Mer­ca­dos sin ru­ta cla­ra pa­ra el 2016

La in­te­ri­ni­dad po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, el des­plo­me del cru­do, las al­zas de ti­pos de la Fed y la cri­sis de los emer­gen­tes di­bu­jan un nue­vo ejer­ci­cio in­cier­to en el que fal­ta vi­si­bi­li­dad a los in­ver­so­res

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - LALO AGUS­TI­NA

Mu­cha cau­te­la y pres­te­za pa­ra reac­cio­nar si se pro­du­ce un cam­bio de ter­cio. Los ex­per­tos re­co­mien­dan afron­tar el pró­xi­mo año con la con­sa­bi­da con­sig­na del wait

and see, sin re­nun­ciar al op­ti­mis­mo El Ibex em­pe­zó el 2015 co­mo una mo­to y se fue has­ta los 11.886 pun­tos, pe­ro la se­gun­da par­te del año fue muy ne­ga­ti­va En teo­ría, el 2016 de­be­ría pro­du­cir­se un re­pun­te por­que la bol­sa es­pa­ño­la es­tá ba­ra­ta, aun­que hay fac­to­res im­pre­vi­si­bles

Per­di­dos, ofus­ca­dos, des­con­cer­ta­dos, ex­pec­tan­tes, du­bi­ta­ti­vos, frus­tra­dos, an­sio­sos y has­ta de­ses­pe­ra­dos. Cual­quie­ra de los ad­je­ti­vos an­te­rio­res po­dría ser­vir pa­ra des­cri­bir el áni­mo de los agen­tes eco­nó­mi­cos –es­ta­ta­les, ins­ti­tu­cio­na­les, em­pre­sa­ria­les y, por su­pues­to, los pro­pios in­ver­so­res– en es­te cie­rre de año y an­te la in­mi­nen­te lle­ga­da del 2016. Y eso que la ma­croe­co­no­mía se en­cuen­tra en un buen mo­men­to: el PIB ce­rra­rá el año cre­cien­do al­re­de­dor de un 3,5%, con el im­pul­so de­ci­si­vo del con­su­mo in­terno, de la in­ver­sión y de la crea­ción de em­pleo, aun­que no sea de de­ma­sia­da ca­li­dad.

Es cier­to que mu­chas fa­mi­lias y em­pre­sas aún atra­vie­sen se­rias di­fi­cul­ta­des, pe­ro las co­sas van re­la­ti­va­men­te bien. ¿Se van a es­tro­pear? Los mer­ca­dos, que en teo­ría son los que ne­go­cian con las ex­pec­ta­ti­vas, lle­van va­rias se­ma­nas –in­clu­so me­ses– re­vuel­tos, sin un rum­bo fi­jo. El Ibex 35, que lle­gó a ro­zar los 11.900 pun­tos en abril y aún man­te­nía los 11.500 en ju­lio, pe­na aho­ra por recuperar los 10.000. En Es­pa­ña co­ti­zan las du­das. Y fue­ra, tam­bién. El al­za de ti­pos de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se, la te­nue re­cu­pe­ra­ción eu­ro­pea, la im­pla­ca­ble caí­da del pre­cio del pe­tró­leo, la des­es­ta­bi­li­za­ción de al­gu­nos paí­ses emer­gen­tes y otros fac­to­res geo­po­lí­ti­cos han sem­bra­do de mi­nas el 2016. La hoja de ru­ta pa­ra los in­ver­so­res es­tá bo­rro­sa y aho­ra hay po­ca vi­si­bi­li­dad.

“Las in­cer­ti­dum­bres son im­por­tan­tes, pe­ro yo no lo veo ne­gro. Hay ra­zo­nes ex­ter­nas, co­mo el vien­to de co­la por los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo, los aún ba­jos ti­pos de in­te­rés o del cam­bio del eu­ro, que fa­vo­re­ce­rán a la eco­no­mía en el 2016, lo que de­be­ría im­pul­sar el pre­cio de los ac­ti­vos”, ase­gu­ra Ra­fael Pampillón, pro­fe­sor de Eco­no­mía de la IE Bu­si­ness School. Se­gún es­te ex­per­to, des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía y de los mer­ca­dos se­ría fun­da­men­tal de­jar atrás cuan­to an­tes el ma­ras­mo po­lí­ti­co “pa­ra que na­da ni na­die es­tro­pee lo que te­ne­mos por de­lan­te, que es muy bueno”.

