Zuc­ker­berg, ‘gi­ving tues­day’ y el fu­tu­ro

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA -

En me­dio de la vo­rá­gi­ne po­lí­ti­ca, con in­ter­ven­cio­nes en te­le­vi­sión y de­ba­tes con al­gu­na au­sen­cia no­ta­ble, de un black fri

day cu­ya fuer­za y a ve­ces abu­so nos ha sor­pren­di­do a to­dos, la im­por­tan­te do­na­ción de Marck Zuc­ker­berg del 99% de sus ac­cio­nes en Fa­ce­book, 44.500 mi­llo­nes de dó­la­res, ha si­do ca­paz de lla­mar la aten­ción, ocu­par su es­pa­cio en los me­dios y crear cier­ta po­lé­mi­ca.

Cier­to que el mo­de­lo por el que ha op­ta­do el fun­da­dor de Fa­ce­book no es el clásico de apor­tar to­da su for­tu­na a una fundación, sino a que ha op­ta­do por un nue­vo mo­de­lo mix­to en­tre em­pre­sa y fundación, las LLC (Li­mi­ted Lia­bi­lity Com­pany), mo­de­lo crea­do ha­ce unos años en Es­ta­dos Uni­dos, co­pia­do en Gran Bre­ta­ña e in­clu­so reivin­di­ca­do en Es­pa­ña por el sec­tor de las de­no­mi­na­das “em­pre­sas so­cia­les”.

Sin la vo­lun­tad de en­trar en la po­lé­mi­ca de los po­si­bles be­ne­fi­cios fis­ca­les del mo­de­lo, que exis­ten, la LLC es un mo­de­lo in­no­va­dor de em­pre­sa con fi­na­li­dad so­cial que per­mi­te ge­ne­rar be­ne­fi­cios a tra­vés de su ac­ti­vi­dad o in­ver­tir en otras em­pre­sas de fi­nes so­cia­les, un mo­de­lo mu­cho más fle­xi­ble que el de la fundación clá­si­ca. Se­gu­ro que la ex­pe­rien­cia de Bill Ga­tes en su pro­pia Fundación ha si­do una ra­zón de fuer­za pa­ra que el se­ñor Zuc­ker­berg op­ta­ra por es­te mo­de­lo.

Más allá de las dis­qui­si­cio­nes le­ga­les, me per­mi­to re­sal­tar dos as­pec­tos cla­ve: el anun­cio de la do­na­ción coin­ci­de con el na­ci­mien­to de su hi­ja, de la que va a lle­var el nom­bre, y tie­ne un men­sa­je cla­ve, el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos y las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, en unas fe­chas en que tam­bién ha­bía em­pe­za­do la Cum­bre de Pa­rís so­bre el Cli­ma.

En se­gun­do lu­gar, la pro­pia es­truc­tu­ra de la so­cie­dad LLC, va a per­mi­tir a Zuc­ker­berg ge­ne­rar im­pac­to so­cial, en un en­torno en que los cam­bios eco­nó­mi­cos, am­bien­ta­les y so­cia­les ne­ce­sa­rios en el fu­tu­ro pró­xi­mo no se­rán po­si­bles lle­var­los a ca­bo só­lo des­de fun­da­cio­nes, con gas­to en de­fi­ni­ti­va, sino con nue­vos mo­de­los mix­tos de em­pre­sas y fundación que ten­gan ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to e in­ver­sión.

Las pro­pias pa­la­bras del Pre­si­den­te de Fa­ce­book si­túan cla­ra­men­te la ru­ta: “Nues­tras áreas ini­cia­les se en­fo­ca­rán en apren­di­za­je per­so­na­li­za­do, cu- rar en­fer­me­da­des, co­nec­tar gen­te y cons­truir co­mu­ni­da­des fuer­tes”. No es la pri­me­ra vez, el año pa­sa­do do­nó 23 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra in­ves­ti­gar so­bre el ébo­la, es­ta vez di­rec­ta­men­te.

Cuan­do apa­re­cen es­te ti­po de no­ti­cias, siem­pre nos pre­gun­ta­mos ¿En nues­tro país, te­ne­mos fi­lán­tro­pos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas? Los hay, sin du­da, y la pro­pia

La Van­guar­dia en­tre­vis­ta­ba el pa­sa­do 10 de no­viem­bre a Pe­re Mir, un mo­de­lo a se­guir pa­ra mu­chos, fun­da­dor y pre­si­den­te de la Fun- da­ción Ce­llex, es­pe­cial­men­te ac­ti­va en el ám­bi­to de la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro de­be­ría ha­ber­los mu­chos más.

