“En reali­dad, la ban­ca no de­be­ría te­ner mie­do al bit­coin”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Nor­ber­to Ga­lle­go

El The ga­ni­za­do se­ma­na­rio Eco­no­mis­ten bri­tá­ni­coMa­drid­ha orun se­mi­na­rio so­bre el mo­vi­mien­to de trans­for­ma­ción del ne­go­cio ban­ca­rio que ha da­do en lla­mar­se fin­tech. Uno de los pla­tos fuer­tes fue el block­chain, tec­no­lo­gía que sub­ya­ce en la exis­ten­cia del bit­coin co­mo mo­ne­da vir­tual. No­son lo mis­mo: la sus­pi­ca­cia so­bre la se­gun­da no im­pi­de que la tec­no­lo­gía es­té sien­do ex­plo­ra­da por la ban­ca, en pre­vi­sión de la irrup­ción de com­pe­ti­do­res no desea­dos.

Tras una fa­se ini­cial de des­dén, la ban­ca es­tá asi­mi­lan­do el con­cep­to. Una trein­te­na de ban­cos de pri­me­ra fi­la, en­tre ellos el BBVA y el Ban­co San­tan­der, se han uni­do es­te año en el con­sor­cio R3, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad desa­rro­llar un es­tán­dar pro­pio ba­sa­do en la des­cen­tra­li­za­ción que ca­rac­te­ri­za la tec­no­lo­gía block­chain. Por­su­la­do, los ideó­lo­gos del bit­coin son hos­ti­les a to­da ini­cia­ti­va que pu­die­ra im­pli­car una re­gu­la­ción del in­ven­to.

Di­ne­ro man­tu­vo la si­guien­te con­ver­sa­ción con uno de los po­nen­tes, Jo­nMa­to­nis, di­rec­tor de­la Bit­coin Foun­da­tion. En su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, Ma­to­nis –an­ti­guo ope­ra­dor en di­vi­sas del Su­mi­to­mo Bank– se ha des­do­bla­do co­mo fun­da­dor de una firma de ex­chan­ge (ca­sa de cam­bio) es­pe­cia­li­za­da en transac­cio­nes con bit­coin, con se­de en Lu­xem­bur­go. Es, por tan­to, una fuen­te ines­ti­ma­ble pa­ra ha­blar del fe­nó­meno des­de den­tro del ne­go­cio.

Des­de la pri­me­ra ho­ra, el bit­coin ha si­do vis­to co­mo sos­pe­cho­so. Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos el sec­tor ban­ca­rio – su­pues­ta­men­te se­ría su pri­me­ra víc­ti­ma – se mues­tra muy in­tere­sa­do con la evi­den­te in­ten­ción de no que­dar fue­ra de jue­go. ¿Có­mo ex­pli­ca es­te cam­bio de ac­ti­tud?

Los ban­que­ros son gen­te pers­pi­caz. Han com­pren­di­do que el bit­coin es un pro­ble­ma pa­ra los ban­cos cen­tra­les, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra ellos en tan­to que ban­cos co­mer­cia­les o mi­no­ris­tas. En reali­dad, la ban­ca no de­be­ría te­ner mie­do al bit­coin: se­gui­rá te­nien­do el mis­mo pa­pel que con las mo­ne­das de cur­so le­gal. Y no creo que se tra­te de un cam­bio de ac­ti­tud, sino de una fa­se de apren­di­za­je: ex­plo­ran for­mas de in­vo­lu­crar­se en un fe­nó­meno que les cues­ta com­pren­der. Me pa­re­ce erró­neo que pre­ten­dan or­ga­ni­zar­se pa­ra desa­rro­llar un es­tán­dar pro­pio co­mo al­ter­na­ti­vo al pro­to­co­lo exis­ten­te, que fun­cio­na y es se­gu­ro.

Al pa­re­cer, los ban­cos es­tán má­sin­te­re­sa­dos en la tec­no­lo­gía block­chain que en el bit­coin co­mo mo­ne­da. ¿En qué con­sis­ti­ría ese im­pac­to dis­rup­ti­vo so­bre la ope­ra­ti­va ban­ca­ria que co­no­ce­mos?

La dis­rup­ción se ori­gi­na fue­ra del sis­te­ma ban­ca­rio, por lo que es­te no pue­de dic­tar las re­glas ni con­tro­lar­lo, pe­ro no hay du­da de que se ve­rá afec­ta­do: exis­te una red muy po­ten­te y segura, hay apli­ca­cio­nes pa­ra usar bit­coins co­mo me­dio de pa­go... só­lo fal­ta que la li­qui­dez sea su­fi­cien­te y que exis­tan un ma­yor nú­me­ro de pun­tos de ac­ce­so... Es cues­tión de tiem­po, pe­ro va muy rá­pi­do, se lo ase­gu­ro.

[...] Al bit­coin le acom­pa­ña una ma­la repu­tación; las no­ti­cias son ca­si siem­pre ne­ga­ti­vas. ¿Qué ha­ría fal­ta pa­ra que fue­ra fia­ble ?¿ Có­mo ga­nar la con­fian­za de las ins­ti­tu­cio­nes, y de­jar de ser un asun­to tur­bio que sa­le en los me­dios?

