­ke­fe­ller

Phi­lantrhopy Ad­vi­sors en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca des­de la Es­cue­la de Em­pre­sa­ria­les de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en Nue­va York. “Han re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te que el cam­bio so­cial se lo­gra no so­lo me­dian­te do­na­ti­vos a fun­da­cio­nes sino a tra­vés de in­ver­sio­nes con ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y abo­ga­cía (pro­mo­ción de esas cau­sas en el mun­do po­lí­ti­co)”, ex­pli­có. “Va a desatar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res”.

El he­cho de que Ber­man ha­ble con esa na­tu­ra­li­dad de la fu­sión del áni­mo de lu­cro y del po­der

La fi­lan­tro­pía en los mul­ti­mi­llo­na­rios ame­ri­ca­nos es co­mún en es­tos tiem­pos. Pe­ro ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos –en teo­ría– en lu­gar de pa­gar im­pues­tos, es­tá por ver si es al­go más so­cial

Se es­tá pro­du­cien­do una “con­ver­gen­cia” en­tre el ne­go­cio con­ven­cio­nal y la fi­lan­tro­pía Con los ni­ve­les de de­sigual­dad ac­tua­les, mu­chos agra­de­cen la mag­na­ni­mi­dad de los nue­vos plu­tó­cra­tas Un aná­li­sis a fon­do de la fi­lan­tro­pía de Zuc­ker­berg re­ve­la las con­tra­dic­cio­nes del nue­vo ne­go­cio glo­bal Se han acu­ña­do mu­chos nue­vos tér­mi­nos que vie­nen a sig­ni­fi­car: ren­ta­bi­li­zar la fi­lan­tro­pía Fa­ce­book fac­tu­ra ca­si to­dos sus in­gre­sos no es­ta­dou­ni­den­ses –más de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros– en Ir­lan­da Ha­bría que po­ner un lí­mi­te al di­ne­ro que un mul­ti­mi­llo­na­rio pue­de re­ga­lar y dis­fru­tar de exen­cio­nes tri­bu­ta­rias

de lobby po­lí­ti­co en las es­tra­te­gias fi­lan­tró­pi­cos, de­mues­tra has­ta qué pun­to se ha nor­ma­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos la idea del fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo.

Matt­hew Bis­hop y Mi­chael Green acu­ña­ron el tér­mino en su li­bro Phi­lanth­ro­ca­pi­ta­lism, pa­ra re­fe­rir­se a la apli­ca­ción de las téc­ni­cas em­pre­sa­ria­les y fi­nan­cie­ras a la fi­lan­tro­pía sin ex- cluir que el re­ga­lo ge­ne­re, de pa­so, un ra­zo­na­ble be­ne­fi­cio. “Un in­ver­sor pue­de op­tar por una ren­ta­bi­li­dad del 7% en lu­gar del 14% si sa­be que va a ayu­dar a me­jo­rar el mun­do”, di­jo Ber­man. Es la ló­gi­ca y la éti­ca de un país en el que los 20 hom­bres más ri­cos, (to­dos ellos fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas por cier­to,), cuen­tan con pa­tri­mo­nio por va­lor de 732.000 mi­llo­nes de dó­la­res igual a la ri­que­za to­tal de más de 150 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses.

Con es­tos ni­ve­les de de­sigual­dad sin pre­ce­den­tes des­de los años del Gran Gatsby, mu­chos ciu­da­da­nos agra­de­cen la mag­na­ni­mi­dad de los nue­vos plu­tó­cra­tas. Un mi­llón y me­dio de usua­rios de Fa­ce­book hi­cie­ron clic so­bre el bo­tón “I LI­KE” cuan­do Zuc­ker­berg, a la edad tier­na de 31 años, anun­ció su in­ten­ción de de­di­car su for­tu­na a pro­yec­tos des­ti­na­dos a “me­jo­rar la edu­ca­ción, com­ba­tir las en­fer- me­da­des, pro­mo­cio­nar co­mu­ni­da­des fuer­tes” y, -aña­dió, sin iro­nía apa­ren­te– “fo­men­tar la igual­dad”.

