En bus­ca del be­ne­fi­cio ban­ca­rio: la im­por­tan­cia de re­du­cir cos­tes

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - JOA­QUÍN MAU­DOS .CA­TE­DRÁ­TI­CO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE VA­LEN­CIA-IVIE-CUNEF

En lo que lle­va­mos de año la ban­ca es­pa­ño­la ha per­di­do el 13% de su va­lor en bol­sa. Y en los úl­ti­mos 12 me­ses la caí­da se acer­ca al 30%. ¿Qué es­tá pa­san­do? Sen­ci­lla­men­te que los in­ver­so­res son cons­cien­tes de los pro­ble­mas a los que se en­fren­ta el ne­go­cio ban­ca­rio en un en­torno de re­du­ci­dos ti­pos de in­te­rés, ele­va­do vo­lu­men de ac­ti­vos im­pro­duc­ti­vos (225.000 mi­llo­nes de eu­ros en prés­ta­mos mo­ro­sos e in­mue­bles en los ba­lan­ces), la pre­sión re­gu­la­to­ria que exi­ge más ca­pi­tal, el exceso de deu­da de la economía (que las­tra la re­cu­pe­ra­ción del ne­go­cio ban­ca­rio), et­cé­te­ra.

La com­bi­na­ción de es­tos fac­to­res pro­du­ce un cóc­tel ex­plo­si­vo en el que la ren­ta­bi­li­dad de los ban­cos es re­du­ci­da e in­fe­rior a la que exi­ge el in­ver­sor. Aho­ra mis­mo, la ren­ta­bi­li­dad so­bre re­cur­sos pro­pios (ROE) del ne­go­cio en Es­pa­ña se si­túa en torno al 5% (aunque au­men­ta has­ta el 9,2% si se in­clu­ye el ne­go­cio en el ex­te­rior) y el cos­te de cap­tar ca­pi­tal (lo que exi­ge el in­ver­sor pa­ra que le com­pen­se por el ries­go que asu­me) es de al­re­de­dor del 9%.

En es­te laberinto en el que se mue­ve la ban­ca es fun­da­men­tal re­du­cir cos­tes pa­ra ga­nar efi­cien­cia. La pro­fun­da re­es­truc­tu­ra­ción e in­ten­so sa­nea­mien­to rea­li­za­dos han si­do muy im­por­tan­tes, pe­ro no bas­ta. Si bien se han ce­rra­do ca­si 15.000 ofi­ci­nas (el 32%) en Es­pa­ña des­de su va­lor má­xi­mo en el 2008 y el em­pleo ha caí­do en 70.000 per­so­nas (un 25%), el cos­te por uni­dad de ac­ti­vo só­lo ha caí­do un 4% por el in­ten­so adel­ga­za­mien­to del ba­lan­ce de los ban­cos. Tam­po­co ha me­jo­ra­do la efi­cien­cia des­de el 2008, ya que la caí­da del mar­gen de ex­plo­ta­ción ha si­do su­pe­rior a la de los gas­tos, por lo que la efi­cien­cia ha em­peo­ra­do ca­si cin­co pun­tos por­cen- tua­les en el ne­go­cio en Es­pa­ña.

Es en es­te di­fí­cil con­tex­to en el que se es­pe­cu­la so­bre la ne­ce­si­dad de una nue­va ron­da de fu­sio­nes como es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir cos­tes, apro­ve­chan­do po­si­bles eco­no­mías de es­ca­la aso­cia­das al ta­ma­ño y el po­ten­cial re­cor­te de cos­tes eli­mi­nan­do ser­vi­cios cen­tra­les y du­pli­ci­da­des en la red de ofi­ci­nas de los ban­cos fu­sio­na­dos. Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, las fu­sio­nes no son la pa­na­cea uni­ver­sal, ni son siem­pre la so­lu­ción de los pro­ble­mas. La ex­pe­rien­cia de al­gu­nas fu­sio­nes re­cien­tes en Es­pa­ña lo po­ne de ma­ni­fies­to.

Lo que es­tá cla­ro es que la ban­ca es­pa­ño­la ne­ce­si­ta ir más allá en el ajus­te de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da y por tan­to en el cie­rre de su­cur­sa­les. Re­cor­de­mos que a pe­sar del ajus­te ya rea­li­za­do, Es­pa­ña si­gue sien­do el se­gun­do país de la eu­ro­zo­na (so­lo por de­trás de Chi­pre) con ma­yor den­si­dad de red, ya que una ofi­ci­na atien­de a só­lo 1.452 ha­bi­tan­tes, cuan­do en la eu­ro­zo­na la me­dia es de 2.111 ha­bi­tan­tes. Te­ne­mos mu­chas ofi­ci­nas y muy pe­que­ñas (só­lo seis em­plea­dos por ofi­ci­na, me­nos de la mi­tad que en la ban­ca de la eu­ro­zo­na), por lo que hay mar­gen de ma­nio­bra pa­ra ali­ge­rar aún más la red.