La la­men­ta­ble ima­gen con la que nos en­con­tra­mos en nues­tro país a ve­ces pa­re­ce ofre­cer­nos un pro­ce­so in­ver­so; si bus­ca­mos en Goo­gle la pa­la­bra do­na­ción, la sor­pre­sa con la que nos va­mos a en­con­trar es que la pa­la­bra “do­na­ción” apa­re­ce en ca­si to­das las bús­que­das aso­cia­da a do­na­ción a par­ti­dos po­lí­ti­cos y corrupción. Lo que aquí pa­re­ce ser noticia es la do­na­ción que va­mos a ha­cer los es­pa­ño­les a cier­tos po­lí­ti­cos o a di­rec­ti­vos a tra­vés de la fór­mu­la de la in­dem­ni­za­ción u otros mo­de­los más o me­nos ima­gi­na­ti­vos ti­po tar­je­ta black. Pa­re­ce pues que el ca­mino de la do­na­ción en nues­tro país es el in­ver­so: to­dos da­mos y só­lo re­ci­ben al­gu­nos.

Zuc­ker­berg sa­be que ni él ni su hi­ja po­drán gas­tar­se nun­ca to­da su for­tu­na y que en el ce­men­te­rio po­co uso les va a dar. Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea, to­do el gas­to rea­li­za­do en Es­pa­ña es­te black fri

day, unos 1.300 mi­llo­nes de eu­ros, no es más que 2,9% de la for­tu­na que aho­ra va a de­di­car a cau­sas so­cia­les.

Un black fri­day que en Es­pa­ña ha sal­ta­do las ba­rre­ras de las ofer­tas de com­pras, pa­ra ge­ne­ra­li­zar­se en to­dos los sec­to­res eco­nó­mi­cos; co­mo de­ta­lle una em­pre­sa ener­gé­ti­ca, con la que es­toy des­con­ten­to, me en­via­ba el black fri

day un SMS ofre­cien­do un des­cuen­to pa­ra la con­tra­ta­ción de un se­gu­ro.

Es­te año he­mos te­ni­do en Es­pa­ña por pri­me­ra vez el gi­ving

tues­day, que se ce­le­bra jus­to el día des­pués del Cy­ber Mon­day, y que quie­re re­sal­tar la ne­ce­si­dad de dar: sea di­ne­ro, san­gre, ali­men­tos o ho­ras de vo­lun­ta­ria­do. El men­sa­je es cla­ro: he­mos de de­jar de ser só­lo con­su­mi­do­res y vol­ver a ser ciu­da­da­nos que son ca­pa­ces de co­la­bo­rar unos con otros.

Al fi­nal las do­na­cio­nes du­ran­te el gi­ving tues­day han su­pues­to 450.000 eu­ros en un día, al­go más del 0,2% de lo que se gas­tó du­ran­te el black fri­day, pe­ro más de 8.000 per­so­nas do­na­ron es­te día, mu­chos de ellos qui­zá por pri­me­ra vez. Ha si­do el pri­mer año del gi­ving

tues­day y la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de re­cor­dar­nos a to­dos de que la so­cie­dad ac­tual , y las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, só­lo po­drán se­guir vi­vien­do si so­mos ca­pa­ces de ge­ne­rar con­fian­za y coope­rar en­tre las per­so­nas, en un mo­men­to co­mo el ac­tual de fuer­te des­con­fian­za en la po­lí­ti­ca y en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. La ges­tión de la cri­sis de los re­fu­gia­dos en la Unión Eu­ro­pea es só­lo una mues­tra evi­den­te no só­lo de des­con­fian­za sino tam­bién de una fuer­te cri­sis de efi­ca­cia.

Una coope­ra­ción ba­sa­da en el be­ne­fi­cio mu­tuo, de la que to­dos sa­li­mos ga­nan­do.

Por cier­to no ten­go Fa­ce­book.

Si bus­ca­mos en Goo­gle la pa­la­bra do­na­ción, es­ta apa­re­ce en ca­si to­das las bús­que­das aso­cia­da a do­na­ción a par­ti­dos po­lí­ti­cos y corrupción” Las do­na­cio­nes du­ran­te el ‘gi­ving tues­day’ han su­pues­to 450.000 eu­ros en un día, al­go más del 0,2% de lo que se gas­tó du­ran­te el ‘black fri­day’”

MARC ARIAS

Pe­re Mir, fun­da­dor y pre­si­den­te de la Fundación Ce­llex, es uno de los gran­des fi­lán­tro­pos de Es­pa­ña

RI­CARD VALLS DI­REC­TOR DE ZOHAR Y PRO­MO­TOR DE #GI­VING– TUES­DAY ES­PA­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.