Es­pa­ña, en el ato­lla­de­ro

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Pa­re­ce de una pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Marx, pe­ro apa­re­ció en el BOE ha­ce año y me­dio: “Anun­cio de la Jun­ta de Con­tra­ta­ción del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa por el que se ha­ce pú­bli­ca la mo­di­fi­ca­ción del Anun­cio de la Jun­ta de Con­tra­ta­ción del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa por el que se ha­ce pú­bli­ca la mo­di­fi­ca­ción del anun­cio de la Jun­ta de Con­tra­ta­ción del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa por el que se ha­cen pú­bli­cas las mo­di­fi­ca­cio­nes de dos anun­cios re­la­ti­vos a una mis­ma li­ci­ta­ción...”.

Las lí­neas si­guien­tes son idén­ti­cas y só­lo una men­te pri­vi­le­gia­da –Grou­cho Marx– po­dría des­ve­lar su sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do. Es uno de los ejem­plos –el más su­rrea­lis­ta, pe­ro no el más la­men­ta­ble– que ofre­ce el pro­fe­sor Car­los Se­bas­tián en su nue­vo li­bro, Es­pa­ña es­tan­ca­da, pa­ra de­nun­ciar que en es­te país el sis­te­ma edu­ca­ti­vo fun­cio­na mal, sí, que no hay el em­pren­di­mien­to ne­ce­sa­rio, sí, que hay que cam­biar de mo­de­lo de cre­ci­mien­to, cier­to, pe­ro que el prin­ci­pal problema, del que aca­ban de­ri­van­do los de­más, es el gra­ve de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal, con­se­cuen­cia del mo­do de ejer­cer el po­der po­lí­ti­co. Que pa­sa por­que las cú­pu­las de­los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios ocu­pan to­das las ins­ti­tu­cio­nes –aunque sus miem­bros, sea el Cons­ti­tu­cio­nal o el Tri­bu­nal de Cuen­tas, de­ban ser in­de­pen­dien­tes–, su ac­ción po­lí­ti­ca es­tá mar­ca­da por el clien­te­lis­mo –cuan­do­no­la corrupción–, con gran con­ni- ven­cia con em­pre­sas de al­gu­nos sec­to­res que ge­ne­ra re­gu­la­cio­nes dis­tor­sio­na­das y con­ce­sio­nes des­fa­vo­ra­bles a los ciu­da­da­nos, y don­de las le­yes que­dan de­va­lua­das por su su­per­abun­dan­cia y el po­co va­lor da­do a su cum­pli­mien­to. ¿Con­se­cuen­cia? Ba­ja se­gu­ri­dad jurídica, es­ca­sa ca­li­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, dé­fi­cits de trans­pa­ren­cia... En de­fi­ni­ti­va, el marco en el que se desa­rro­lla la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca li­mi­ta y des­in­cen­ti­va de for­ma im­por­tan­te la efi­cien­cia y el em­pren­di- mien­to. Tan­to que, en opi­nión del ca­te­drá­ti­co de Teo­ría Eco­nó­mi­ca, es la prin­ci­pal cau­sa del es­tan­ca­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad del país y ha­ce que di­fí­cil­men­te va­ya a cam­biar el mo­de­lo pro­duc­ti­vo.

Lo que son las co­sas: Se­bas­tián, que fue­ra di­rec­tor ge­ne­ral de Pla­ni­fi­ca­ción del Mi­nis­te­rio de Economía y Ha­cien­da en los pri­me­ros años del PSOE y pri­mer di­rec­tor eje­cu­ti­vo delt­hink­tank em­pre­sa­rial Fe­dea, se ha ins­pi­ra­do pa­ra es­ta Es

pa­ña es­tan­ca­da en su an­te­rior tra- ba­jo so­bre... paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos. Un tra­ba­jo don­de tu­vo muy pre­sen­te un en­sa­yo cla­ve de es­tos úl­ti­mos años: Por qué fra­ca­san los

paí­ses, de Da­ren Ace­mo­glu y Ja­mes Ro­bin­son, en el que los in­ves­ti­ga­do­res re­mar­can que no es la ig­no­ran­cia, ni la cul­tu­ra, ni la fal­ta de éti­ca pro­tes­tan­te. ni el cli­ma lo que ha­ce po­bre al Ter­cer Mundo, sino sus ins­ti­tu­cio­nes y sus éli­tes: éli­tes que crean ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas ex­trac­tiv as­pa­ras u ex­clu­si­vo be­ne­fi­cio, en vez de in­clu­si­vas pa­ra que to- dos ga­nen. Y esa tram­pa ins­ti­tu­cio­nal ha­ce tam­bién, di­ce Se­bas­tián, que Es­pa­ña no con­si­ga con­ver­ger con los paí­ses más avan­za­dos.

¿Ejem­plos? No fal­tan. Co­men­zan­do por la vo­rá­gi­ne nor­ma­ti­va del país: hay 100.000 dis­po­si­cio­nes normativas, diez ve­ces más que en Ale­ma­nia. Se pro­du­cen con­ti­nua­men­te y se mo­di­fi­can sin ce­sar: la Ley Con­cur­sal ha cam­bia­do sus­tan­ti­va­men­te 14 ve­ces des­de el 2009. En cuan­to a las ma­las re­gu­la­cio­nes y de­fi­cien­te su­per­vi­sión con consecuencias ne­ga­ti­vas, la ban­ca, el sec­tor eléc­tri­co –la re­gu­la­ción, di­ce, ha con­fi­gu­ra­do un sec­tor in­efi­cien­te don­de las gran­des em­pre­sas han dis­fru­ta­do de in­jus­ti­fi­ca­das ren­tas de oligopolio– y las de­fi­cien­cias en com­pe­ten­cia son un fes­tín. La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­tá en­ma­les­ta­do, la ad­mi­nis­tra­ción fa­vo­re­ce a unos ac­to­res en de­tri­men­to de otros, la jus­ti­cia es in­efi­cien­te y, como con­se­cuen­cia de las prác­ti­cas que ven, mu­chos va­lo­res que com­par­ten hoy los es­pa­ño­les son con­tra­rios a la efi­cien­cia y a la in­no­va­ción –in­cum­plen, como la ad­mi­nis­tra­ción, nor­mas y con­tra­tos–, lo que li­mi­ta el di­na­mis­mo eco­nó­mi­co.

Sim­pli­fi­car el apa­ra­to le­gal, me­jo­rar la ca­li­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes y res­ta­ble­cer los me­ca­nis­mos de con­trol al po­der eje­cu­ti­vo se­rían los pri­me­ros pa­sos de un cam­bio que sus­ci­ta­rá enor­mes re­sis­ten­cias. Que me­jo­re el sis­te­ma edu­ca­ti­vo o la in­no­va­ción de­pen­de­rá, tam­bién, de que no se man­ten­gan las ac­tua­les for­mas de ejer­cer el po­der, el marco men­tal del país.

J. M. AL­GUER­SUA­RI-TAF/AR­CHI­VO

Pa­ra Se­bas­tián, el marco en el que se desa­rro­lla la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña des­in­cen­ti­va la efi­cien­cia

ES­PA­ÑA ES­TAN­CA­DA

Car­los Se­bas­tián Ga­la­xia Gu­ten­berg. Bar­ce­lo­na, 2016 Pre­cio: 19,90 €; e-book, 12,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.