La Cos­ta Dau­ra­da más ‘premium’ si­gue estancada

La reac­ti­va­ción po­dría ve­nir de la mano de com­pra­do­res fran­ce­ses e in­gle­ses

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS | COYUNTURA - Mar Cla­ra­mon­te

Las se­gun­das re­si­den­cias han si­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das el mo­tor del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en la Cos­ta Dau­ra­da, una de­no­mi­na­ción que com­pren­de prác­ti­ca­men­te to­do el li­to­ral ta­rra­co­nen­se y que “no es un re­fe­ren­te en el seg­men­to del lu­jo, ya que tie­ne una ofer­ta menor que otras zo­nas de Ca­ta­lun­ya y las ope­ra­cio­nes de más de un mi­llón de eu­ros son ex­cep­cio­na­les”, co­mo ad­mi­te Quim Cris- la pro­vin­cia de Ta­rra­go­na ha si­do bar­ce­lo­nés o en menor me­di­da ara­go­nés de cla­se me­dia, hay una se­rie de en­cla­ves ex­clu­si­vos muy va­lo­ra­dos por clien­tes de ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo, co­mo “la ur­ba­ni­za­ción Tres Ca­les, en la Ametlla de Mar, la del Golf de Bon­mont en Mont-roig del Camp, el ba­rrio re­si­den­cial Vi­la­for­tuny en Cam­brils o la par­te an­ti­gua de Se­gur de Ca­la­fell”, de­ta­lla Héc­tor Guasch, vi­ce­pre­si­den­te del Col·le­gi d’APIS de Ta­rra­go­na, quien aña­de que “en to­da la pro­vin­cia hay más de 140 ca­sas de más de un mi­llón de eu­ros en ven­ta y la ma­yo­ría es­tán en la cos­ta, aun­que no hay de­man­da, se tra­ta de un mer­ca­do es­tan­ca­do”. EL DE­CLI­VE DE LOS RU­SOS Ha­ce unos años se oyó ha­blar mu­cho de una ola de com­pra­do­res ru­sos en la Cos­ta Dau­ra­da, aun­que que es­tos úl­ti­mos son los que más in­te­rés mues­tran por com­prar una par­ce­la pa­ra ha­cer­se una ca­sa. COM­PRA PA­RA USO PRO­PIO Se­gún los ex­per­tos, los pre­cios de las pro­pie­da­des de lu­jo en la zo­na ca­ye­ron du­ran­te la cri­sis al­re­de­dor del 25%, al­go me­nos que el res­to. La ma­yo­ría de las transac­cio­nes en la alta ga­ma es­ta­rían en­tre los 500.000 y los 700.000 eu­ros por “una fin­ca sin­gu­lar en un nú­cleo tran­qui­lo co­mo la Ametlla de Mar o Mia­mi Plat­ja, con vis­tas al mar y una bue­na par­ce­la”, ex­pli­ca Cris­tià. La prin­ci­pal mo­ti­va­ción de com­pra se­ría “el uso pro­pio y a la vez co­mo in­ver­sión pa­tri­mo­nial, no pa­ra ob­te­ner ren­di­mien­tos, aun­que en­tien­den que no per­de­rán di­ne­ro con la ad­qui­si­ción”. Los com­pra­do­res va­lo­ran el cli­ma be­nigno to­do el año y los pre­cios más ase­qui­bles que en otras zo­nas.

BRISASOL LU­XURY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.