Re­nun­cias sin­gu­la­res

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

A lo lar­go de la his­to­ria, han exis­ti­do car­tas de re­nun­cia pe­cu­lia­res, pe­ro dos de ellas me­re­cen re­sal­tar­se a cau­sa de su con­te­ni­do y de sus au­to­res. La más fa­mo­sa es la del es­cri­tor Wi­lliam Faulk­ner, que des­pués de es­tar em­plea­do du­ran­te tres años en una ofi­ci­na de co­rreos, de­ci­dió de­di­car más tiem­po a la li­te­ra­tu­ra y ex­pli­có su de­ci­sión en una con­tun­den­te­con­tun­den­te mi­si­va:mi­si­va: “Mien­tras vi­va en el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta sé que mi vi­da es­ta­rá in­flui­da por las de­man­das de la gen­te adi­ne­ra­da. Pe­ro maldito sea si me pongo a las ór­de­nes y a la dis­po­si­ción del pri­mer ca­na­lla iti­ne­ran­te con dos cen­ta­vos pa­ra in­ver­tir en una es­tam­pi­lla pos­tal”. La otra es la del tam­bién es­cri­tor Sher­wood An­der­son, que re­mi­tió a su je­fe una carta cu­yas pri­me­ras lí­neas re­za­ban: “Tie­ne us­ted em­plea­do a un hom­bre que creo des­de ha­ce tiem­po que de­be ser des­pe­di­do. Me re­fie­ro a Sher­wood An­der­son. Es un ti­po con una gran ha­bi­li­dad, pe­ro des­de ha­ce mu­cho tiem­po es­toy con­ven­ci­do de que no po­ne su co­ra­zón en el tra­ba­jo”, pa­ra con­cluir con un iró­ni­co “creo que de­be­ría ser des­pe­di­do y, si us­ted no ha­ce lo pro­pio, me gus­ta­ría pe­dir­le per­mi­so pa­ra ha­cer­lo yo mis­mo”. Ca­be des­ta­car que la ma­yo­ría de es­tas per­so­nas ocu­pa­ban pues­tos de re­le­van­cia o te­nían el ta­len­to ade­cua­do como pa­ra po­der des­pren­der­se de la or­to­do­xia en sus des­pe­di­das. Pa­ra el res­to de los em­plea­dos, es más apro­pia­do con­ser­var­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.