Pe­ro un aná­li­sis más a fon­do de la fi­lan­tro­pía de Zuc­ker­berg, re­ve­la al­gu­nas de las con­tra­dic­cio­nes del nue­vo ne­go­cio glo­bal del fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo.

Pri­me­ro, Zuc­ker­berg y su mu­jer –na­ci­da en una familia viet­na­mi­ta de ba­jos in­gre­sos en Mas­sa­chu­setts– eli­gie­ron de­po­si­tar su for­tu­na en una So­cie­dad Li­mi­ta­da en lu­gar de una fundación. Es­to les per­mi­te evi­tar el lí­mi­te del 5% so­bre las dis­tri­bu­cio­nes anua­les de fun­da­cio­nes, y per­mi­te in­ver­tir en pro­yec­tos con áni­mo de lu­cro. “He­mos bus­ca­do una fle­xi­bi­li­dad pa­ra eje­cu­tar nues­tra mi­sión más efi­caz­men­te”, ex­pli­có el jo­ven mul­ti­mi­llo­na­rio en Fa­ce­book. A tra­vés de la so­cie­dad li­mi­ta­da, la pa­re­ja po­drá pro­bar to­das las nue­vas mo­da­li­da­des fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas, des­de el im­pact in­ves

ting (in­ver­sio­nes con im­pac­to positivo so­cial) a la ven­tu­re phi

lanth­ropy (fi­lan­tro­pía con ca­pi­tal ries­go ), sin olvidar la blen­ded

fi­nan­ce (fi­nan­zas éti­cas pa­ra el de­sa­rro­llo).

To­dos es­tos nue­vos tér­mi­nos vie­nen a sig­ni­fi­car: ren­ta­bi­li­zar la fi­lan­tro­pía. “La in­ver­sión con im­pac­to es la mez­cla de ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra con la ren­ta­bi­li­dad so­cial”, di­jo Kat­he­ri­ne Brown, uno de los es­pe­cia­lis­tas en fi­lan­tro­pía del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (WEF) de Da­vos. “To­do el mun­do en Da­vos en enero va es­tar in­tri­ga­do por el plan de Zuc­ker­berg”, aña­dió.

Blen­ded fi­nan­ce, por su par­te, per­mi­te con­se­guir “ren­ta­bi­li­dad pa­ra in­ver­so­res pri­va­dos equi­pa­ra­bles con las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do” con el fin de “mo­vi­li­zar flu­jos a mer­ca­dos emer­gen­tes y fron­te­ri­zos”, se­gún un in­for­me del WEF. La ven­tu­re phi

lanth­ropy, apor­ta a la fi­lan­tro­pía las úl­ti­mas téc­ni­cas del ca­pi­tal ries­go de Si­li­con Va­lley (la cu­na de los nue­vos mul­ti­mi­llo­na­rios que pron­to se­rán fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas). Se es­tá pro­du­cien­do una “con­ver­gen­cia” en­tre el ne­go­cio con­ven­cio­nal y la fi­lan­tro­pía , ex­pli­có Brown.

Zuc­ker­berg in­sis­te en que al in­ver­tir su for­tu­na en una so­cie­dad li­mi­ta­da, tri­bu­ta­rá. Pe­ro, se­gún John Cas­sidy de la re­vis­ta The New Yor­ker, to­do lo que se in­vier­te en ac­ti­vi­da­des sin afán de lu­cro –pro­ba­ble­men­te me­dian­te ac­cio­nes de Fa­ce­boo­kes­ta­ría exen­to de im­pues­tos. “Al trans­fe­rir sus for­tu­nas a or­ga­ni­za­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas, los Zuc- ker­berg y los Ga­tes es­tán si­tuan­do gran­des can­ti­da­des de ri­que­za fue­ra del al­can­ce de Ha­cien­da”, ad­vier­te Cas­sidy.

