Nue­vo ci­clo, ¿vie­jos vi­cios?

Las ba­jas por en­fer­me­dad au­men­tan cua­tro ve­ces más de­pri­sa que el nú­me­ro de co­ti­zan­tes en el úl­ti­mo año

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - 2. OR­GA­NI­ZA­CIÓN.

Nú­me­ros can­tan. El año 2012, en ple­na cri­sis, las afi­lia­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial ca­ye­ron en Es­pa­ña un 3,3% –de he­cho ve­nían ca­yen­do des­de el 2008– y las ba­jas por con­tin­gen­cias co­mu­nes (no pro­fe­sio­na­les), ba­ja­ron un 19,1% –tam­bién lo ve­nían ha­cien­do des­de el 2008–. En el 2015, has­ta sep­tiem­bre, con la cri­sis ya bas­tan­te su­pe­ra­da, las afi­lia­cio­nes a la SS subían un 3,2% en ta­sa anual, mien­tras las ba­jas lo ha­cían en un 11,35%, ca­si cua­tro ve­ces más. Por cier­to, aquí no hay au­tó­no­mos, aun­que po­cas ba­jas tie­nen. De he­cho, no pa­sa na­da que no ha­ya su­ce­di­do an­tes. Con la cri­sis la gen­te se po­ne me­nos en­fer­ma, por el mie­do a per­der el pues­to de tra­ba­jo –en un en­torno de des­pi­dos– y cuan­do lle­ga la re­cu­pe­ra­ción hay una cier­ta re­la­ja­ción, que ya es­ta­mos vien­do.

Co­mo se ex­pli­ca en el re­cua­dro apar­te, es­te ha si­do el ger­men del li­bro Co­mo ges­tio­nar el ab­sen­tis­mo en mi em­pre­sa que se ha rea­li­za­do des­de Ase­pe­yo, coordinado por Ri­car­do Al­fa­ro, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la mu­tua. “El ab­sen­tis­mo es an­ti­cí­cli­co con res­pec­to a la eco­no­mía y ello pa­sa so­bre to­do en los paí­ses la­ti­nos. Aho­ra he­mos en­tra­do en la fa­se al­cis­ta del ci­clo y em­pie­zan a cre­cer las ba­jas. En es­te sen­ti­do, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca es tér­mi­nos de ab­sen­tis­mo es muy pa­re­ci­da a las an­te­rio­res”, co­men­ta.

Pa­ra Jor­di Mi­ña­rro, di­rec­tor de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria de Ase­pe­yo, “no he­mos sa­bi­do apro­ve­char el pe­rio­do de cri­sis pa­ra dar una ima­gen ne­ga­ti­va del ab­sen­tis­mo y el cos­te de re­cur­sos pú­bli­cos que su­po­ne, siem­pre des­de una óp­ti­ca ba­sa­da en la res­pon­sa­bi­li­dad”. Uno de los pro­ble­mas que se en­cuen­tran las mu­tuas es que las em­pre­sas apli­can mé­to­dos cuan­ti­ta­ti­vos pe­ro prác­ti­ca­men­te no en­tran en los cua­li­ta­ti­vos. Al­fa­ro po­ne un ejem­plo al res­pec­to. “He­mos com­pro­ba­do que un 81% de los tra­ba­ja­do­res no co­ge nin­gu­na ba­ja (es­ta­mos ha­blan­do des­de el pun­to de vis­ta de la mu­tua, es de­cir, a par­tir de 15 días) al año. Un 17% co­gen de uno a dos pro­ce­sos de ba­ja y 1% co­ge un pro­me­dio de 4 pro­ce­sos. Es de­cir, un 1% de los tra­ba­ja­do­res ge­ne­ran el 16% de los pro­ce­sos de ba­ja, que en las gran­des pue­de lle­gar fá­cil­men­te al 20%. Las em­pre­sas de­be­rían tra­ba­jar más el con­cep­to de reite­ra­ción. Lo im­por­tan­te no es tan­to la du­ra­ción –que de­pen­de de la gra­ve­dad de la en­fer­me­dad– co­mo la reite­ra­ción. En es­te ca­so, de­be­rían con­cen­trar es­fuer­zos en ver qué pa­sa con es­te 1%”.

En reali­dad, a las mu­tuas les lle­gan las con­se­cuen­cias, no las cau­sas y po­nen el acen­to en las mis­mas. “Con un buen cli­ma la­bo­ral, una bue­na in­te­gra­ción y unas po­lí­ti­cas ac­ti­vas de ries­go la­bo­ral y de sa­lud, ba­ja el ab­sen­tis­mo”, di­ce Vicente Apa­ri­cio, di­rec­tor ge­ren­te de Ase­pe­yo. Por su par­te, Mi­ña­rro in­sis­te en que en Ase­pe­yo apues­tan cla­ra­men­te por la op­ción pre­ven­ti­va. “Ya hay mu­chas em­pre­sas que apues­tan por ello, les in­tere­sa por­que les su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro de di­ne­ro. Hay una cla­ra re­la­ción en­tre em­pre­sas que apli­can la pre­ven­ción y las ba­jas la­bo­ra­les que tie­nen”.

