¿Pa­ga­ré al ban­co pa­ra que cus­to­die mi di­ne­ro?

Los ba­jos ti­pos de in­te­rés lle­van a la ban­ca a re­du­cir sus már­ge­nes fi­nan­cie­ros y a ofre­cer a sus clien­tes pro­duc­tos con ma­yo­res co­mi­sio­nes pa­ra ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - CON­CHI LAFRAYA

¿Me co­bra­rá el ban­co por cus­to­diar mi di­ne­ro? ¿Es me­jor de­jar­lo de­ba­jo del col­chón? ¿Qué pa­sa­rá con mi hi­po­te­ca si los ti­pos de in­te­rés si­guen a la ba­ja y lle­gan, in­clu­so, a ser ne­ga­ti­vos? ¿Qué ha­cer con el aho­rro? ¿Me­jor in­ver­tir en bol­sa o en fon­dos de in­ver­sión? ¿Qué ries­go asu­mo? ¿Ha lle­ga­do el mo­men­to de abrir un plan de pen­sio­nes con la pers­pec­ti­va de una fu­tu­ra ju­bi­la­ción más hol­ga­da? ¿Có­mo afec­ta ese ti­po de de­ci­sio­nes a mi fis­ca­li­dad?

To­das es­tas pre­gun­tas y mu­chas más son las que in­quie­tan es­tos días a los pe­que­ños aho­rra­do­res, que vi­ven per­ple­jos el arran­que del año con la vo­la­ti­li­dad de la bol­sa, los ti­pos de in­te­rés a la ba­ja y su ban­co ofre­cien­do pro­duc­tos fi­nan­cie­ros di­fe­ren­tes pa­ra cap­tar su di­ne­ro.

Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han arran­ca­do el año muy preo­cu­pa­das por­que con unos ti­pos de in­te­rés tan ba­jos ape­nas ga­nan di­ne­ro, lo que lo con­vier­te en un es­ce­na­rio com­ple­jo pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de su ren­ta­bi­li­dad. Los ti­pos tan ba­jos son una ma­la no­ti­cia pa­ra la ban­ca por­que vi­ve de cap­tar de­pó­si­tos a cor­to pla­zo y pres­tar a lar­go pla­zo.

“El exceso de li­qui­dez, la po­lí­ti­ca tan ex­pan­si­va del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y la de­bi­li­dad del cré­di­to es lo que ex­pli­ca ti­pos tan ba­jos como los ac­tua­les”, ex­pli­ca Joa­quín Mau­dos, ca­te­drá­ti­co de análisis eco­nó­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. Con el ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var que los ban­cos pres­ten más, el BCE pe­na­li­za los de­pó­si­tos de los ban­cos en su ba­lan­ce con ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos del 0.3%. Aun así, pe­se a esa pe­na­li­za­ción, la ban­ca tie­ne apar­ca­dos más de 200.000 mi­llo­nes de eu­ros en el BCE.

Los ti­pos ne­ga­ti­vos en tra­mos cor­tos son un cla­ro sín­to­ma del exceso de li­qui­dez, con un Eu­rí­bor a un día ne­ga­ti­vo y con la deu­da pú­bli­ca de va­rios paí­ses tam­bién en ti­pos ne­ga­ti­vos en los ven­ci­mien­tos más cor­tos. Cuan­do el in­ver­sor bus­ca re­fu­gio en la se­gu­ri­dad de la deu­da pú­bli­ca (como aho­ra es el ca­so), au­men­ta la com­pra de esa deu­da, su­be su pre­cio y por tan­to ba­jo su ti­po de in­te­rés, has­ta tal pun­to que el in­ver­sor es­tá in­clu­so dis­pues­to a pa­gar pa­ra no te­ner ries­go.

Un por­ta­voz de la patronal ban­ca­ria, AEB, ar­gu­men­ta que “los ti­pos de in­te­rés muy ba­jos o ne­ga­ti­vos afec­tan muy con­si­de­ra­ble­men­te a los ban­cos, por­que su ne­go­cio cen­tral re­si­de pre­ci­sa­men­te en la in­ter­me­dia­ción del aho­rro. El pre­cio del di­ne­ro en esos ni­ve­les des­tru­ye los már­ge­nes de ne­go­cio y de­ja muy da­ña­da la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de las en­ti­da­des ban­ca­rias”.

