El sec­tor de la bi­ci­cle­ta mar­cha a to­do pe­dal

En los úl­ti­mos cin­co años la eco­no­mía en­torno al ci­clis­mo ha cre­ci­do en­tre un 5% y un 10% anual

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

En los úl­ti­mos cin­co años la eco­no­mía del sec­tor del ci­clis­mo y ad­ya­cen­tes ha cre­ci­do a un rit­mo ele­va­do, en­tre un 5% y un 10% anual.

Ato­do pe­dal. Así es co­mo van los ne­go­cios que gi­ran so­bre las dos rue­das de las bi­ci­cle­tas. A pe­sar de la cri­sis o, en par­te, gra­cias a ella, la fac­tu­ra­ción to­tal de las em­pre­sas del sec­tor de la bi­ci­cle­ta en Es­pa­ña (fa­bri­ca­ción, im­por­ta­ción y ven­ta de bi­ci­cle­tas, com­po­nen­tes y accesorios) “se ha in­cre­men­ta­do de for­ma im­por­tan­te en los úl­ti­mos cin­co años”, se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Mar­cas del Sec­tor del Ci­clis­mo (AMBE). “El mer­ca­do se ha ano­ta­do cre­ci­mien­tos de en­tre el 5% re­gis­tra­do en el 2014 has­ta el 10%; no he­mos no­ta­do la cri­sis pa­ra na­da”, ex­pli­ca sa­tis­fe­cho Car­los Nú­ñez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de AMBE. De he­cho, los pues­tos de tra­ba­jo en es­te sec­tor han au­men­ta­do ca­da año des­de el 2010.

Otro sub­sec­tor re­la­cio­na­do con es­te vehícu­lo a pe­da­les que es­tá en pleno au­ge es el ci­clo­tu­ris- mo. “El tu­ris­mo re­la­cio­na­do con la bi­ci­cle­ta mue­ve más de 1.600 mi­llo­nes de eu­ros y su­po­ne más de 16.000 pues­tos de tra­ba­jo”, ex­pli­ca el ex­per­to. “Ma­llor­ca es uno de los des­ti­nos de re­fe­ren­cia, al igual que las Ca­na­rias, y la co­mar­ca del So­mon­tano (Huesca) es­tá tam­bién apos­tan­do fuer­te por es­te ti­po de tu­ris­mo”. “En Ca­ta­lun­ya, se han po­ten­cia­do mu­cho las vías verdes en la zo­na de Gi­ro­na y Fe­rro­ca­rrils de la Ge­ne­ra­li­tat es­tá im­pul­san­do bi­ke parks en las es­ta­cio­nes de es­quí de su pro­pie­dad”, ex­pli­ca Nú­ñez. “El ci­clo­tu­ris­mo ofre­ce mu­chas opor­tu­ni­da­des, tie­ne un gran re­co­rri­do por de­lan­te, y cuen­ta co­mo ven­ta­jas que es un tu­ris­mo deses­ta­cio­na­li­za­do, fue­ra de tem­po­ra­da, y que fi­ja la po­bla­ción en el te­rri­to­rio al crear pues­tos de tra­ba­jo lo­ca­les”, aña­de.

Son mu­chos y va­ria­dos los ne- go­cios que flo­re­cen en torno a es­te vehícu­lo de dos rue­das, des­de ta­lle­res de re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to a em­pre­sas de men­sa­je­ría en bi­ci­cle­ta, bi­ci­ta­xis, par­kings es­pe­cia­les, se­gu­ros pa­ra el ci­clis­ta y su bi­ci­cle­ta... Eso sí, la ma­yor par­te son mi­cro­em­pre­sas. Per­so­nas que tras que­dar­se al pa­ro han con­ver­ti­do su afi­ción al ci­clis­mo en su mo­do de vi­da mon­tan­do un ta­ller o una pe­que­ña tien­da es­pe­cia­li­za­da. Es­to ex­pli­ca, en par­te, que año tras año au­men­te el nú­me­ro de tien­das: el 1 de enero del 2015 ha­bía un 10% más de tien­das (unas 300) que un año an­tes, se- gún ci­fras de AMBE.

“Con la cri­sis, la ven­ta, al­qui­ler y la or­ga­ni­za­ción de ru­tas con bi­ci­cle­ta ha si­do una for­ma ex­ten­di­da de au­to­ocu­pa­ción, pe­ro aho­ra de­ter­mi­na­das zo­nas de Barcelona ya es­tán sa­tu­ra­das, es ne­ce­sa­rio sa­lir de la ciu­dad y am­pliar la ofer­ta ofre­cien­do, por ejem­plo, ac­ti­vi­da­des pa­ra gru­pos de em­pre­sa, ru­tas más ce­na o bien bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas, que cuen­tan con el atrac­ti­vo que mu­cha gen­te to­da­vía no las ha pro­ba­do.”, ex­pli­ca Es­ter Boada, de la Aso­cia­ción Bi­ci­to­urs Barcelona. Boada ad­vier­te que aun­que si­gue sien­do una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio in­tere­san­te, “hay mu­cha com­pe­ten­cia, los már­ge­nes son pe­que­ños, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar du­ro y es­tar muy pendiente. Se ven mu­chas pe­que­ñas em­pre­sas que abren y cie­rran”.

El au­men­to del ne­go­cio en­torno a la bi­ci­cle­ta de­be ne­ce­sa­ria­men­te es­tar acom­pa­ña­do de un in­cre­men­to del uso de es­ta, lo que ha si­do pre­ci­sa­men­te otra con­se­cuen­cia de la re­cien­te cri­sis. “El de­por­te es un buen mo­do de eva­dir­se de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la­bo­ra­les y, en es­te sen­ti­do, la bi­ci­cle­ta es un de­por­te ba­ra­to”, se­ña­la Car­los Nú­ñez. Por otro la­do, “pa­ra aho­rrar hay quie­nes se han ba­ja­do del co­che y se han subido a la bi­ci­cle­ta a la ho­ra de ir al tra­ba­jo”, ex­pli­ca el ex­per­to.

En el uso dia­rio de la bi­ci­cle­ta pa­ra los des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos “hay un gran mar­gen de cre­ci­mien­to”, ase­gu­ra Nú­ñez. “Só­lo el 1,8% de los es­pa­ño­les va en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo o al cen­tro de es­tu­dio, se­gún el Ba­ró­me­tro Na­cio­nal de la Bi­ci­cle­ta. Si se con­si­guie­se do­blar es­ta cifra, la Eu­ro­pean Cy­clists’ Fe­de­ra­tion es­ti­ma que se crea­rían 16.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en­torno a la bi­ci­cle­ta”, lo que do­bla­ría los ac­tua­les em­pleos exis­ten­tes en la fa­bri­ca­ción, im­por­ta­ción y dis­tri­bu­ción de bi­ci­cle­tas.

Así que ya lo sa­ben, sú­ban­se a la bi­ci que ade­más de eco­nó­mi­ca es sa­lu­da­ble y no con­ta­mi­na.

BA­JAR DEL CO­CHE Y SU­BIR A LA BI­CI Con la cri­sis ha au­men­ta­do el uso dia­rio de la bi­ci

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.