De mo­men­to, no pa­re­ce que sea el ca­so. Tras las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en Ca­ta­lun­ya el 27 de sep­tiem­bre y las ge­ne­ra­les del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, se des­co­no­ce aún el rum­bo eco­nó­mi­co que mar­ca­rán sus res­pec­ti­vos go­bier­nos... si al­gún día lle­gan a cons­ti­tuir­se. Y sin ha­ber una pa­rá­li­sis ge­ne­ra­li­za­da, ya se han pa­ra­li­za­do pro­yec­tos. “No­so­tros lo he­mos no­ta­do so­bre to­do en lo que res­pec­ta a las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes: los in­ver­so­res quie­ren es­pe­rar a ver qué pa­sa, no se fían y al­gu­nas ope­ra- cio­nes es­tán en bar­be­cho”, co­men­tan des­de una de las gran­des con­sul­to­ras del país.

Alberto Mo­ro, con­se­je­ro de­le­ga­do de Sol­ven­tis, com­par­te el diag­nós­ti­co, pe­ro se mues­tra con­ven­ci­do de que hay bue­nos mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za. “Es ver­dad que las pers­pec­ti­vas en Eu­ro­pa son po­bres y que Es­ta­dos Uni­dos es­tá ya su­bien­do los ti­pos, pe­ro es­to nos pue­de fa­vo­re­cer”, afir­ma. “No hay que preo­cu­par­se en ex­ce­so por la fal­ta de puer­tos se­gu­ros; lo im­por­tan­te es que ten­ga­mos buen áni­mo y tra­ba­je­mos con lo que hay: li­dia­re­mos con la po­lí­ti­ca y sal­dre­mos ade­lan­te”, sen­ten­cia Mo­ro.

La cues­tión es, co­mo siem­pre, dón­de in­ver­tir. Si se atien­de a lo vi­vi­do en el 2015, la ci­clo­tí­mi­ca bol­sa es­pa­ño­la arro­ja un re­sul­ta­do ge­ne­ral bas­tan­te ne­ga­ti­vo, con una caí­da pró­xi­ma al 6% si no se arre­gla en las úl­ti­mas se­sio­nes del año. Pe­ro es­to, ya ca­si es his­to­ria y, co­mo di­ce el ada­gio bur­sá­til, “ren­ta­bi­li­da­des pa­sa­das no ga­ran­ti­zan ren­ta­bi­li­da­des fu­tu­ras”. Lo que im­por­ta aho­ra es pa­sar pá­gi­na y mi­rar al 2016. En es­te sen­ti­do, los ex­per­tos –¿hay que es­cu­char­les?– sos­tie­nen que tan­to la bol­sa eu­ro­pea co­mo, muy es­pe­cial­men­te, la es­pa­ño­la, no es­tán ca­ras: “Ha­bría que so­bre­pon­de­rar con tí­tu­los de es­tas em­pre­sas por­que tie­nen cla­ra­men­te ma­yor re­co­rri­do que otras”, di­ce uno de ellos.

En la ren­ta fi­ja, aun­que con ren­ta­bi­li­da­des ba­jas o in­clu­so ne­ga­ti­vas en la deu­da pú­bli­ca, las co­sas han ido me­jor que en la bol­sa, aun­que la su­pues­ta se­gu­ri­dad que se su­po­ne a es­te ti­po de in­ver­sio­nes –nin­gún ac­ti­vo es 100% se­gu­ro– ha sal­ta­do por los ai­res en ca­sos co­mo los de Aben­goa o de al­gu­nos fon­dos es­pe­cia­li­za­dos en bo­nos (de al­to ries- go) en Es­ta­dos Uni­dos. En Es­pa­ña só­lo ha ha­bi­do cua­tro emi­sio­nes de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en el 2015, de Cir­sa, OHL, El Cor­te In­glés y... Aben­goa. No pa­re­ce que va­yan a pro­li­fe­rar tam­po­co en el 2016.

