En bus­ca de la pros­pe­ri­dad

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Jus­to Ba­rran­co

Georg von Wall­witz (Mu­nich, 1968) lo­gró ha­ce tres años una gran aco­gi­da de pú­bli­co y crí­ti­ca con un li­bro cáus­ti­co y ex­cep­cio­nal como Uli­ses y la co­ma­dre­ja, cu­yo sub­tí­tu­lo era Una sim­pá­ti­ca in­tro­duc­ción a los mer­ca­dos fi­nan

cie­ros. Wall­witz, que es­tu­dió ma­te­má­ti­cas y fi­lo­so­fía y des­de 1998 ges­tio­na fon­dos de in­ver­sión, re­fle­xio­na­ba con aci­dez so­bre bró­kers, ana­lis­tas y ges­to­res de fon­dos con lan­za­mien­to de enanos in­clui­do en cos­to­sas fies­tas. Un re­co­rri­do a caballo de una enor­me eru­di­ción hu­ma­nís­ti­ca que se re­pi­te en Mr. Smith y

el pa­raí­so, un pa­seo fas­ci­nan­te que va de Vol­tai­re a Schum­pe­ter, pa­san­do por Adam Smith, Ba­ku­nin, Wag­ner y Key­nes pa­ra ras­trear la in­ven­ción del bie­nes­tar.

Una in­ven­ción que no todos si­tua­rían don­de él: “La his­to­ria de la economía mo­der­na co­mien­za, como tan­tos bueno re­la­tos, con una pe­lea y una hu­mi­lla­ción”. La que su­frió Vol­tai­re en 1726 a ma­nos de los cria­dos de un gran no­ble al que ha­bía va­pu­lea­do con su in­ge­nio. Mar­chó a In­gla­te­rra don­de, arrui­na­do, aca­bó en ca­sa de Eve­rard Faw­ke­ner, con el que des­cu­brió que los que “se de­di­can al mundo de los ne­go­cios son per­so­nas ad­mi­ra­bles que me­re­cen to­do res­pe­to”. Des­cu­brió tam­bién un país con un di­na­mis­mo que con­tras­ta­ba con el acen­tua­do es­tan­ca­mien­to de Fran­cia. Asom­bra­do, es­cri­bió sus Car­tas fi­lo­só­fi­cas, en las que de­fen­día que In­gla­te­rra era el fu- tu­ro. La po­lí­ti­ca más im­por­tan­te te­nía que ser la eco­nó­mi­ca, la que ga­ran­ti­za el bie­nes­tar. Ca­só economía y po­lí­ti­ca. De he­cho, la Ilus­tra­ción ad­qui­rió un asom­bro­so pe­so otor­gan­do a la economía un lu­gar cen­tral. Eli­mi­nar los pri­vi­le­gios, aca­bar con las ar­bi­tra­rie­da­des, apos­tar por la cien­cia y la razón, per­mi­tir que los ciu­da­da­nos ha­gan ne­go­cios... Unir po­lí­ti­ca y economía fue el motor de la Re­vo­lu­ción in­dus­trial, pa­ra la que fue pre­ci­so en­fren­tar­se a los pri­vi­le­gios de las cla­ses al­tas.

Vol­tai­re, quein­vir­tió co­né­xi­to en Bol­sa, creía fir­me­men­te en la ma­xi­mi­za­ción de be­ne­fi­cios. Su con­cep­to de bie­nes­tar de una na­ción se­ría si­mi­lar al PIB ac­tual. El pro­pio in­te­rés, den­tro de la le­ga­li­dad, ha­ce pros­pe­ra­ra la so­cie­dad en su con­jun­to. El bie­nes­tar ma­te­rial y la li­ber­tad in­di­vi­dual son dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da, fun­da­men­tos del pro­gre­so cul­tu­ral. Si an­tes de él el ho­ri­zon­te era el pa­raí­so es­pi­ri­tual, con él lo son los bie­nes ma­te­ria­les.

Es el ini­cio de un via­je ilus­tra­do que Wall­witz con­ti­núa con Adam Smith y Da­vid Ri­car­do, al que los chi­nos ac­tua­les, re­cuer­da, han he­cho tan po­co ca­so como a Marx, ya que han de­ci­di­do in­dus­tria­li­zar­se por las bue­nas, con el em­pu­je del Es­ta­do, y no apos­tar por las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas que tu­vie­ran en sus sec­tor es pri­ma­rios. Al­go que ya hi­zo EE.UU. des­de el ini­cio. Los chi­nos se han re­afir­ma­do en su apues­ta al ver có­mo­le­vaal sur de Eu­ro­pa en la UE. Otra co­sa es que en Chi­na

las sub­ven­cio­nes y pri­vi­le­gios pon­gan en cua­ren­te­na el mi­la­gro.

Por su­pues­to, re­cuer­da, pron­to en la his­to­ria eco­nó­mi­ca sur­gió la cues­tión de qué da el bie­nes­tar. Pa­ra Vol­tai­re la acu­mu­la­ción, pa­ra Rous­seau, li­be­rar­se del ape­go a los bie­nes ma­te­ria­les. Y, so­bre to­do, apa­re­ció la re­dis­tri­bu­ción. Las es­ce­nas del anarquista Ba­ku­nin con Wag­ner en la re­vuel­ta de Dres­de son fas­ci­nan­tes, como tam­bién lo es la tra­yec­to­ria de John Stuart Mill, adalid del uti­li­ta­ris­mo, que cree que la so­cie­dad pue­de dis­tri­buir la ri­que­za de for­ma que los ciu­da­da­nos en su con­jun­to sal­gan be­ne­fi­cia­dos. Ca­pí­tu­lo apar­te re­ci­be Key­nes y su in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la economía cuan­do se desploma la de­man­da. Si­gue igual de vá­li­da, di­ce, co­mo­se­ve­por­lo­bien­que­lehai­doa EE.UU. tras la cri­sis del 2008 mien­tras otros aho­rra­ban y no aca­ban de sa­lir del ba­che.

Pa­ra Key­nes, la economía no es una lis­ta de re­co­men­da­cio­nes pa­ra pro­du­cir la ma­yor can­ti­dad de co­sas sino que fa­ci­li­ta la ci­vi­li­za­ción, ge­ne­rar las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var una vi­da dig­na. Un­mun­do que ha per­di­do la ci­vi­li­za­ción no se pue­de re­cons­truir fá­cil­men­te y por eso tra­ta de sua­vi­zar los ci­clos de as­cen­so y caí­da. De­jar que la economía si­ga su cur­so nos po­dría cos­tar la ci­vi­li­za­ción. Ade­más el cre­ci­mien­to, con­clu­ye, no es só­lo la so­lu­ción más sen­ci­lla pa­ra el problema de la deu­da sino que en mu­chos ca­sos la fal­ta de cre­ci­mien­to es pre­ci­sa­men­te la raíz del problema. Y al­gu­nos es­tu­dio­sos de­be­rían preo­cu­par­se más por él.

Un an­ti­guo bi­lle­te de diez fran­cos con la fi­gu­ra de Vol­tai­re, quien pa­ra Wall­witz unió economía y po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.