Se­gún Mau­dos, “no con­ci­bo ti­pos ne­ga­ti­vos en la ren­ta­bi­li­dad de los de­pó­si­tos por­que no tie­ne sen­ti­do que los ban­cos co­bren por cap­tar pa­si­vo. Pe­ro sí en ac­ti­vos que sir­van de re­fu­gio a cor­to pla­zo pa­ra pro­te­ger al in­ver­sor del ries­go, como es el ca­so de la deu­da pú­bli­ca”.

Una opi­nión si­mi­lar tie­ne Ro­bert Tor­na­bell, ca­te­drá­ti­co de ban­ca y ex de­cano de Esa­de Bu­si­ness School, que con­si­de­ra “ca­si im­po­si­ble que la ban­ca co­bre a los de­po­si­tan­tes por su di­ne­ro”.

No obs­tan­te, el es­ce­na­rio de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­tre­ma­da­men­te la­xa del BCE y la cur­va de ti­pos muy ba­ja y pla­na “se ha tras­la­da­do a las cuen­tas co­rrien­tes y de­pó­si­tos de lo clien­tes de ban­ca, con re­mu­ne­ra­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te ba­jas”, ex­pli­ca

El es­ce­na­rio de ba­jos ti­pos de in­te­rés, con una pers­pec­ti­va in­clu­so ne­ga­ti­va, obli­ga a la ban­ca a cam­biar de es­tra­te­gia en su re­la­ción con los clien­tes. Los aho­rra­do­res, a su vez, an­dan in­quie­tos.

Mu­chos in­ver­so­res com­prar vi­vien­das pa­ra al­qui­lar en Ma­drid y Bar­ce­lo­na que les ren­tan al 4%, más que la bol­sa

En­ri­que Pé­rez-Hernández , pro­fe­sor de ban­ca del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB). Y aña­de: “El aho­rro con­ven­cio­nal de los de­pó­si­tos ban­ca­rios su­fre una re­mu­ne­ra­ción ca­si in­sig­ni­fi­can­te y mu­chos aho­rra­do­res es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas, como la ren­ta va­ria­ble, los bo­nos “high yield” o ac­ti­vos al­ter­na­ti­vos como el oro o ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios a tra­vés de las so­ci­mis”. No obs­tan­te, con el re­cien­te hun­di­mien­to de la bol­sa, el in­ver­sor man­tie­ne aho­ra mis­mo el in­te­rés por los de­pó­si­tos como ac­ti­vo re­fu­gio, aunque los ti­pos sean muy re­du­ci­dos. Al me­nos, ra­zo­na, son se­gu­ros.

En es­te con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre, Tor­na­bell afir­ma que “mu­chos in­ver­so­res en Ma­drid y Bar­ce­lo­na es­tán ad­qui­rien­do vi­vien­das pa­ra al­qui­lar, lo que les pro­por­cio­na una ren­ta­bi­li­dad del 4%, al­go que no les pro­por­cio­na la bol­sa”.

El es­ce­na­rio de ba­jos ti­pos de in­te­rés y la in­cer­ti­dum­bre han pro­vo­ca­do di­ver­sos mo­vi­mien­tos de fon­do en­tre los aho­rra­do­res. Uno de ellos es el tras­va­se ha­cia los fon­dos de in­ver­sión (pro­pi­cia­do en par­te por la ban­ca, ya que en es­tos ins­tru­men­tos per­ci­be co­mi­sio­nes). En pa­ra­le­lo, como ex­pli­ca Ele­na Ipa­rra­gue­rri, ex­per­ta en ban­ca de la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Stan­dard & Poor’s “se per­ci­be en los úl­ti­mos me­ses un im­por­tan­te tras­va­se de re­cur­sos des­de los de­pó­si­tos a pla­zo a cuen­tas co­rrien­tes, por­que la di­fe­ren­cia de re­mu­ne­ra­ción en­tre unos y otros se es­tán es­tre­chan­do y el de­po­si­tan­te op­ta por man­te­ner la li­qui­dez. Es­ta ten­den­cia de­be­ría con­ti­nuar en los pró­xi­mos me­ses”.

