En la esen­cia de la ciu­dad

Si­tua­do en el cas­co an­ti­guo de Bar­ce­lo­na, el afi­na­do pro­yec­to Ca­sa Camper pre­ser­va la me­mo­ria del cen­tro his­tó­ri­co y a la vez pro­po­ne un so­bre­sa­lien­te di­se­ño con­tem­po­rá­neo

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Mar­ta Rodríguez Bosch

Re­cien­te­men­te am­plia­do, Ca­sa Camper si­gue fi­gu­ran­do como uno de los pro­yec­tos de in­terio­ris­mo que des­pun­tan en Bar­ce­lo­na en­tre los alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros. Quin­ce nue­vas ha­bi­ta­cio­nes re­sul­tan de la ane­xión de la fin­ca co­lin­dan­te en es­qui­na. Y con ello la te­rra­za en la azo­tea, pa­ra di­va­gar por el abi­ga­rra­do pai­sa­je de te­rra­dos de Ciu­tat Ve­lla, ha cre­ci­do.

Si­tua­do en el ba­rrio del Ra­val, in­cor­po­ra una nue­va coc­te­le­ría bau­ti­za­da como Dos Bi­lla­res, abier­ta a todos los bar­ce­lo­ne­ses. El pro­yec­to se de­be al ar­qui­tec­to Jor­dí Tió y a Fer­nan­do Amat, la ca­ra más vi­si­ble del des­apa­re­ci­do Vi­nçon, en­car­ga­do per­so­nal­men­te del in­terio­ris­mo y amue­bla­mien­to. “Uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les –ex­pli­can los au­to­res– fue evi­tar los tics ho­te­le­ros. Par­ti­mos de una lis­ta de co­sas que no nos gus­tan cuan­do lle­ga­mos a un ho­tel, pa­ra te­ner­las bien pre­sen­tes”. BA­ÑO EX­TE­RIOR En las nue­vas de­pen­den­cias revalidan apor­ta­cio­nes an­te­rio­res y aña­den otras: el de­te­ni­do es­tu­dio de dis­tri­bu­ción lo­gra cuar­tos de ba­ño con vis­tas al ex­te­rior y luz na­tu­ral. La aten­ción a múl­ti­ples de­ta­lles se ba­sa en la má­xi­ma de pro­cu­rar co­mo­di­dad de uso. Como el desa­rro­llo iné­di­to de la tra­di­cio­nal per­sia­na en­ro­lla­ble, con cuer­da la­te­ral o el per­fec­cio­na­mien­to del lar- guí­si­mo colgador ins­pi­ra­do en los Sha­kers. En lu­gar de pis­ci­na en la azo­tea, una du­cha pa­ra cua­tro per­so­nas en­tre ve­ge­ta­ción ofre­ce el efec­to ba­ño de llu­via.

La coc­te­le­ría re­to­ma la tra­di­ción de las sa­las con bi­lla­res en Bar­ce­lo­na, al­go ol­vi­da­da. Ore­je­ros de piel y mú­si­ca sin­to­ni­za­da de una emi­so­ra de ra­dio neo­yor­qui­na de 24 ho­ras: jazz, con co­men- ta­rios del lo­cu­tor, re­don­dean la at­mós­fe­ra. Con la lám­pa­ra M68, crea­da ese año, han que­ri­do ren­dir ho­me­na­je al di­se­ña­dor pio­ne­ro Miguel Mi­lá. Pen­den va­rias so­bre las me­sas con pe­di­grí de Bi­lla­res Cór­do­ba, fa­bri­can­te bar­ce­lo­nés des­de 1926. Se han in­vo­lu­cra­do en el pro­yec­to has­ta tal pun­to que Fer­nan­do Amat ha ce­di­do la co­lec­ción de di­bu­jos del pin­tor Pa­pi- tu de prin­ci­pios de si­glo XX pa­ra ani­mar las pa­re­des de la coc­te­le­ría, he­re­da­dos de su pa­dre, quien ejer­ció de mar­chan­te de ar­te. CON­FORT FA­MI­LIAR El ho­tel, con en­vol­ven­te con­fort cro­má­ti­co que re­cuer­da a Vi­nçon, en­sam­bla con na­tu­ra­li­dad lo do­més­ti­co y lo in­só­li­to, di­se­ño y ar­te. La re­cep­ción, fun­cio­nal, se­me­ja una ins­ta­la­ción. Un cuadrilátero de­li­mi­ta­do por variopintos mos­tra­do­res: el re­cu­pe­ra­do de una pa­ra­da de sus­hi del mer­ca­do de Santa Ca­te­ri­na fren­te a una vi­tri­na con ob­je­tos en­con­tra­dos en las vi­vien­das del in­mue­ble.

El nom­bre, Ca­sa Camper, que in­di­ca pro­xi­mi­dad, lo de­ci­dió el pro­pie­ta­rio Llo­re­nç Flu­xà (ar­tí­fi­ce de la mar­ca de za­pa­tos Camper en 1975). Su re­la­ción con Amat se re­mon­ta a la pri­me­ra tien­da de cal­za­do inau­gu­ra­da en 1981 en Bar­ce­lo­na, que pro­yec­tó es­te. Aho­ra, Amat aca­ba de fi­na­li­zar pa­ra la tien­da de pa­seo de Grà­cia un sis­te­ma, a mo­do de me­cano, que da­rá so­por­te al tra­ba­jo de un au­tor es­co­gi­do, y per­mi­te mo­di­fi­car­la en una no­che.

Dos bi­lla­res. Luz y vis­tas.

El cue­ro que ta­pi­za los ore­je­ros pro­ce­de de la pro­pia fá­bri­ca de cal­za­do Camper Las per­sia­nas y car­pin­te­rías tra­di­cio­na­les se han man­te­ni­do en los bal­co­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.