Tiem­po de pac­tos

El ‘es­ta­blish­ment’ tra­ta por to­dos los me­dios de evi­tar el hun­di­mien­to del PSOE

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Pe­dro Sánchez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, cuen­ta con un par­ti­do ho­mo­gé­neo te­rri­to­rial­men­te y una fé­rrea dis­ci­pli­na in­ter­na La ape­la­ción a los pac­tos se pro­du­ce cuan­do se han ago­ta­do las ideas o cuan­do no se cuen­ta con la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra lle­var ade­lan­te tu pro­pio proyecto. Tal vez es lo que nos de­pa­re la pró­xi­ma Le­gis­la­tu­ra. Una si­tua­ción que re­cuer­da a los pri­me­ros años de con­sen­so de la Tran­si­ción. Aquel pro­ce­so tu­vo su co­lo­fón en la apro­ba­ción por una aplas­tan­te ma­yo­ría de la Cons­ti­tu­ción de 1978.

El pac­to so­cial fue po­si­ble por­que co­exis­tían dos par­ti­dos mo­de­ra­dos co­mo eran la UCD de Adolfo Suá­rez que re­pre­sen­ta­ba el cen­tro­de­re­cha, y el PSOE de Felipe Gon­zá­lez, que li­de­ra­ba el cen­troiz­quier­da. En­tre am­bos re­pre­sen­ta­ban más del 65% de la po­bla­ción, lo que per­mi­tió arras­trar al con­sen­so al res­to de par­ti­dos más ra­di­ca­li­za­dos co­mo la de­re­chis­ta Alian­za Po­pu­lar de Ma­nuel Fra­ga y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PCE) de Santiago Ca­rri­llo.

Aho­ra la si­tua­ción es más di­fí­cil. No son dos sino cua­tro los par­ti­dos a los que hay que po­ner de acuer­do. Pe­ro lo peor es que no es­tá de­fi­ni­do quién re­pre­sen­ta el “cen­tro­de­re­cha”, que se dispu­tan el PP y C´s, ni quien en­car­na el “cen­troiz­quier­da”, por el que lu­chan PSOE y Po­de­mos.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio las ideo­lo­gías pa­re­cen ha­ber­se des­di­bu­ja­do y su lu­gar ha apa­re­ci­do un nue­vo con­cep­to co­mo es la di­fe­ren­cia en­tre la vie­ja y la nue­va po­lí­ti­ca. Pe­ro te­ner o no te­ner his­to­ria no pa­re­ce un plan­tea­mien­to su­fi­cien­te pa­ra de­fi­nir las re­glas de jue­go de las pró­xi­mas dé­ca­das. De ahí la con­fu­sión que se es­tá pro­du­cien­do y lo di­fí­cil que va a re­sul­tar ar­ti­cu­lar gran­des pac­tos de Es­ta­do.

Por ejem­plo, cuan­do se ha­bla de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción ca­da uno se re­fie­re a co­sas di­fe­ren­tes. Se ape­la al Pac­to de To­le­do pa­ra abor­dar la re­for­ma de­las pen­sio­nes pe­ro las pos­tu­ras es­tán tan ale­ja­das que se­ría un mi­la­gro lle­gar a un acuer- ‘Bor­gen’ es el tér­mino co­lo­quial con el que se co­no­ce al Pa­la­cio de Ch­ris­tians­borg, se­de de los tres po­de­res del Es­ta­do y de la ofi­ci­na del pri­mer mi­nis­tro de Di­na­mar­ca y es lo que da nom­bre a la se­rie de te­le­vi­sión que es­tá de moda en­tre las éli­tes po­lí­ti­cas. El pa­no­ra­ma que plan­tean los su­ce­si­vos ca­pí­tu­los de la se­rie es muy si­mi­lar al que te­ne­mos en Es­pa­ña, don­de cual­quier alian­za es po­si­ble pa­ra for­mar go­bierno. ¿Se ima­gi­nan que Ra­joy du­ran­te la no­che elec­to­ral lla­ma­se a Sánchez y le ofre­cie­se sie­te mi­nis­tros a cam­bio de ha­cer una gran coa­li­ción co­mo en Ale­ma­nia? Se sal­va­rían los dos y ha­rían po­si­ble la eje­cu­ción de las gran­des re­for­mas que es­tán pen­dien­tes. do. Lo­mis­mo­su­ce­de­con­la­re­for­ma la­bo­ral o con la pro­pues­ta de ela­bo­rar un nue­vo Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. La edu­ca­ción, la fi­nan­cia­ción te­rri­to­rial o el en­ca­je de Ca­ta­lu­ña enEs­pa­ña­so­no­tras­cues­tio­nes don­de el desacuer­do es to­tal.

Y a pe­sar de tan­ta dis­cre­pan­cia, los pac­tos son más ne­ce­sa­rios que nun­ca. El mo­de­lo ener­gé­ti­co ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser con­sen­sua­do pa­ra que re­sul­te efi­caz; lo mis­mo ocu­rre con la po­lí­ti­ca de de­fen­sa, la se­gu­ri­dad del Es­ta­do o el mo­de­lo te­rri­to­rial.

