El Ibex pre­sio­na

Ra­joy re­sis­te por­que cree que es me­jor pa­ra Es­pa­ña un ‘no go­bierno’ a un ‘mal go­bierno’

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - MA­RIANO GUIN­DAL

El pre­si­den­te en fun­cio­nes Ma­riano Ra­joy lo que me­jor ha sa­bi­do es aguan­tar los en­vi­tes y ma­ne­jar los tiem­pos po­lí­ti­cos. Ya lo ha he­cho en dos mo­men­tos cru­cia­les de nues­tra re­cien­te his­to­ria. El pri­me­ro, el 27 de ma­yo del 2010, cuan­do vo­tó en con­tra del plan de ajus­te que la Co­mi­sión Eu­ro­pea im­pu­so al en­ton­ces pre­si­den­te Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, que su­po­nía for­zar la in­ter­ven­ción de Es­pa­ña y que se evi­tó por un so­lo vo­to, el de Jo­sep An­to­ni Du­ran i Llei­da.

El se­gun­do fue en ju­lio del 2012, cuan­do se ne­gó a acep­tar la in­ter­ven­ción es­pa­ño­la por par­te de la Troi­ka (Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal) a pe­sar de las fuer­tes pre­sio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas. De­jó de co­ger los te­lé­fo­nos, de ver los te­le­dia­rios y de leer los pe­rió­di­cos, se fu­mó un pu­ro y aguan­tó el en­vi­te.

Aho­ra es­tá ha­cien­do lo mis­mo. Todos los ges­to­res del Ibex le es­tán ha­cien­do lle­gar el mis­mo men­sa­je: que fa­ci­li­te un go­bierno de cen­tro-iz­quier­da que evi­te la lle­ga­da al po­der de Po­de­mos. Pe­ro su res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: “Más va­le ‘un no go­bierno’ que un ‘mal go­bierno’”. Por tan­to, su apues­ta es la ce­le­bra­ción de nue­vas elec­cio­nes el 26 de ju­nio, como co­men­tó al pre­mier bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron y a otros lí­de­res europeos, con el fin de que to­do el mundo se en­te­re de lo que real­men­te pien­sa. Un ór­da­go en to­da re­gla, echa­do en el mo­men­to opor­tuno y de la for­ma más ade­cua­da pa­ra con­se­guir el efec­to que pre­ten­de: ate­mo­ri­zar a sus con­trin­can­tes.

Pe­ro no es­tá na­da cla­ro que unas nue­vas elec­cio­nes sea lo que más le con­vie­ne. Con la que es­tá ca­yen­do, el PP po­dría ob­te­ner unos re­sul­ta­dos peo­res que los del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre. Los es­cán­da­los de corrupción son de tal en­ver­ga­du­ra y es­tán tan ge­ne­ra­li­za­dos, que lo que me­jor po­dría ha­cer el par­ti­do con­ser­va­dor es pa­sar a la opo­si­ción pa­ra ha­cer su tra­ve­sía del de­sier­to y re­fun­dar­se con nue­vos mim­bres. ¡Es un cla­mor que Ra­joy no pue­de se­guir al fren­te del Go­bierno! Ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca de lo que ha pa­sa­do. No só­lo lo di­cen los gran­des em­pre­sa­rios, sino to­do el país como se re­co­ge en los son­deos de opi­nión.

Pe­ro Ra­joy si­gue ha­cien­do de pe­rro del hor­te­lano, ‘que ni co­me ni de­ja co­mer’, razón por la que se ha en­fren­ta­do con la Co­ro­na. En los círcu­los del po­der lo tie­nen muy cla­ro: “Si no pue­de ha­cer go­bierno al me­nos que lo fa­ci­li­te”, co­men­ta­ba en pri­va­do un des­ta­ca­do pre­si­den­te de una de las em­pre­sas del Ibex. Es cier­to que al mundo eco­nó­mi­co le gus­ta­ría una gran coa­li­ción a la ale­ma­na en­tre el PP, PSOE y Ciu­da­da­nos, que fue­ra ca­paz de con­so­li­dar la re­cu­pe­ra­ción, de afron­tar los pe­li­gros de una nue­va re­ce­sión y de ar­ti­cu­lar una agen­da re­for­mis­ta con los gran­des te­mas de Es­ta­do. Es de­cir, un nue­vo pac­to so­cial en­tre unos par­ti­dos que en su con­jun­to re­pre­sen­tan al 76% de los ciu­da­da­nos.

No obs­tan­te, son cons­cien­tes de que tal go­bierno de concentración na­cio­nal no es po­si­ble. En pri­mer lu­gar, por­que la corrupción que za­ran­dea al PP le in­va­li­da pa­ra li­de­rar un pro­ce­so re­for­mis­ta; y, en se­gun­do lu­gar, por­que la gue­rra fría que mantienen el PP y el PSOE im­po­si­bi­li­ta el me­nor en­ten­di­mien­to en­tre am­bos.

Es cier­to que el PP ha ga­na­do las elec­cio­nes, pe­ro si no pue­de go­ber­nar es como te­ner una flau­ta sin agu­je­ros. Pa­ra una gran par­te de la éli­te es­pa­ño­la, Ra­joy ha si­do un buen pre­si­den­te pe­ro ha per­di­do la fuer­za mo­ral pa­ra po­der se­guir sién­do­lo en el fu­tu­ro. Tam­po­co el socialista Pe­dro Sán­chez ha de­mos­tra­do de­ma­sia­da am­pli­tud de mi­ras, pe­ro al me­nos lo ha in­ten­ta­do.

Por tan­to, y da­do que el PP y el PSOE son como el agua y el acei­te, los em­pre­sa­rios as­pi­ran a que en el úl­ti­mo mo­men­to Ra­joy fa­ci­li­te con su abs­ten­ción un go­bierno PSOE-C’s y que el PP ha­ga una opo­si­ción cons­truc­ti­va.

REUTERS

Ma­riano Ra­joy ha de­mos­tra­do que lo que me­jor sa­be ha­cer es aguan­tar en­vi­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.