Ocho me­ses de vo­la­ti­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - ALE­JAN­DRO VIDAL DI­REC­TOR DE ES­TRA­TE­GIA DE MER­CA­DOS DE BAN­CA MARCH

Trans­cu­rría tran­qui­lo el mes de agos­to de 2015, re­cién su­pe­ra­da la cri­sis que su­ce­dió a las elec­cio­nes en Gre­cia y la ten­sa ne­go­cia­ción —re­fe­rén­dum in­clui­do— de las nue­vas au­to­ri­da­des he­le­nas con el res­to de los so­cios europeos. De pron­to, la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des chi­nas en el mer­ca­do de di­vi­sas, de­pre­cian­do la su­ya, dis­pa­ró un es­ce­na­rio de caí­das y vo­la­ti­li­dad que ha lle­va­do a al­gu­nos ín­di­ces europeos —en­tre ellos, el Ibex— a ni­ve­les de 2013.

Aunque nos estamos acos- tum­bran­do a ver jor­na­das de más o me­nos 2% en las bol­sas, es­tos es­ce­na­rios tan ines­ta­bles pro­vo­can una gran di­fi­cul­tad a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes ye­so se tra­du­ce e ni li­qui­dez pa­ra las car­ter as. In­ten­te­mos ela­bo­rar un pe­que­ño ba­lan­ce de los pros y con­tras que mues­tra el mer­ca­do bur­sá­til.

Co­men­zan­do por los con­tras, los in­ver­so­res te­men un es­ce­na­rio de re­ce­sión glo­bal, cau­sa­do por tres ele­men­tos prin­ci­pa­les. El pri­me­ro, la des­ace­le­ra­ción en Chi­na, que ge­ne­ra un­me­norc-re­ci­mien­to en­la re­gión —y, por en­de, en el mundo— y/ o una de­pre­cia­ción del yuan con consecuencias ne­ga­ti­vas pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, pues­to que es­tas dos zo­nas per­de­rían com­pe­ti­ti­vi­dad y po­drían caer de nue­vo en ries­go de de­fla­ción.

Se­gun­do, el ba­jo pre­cio de­las ma­te­rias pri­mas, que es­tá cau­san­do es­tra­gos en las cuen­tas de las econo- mías pro­duc­to­ras, de las em­pre­sas re­la­cio­na­das con el sec­tor y, úl­ti­ma­men­te, tam­bién en el sec­tor fi­nan­cie­ro, que po­dría asu­mir pér­di­das en un mo­men­to es­pe­cial­men­te de­li­ca­do por sus est re chí­si­mos­már­gen es de be­ne­fi­cio de­bi­do a los ti­pos nu­los o ne­ga­ti­vos.

Ter­ce­ro, el he­cho de que los ban­cos cen­tra­les ha­yan­vis­to ago­ta­da su ca­pa­ci­dad pa­ra tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos, ha­yan per­di­do la ini­cia­ti­va y se vean obli­ga­dos a en­trar aún más pro­fun­da­men­te en el te­rri­to­rio des­co­no­ci­do que su­po­nen los ti­pos nu­los o ne­ga­ti­vos. No hay que ol­vi­dar que, en los úl­ti­mos años, el prin­ci­pal motor de las subidas de pre­cio en los ac­ti­vos de ries­go ha si­do pre­ci­sa­men­te la ca­pa­ci­dad anal­gé­si­ca de sus ac­tua­cio­nes.

Tam­bién hay pros. Prin­ci­pal­men­te, que la po­si­bi­li­dad de un es­ce­na­rio de re­ce­sión glo­bal de mo­men­to no pa­sa de ahí: de ser una po- si­bi­li­dad. Los da­tos de ac­ti­vi­dad en con­jun­to mues­tran cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, con la sal­ve­dad de los paí­ses pro­duc­to­res de ma­te­rias pri­mas y los sec­to­res ma­nu­fac­tu­re­ros en Chi­na y EE.UU. Ade­más, los in­di­ca­do­res ade­lan­ta­dos si­guen en te­rreno ex­pan­si­vo en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, por lo que no es pre­vi­si­ble un des­plo­me de la ac­ti­vi­dad, tal y como pa­re­cen in­di­car las co­ti­za­cio­nes.

LA EVO­LU­CIÓN DEL DÓ­LAR

Uno de los sec­to­res más afec­ta­dos es el ma­nu­fac­tu­re­ro ame­ri­cano, que es­tá su­frien­do por la fuer­te apre­cia­ción del dó­lar y el im­pac­to que eso su­po­ne en las cuen­tas de re­sul­ta­dos de­las em­pre­sas. Sien­do­es­to cier­to, tam­bién lo es que en las úl­ti­mas se­ma­nas estamos vien­do al dó­lar de­pre­ciar­se con cier­ta in­ten­si­dad, lo que de­be­ría ge­ne­rar un efec­to po­si­ti­vo en el sec­tor.

En ge­ne­ral, los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les es­tán sien­do po­si­ti­vos, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa y par­ti­cu­lar­men­te en los sec­to­res re­la­cio­na­dos con el con­su­mo, don­de estamos vien­do in­cre­men­tos y me­jo­ras en las po­lí­ti­cas de re­tri­bu­ción al ac­cio­nis­ta, lo que en un en­torno de tan ba­jos ti­pos de in­te­rés su­po­ne unim­por­tan­te so­por­te pa­ra las bol­sas.

Si la re­cu­pe­ra­ción del pre­cio del cru­do que estamos ob­ser­van­do en las úl­ti­mas se­ma­nas ga­na trac­ción, al­gu­nos de los sec­to­res y paí­ses más afec­ta­dos po­drían co­men­zar a dar se­ña­les al­go más alen­ta­do­ras.

En re­su­men, de­be­mos man­te­ner la pru­den­cia y las po­si­cio­nes, siem­pre den­tro de nues­tro per­fil de ries­go. No es re­co­men­da­ble ju­gar con los re­bo­tes ni tam­po­co so­bre­ex­po­ner la car­te­ra a los va­lo­res con peor com­por­ta­mien­to en el año con­fian­do en fuer­tes re­cu­pe­ra­cio­nes, aunque no des­car­ta­mos que pue­dan pro­du­cir­se. Nues­tro­con­se­joes­bus­car com­pa­ñías me­nos cas­ti­ga­das pe­ro con un buen ho­ri­zon­te de ne­go­cio y vi­si­bi­li­dad en el di­vi­den­do. Apro­ve­che­mos pa­ra com­prar bue­nos ne­go­cios, an­tes que bue­nas ac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.