Se ven­de ca­sa con pozo

Es­ta his­to­ria na­rra los por­me­no­res de las com­pra­ven­tas de una man­sión sin agua po­ta­ble

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

A to­do el mun­do se le an­to­ja­ba una lo­cu­ra sa­car a la ven­ta aque­lla ca­sa. No era el mo­men­to. En­se­gui­da se pro­pa­gó co­mo la pól­vo­ra el ru­mor de la in­mi­nen­te rui­na de los Vidal, por­que, al pa­re­cer, Teddy Vidal, tras di­la­pi­dar de la for­ma más ton­ta la con­si­de­ra­ble for­tu­na que le ha­bían de­ja­do en he­ren­cia sus pa­dres, an­da­ba tras el pa­tri­mo­nio de su es­po­sa, Ele­na, el cual, se de­cía, con­sis­tía en po­co más que Santiago, esa ca­sa tan bo­ni­ta quehay en­ca­ra­ma­da en lo al­to de los acan­ti­la­dos de la cos­ta.

El bi­sa­bue­lo pa­terno de Ele­na, Ju­lio Es­tel­rich, era un in­diano que hi­zo for­tu­na en Santiago de Cu­ba. Deahí, por su­pues­to, el nom­bre de la fin­ca. Don Ju­lio, a su re­gre­so, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con una jo­ven­cí­si­ma pu­bi­lla tor­to­si­na. Al ca­bo de unos años, ya pa­dre de me­dia do­ce­na de re­to­ños que cre­cían fe­li­ces en un gran pi­so mo­der­nis­ta en la ca­lle Bai­lén de Barcelona, el prós­pe­ro in­diano com­pró en la cos­ta por cua­tro pe­rras va­rios cen­te­na­res de hec­tá­reas de bos­co­sos te­rre­nos en me­dio de lo que por aquel en­ton­ces era el fin del mun­do. Se de­cía que la fin­ca lin­da­ba al es­te con Ma­llor­ca da­do que aca­ba abrup­ta­men­te en esos acan­ti­la­dos que se al­zan tan al­tos so­bre el mar y a cu­yos pies ha­bía unas ca­las de en­sue­ño.

Edi­fi­có allí don Ju­lio una enor­me ca­sa un tan­to sui gé­ne­ris; una es­pe­cie de man­sión co­lo­nial re­ma­ta­da con ri­be­tes tos­ca­nos y un vo­lup­tuo­so pe­ro al tiem­po aco­ge­dor pa­tio in­te­rior. To­doa­que­llo­sur­gió de­la na­daal fi­nal de un pol­vo­rien­to ca­mino de tie­rra re­ple­to de so­ca­vo­nes. Eso sí, el vie­jo in­diano con­ser­vó el ex­ten­so pi­nar que ya ha­bía, y plan­tó ci­pre­ses, al­gu­nos en el pa­tio, aho­ra in­men­sos. Con­tra­tó asi­mis­mo a una familia de ma­so­ve­ros, con un ojo pues­to en la crea­ción y la ex­plo­ta­ción de vi­ñe­dos, una huer­ta y un olivar. Va­rios de los nie­tos de és­tos, ya ma­yo­res ellos, aún vi­vían has­ta los años no­ven­ta en las des­ven­ci­ja­das de­pen­den­cias que ha­bía de­trás de los la­va­de­ros y el pozo.

Santiago, que era y es una ma­ra­vi­lla, te­nía, no obs­tan­te, un pro­ble­ma de di­fí­cil arre­glo: una en­dé­mi­ca es­ca­sez de agua po­ta­ble. A fin de re­me­diar el pro­ble­ma­do­nJu­lio tra­jo un­geó­lo­go de Pa­rís. Es­te, lue­go de rea­li­zar un mi­nu­cio­so es­tu­dio par­tien­do de los acan­ti­la­dos y lle­gan­do has­ta bas­tan­te má­sa­llá de la ca­rre­te­ra, dic­ta­mi­nó que un pro­fun­do es­tra­to de cier­ta cla­se de ro­ca muy El pri­mer año, el pro­pie­ta­rio in­glés se hi­zo cons­truir una pis­ci­na de esas sin bor­des ali­nea­da con el fi­lo del acan­ti­la­do; y la lle­nó con agua de mar po­co po­ro­sa era la ra­zón por la que la fin­ca ca­re­cía por com­ple­to de agua freá­ti­ca.

