El ne­gro fu­tu­ro de los pro­fe­sio­na­les

La apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to ex­per­to a la re­so­lu­ción de pro­ble­mas re­vo­lu­cio­na sec­to­res como la abo­ga­cía, la sa­lud, la en­se­ñan­za o la ges­tión

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Luis Jiménez

Ri­chard Suss­kind, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, con­sul­tor y ase­sor en nue­vas tec­no­lo­gías del mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia bri­tá­ni­co, se hi­zo fa­mo­so en el sec­tor ju­rí­di­co con va­rios li­bros po­lé­mi­cos, en es­pe­cial The end of law­yers? (Ox­ford Uni­ver­sity Press, 2008), que se­ña­la­ban có­mo las transformaciones en la es­truc­tu­ra y en el mo­do de pres­ta­ción de ser­vi­cios lle­va­ría a que los pro­fe­sio­na­les de la abo­ga­cía em­pe­za­sen a su­frir las re­es­truc­tu­ra­cio­nes que an­tes ha­bían te­ni­do lu­gar en el te­rreno pro­duc­ti­vo. Suss­kind aven­tu­ra­ba que ten­drían que pres­tar más ser­vi­cios a me­nor pre­cio y que “de­be­rían avan­zar des­de un mo­do ar­te­sa­nal de re­so­lu­ción de los pro­ble­mas ha­cia una ma­yor es­tan­da­ri­za­ción y co­mo­di­ti­za­ción de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos”.

Aho­ra aca­ba de pu­bli­car, jun­to con su hi­jo Da­niel, ase­sor del 10 de Dow­ning Street, The fu­tu­re of the pro­fes­sions (OUP), un tex­to en el que rea­li­zan una lec­tu­ra par­ti­cu­lar­men­te pe­si­mis­ta acer­ca de có­mo evo­lu­cio­na­rán los sec­to­res que vi­ven de la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to ex­per­to a la re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Des­de lue­go abo­ga­dos, pe­ro tam­bién los sec­to­res de la sa­lud y de la en­se­ñan­za, ase­so­res fis­ca­les, ar­qui­tec­tos, con­ta­bles o di­rec­ti­vos ex­per­tos en ges­tión, ve­rán ra­di­cal­men­te al­te­ra­dos sus ofi­cios por las transformaciones que es­tán lle­gan­do. ADAP­TA­CIÓN AL CAM­BIO Los Suss­kind no só­lo aven­tu­ran la ne­ce­si­dad de ade­cuar­se a las ten­den­cias de los tiem­pos, sino que pre­vén un cam­bio ra­di­cal a par­tir de la im­plan­ta­ción de sis­te­mas in­for­má­ti­cos, de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, de la pues­ta en co­mún y tra­ta­mien­to en lí­nea de la in­for­ma­ción, al­go pa­ra lo que no se­rán ne­ce­sa­rios ex­per­tos hu­ma­nos.

Los mis­mos pro­fe­sio­na­les es­tán ya uti­li­zan­do es­tos sis­te­mas pa­ra que les ayu­den en sus ta­reas co­ti­dia­nas, sim­pli­fi­cán­do­las y aho­rran­do tiem­po y re­cur­sos, pe­ro es­te em­pleo de nue­vos me­dios se tras­la­da­rá pron­to –y ya ha em­pe­za­do a ha­cer­se– a ma­nos de los usua­rios fi­na­les, lo que lle­va­rá a una sus­tan­cial de­sin­ter­me­dia­ción. Al­re­de­dor de 48 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ron el úl­ti­mo año programas in­for­má­ti­cos en lí­nea pa­ra cal­cu­lar y abo­nar sus im­pues­tos, em­pre­sas como For­bes em­plean es­tos programas pa­ra re­dac­tar no­ti­cias so­bre bol­sa en lu­gar de uti­li­zar a pe­rio­dis­tas, y la mar­ca le­gal más po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos es una pá­gi­na que brin­da ase­so­ra­mien­to y re­dac­ta do­cu­men­tos en lí­nea. Y es só­lo el prin­ci­pio: la pres­ta­ción de ser­vi­cios ac­tual es ca­ra, len­ta y, en opi­nión de Ri­chard, la ma­yo­ría de los ser­vi­cios de ca­li­dad son inase­qui­bles pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción, las pro­fe­sio­nes es­tán an­ti­cua­das, y hay tan­ta opa­ci­dad que los no ex­per­tos ca­re­cen de las ba­ses pre­ci­sas pa­ra sa­ber si la rea­li­za­ción téc­ni­ca es la co­rrec­ta. Da­niel, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en The Guar­dian, se­ña­ló que esas ra­zo­nes de­ben lle­var a los pro­fe­sio­na­les a acep­tar los cam­bios ra­di­ca­les que ven­drán. DE­SA­FÍO Las po­si­bi­li­da­des de cam­bio, apun­tan, son enor­mes. En la sa­lud, no se acu­di­rá a la con­sul­ta del mé­di­co, se ex­pon­drán los sín­to­mas a tra­vés de una web, y las so­lu­cio­nes no las pres­cri­bi­rán hu­ma­nos, sino que exis­ti­rán ba­ses de da­tos que al­ber­ga­rán los diag­nós­ti­cos y los tra­ta­mien­tos más efi­ca­ces ex­traí­dos de la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da, y se­rá la má­qui­na la que dic­te el re­me­dio. Y sin erro­res: se­gún Da­niel, el me­jor ejem­plo es un ro­bot far­ma­céu­ti­co que ope­ra en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en San Francisco, que ha emi­ti­do seis mi­llo­nes de re­ce­tas y só­lo se ha equi­vo­ca­do en una.

Los cam­bios su­pon­drán un de­sa­fío pa­ra sec­to­res acos­tum­bra­dos dé­ca­das atrás a en­ten­der su tí­tu­lo como si­nó­ni­mo de tra­ba­jo de ca­li­dad, es­ta­ble y con un suel­do ade­cua­do. En la me­di­da en que su tra­ba­jo pue­da ser con­ver­ti­do en com­mo­dity, y gran par­te de él lo se­rá, no que­da más op­ción que su sa­li­da del mer­ca­do la­bo­ral, apun­tan los Suss­kind. En­com­pen­sa­ción, exis­ti­rán otros em­pleos que se ve­rán be­ne­fi­cia­dos, como ana­lis­tas de pro­ce­sos, in­ge­nie­ros de sis­te­mas, in­clu­so ar­te­sa­nos, y des­de lue­go pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción.

El avan­ce de la di­gi­ta­li­za­ción y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­cen po­si­ble que mu­chos em­pleos desem­pe­ña­dos por hu­ma­nos no sean ne­ce­sa­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.