Aun­que lo cier­to es que Zuc­ker­berg , no ne­ce­si­ta la fi­lan­tro­pia pa­ra elu­dir im­pues­tos. Por una sen­ci­lla ra­zón, ex­pli­ca Ga­briel Zuc­man, el co­la­bo­ra­dor de Tho­mas Pic­ketty en el aná­li­sis de la en­dé­mi­ca eva­sión fis­cal de la plu­to­cra­cia. “Zuc­ker­berg no co­bra un sa­la­rio, Fa­ce­book no pa­ga di­vi­den­dos y evi­ta los im­pues­tos so­bre so­cie­da­des de­cla­ran­do mi­les de mi­llo­nes en las is­las Cai­mán”, di­jo en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. “O sea, hay po­cos im­pues­tos que Zuc­ker­berg tie­ne que in­ten­tar eva­dir”. Gra­cias a no pa­gar im­pues­tos, aña- de, “Zuc­ker­berg ha ama­sa­do una enor­me for­tu­na; aho­ra es elo­gia­do por­que la re­ga­la con el fin de com­ba­tir la de­sigual­dad; ¡pe­ro si lo­grar una ma­yor igual­dad su­po­ne pa­gar im­pues­tos!”, di­ce. Fa­ce­book, fac­tu­ra ca­si to­dos sus in­gre­sos no es­ta­dou­ni­den­ses –más de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros– en Ir­lan­da, don­de so­lo pa­ga 3,4 mi­llo­nes de eu­ros de im­pues­tos, el 0,03%. En el Reino Uni­do so­lo pa­gó 6.000 eu­ros de im­pues­tos el año pa­sa­do.

Hay otra for­ma de afron­tar la fi­nan­cia­ción de la edu­ca­ción, la sa­lud, el me­dioam­bien­te, los pro­gra­mas con­tra la po­bre­za, la de­sigual­dad y el de­sa­rro­llo de los paí­ses po­bres. Lo pro­po­ne Chuck Co­llins , au­tor de Bi­llio

nai­re bo­nan­za, el úl­ti­mo in­for­me so­bre la de­sigual­dad del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Po­lí­ti­ca en Was­hing­ton. “De­be­ría­mos apli­car un im­pues­to so­bre la ri­que­za” co­mo di­jo Pic­ketty en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. “Nues­tro 1% más ri­co tie­ne el 42% del pa­tri­mo­nio to­tal , unos 26 bi­llo­nes de dó­la­res; así con un im­pues­to de so­lo el 1% re­cau­da­ría­mos 2,6 bi­llo­nes en diez años, más que el pre­su­pues­to ac­tual de edu­ca­ción y pro­tec­ción me­dioam­bien­tal”.

¿Pe­ro co­mo se evi­ta­ría que los ri­cos res­pon­die­ran co­lo­can­do su di­ne­ro en fon­dos fi­lan­tró­pi­cos con el fin de no pa­gar el im­pues­to? “Ha­bría que po­ner un lí­mi­te al di­ne­ro que un mul­ti­mi­llo­na­rio pue­de re­ga­lar y dis­fru­tar de exen­cio­nes tri­bu­ta­rias”, res­pon­de. Hay otra me­di­da que Co­llins pro­po­ne pa­ra lo­grar la me­ta de Zuc­ker­berg y Chan de ga­ran­ti­zar un fu­tu­ro me­jor pa­ra re­cién na­ci­dos co­mo Max Chan, di­ce. “Un im­pues­to ro­bus­to so­bre el di­ne­ro he­re­da­do; no so­lo por el bien de la so­cie­dad sino tam­bién del ni­ño que lo he­re­da”.

PE­RI­CO PAS­TOR

Mark Zuc­ker­berg y su mu­jer, Priscilla Chan, mi­ran­do a la pe­que­ña Max, su hi­ja re­cién na­ci­da

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.