De mo­do que en Santiago ti­ra­ban de un sis­te­ma de ca­na­lo­nes idea­do por los ma­so­ve­ros que cap­ta­ba el agua de llu­via, pe­ro ni aun así ha­bía su­fi­cien­te pa­ra beber. Y eso que los ve­ra­nos en la cos­ta son tan lar­gos co­mo tó­rri­dos; ade­más, las pri­me­ras tor­men­tas no lle­gan has­ta fi­na­les de agos­to, si es que se dig­nan ha­cer ac­to de pre­sen­cia.

En fin, don Ju­lio, la ca­sa ya cons­trui­da, des­cu­brió a su pe­sar el ta­lón de Aqui­les de su pa­raí­so te­rre­nal. Pe­ro un día vino a la fin­ca un tío del ma­so­ve­ro y re­sul­ta que era un zaho­rí de re­nom­bre de una re­mo­ta co­mar­ca del in­te­rior. A pe­ti­ción de do­nJu­lio­sa­lióel­buen­hom­brea­re­co­rrer el te­rreno con sus alam­bres o aca­so un pa­lo bi­fur­ca­do… y en un san­tia­mén des­cu­brió, a po­cos me­tros de la ca­sa, una bol­sa de agua dul­ce. ¡Ale­lu­ya! Pe­ro la ale­gría –y ya no di­ga­mos el agua– du­ró más bien po­co. Lás­ti­ma, por­que a don Ju­lio le hi­zo tan­ta ilu­sión la tos­ca cons­truc­ción cir­cu­lar que los al­ba­ñi­les del pue­blo le­van­ta­ron al­re­de­dor del pozo, que man­dó­re­ma­tar­la con la­dri­llos vi­dria­dos y azu­le­jos. Que­dó­co­mo­si sú­bi­ta­men­te hu­bie­ra sal­ta­do de en­tre las pá­gi­nas de un cuen­to de ha­das. Aho­ra bien, el ni­vel del agua se­guía su­bien­do y ba­jan­do a su an­to­jo. Hu­bo años en los que no ha­bía go­ta.

Mu­rie­ron los abue­los Es­tel­rich, la familia no pa­ra­ba de cre­cer y du­ran­te aque­llos in­ter­mi­na­bles ve­ra­nos en Santiago nun­ca so­bra­ba ni go­ta de agua. Los ma­so­ve­ros se que­da­ron­por­la­du­ra­ción­de­la­gue­rra, sin más com­pa­ñía que los vi­ñe­dos y los re­tor­ci­dos y ci­ca­te­ros oli­vos de don Ju­lio.

Más ade­lan­te, ca­da vez que apre­ta­ba la sed, lle­na­ban los de­pó­si­tos bom­bean­do el agua de enor­mes cu­bas que traían del pue­blo en ca­mión. No­la echa­ban al pozo por­que era co­mo echar­la di­rec­ta­men­te al mar, pues­to que, a ba­se de en­sa­yo y error, des­cu­brie­ron que el agua de­bía de per­der­se por al­gún re­co­do.

Por to­do ello, que­da­ba cla­ro que era una lo­cu­ra in­ten­tar ven­der a buen­pre­ciou­na­fin­ca­co­moSan­tia­go. Ade­más, a la ho­ra de mal­ven­der, Teddy Vidal te­nía fa­ma de ser un au­tén­ti­co crac. Au­na­sí, col­gó en in­ter­net un anun­cio muy atrac­ti­vo en el que sa­lían ima­gi­nes de la ca­sa, el pozo, una de las ca­las y de­más… Co­mo por ar­te de má­gi­ca des­cen­dió del cie­lo un ban­que­ro in­glés que pa­gó a to­ca­te­ja el pre­cio que Teddy le pe­día, sin tan si­quie­ra re­ga­tear.

