La gran má­qui­na de ha­cer di­ne­ro

Los in­gre­sos te­le­vi­si­vos dis­pa­ran la fac­tu­ra­ción del sec­tor, que ge­ne­ró 7.600 mi­llo­nes en el 2013

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Los in­gre­sos te­le­vi­si­vos dis­pa­ran de for­ma es­pec­ta­cu­lar la fac­tu­ra­ción del sec­tor ba­lom­pé­di­co en Es­pa­ña, que ge­ne­ró 7.600 mi­llo­nes en el 2013.

Chen Yang­seng, pro­pie­ta­rio del gi­gan­te chino Ras­tar Group (ju­gue­tes elec­tró­ni­cos), ate­rri­za­rá en el Espanyol de un mo­men­to a otro, po­si­ble­men­te en la pri­me­ra quin­ce­na de enero. Pe­ter Lim, in­ver­sor de Sin­ga­pur, com­pró el Va­len­cia el año pa­sa­do. Ro­bert Sar­ver, due­ño de los Phoe­nix Suns de la NBA, se ha in­tere­sa­do por el Getafe y el Le­van­te. Por aquí ya han pa­sa­do je­ques sau­díes y mi­llo­na­rios ru­sos.

Es evi­den­te: el fút­bol es­pa­ñol se mue­ve, y mu­cho, más allá de sus fron­te­ras.

El tu­ris­ta es­pa­ñol lo ha­brá vi­vi­do más de vez. “Ah, us­ted es de Barcelona: Mes­si, Ney­mar, Inies­ta, Suá­rez...”, le ha­brán di­cho en al­gún ba­zar, en­tre re­ga­teos co­mer­cia­les.

Los nú­me­ros jue­gan a fa­vor del fút­bol, un gi­gan­te que sus­ci­ta un in­te­rés uná­ni­me, y cre­cien­te, en un am­plio aba­ni­co de áreas. Al fin y al ca­bo, to­dos sa­be­mos de fút­bol, ¿no? Afi­cio­na­dos, em­pre­sas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, clu­bes y ju­ga­do­res, ca­sas de apues­tas y en­ti­da­des pú­bli­cas jue­gan el mis­mo par­ti­do. Las ca­mi­se­tas del Ba­rça y el Ma­drid se ven­den co­mo ros­qui­llas. En Pe­kín, en Ma­rra­quech, en Joha­nes­bur­go y en Qui­to. Y el di­ne­ro flu­ye. Las ci­fras del fút­bol aca­pa­ra­ron un 0,75% del PIB es­pa­ñol en el 2013, re­za Im­pac­to so­cio­eco­nó­mi­co del fút­bol pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña, un in­for­me de KPMG. 140.000 per­so­nas vi­ven del fút­bol. Son em­pleos a tiem­po com­ple­to. La mi­tad de ellos lo ha­ce por vía di­rec­ta. En to­tal, en ese año el sec­tor ge­ne­ró 7.600 mi­llo­nes de eu­ros. Y los afi­cio­na­dos se gas­ta­ron 2.802 mi­llo­nes. Lo hi- cie­ron in­vir­tien­do 923 mi­llo­nes en qui­nie­las y apues­tas on­li­ne, 600 mi­llo­nes en ta­qui­llas o cuo­tas de so­cios y 515 mi­llo­nes en el pa­go por vi­sión. Ocu­rrió aquí, e in­clu­so fue­ra de Es­pa­ña. Las re­des so­cia­les tras­cien­den las fron­te­ras del país.

En es­te es­ce­na­rio, La Li­ga (así se ha re­bau­ti­za­do aho­ra el or­ga­nis­mo an­tes co­no­ci­do co­mo Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal, o LFP) jue­ga un pa­pel de­ci­si­vo. “Ha­ce tres años to­ma­mos el con­trol eco­nó­mi­co de los clu­bes pro­fe­sio­na­les de fút­bol –Pri­me­ra y Se­gun­da Di­vi­sión–, y a par­tir de ahí he­mos ido ge­ne­ran­do un círcu­lo vir­tuo­so”, di­ce Javier Gó­mez, di­rec­tor fi­nan­cie­ro del or­ga­nis­mo. “La fór­mu­la nos ha da­do cre­di­bi­li­dad. Y nues­tros in­gre­sos con­ti­nuan cre­cien­do año tras año”.

Gó­mez con­fie­sa que las te­les pa­gan. Mu­cho, y ca­da vez más. En la tem­po­ra­da pa­sa­da (20142015), los de­re­chos au­dio­vi­sua­les le apor­ta­ron al or­ga­nis­mo 800 mi­llo­nes de eu­ros. En el cur­so ac­tual se ele­va­rán has­ta los 1.200 mi­llo­nes. Y pa­ra la 20162017 se es­pe­ran 1.600 mi­llo­nes, el do­ble del pre­sen­te.

“El mo­vi­mien­to de ho­ra­rios nos ha lle­va­do ha­cia arri­ba –di­ce Gó­mez–. Des­de ha­ce dos tem­po­ra­das ju­ga­mos a las do­ce del me­dio­día, a las cua­tro de la tar­de, a las sie­te... Y cla­ro, por ahí en­tran mu­chos más afi­cio­na­dos. Ellos pa­gan por ver y las te­le­vi­sio­nes nos pa­gan por te­ner­nos”.

Más afi­cio­na­dos, más te­le­vi- sio­nes, más es­pón­so­res: ese es el círcu­lo vir­tuo­so.

Y lue­go es­tá el va­lla­do del cam­po. En sen­ti­do fi­gu­ra­do. La lu­cha con­tra la pi­ra­te­ría, uno de los ejes esen­cia­les del ne­go­cio, ha ga­na­do un tí­tu­lo im­por­tan­te en es­te 2015: el cie­rre del por­tal Ro­ja Di­rec­ta. “Fue un éxi­to im­por­tan­te. Y se su­po­ne que em­pe­za­re­mos a no­tar­lo aún más en nues­tros in­gre­sos. Cal­cu­la­mos que, por el agu­je­ro de la pi­ra­te­ría, se nos es­ca­pan cer­ca de 500 mi­llo­nes de eu­ros ca­da año en to­do el mun­do”, di­ce Gó­mez. La lu­cha es in­ten­sa. Un equi­po de su­per­vi­sión re­vi­sa webs y ca­na­les ile­ga­les per­ma­nen­te­men­te. Y hay acuer­dos con Goo­gle y con to­dos los ope­ra­do­res.

Los con­tro­les eco­nó­mi­cos, los pro­ce­di­mien­tos san­cio­na­do­res y la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que em­pie­za a ofre­cer el fút­bol gus­tan ahí fue­ra. ¿El fút­bol se mue­re? Más bien no...

La am­plia­ción de ho­ra­rios de par­ti­dos dis­pa­ra el pa­go por vi­sión: así se cie­rra el círcu­lo vir­tuo­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.