Nin­gu­na mo­ne­da es en si mis­ma un en­te mo­ral. Se pue­den ha­cer co­sas bue­nas o ma­las con cual- quier mo­ne­da. De las bue­nas, pue­do ci­tar dos ex­pe­rien­cias re­cien­tes. La de Ar­gen­ti­na, país con fuer­te in­fla­ción en el que la cla­se me­dia tra­ta de pro­te­ger sus aho­rros an­te las res­tric­cio­nes cam­bia­rias. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de Ve­ne­zue­la [...]

Ha­bla de si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les, sis­te­mas mo­ne­ta­rios pa­ra­le­los tran­si­to­rios y, en to­do ca­so, mi­no­ri­ta­rios...

Pe­ro que han de­ja­do la ex­pe­rien­cia de que es po­si­ble com­pe­tir con la au­to­ri­dad emi­so­ra de mo­ne­da. Co­mo ocu­rrió en Gre­cia, cuan­do la po­bla­ción no te­nía efec­ti­vo ni po­día re­ti­rar­lo de los ca­je­ros, por lo que se or­ga­ni­zó pa­ra ha­cer transac­cio­nes con bit­coins.

In­ser­vi­bles pa­ra ha­cer trans­fe­ren­cias ban­ca­rias a otros paí­ses, que era lo que a mu­chos les im­por­ta­ba...

No es­pe­re que ocu­rra del ano­che a la ma­ña­na. El sis­te­ma Swift, de com­pen­sa­ción de pa­gos in­ter­ban­ca­rios, es­tá en un tran­ce di­fí­cil por­que tie­ne el mo­no­po­lio de esas trans­fe­ren­cias: si adop­ta­ra es­ta tec­no­lo­gía, per­de­ría el mo­no­po­lio. Y eso es lo que no quie­re; les co­noz­co y me cons­ta que es­tu­dian el asun­to con mu­chí­si­ma aten­ción.

No to­do ha si­do tan positivo; se han de­nun­cia­do de­li­tos que gi­ran en torno al bit­coin...

Se ha di­cho que al­gu­nos lo usan pa­ra blan­quear di­ne­ro ilí­ci­to, y su­pon­go que pue­de ser cier­to. Pe­ro, ¿aca­so no se blan­quea di­ne­ro en eu­ros o en dó­la­res? Un de­lin­cuen­te es un de­lin­cuen­te en cual­quier mo­ne­da, y las au­to­ri­da­des tie­nen los me­dios de com­ba­tir­lo.

¿Cuál es el prin­ci­pal atri­bu­to de ese me­ca­nis­mo mo­ne­ta­rio pa­ra­le­lo?

La des­cen­tra­li­za­ción. La tec­no­lo­gía block­chain con­ju­ga des­cen­tra­li­za­ción con se­gu­ri­dad, y re­suel­ve una cues­tión clá­si­ca en la teo­ría de la compu­tación, el lla­ma­do pro­ble­ma de los ge­ne­ra­les bi­zan­ti­nos [...] sin ne­ce­si­dad de in­ter­me­dia­rios; por es­ta ra­zón las ins­ti­tu­cio­nes cen­tra­li­za­das la ven co­mo una ame­na­za.

¿Quie­re de­cir que los go­bier­nos no de­be­rían emi­tir mo­ne­da?

¿Queel bit­coin no de­be­ría es­tar re­gu­la­do? Los go­bier­nos de­be­rían es­tar al mar­gen. Es­tric­ta­men­te, no se ne­ce­si­ta un ban­co cen­tral pa­ra emi­tir mo­ne­da, han de­ja­do de ser im­pres­cin­di­bles; el bit­coin re­pre­sen­ta una ma­ne­ra de emi­tir mo­ne­da sin au­to­ri­da­des cen­tra­les. Es al­go com­ple­ta­men­te nue­vo pa­ra la so­cie­dad, por­que la úni­ca ma­ne­ra de cum­plir esos re­qui­si­tos era, en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes, el oro, que tie­ne mu­chos in­con­ve­nien­tes; por eso hay quien di­ce que el bit­coin es “oro di­gi­tal”.

¿Es pre­fe­ri­ble la es­ta­bi­li­dad o la fluc­tua­ción de la mo­ne­da vir­tual?

[...] Las dos co­sas. Si hay vo­la­ti­li­dad, más gen­te par­ti­ci­pa­rá en el pro­ce­so, y los ne­go­cian­tes en bit­coins ga­na­rán más di­ne­ro. Por otro la­do, se­ría desea­ble la es­ta­bi­li­dad, pe­ro no se po­drá al­can­zar mien­tras no ha­ya más li­qui­dez que fa­ci­li­te las transac­cio­nes.

En Gre­cia, cuan­do la po­bla­ción no te­nía efec­ti­vo ni po­día re­ti­rar­lo de los ca­je­ros, se hi­cie­ron transac­cio­nes con bit­coins” Los ban­cos cen­tra­les ya no son im­pres­cin­di­bles; el bit­coin re­pre­sen­ta una ma­ne­ra de emi­tir mo­ne­da sin au­to­ri­da­des cen­tra­les”

JA­SON AL­DEN / BLOOMBERG

Jon Ma­to­nis, di­rec­tor de la Fundación Bit­coin y fun­da­dor de una firma de cam­bio es­pe­cia­li­za­da en transac­cio­nes con bit­coin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.