“A los clien­tes no les da igual la ca­li­dad de tu per­so­nal”

La Vanguardia - Dinero - - SELECTORES - Nor­ber­to Ga­lle­go

Fritz Ho­der­lein Ca­ves­tany, con­se­je­ro de­le­ga­do de Eve­ris en Eu­ro­pa

La con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca es­pa­ño­la Eve­ris, que des­de fi­na­les del 2013 for­ma par­te del gru­po ja­po­nés NTT Da­ta, es­pe­ra ce­rrar en mar­zo otro año fis­cal con cre­ci­mien­to, di­jo al suplemento Di­ne­ro el con­se­je­ro de­le­ga­do de su ra­ma eu­ro­pea –que in­clu­ye Es­pa­ña y otros cua­tro mer­ca­dos– Fritz Ho­der­lein, an­ti­guo res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na de Ca­ta­lun­ya. El ejer­ci­cio 2014, pri­me­ro des­de la ad­qui­si­ción del 100% por NTT Da­ta, fi­na­li­zó con 691 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción, un 14% de au­men­to so­bre el an­te­rior. A es­ta al­tu­ra del año, Ho­der­lein só­lo pue­de an­ti­ci­par que “la pri­me­ra mi­tad ha si­do muy bue­na, y es­pe­ra­mos que se­gui­rá así al fi­nal del año fis­cal”.

