SIE­TE PA­SOS PA­RA EL CAM­BIO DI­GI­TAL

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

La trans­for­ma­ción di­gi­tal es el pro­ce­so de cam­bio del ne­go­cio, una reorien­ta­ción de to­da la or­ga­ni­za­ción pa­ra crear una me­jor ex­pe­rien­cia con el clien­te in­cor­po­ran­do el mundo di­gi­tal con to­das sus po­si­bi­li- da­des. Las nue­vas tec­no­lo­gías nos per­mi­ten nue­vas ma­ne­ras de en­ten­der y crear ne­go­cios y de re­la­cio­nar­nos con nues­tros con­su­mi­do­res y clien­tes. Se­gún Joa­na Sán­chez , pre­si­den­ta de In­cipy e Ines­di, ex­pli­ca que el cos­te del pro­ce­so pa­ra una py­me de 50 a 100 em­plea­dos pue­de su­po­ner en­tre 20.000 y 40.000 eu­ros/ año, du­ran­te tres años, se­gún la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca a rea­li­zar. Y de­ta­lla los pa­sos:

1.TRANS­FOR­MA­CIÓN CUL­TU­RAL Y

LI­DE­RAZ­GO. La or­ga­ni­za­ción se de­be trans­for­mar de arri­ba a aba­jo. La di­rec­ción y el co­mi­té de­ben es­tar im­pli­ca­dos 100%, creer y di­ri­gir el pro­yec­to. Siem­pre hay fre­nos a rom­per, es­pe­cial­men­te en el plano cul­tu­ral, por des­co­no­ci­mien­to, des­con­fian­za o te­mor al cam­bio. El pri­mer pa­so es con­tar con una di­rec­ción dis­pues­ta a lle­var a ca­bo el pro­yec­to. Y un cla­ro li­de­raz­go del CEO, sin CEO no hay trans­for­ma­ción di­gi­tal.

2.CREAR UNA HOJA DE RU­TA. Es ne­ce­sa­rio con­tar con un plan de ac­tua­ción a cor­to y me­dio-lar­go pla­zo que di­ri­ja la or­ga­ni­za­ción y per­mi­ta una ade­cua­da ges­tión del cam­bio ya que se tra­ta de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción de las for­mas de ha­cer y pen­sar de la em­pre­sa. El éxi­to de mu­chos pro­ce­sos de trans­for­ma­ción di­gi­tal se de­be en mu­chos ca­sos a una

ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción de los tem­pos y pro­ce­sos de ma­ne­ra que la or­ga­ni­za­ción asi­mi­le los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do. 3.FOR­MA­CIÓN EN COM­PE­TEN­CIAS

DI­GI­TA­LES. To­da la or­ga­ni­za­ción de­be co­no­cer en pro­fun­di­dad como la tec­no­lo­gía, In­ter­net y las re­des so­cia­les es­tán trans­for­man­do el mundo de los ne­go­cios y de las re­la­cio­nes con nues­tros ac­tua­les y po­ten­cia­les clien­tes; como son los nue­vos con­su­mi­do­res así como el nue­vo pa­ra­dig­ma de re­la­ción con los clien­tes y su im­pac­to en la ge­ne­ra­ción de opi­nión. Y de­ben co­no­cer el uso pro­fe­sio­nal de Lin­ke­din, Twit­ter o de aque­llas re­des so­cia­les más vin­cu­la­das a su ne­go­cio.

4.EM­PLO­YER CEN­TRI­CITY . Las per­so­nas de­ben ser el cen­tro. El em­plea­do de­be con­tar con com­pe­ten­cias y co­no­ci­mien­tos di­gi­ta­les su­fi­cien­tes pa­ra lle­var a ca­bo es­ta trans­for­ma­ción. En es­te sen­ti­do no so­lo la for­ma­ción es cla­ve sino tam­bién la crea­ción de nue­vas for­mas de tra­ba­jar más co­la­bo­ra­ti­vas y con es­pa­cios y plataformas pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción y ex­pe­rien­cias o ges­tio­nar pro­yec­tos. De­be­mos desa­rro­llar una cul­tu­ra de ex­pe­rien­cia de clien­te así como nue­vas es­tra­te­gias de em­plo

yer bran­ding di­gi­tal. Es ne­ce­sa­rio crear una mar­ca di­gi­tal, una repu­tación di­gi­tal que ayu­de a atraer y re­te­ner em­plea­dos.

5.EL CLIEN­TE, EN EL CEN­TRO. Gra­cias al big da­ta y la ana­lí­ti­ca po­de­mos co­no­cer al clien­te en pro­fun­di­dad, sus gus­tos, pre­fe­ren­cias, cos­tum­bres… Es­ta­ble­cer nue­vas y per­so­na­li­za­das re­la­cio­nes gra­cias al so­cial CRM, ge­ne­rar con­ten­di­dos de su in­te­rés que le den va­lor. Como

ejem­plo Af­fi­nity Pet­ca­re ha des­ple­ga­do un plan de co­mu­ni­ca­ción con con­te­ni­do de va­lor per­so­na­li­za­do con los aman­tes de las mas­co­tas y ha en­con­tra­do nue­vos ca­na­les co­mer­cia­les de co­mer­cio elec­tró­ni­co a ni­vel mun­dial.

A tra­vés de re­des so­cia­les y otras vías de co­mu­ni­ca­ción, la em­pre­sa pue­de lle­gar di­rec­ta­men­te a su con­su­mi­dor y clien­te.

6.TRANS­FOR­MAR EL NE­GO­CIO. Crea­ción o trans­for­ma­ción de nue­vas lí­neas de ne­go­cio. Las nue­vas tec­no­lo­gías, el análisis, la mo­vi­li­dad, las re­des so­cia­les, la compu­tación en la nu­be y el in­ter­net de las co­sas per­mi­te crear nue­vos ca­na­les de venta, nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que di­ver­si­fi­can la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa e in­clu­so pue­den lle­gar a trans­for­mar­la ra­di­cal­men­te. Sin es­ta trans­for­ma­ción mu­chas em­pre­sas po­drían es­tar con­de­na­das a la ex­tin­ción por no ade­cuar­se a un mundo que ya es di­gi­tal. Las editoriales, como el gru­po Sal­vat es­tán desa­rro­llan­do nue­vos mo­de­los de ne­go­cio di­gi­ta­les como la crea­ción de co­mu­ni­da­des de aman­tes de hob­bies o FNAC que ha con­ver­ti­do sus tien­das en es­pa­cios de ex­pe­rien­cias. O la crea­ción de tien­das on­li­ne pa­ra las mar­cas de mo­da, ca­de­nas de ali­men­ta­ción o in­dus­trias. 7.FA­SE DE DES­PLIE­GUE, ANÁLISIS Y OP­TI­MI­ZA­CIÓN DI­GI­TAL. Des­ple­gar sig­ni­fi­ca desa­rro­llar un pro­ce­so con­ti­nuo de me­jo­ra: pla­ni­fi­car, rea­li­zar, me­dir y ac­tuar. Y por en­ci­ma de to­do, en mo­men­tos de pro­fun­dos cam­bios de­be­mos ad­mi­tir los erro­res, sin fa­llos no se apren­de. El apren­di­za­je se con­so­li­da en el pro­ce­so de re­co­no­cer, ad­mi­tir y co­rre­gir los erro­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.