“Va­rios fon­dos de al­to ries­go es­tán des­em­bol­san­do el di­ne­ro a sus par­tí­ci­pes, otros han des­apa­re­ci­do y la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y la pro­vo­ca­da por Aben­goa apun­tan a un mer­ca­do po­co pro­fun­do en el pró­xi­mo ejer­ci­cio”, aven­tu­ra Fernando Gar­cía, di­rec­tor de mer­ca­dos de ca­pi­ta­les pa­ra em­pre­sas y ban­cos de So­cié­té Gé­né­ra­le. En de­fi­ni­ti­va, se­gui­rá la fiesta pa­ra el emi­sor, que se po­drá be­ne­fi­ciar del ex­ce­so de li­qui­dez pa­ra co­lo­car sus emi­sio­nes a ti­pos muy ba­jos, mien­tras los in­ver­so­res de­be­rán se­guir es­pe­ran­do a que suban los ti­pos o, si as­pi­ran a ren­ta­bi­li­da­des su­pe­rio­res, ten­drán que bus­car­se al­ter­na­ti­vas.

Una de las más so­co­rri­das, y que a

La ren­ta fi­ja ha de­ja­do de ser atrac­ti­va a cau­sa de los ba­jos ti­pos de in­te­rés, que ha hun­di­do la ren­ta­bi­li­dad a cor­to El in­mo­bi­lia­rio pa­re­ce una bue­na al­ter­na­ti­va, aun­que aquí tam­bién pla­nean las du­das so­bre cam­bios re­gu­la­to­rios

me­nu­do se plantea co­mo an­ta­gó­ni­ca a los mer­ca­dos, es el in­mo­bi­lia­rio, un sec­tor mal­di­to por la bur­bu­ja de la década pa­sa­da, pe­ro apa­ren­te­men­te ben­de­ci­do de nue­vo por el alu­vión de ope­ra­cio­nes e in­ver­sio­nes que han pro­li­fe­ra­do des­de el 2012 fa­vo­re­ci­das –¡otra vez!– por la abun­dan­te li­qui­dez del sis­te­ma y el di­ne­ro ca­si gra­tis. Jun­to a lo an­te­rior, el cre­ci­mien­to del PIB, el des­cen­so del pa­ro y el au­men­to de la ren­ta dis­po­ni­ble por el in­cre­men­to del em­pleo y las re­cien­tes re­ba­jas fis­ca­les de­be­rían pe­sar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ti­rar de la de­man­da e im­pul­sar los pre­cios.

Pe­ro, nue­va­men­te, no es­tá tan cla­ro y aquí tam­bién hay mo­ti­vos pa­ra an­dar con mu­cha cau­te­la. José Gar­cía Mon­tal­vo, ca­te­drá­ti­co y di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía y Em­pre­sa de la UPF, re­cuer­da que “de to­das las po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión, la del in­mo­bi­lia­rio es la úni­ca que es­tá dan­do ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas, aun­que sean pe­que­ñas”. Con to­do, re­co­mien­da pru­den­cia: “En los úl­ti­mos 18 me­ses ha ha­bi­do un flu­jo im­por­tan­te de ca­pi­tal, en bue­na me­di­da ex­tran­je­ro, ha­cia el in­mo­bi­lia­rio y eso pue­de lle­var a equí­vo­cos so- bre las pers­pec­ti­vas del sec­tor”, avi­sa Gar­cía Mon­tal­vo.

Al igual que en el ca­so de las ope­ra­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra los po­ten­cia­les in­ver­so­res en Es­pa­ña es aho­ra la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. “Con­si­de­ro que no es un buen mo­men­to pa­ra in­ver­tir por­que ab­so­lu­ta­men­te na­die me pue­de ga­ran­ti­zar que las le­yes que pue­den afec­tar de for­ma de­ci­si­va a mi in­ver­sión va­yan a cam­biar den­tro de dos, cua­tro o seis me­ses”, ase­gu­ra el pro­fe­sor.

En de­fi­ni­ti­va, los ex­per­tos re­co­mien­dan pru­den­cia a los in­ver­so­res en el pró­xi­mo ejer­ci­cio e ir to­man­do de­ci­sio­nes en fun­ción de có­mo evo­lu­cio­nen los acon­te­ci­mien­tos. “El po­ten­cial de re­va­lo­ri­za­ción de los ac­ti­vos es ele­va­do, pe­ro aho­ra mis­mo hay de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que pue­dan re­sul­tar fa­ta­les”, con­clu­ye un di­rec­ti­vo de ban­ca pri­va­da.

ÁN­GEL NAVARRETE/BLOOMBERG

Vuel­ta a las pér­di­das. Tras su­bir ape­nas un 3,7% en el 2014, el Ibex en­ca­ra la rec­ta fi­nal del 2015 con unas pér­di­das del 5,8% que ha­cen que, pre­vi­si­ble­men­te, se va­ya a ce­rrar otro ejer­ci­cio en nú­me­ros rojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.