El in­glés re­sul­tó ser un su­do­ro­so gor­din­flón­bas­tan­te­ma­yor, ca­sa­do, pa­dre y abue­lo; un hom­bre a to­das lu­ces ex­tra­ño. In­quie­ta­ban so­bre­ma­ne­ra sus aguo­sos oji­tos azu­les ca­si ocul­tos ba­jo un sor­pren­den­te par de po­bla­dí­si­mas ce­jas gri­sá­ce- as. Se ins­ta­ló en Santiago con una es­pe­cie de ma­yor­do­mo ára­be muy jo­ven y muy os­ten­to­sa­men­te gay.

El pri­mer año el in­glés se hi­zo cons­truir una pis­ci­na de esas sin bor­des­a­li­nea­da­co­nel­fi­lo­de­la­can­ti­la­do; y la lle­nó, sin au­to­ri­za­ción mu­ni­ci­pal, co­na­gua­de­mar. Que­dó fe­no­me­nal. Con el cuer­po su­mer­gi­do en esa sun­tuo­sa ma­sa de lí­qui­do co­lor tur­que­sa, el in­glés pa­sa­ba ho­ras otean­do el ho­ri­zon­te apo­ya­do en el bor­de mis­mo del abis­mo. El mar ra­so se ex­ten­día an­te él cual gi­gan­tes­co y des­lum­bran­te aba­ni­co deseda azul. El ru­mor­de­las olas al que­bra­se so­bre los gui­ja­rros y la are­na blan­ca de la ca­li­ta allá aba­jo ape­nas si al­can­za­ba sus oí­dos. Ni que de­cir tie­ne que a na­die se le ocu­rrió ex­pli­car­le al ban­que­ro los por­me­no­res de la Ley de Cos­tas.

Má­sa­de­lan­te des­cu­bri­ría el con­de­na­do que no que­da­ba ni go­ta de agua en los de­pó­si­tos o el pozo. To­tal, du­ran­te días y se­ma­nas to­dos los ca­mio­nes cis­ter­na de la co­mar­ca re­co­rrie­ron aquel desas­tro­so ca­mino de tie­rra a fin de lle­nar de una vez por to­das el di­cho­so pozo. Di­cen que el in­glés le ex­pli­có a uno de los ca­mio­ne­ros que, an­tes de com­prar­se la fin­ca, Tedd­yVidal, vien­do que sos­pe­cha­ba la po­si­ble ca­ren­cia de agua, le di­jo que des­cui­da­ra, que el pozo no se ha­bía se­ca­do ni una so­la vez des­de el día que los car­ta- gi­ne­ses es­ca­la­ron por vez pri­me­ra el acan­ti­la­do.

No se sa­be si fue los sin­ver­güen­zas de los ca­mio­nes cis­ter­na quie­nes arrui­na­ron al ban­que­ro, ya que, co­mo era de es­pe­rar, ca­da li­tro que echa­ban al pozo se fil­tra­ba ca­si al ins­tan­te al mar, y eso que el me­tro cú­bi­co es­ta­ba por las nu­bes. El he­cho es que per­dió gran par­te de su for­tu­na de­bi­do a que la te­nía in­ver­ti­da en bol­sa y al­gu­nos de esos ne­go­cios o de­pó­si­tos ban­ca­rios rui­no­sos que se fue­ron a pi­que na­da más em­pe­zar la cri­sis.

De to­dos mo­dos, de­bía de ha­ber guar­da­do el anun­cio de Teddy Vidal, pues­to que vol­vió a apa­re­cer – es­ta vez con pis­ci­na– en la web de una in­mo­bi­lia­ria in­ter­na­cio­nal. Ha­rá co­sa de dos me­ses pa­gó por Santiago un mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so una can­ti­dad real­men­te as­tro­nó­mi­ca. Cuen­tan en el pue­blo que al en­te­rar­se el ru­so de que su es­po­sa se ha­bía en­ca­pri­cha­do del pozo de los de­seos ador­na­do con los azu­le­jos de don Ju­lio, de­ci­dió re­ga­lar­le a mo­do­de re­ga­lo de Na­vi­dad la fin­ca en­ca­ra­ma­da al fi­lo del abis­mo vo­raz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.