Ma­riano Ra­joy tra­ta de recuperar la po­lí­ti­ca de pac­tos desa­rro­lla­da por Suá­rez y ha so­li­ci­ta­do un con­sen­so en los gran­des te­mas na­cio­na­les: “Es muy im­por­tan­te que enun­país­las­gran­des­re­glas del jue­go sean pro­duc­to de los gran­des acuer­dos, y to­do lo que se re­fie­ra a nues­tra Cons­ti­tu­ción, uni­dad na­cio­nal, a la so­be­ra­nía na­cio­nal, a la igual­dad de los es­pa­ño­les, las po­lí­ti­cas con­tra el te­rro­ris­mo, de de­fen­sa y la po­lí­ti­ca ex­te­rior, de­ben ser pro­duc­to­de­gran­de­sa­cuer­do­sen­tre­to­das las gran­des fuer­zas po­lí­ti­cas. Hay te­mas muy im­por­tan­tes que de­ben unir a to­da la na­ción, y lue­go a par­tir de ahí lle­ga el de­ba­te po­lí­ti­co”.

¿Pe­ro­có­moha­cer­lo­co­nu­nPSOE en caí­da li­bre?

Es­ta po­dría ser la ra­zón­por­la­que el lí­der de Ciu­da­da­nos es­tá con­ven­ci­do de que exis­te un pac­to im­plí­ci­to en­tre el PP y el PSOE pa­ra per­pe­tuar al es­ta­blish­ment: “Tie­nen mie­do a nues­tro proyecto de cam­bio. Por eso se ha pues­to en mar­cha des­de el Go­bierno una cam­pa­ña pa­ra sal­var in ex­tre­mis al bi­par­ti­dis­mo y al “sol­da­do Sánchez” en el 20-D”. En su opi­nión, los dos vie­jos par­ti­dos, aun­que es­ce­ni­fi­can que se pe­lean, en el fon­do “es­tán de acuer­do en con­ser­var sus pri­vi­le­gios”. Tal co­mo se oye en los círcu­los del po­der, “Ri­ve­ra es bue­na gen­te pe­ro sin equi­poy­sin­pro­yec­to­po­lí­ti­co”. Es­te es el pro­ble­ma: no es un hom­bre de Es­ta­do y, por tan­to, no es ca­paz de en­ten­der lo que es­tá en jue­go. Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción só­lo se pue­de ha­cer con una iz­quier­da mo­de­ra­da co­mo el PSOE.

Es cier­to que exis­te una fuer­te preo­cu­pa­ción an­te un po­si­ble hun- Sin lu­gar a du­das la fi­nan­cia­ción de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es la gran prio­ri­dad ac­tual y con to­da se­gu­ri­dad se­rá el pri­mer pac­to que ten­drá que abor­dar el nue­vo go­bierno. Al res­pec­to, el Par­ti­do Po­pu­lar tie­ne pre­vis­to lle­var a la me­sa de ne­go­cia­ción la ab­sor­ción por par­te del Es­ta­do de la deu­da au­to­nó­mi­ca que ya su­pera los 250.000 mi­llo­nes de eu­ros –de los cua­les, 64.000 mi­llo­nes co­rres­pon­den a Ca­ta­lun­ya–, con la con­di­ción de que ya no pue­dan vol­ver a emi­tir deu­da pú­bli­ca. El Es­ta­do pa­ga­rá en tiem­po real el cos­te de los ser­vi­cios bá­si­cos que se acuer­den y si quie­ren gas­tar más se lo ten­drán que pe­dir a sus pro­pios ciu­da­da­nos. di­mien­to del par­ti­do so­cia­lis­ta. De con­fir­mar­se los pro­nós­ti­cos del CIS –le otor­gan en­tre 77 y 89 dipu­tados– Pe­dro Sánchez ten­dría que di­mi­tir la mis­ma no­che elec­to­ral, co­mo hi­zo Joa­quín Al­mu­nia en el 2000 tras con­se­guir só­lo 125 es­ca­ños (¡quién los pi­lla­ra!). Tal re­sul­ta­do abri­ría un enor­me bo­que­te en el bu­que in­sig­nia de la iz­quier­da es­pa­ño­la, pro­vo­can­do una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal de con­se­cuen­cias in­cal­cu­la­bles.

Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción só­lo pue­de abor­dar­se de la mano de una iz­quier­da mo­de­ra­da co­mo el PSOE. Pen­sar que tal re­for­ma po­dría ha­cer­se con Pa­blo Igle­sias no pa­re­ce rea­lis­ta. Po­de­mos es un mo­vi­mien­to tan errá­ti­co, que en el ca­so de ha­cer­se con la he­ge­mo­nía de la iz­quier­da se­ría im­po­si­ble coor­di­nar al Go­bierno Cen­tral con los go­bier­nos lo­ca­les.

Por el con­tra­rio, el PSOE es ho­mo­gé­neo te­rri­to­rial­men­te y cuen­ta con una fé­rrea dis­ci­pli­na in­ter­na. Co­mo me co­men­ta­ba en pri­va­do unain­flu­yen­te mi­nis­tra, “es un­pi­lar fun­da­men­tal de nues­tra de­mo­cra­cia y so­la­men­te con su colaboración se pue­den abor­dar cues­tio­nes tan de­li­ca­das co­mo el pa­pel de la Mo­nar­quía, el mo­de­lo te­rri­to­rial del Es­ta­do oel en­ca­je de Ca­ta­lun­ya ode Eus­ka­di en Es­pa­ña. Sin lu­gar a du­das, Ciu­da­da­nos tie­ne que es­tar en ese pac­to, pe­ro lo cier­to es queRi­ve­ra en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos es más de­de­re­chas que­yo. No­se­pue­deha­cer una Cons­ti­tu­ción en la que se mar­gi­ne a la iz­quier­da, ya que es muy di­fí­cil que Po­de­mos se su­me a un­con­sen­so­so­bre­las­gran­des­cues­tio­nes de Es­ta­do”.

MI­GUEL RIOPA / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.