NTT Da­ta pa­gó 75.000 mi­llo­nes de ye­nes (560 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual), ab­sor­bien­do la deu­da de Eve­ris, es­ti­ma­da en un ter­cio de esa can­ti­dad. En la con­ver­sa­ción con Ho­der­lein no se ha­bló de la ad­qui­si­ción sino de la tran­si- ción que ha vi­vi­do Eve­ris, pa­san­do de un mo­de­lo an­glo­sa­jón de so­cios pro­fe­sio­na­les –clásico en el sec­tor de con­sul­to­ría– con el que ha fun­cio­na­do des­de 1997, a ser con­tro­la­da por una mul­ti­na­cio­nal con es­tra­te­gia glo­bal. Se­gún el en­tre­vis­ta­do, la acogida de los clien­tes ha si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­si­ti­va: “In­clu­so aque­llos que nos co­no­cen des­de ha­ce años, aho­ra nos re­ci­ben con otra ac­ti­tud. Éra­mos cons­cien­tes de que in­te­grar­nos en NTT Da­ta se­ría de gran ayu­da. pe­ro ha si­do mu­cho más que eso, un fuer­te em­pu­jón en to­dos los paí­ses don­de es­ta­mos pre­sen­tes”. ¿Qué te­nía Eve­ris pa­ra des­per­tar el in­te­rés de NTT Da­ta en ad­qui­rir­la? ¿Qué tie­ne que no ten­gan sus com­pe­ti­do­res? Te­nía­mos, y te­ne­mos, ras­gos dis­tin­ti­vos que nos di­fe­ren­cian de nues­tros com­pe­ti­do­res. Ca­da cual tie­ne su pa­lan­ca pa­ra ha­cer ne­go­cios, aun­que com­pren­do que su­per­fi­cial­men­te se pue­da pen­sar que to­dos ha­ce­mos lo mis­mo. El nues­tro es un mo­de­lo que lla­ma­ría en­do­gá­mi­co: cree­mos que los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­dos al ta­len­to só­lo fun­cio- nan y son sos­te­ni­bles si la em­pre­sa es ca­paz de atraer a gen­te muy bue­na, y de re­te­ner­la lue­go. Así fue que Eve­ris cre­ció has­ta ca­si 14.000 em­plea­dos, 2.000 de ellos en Barcelona. Nues­tro cre­ci­mien­to ha si­do pu­ra­men­te or­gá­ni­co, y creo que es­to es al­go de lo que apre­ció NTT Da­ta. No al­can­zo a ver la di­fe­ren­cia con los com­pe­ti­do­res... En­tre los pa­rá­me­tros que usa­mos pa­ra me­dir la sa­lud de ca­da uni­dad de ne­go­cio, uno fun­da­men­tal es la ro­ta­ción no desea­da [...] es muy útil co­mo ad­ver­ten­cia, co­mo sín­to­ma: cuan­do, por al­gu­na ra­zón nues­tra ro­ta­ción no desea­da cre­ce, si hay ba­jas de gen­te ta­len­to­sa, sa­be­mos que unos me­ses des­pués po­dría­mos no­tar el im­pac­to ne­ga­ti­vo en el ne­go­cio. ¿Qué efec­to ha te­ni­do la cri­sis so­bre la ro­ta­ción, sea desea­da o no? En épo­cas de cri­sis, el mer­ca­do se vuel­ve más me­ri­to­crá­ti­co: a los clien­tes, no les da igual la ca­li­dad de tu per­so­nal, la mo­ti­va­ción de tu gen­te [...] es­ta se­ría mi ver­sión Dis­ney del mo­de­lo, pe­ro ten­go tam­bién una ver­sión Tarantino: só­lo pue­des fun­cio­nar con un al­to ni­vel de exi­gen­cia, por­que la gen­te real­men­te bue­na no quie­re com­par­tir proyecto con me­dio­cres. ¿Po­dría ocu­rrir lo con­tra­rio? Es­toy se­gu­ro de que co­no­ce his­to­rias de com­pa­ñías de ser­vi­cios que se han fu­sio­na­do y al po­co tiem­po, en lu­gar de su­mar, ha­bían des­trui­do va­lor [...] En es­te sec­tor, la gen­te firma con­tra­tos muy for­ma­les, pe­ro tie­ne que ha­ber un víncu­lo emo­cio­nal. To­da fu­sión mez­cla dos cul­tu­ras, y una aca­ba im­po­nién­do­se so­bre la otra; con el tiem­po, apa­re­cen las de­ser­cio­nes. No ha si­do el ca­so de Eve­ris. No ha ha­bi­do fu­sión sino ad­qui­si­ción. Creo re­cor­dar que la lla­ma­ron alian­za de ca­pi­tal [...] No se sor­pren­de­rá si le re­cuer­do que lo ha­bi­tual en las ad­qui­si­cio­nes por fon­dos de in­ver­sión, las pre­sio­nes por ma­xi­mi­zar el cor­to pla­zo con­lle­va el ries­go de des­truir va­lor cuan­do per­so­nas va­lio­sas aban­do­nan la com­pa­ñía. Es­to lo tu­vi­mos pre­sen­te des­de el ini­cio de las con­ver­sa­cio­nes; bus­cá­ba­mos un so­cio in­dus­trial con dos re­qui­si­tos: no ser un com­pe­ti­dor, y en­ten­der nues­tro mo­de­lo de com­pa­ñía. ¿El ac­cio­nis­ta úni­co re­co­no­ce las reali­da­des lo­ca­les? Eve­ris tie­ne pre­sen­cia en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca La­ti­na y Es­ta­dos Uni­dos, tres áreas di­fe­ren­tes en­tre sí y des­de lue­go muy di­fe­ren­tes de Ja­pón, mien­tras que NTT Da­ta ape­nas ha­bía sa­li­do de Asia. En el cam­bio de eje de gra­ve­dad que he­mos vi­vi­do, lo más im­por­tan­te no ha si­do la geo­gra­fía [...] sin­ce­ra­men­te, la re­gio­na­li­za­ción la hu­bié­ra­mos he­cho igual­men­te. Se ha no­ta­do mu­cho en la nue­va ima­gen de po­ten­cia que pro­yec­ta­mos: no se ve con los mis­mos ojos a una com­pa­ñía es­pa­ño­la de 14.000 per­so­nas –aun­que es­té en­tre las diez pri­me­ras con­sul­to­ras tec­no­ló­gi­cas– que si for­ma par­te de un gru­po glo­bal con 74.000 per­so­nas que es el quin­to o sex­to del mun­do en el mer­ca­do de ser­vi­cios. ¿Qué ha cam­bia­do pa­ra us­ted y su pa­pel en la com­pa­ñía? Has­ta ha­ce un año y me­dio lle­va­ba el ne­go­cio en Es­pa­ña, y an­tes ha­bía si­do di­rec­tor de Ca­ta­lun­ya du­ran­te cin­co años; me to­có vi­vir una épo­ca de cri­sis en la que a pe­sar del en­torno con­se­gui­mos cre­cer año tras año. En ese pe­río­do de tiem­po, fui­mos la em­pre­sa que más ti­tu­la­dos su­pe­rio­res con­tra­ta­ba en Barcelona [...] Ha­ce un año, me hi­ce car­go de im­pul­sar el mer­ca­do europeo, del que el es­pa­ñol es aho­ra un sub­con­jun­to de 400 mi­llo­nes de eu­ros. ¿Có­mo va­lo­ra has­ta el mo­men­to los re­sul­ta­dos? Co­mo us­ted sa­be, se­gui­mos el año fis­cal ja­po­nés, que em­pie­za en abril. No fue un cam­bio tan gran­de, por­que ya lo hi­ci­mos en los años 90, cuan­do éra­mos par­te del gru­po Fu­jit­su. Bueno... es ló­gi­co que una ad­qui­si­ción co­mo es­ta fue­ra re­ci­bi­da con per­ple­ji­dad, pe­ro creo que he­mos sa­bi­do ges­tio­nar el im­pas­se con acier­to. Es­te año fis­cal ha si­do muy bueno en su pri­me­ra mi­tad, y cree­mos que se­gui­rá sien­do muy bueno a fi­na­les de mar­zo, al fi­nal del ejer­ci­cio. ¿Qué in­fluen­cia ha te­ni­do la evo­lu­ción, en­tre cas­ta­ño y os­cu­ro, de la eco­no­mía eu­ro­pea? Que la eco­no­mía va­ya bien es positivo pa­ra to­dos, pe­ro cuan­do lo que pre­ten­des es ga­nar cuo­ta de mer­ca­do, en una épo­ca de cri­sis es­tás obli­ga­do a ha­cer las co­sas me­jor que la com­pe­ten­cia. Un muy buen sín­to­ma es que he­mos po­di­do con­tra­tar gen­te muy bue­na por­que otros no es­ta­ban con­tra­tan­do.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.