Con es­tas ci­fras y en es­te pa­no­ra­ma, no es de ex­tra­ñar que al­gu­nos ban­cos apues­ten fuer­te­men­te por la ban­ca di­gi­tal y vean es­tos ca­na­les de pres­ta­ción de ser­vi­cios ban­ca­rios (so­bre to­do in­ter­net) como el com­ple­men­to, y po­co a po­co sus­ti­tu­to, de la ban­ca tra­di­cio­nal ba­sa­da en la ofi­ci­na.

El problema es que aunque el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de usua­rios de la ban­ca di­gi­tal en Es­pa­ña des­de el 2008 du­pli­ca la me­dia eu­ro­pea, los ni­ve­les ac­tua­les son mu­cho más re­du­ci­dos. En con­cre­to, se­gún un es­tu­dio re­cien­te del BBVA Re­search, el por­cen­ta­je de la po­bla­ción que uti­li­za la ban­ca elec­tró­ni­ca en Es­pa­ña es del 39,4%, fren­te al 50% de la UE-15.

Va­rios son los fac­to­res que ex­pli­can la me­nor pe­ne­tra­ción de la ban­ca di­gi­tal en Es­pa­ña: el me­nor ni­vel edu­ca­ti­vo de la po­bla­ción, la me­nor ren­ta per cá­pi­ta, el me­nor por­cen­ta­je de la po­bla­ción que tie­ne or­de­na­dor en su vi­vien­da y tam­bién el me­nor por­cen­ta­je de vi­vien­das sin ac­ce­so a In­ter­net, una po­bla­ción más en­ve­je­ci­da, una ta­sa de pa­ro más ele­va­da...

Si ana­li­za­mos las pers­pec­ti­vas fu­tu­ras en la evo­lu­ción de es­tos fac­to­res ex­pli­ca­ti­vos del uso de la ban­ca elec­tró­ni­ca, me te­mo que tar­da­re­mos unos cuan­tos años en al­can­zar la ta­sa de pe­ne­tra­ción de otros paí­ses más avan­za­dos y, por tan­to, más len­ta se­rá la ve­lo­ci­dad a la que po­drá re­cor­tar­se la red de ofi­ci­nas ban­ca­rias. Por el la­do de la ofer­ta la evi­den­cia que apor­ta el ci­ta­do es­tu­dio mues­tra que el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co y la apues­ta de los ban­cos por la di­gi­ta­li­za­ción han si­do claves pa­ra ex­pli­car el cre­ci­mien­to de la ta­sa de pe­ne­tra­ción de la ban­ca di­gi­tal en los úl­ti­mos años en Es­pa­ña, ya que la pro­ba­bi­li­dad de uti­li­zar es­te ti­po de ban­ca ha au­men­ta­do más de 12 pun­tos des­de el 2008 in­clu­so aunque los de­ter­mi­nan­tes por el la­do de la de­man­da (edad, ni­vel de es­tu­dios, si­tua­ción la­bo­ral, dis­po­ni­bi­li­dad de or­de­na­dor en la vi­vien­da, ac­ce­so a in­ter­net...) no hu­bie­ran va­ria­do.

Con es­ta evi­den­cia, es ne­ce­sa­rio un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y un ma­yor es­fuer­zo en ma­te­ria edu­ca­ti­va, jun­to con una re­duc­ción de la bre­cha di­gi­tal que se­pa­ra a Es­pa­ña de otros paí­ses pa­ra con­se­guir una ma­yor pe­ne­tra­ción de la ban­ca elec­tró­ni­ca. Con­for­me au­men­te la pro­pen­sión a uti­li­zar la ban­ca on­li­ne se irán ce­rran­do ofi­ci­nas.

Es­pa­ña si­gue sien­do el se­gun­do país de la zo­na eu­ro con ma­yor den­si­dad de red: 1.452 ha­bi­tan­tes por ofi­ci­na cuan­do la me­dia es de 2.111” El por­cen­ta­je de la po­bla­ción que uti­li­za la ban­ca elec­tró­ni­ca en Es­pa­ña es del 39,4%, fren­te al 50% de la Unión Eu­ro­pea de los 15”

AR­CHI­VO

La ban­ca es­pa­ño­la ne­ce­si­ta apos­tar más a fon­do por los ser­vi­cios de in­ter­net y los que no pre­ci­sen in­ter­ven­ción di­rec­ta de per­so­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.