Los me­jo­res y el oca­so del tra­ba­jo que co­no­ce­mos

La re­vo­lu­ción di­gi­tal aca­ba­rá con tra­ba­jos has­ta aho­ra im­pen­sa­bles

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

El tra­ba­jo es­tá en ple­na mu­ta­ción, por múl­ti­ples mo­ti­vos. Mien­tras la ma­yo­ría de los em­plea­dos y de los au­tó­no­mos es­tán in­ten­tan­do adap­tar­se a la idea de que un pues­to de tra­ba­jo ya no es pa­ra to­da la vi­da, y acos­tum­brán­do­se a vi­vir múl­ti­ples eta­pas la­bo­ra­les en vi­das aza­ro­sas, aso­ma por el ho­ri­zon­te una nue­va ola de trans­for­ma­cio­nes que ha­rán (di­cen los ex­per­tos) que to­do lo que co­no­cía­mos has­ta aho­ra prác­ti­ca­men­te des­apa­rez­ca, fru­to de las nue­vas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, del nue­vo soft­wa­re, de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y de los cam­bios en los mo­de­los de ne­go­cio.

Es­te fue uno de los asun­tos prin­ci­pa­les en el fo­ro so­bre eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, el Oui Sha­re Fest Barcelona, don­de Jor­di Se­rrano, fun­da­dor de la con­sul­to­ra Fu­tu­re4Work y coau­tor del li­bro El oca­so del em­pleo, ex­pli­có que las trans­for­ma­cio­nes que es­tán lle­gan­do son sin du­da más pro­fun­das de lo que pen­sa­mos.

Se­gún afir­ma Se­rrano a La Van­guar­dia, que la tec­no­lo­gía es­té ter­mi­nan­do con pues­tos de tra­ba­jo no es una si­tua­ción de fu­tu­ro, sino al­go que es­tá ocu­rrien­do y de lo que no nos da­mos de­ma­sia­da cuen­ta. “Ocu­rre con los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de los hi­per­mer­ca­dos, por don­de va­mos pa­san­do los pro­duc­tos. An­tes ha­bía ahí una per­so­na, y aho­ra no. Es­ta se­rá la ten­den­cia de fu­tu­ro, la eli­mi­na­ción de los pues­tos de tra­ba­jo gra­cias a la tec­no­lo­gía”.

En ese con­tex­to, ase­gu­ra Se­rrano, “a los me­jo­res les va a ir muy bien, por­que el mer­ca­do ya es glo­bal. El me­jor en ca­da cam­po va a te­ner un de­sa­rro­llo im­pen­sa­do”. Una si­tua­ción, que ade­más, obli­ga a cam­biar el chip, por­que no só­lo se tra­ta de ha­cer muy bien el tra­ba­jo, sino de do­mi­nar el ca­nal. “Pue­de que seas un gran ar­te­sano, pe­ro aca­ba­rás ven­dien­do tus pro­duc­tos a tus co­no­ci­dos y a los que pa­san por tu tien­da. Sin em­bar­go, si do­mi­nas el ca­nal y sa­bes apro­ve­char las ven­ta­jas de lo di­gi­tal, vas a po­der ha­cer ne­go­cio en to­do el mun­do. Se abren puer­tas que an­tes no exis­tían”. OCU­PA­CIO­NES La ma­yo­ría de los ex­per­tos se­ña­lan que los tra­ba­jos que su­fri­rán más en los pró­xi­mos años se­rán los ma­nua­les, ade­más de al­gu­nos que nun­ca pen­sa­mos que po­drían ser sus­ti­tui­dos por sis­te­mas in­for­má­ti­cos, co­mo los con­duc­to­res de ca­mio­nes o los pe­rio­dis­tas. Pa­ra Se­rrano, al­gu­nas pro­fe­sio­nes, co­mo la in­ge­nie­ría, la abo­ga­cía, o la me­di­ci­na, don­de pa­re­cen ne­ce­sa­rias cier­tas ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas, pa­re­cen un po­co más pro­te­gi­das de es­tos cam­bios, pe­ro no tie­nen su con­ti­nui­dad ga­ran­ti­za­da. “Hoy ya han apa­re­ci­do por­ta­les de aten­ción ju­rí­di­ca on li­ne que re­suel­ven pro­ble­mas de ma- ne­ra cen­tra­li­za­da. El es­cri­tor con más obras en Ama­zon es Phi­lip M. Par­ker, que cuen­ta con cien­to y pi­co mil obras su­yas, y se tra­ta de una em­pre­sa que ge­ne­ra li­bros de for­ma au­to­má­ti­ca. De mo­do que tam­po­co pue­den con­fiar­se, por­que to­do va ca­da vez más rá­pi­do y no se atis­ba cuál es el fi­nal de to­do es­to. Un or­de­na­dor ha pa­sa­do el test de Tu­ring, aquel que ser­vía pa­ra di­fe­ren­ciar una má­qui­na de un hu­mano, otro or­de­na­dor ha ga­na­do un con­cur­so te­le­vi­si­vo, el Jeo­pardy, y ca­da vez va a más. Las pro­fe­sio­nes más crea­ti­vas, eso sí, tie­nen ma­yor po­si­bi­li­dad de pro­tec­ción. Y sal­drán be­ne­fi­cia­das: si eres un mú­si­co muy bueno de Bra­sil que ha­ces ban­das so­no­ras, te lla­ma­rán pa­ra ha­cer­las de to­do el mun­do y te po­drás que­dar con me­dio mer­ca­do”. SEC­TO­RES CON FU­TU­RO El sec­tor que pa­re­ce in­mu­ne a las trans­for­ma­cio­nes es el de los CEO, por­que “gran par­te de su ta­rea se ba­sa en la in­tui­ción y en la crea­ti­vi­dad. La par­te más ana­lí­ti­ca, la de los da­tos, la pro­por­cio­na­rán los or­de­na­do­res, pe­ro se­gui­rá sien­do ne­ce­sa­ria esa ca­pa­ci­dad in­tui­ti­va pa­ra sa­ber leer­los, y eso es muy hu­mano”. Otro sec­tor que sal­drá be­ne­fi­cia­do es el de la éli­te di­gi­tal. “Hay pro­fe­sio­nes hoy, co­mo los pro­gra­ma­do­res, por los que la gen­te se es­tá pe­gan­do”.

El de­ba­te úl­ti­mo con­sis­te en sa­ber si es­te nue­vo mun­do se­rá tam­bién ca­paz de crear nue­vos em­pleos que re­co­jan la mano de obra que se que­da por el ca­mino. Y no lo pa­re­ce, por­que “es­te mer­ca­do di­gi­tal muy pro­duc­ti­vo ge­ne­ra­rá pues­tos nue­vos, por­que al­guien ten­drá que man­te­ner los or­de­na­do­res y ocu­par­se del big da­ta, pe­ro no va a ser ca­paz de ab­sor­ber el mis­mo nú­me­ro de gen­te que des­pla­ce”.

SO­CIAL POINT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.