Don­de más se han le­van­ta­do las alarmas pa­ra la ban­ca es en las hi­po­te­cas. Ha­ce unos días, Jo­sé Ma­ría Roldán, pre­si­den­te de la AEB, ad­vir­tió que “la en­tra­da en ne­ga­ti­vo del Eu­ri­bor en ta­sa anual pue­de desem­bo­car en una con­tra­dic­ción”. En su opi­nión, “pa­gar a al­guien por pe­dir pres­ta­do y co­brar por atraer pro­duc­tos es una con­tra­dic­ción”.

Has­ta aho­ra, la ma­yor par­te de las hi­po­te­cas, al es­tar re­fe­ren­cia­das al Eu­ri­bor a 12 me­ses, to­da­vía no es­tán en ti­pos ne­ga­ti­vos, ya que a ese pla­zo el Eu­ri­bor es po­si­ti­vo, aunque muy ba­jo. Como a ese ti­po hay que aña­dir el di­fe­ren­cial que co­bra la ban­ca, el cos­te to­da­vía es po­si­ti­vo.

En es­te sen­ti­do, pa­ra Roldán se abri­ría un de­ba­te ju­rí­di­co, pues­to que los con­tra­tos fi­jan in­tere­ses por de­vol­ver el di­ne­ro a pla­zo. A su jui­cio, esa si­tua­ción “no es sa­na, ni sos­te­ni­ble, ni ra­zo­na­ble”. El di­rec­ti­vo des­ta­có que lo me­jor pa­ra la ban­ca se­ría que “la si­tua­ción de los ti­pos se nor­ma­li­za­se, al­go que no se atis­ba en un fu­tu­ro in­me­dia­to”.

En­ri­que Pé­rez-Hernández ha­ce hin­ca­pié en que en el ca­so de las hi­po­te­cas “que re­pre­sen­tan ca­si la mi­tad de la in­ver­sión de las en­ti­da­des de cré­di­to hay que es­pe­rar al cie­rre de fe­bre­ro pa­ra ver si la me­dia men­sual del ti­po de re­fe­ren­cia, el Eu­ri­bor a 12 me­ses, ter­mi­na en ne­ga­ti­vo”.

Tor­na­bell no per­ci­be esa si­tua­ción a cor­to pla­zo, “aunque pue­de su­ce­der” de­ja caer.

La ban­ca no va abrir una gue­rra en el pa­si­vo por­que se­ría un sui­ci­dio en es­tos mo­men­tos con las ren­ta­bi­li­da­des tan re­du­ci­das. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de­ben com­pe­tir en di­fe­ren­cia­ción de pro­duc­to y en ca­li­dad de ser­vi­cio. En el ac­ti­vo sí que pue­de ha­ber más com­pe­ten­cia, so­bre to­do en hi­po­te­cas y en prés­ta­mos a py- mes. Y tam­bién en la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos ge­ne­ra­do­res de co­mi­sio­nes, como los ci­ta­dos an­te­rior­men­te fon­dos de pen­sio­nes. Pa­ra la ban­ca, la cla­ve -aho­ra mis­mo- pa­ra su su­per­vi­ven­cia es el con­trol de los cos­tes y la ga­nan­cia en efi­cien­cia. Tam­bién po­dría desatar­se una pe­que­ña gue­rra el seg­men­to de los cré­di­tos al con­su­mo.

El clien­te siem­pre ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de de­po­si­tar sus aho­rros. Só­lo que ten­drá que ser muy pru­den­te en los pro­duc­tos que con­tra­ta. La ban­ca sa­be que tie­ne que in­for­mar mu­cho más que an­tes de la le­tra pe­que­ña y los ries­gos que asu­me su clien­te pa­ra que no se pro­duz­can ca­sos como las de las pre­fe­ren­tes o la fa­lli­da sa­li­da a bol­sa de Ban­kia. So­lo en Sui­za la ban­ca co­bra por cus­to­diar el di­ne­ro, pe­ro con la ba­ja ren­ta­bi­li­dad de la ban­ca... Por aho­ra, su apues­ta ha si­do co­brar más co­mi­sio­nes, en los ca­je­ros, en las trans­fe­ren­cias, en los fon­dos... En las hi­po­te­cas hay que es­pe­rar al cie­rre de fe­bre­ro pa­ra ver si la me­dia men­sual del Eu­ri­bor es ne­ga­ti­va

GETTY IMA­GES

El clien­te siem­pre ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de de­po­si­tar sus aho­rros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.