Vea­mos otro as­pec­to im­por­tan­te que atien­de a los cos­tes. Se­gún el in­for­me de du­ra­cio­nes me­dias por diag­nós­ti­co, rea­li­za­do con los da­tos uni­fi­ca­dos de cin­co mu­tuas (Ase­pe­yo, Mu­tua­lia, Fra­ter­ni­dad, Mc Mu­tual e Iber­mu­tua­mur), lo que su­po­ne una po­bla­ción ana­li­za­da de 5,6 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en con­tin­gen­cias pro­fe­sio­na­les y 5,1 mi­llo­nes en con­tin­gen­cias co­mu­nes –sien­do pues una mues­tra muy re­pre­sen­ta­ti­va– se ob­ser­va co­mo en diag­nós­ti­cos de ti­po trau­má­ti­co del

Des­de la cú­pu­la de­be co­mu­ni­car­se có­mo afec­ta el ab­sen­tis­mo, al ser un pro­ble­ma que afec­ta al cos­te de la em­pre­sa, a su com­pe­ti­ti­vi­dad y aca­ba re­per­cu­tien­do en los re­sul­ta­dos, que, a su vez, pue­de te­ner con­se­cuen­cias pa­ra la plan­ti­lla.

Las ba­jas por con­tin­gen­cias co­mu­nes son 8 o 9 ve­ces su­pe­rio­res a las pro­fe­sio­na­les. En mu­chas em­pre­sas no hay un sis­te­ma or­ga­ni­za­ti­vo pa­ra ges­tio­nar el ab­sen­tis­mo, so­bre to­do en las co­mu­nes. Pro­po­ne­mos que la em­pre­sa ten­ga un res­pon­sa­ble de ab­sen­tis­mo con una re­la­ción pró­xi­ma con los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res y los man­dos in­ter­me­dios. Es­tos son la cla­ve.

3. CUA­DRO DE MAN­DO.

De­be ha­cer­se un se­gui­mien­to in­terno del ab­sen­tis­mo con in­di­ca­do­res. Ha­cer­lo pú­bli­co en la em­pre­sa y que la gen­te to­me con­cien­cia de la si­tua­ción. Hoy las cua­tro con­tin­gen­cias co­mu­nes más im­por­tan­tes son la gri­pe, con una ba­ja me­dia de 6 días, la lum­bal­gia, con 58 días, los pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos y psi­co­ló­gi­cos, 91 días y los tras­tor­nos di­ges­ti­vos, 25 días.

4. HE­RRA­MIEN­TAS DE GES­TIÓN.

En la web de Ase­pe­yo te­ne­mos col­ga­das 48.

5. FOR­MA­CIÓN Y CON­CIEN­CIA­CIÓN.

Hay mu­cha gen­te que no sa­be que pa­sos dar pa­ra co­ger una ba­ja. Pe­di­mos que los man­dos in­ter­me­dios den for­ma­ción. De­ben ha­cer­se cam­pa­ñas de pro­mo­ción de sa­lud. Hay un ar­se­nal muy im­por­tan­te.

6. SE­GUI­MIEN­TO.

Co­mo en cual­quier sis­te­ma, hay que ha­cer un “au­dit.”. Es im­por­tan­te com­pa­rar­se con el res­to de com­pa­ñías si­mi­la­res. En nues­tra web te­ne­mos re­la­ción por sec­to­res y ta­ma­ños, los ra­tios me­dios de ba­jas y su cos­te pa­ra la em­pre­sa mis­mo gru­po, la du­ra­ción me­dia de las pa­to­lo­gías que se tra­tan co­mo con­tin­gen­cia co­mún es siem­pre su­pe­rior a los ca­sos de con­tin­gen­cia pro­fe­sio­nal, en los que las mu­tuas tie­nen ma­yor li­ber­tad de ac­tua­ción. Se ci­tan al­gu­nos ejem­plos. En es­guin­ces y tor­ce­du­ras, la du­ra­ción me­dia de la ba­ja si se tra­ta en la mu­tua es de 15 días y si es por el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, 24. En el ca­so del do­lor de es­pal­da, son 18 y 44 días res­pec­ti­va­men­te y pa­ra de­dos y ma­nos, 15 y 33.

“Las di­fe­ren­cias son tan im­por­tan­tes por­que en la mu­tua un ac­ci­den­te la­bo­ral se tra­ta in­me- dia­ta­men­te con me­dios pro­pios, en cam­bio en la SS se si­guen pro­ce­di­mien­tos más o me­nos com­pli­ca­dos”, di­ce Apa­ri­cio. Pa­ra Mi­ña­rro, nues­tro sis­te­ma no tie­ne co­las in­ter­me­dias. El diag­nós­ti­co es­tá en el cen­tro del pro­ce­so. Se com­bi­na una bue­na ca­li­dad asis­ten­cial con la op­ti­mi­za­ción del tiem­po. En el sec­tor pú­bli­co de sa­lud, en cam­bio, el tiem­po no es im­por­tan­te”.

JOMA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.