El re­na­ci­mien­to de Sri Lan­ka

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - TRA­DU­CI­DO DEL IN­GLÉS POR RO­CÍO L. BA­RRIEN­TOS WWW.PRO­JECT-SYN­DI­CA­TE.ORG JO­SEPH E. STI­GLITZ PRE­MIO NO­BEL DE ECONOMÍA Y PRO­FE­SOR EN LA UNI­VER­SI­DAD DE CO­LUM­BIA

Sri Lan­ka ha si­do me­re­ci­da­men­te elo­gia­da por los avan­ces que lo­gró des­de el fin de la gue­rra con­tra el gru­po se­pa­ra­tis­ta de­no­mi­na­do los Ti­gres Ta­mi­les en el año 2009. La economía ha cre­ci­do a una ta­sa pro­me­dio anual de 6,7% y las es­ta­dís­ti­cas de edu­ca­ción y sa­lud son im­pre­sio­nan­tes.

Todos los paí­ses en desa­rro­llo se en­fren­tan a in­nu­me­ra­bles desafíos, pe­ro es­to es es­pe­cial­men­te cier­to en el ca­so de un país que ha su­fri­do una in­ten­sa gue­rra ci­vil du­ran­te 30 años. El go­bierno ten­drá que es­ta­ble­cer prio­ri­da­des; pe­ro, el éxi­to re­que­ri­rá de un abor­da­je in­te­gral.

Ge­ne­ral­men­te de ma­ne­ra sub­ya­cen­te a las gue­rras, ta­les como la lu­cha con­tra los Ti­gres Ta­mi­les, se en­cuen­tran que­jas so­cia­les y eco­nó­mi­cas, como ser una dis­cri­mi­na­ción real o per­ci­bi­da, y el fra­ca­so del go­bierno en cuan­to a abor­dar ade­cua­da­men­te las dis­pa­ri­da­des de ri­que­za e in­gre­sos. Por lo tan­to, en Sri Lan­ka se ne­ce­si­ta más que jus­ti­cia tran­si­cio­nal (o, pa­ra men­cio­nar otro ejem­plo, en Co­lom­bia, país don­de la paz con­la gue­rri­lla de­las FARC pa­re­ce ser ca­da vez más pro­ba­ble). Lo que se re­quie­re es la ple­na in­te­gra­ción de los ta­mi­les, la mi­no­ría amar­ga­da de Sri Lan­ka, den­tro de la vi­da eco­nó­mi­ca del país.

Los mer­ca­dos por sí so­los no van a re­sol­ver es­te problema. Sri Lan­ka ne­ce­si­ta­rá programas equi­li­bra­dos de ac­ción afir­ma­ti­va que atien­dan las di­ver­sas di­men­sio­nes de la dis­pa­ri­dad eco­nó­mi­ca y que es­tén en sin­to­nía con las de­sigual­da­des den­tro de la pro­pia po­bla­ción ta­mil. No ha­rá nin­gún bien otor­gar ven­ta­jas a la gran can­ti­dad de ta­mi­les ri­cos de Sri Lan­ka, de­jan­do con­se­cuen­te­men­te mu­cho más re­le­ga­dos a los ta­mi­les po­bres y de cas­tas in­fe­rio­res.

La in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca de la re­gión nor­te­ña Ta­mil re­que­ri­rá de una fuer­te in­ver­sión pú­bli­ca en in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción, tec­no­lo­gía y mu­cho más. De he­cho, se ne­ce­si­ta es­te ti­po de in­ver­sión a lo lar­go de to­do el país. Y, sin em­bar­go, los in­gre­sos fis­ca­les como por­cen­ta­je del PIB lle­gan a só­lo un 11,6%, apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del ni­vel en que se en­cuen­tran en Bra­sil.

Al igual que mu­chos otros paí­ses en desa­rro­llo, du­ran­te los úl­ti­mos años Sri Lan­ka sim­ple­men­te dis­fru­tó de los fru­tos de los al­tos pre­cios de las ma­te­rias pri­mas (el té y el cau­cho dan­cuen­ta del 22% de las ex­por­ta­cio­nes). Sri Lan­ka de­be­ría ha­ber uti­li­za­do el au­ge de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas pa­ra di­ver­si­fi­car su ba­se de ex­por­ta­ción; el an­te­rior go­bierno de Mahin­da Ra­ja­pak­sa no lo hi­zo. Si se con­si­de­ra que los pre­cios de las ex­por­ta­cio­nes se di­ri­gen ha­cia la ba­ja, y el tu­ris­mo pro­ba­ble­men­te su­fra a con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, se cier­ne so­bre es­te país una cri­sis de la ba­lan­za de pa­gos.

Al­gu­nos su­gie­ren queS­ri Lan­ka

La economía del país ha cre­ci­do a una ta­sa pro­me­dio anual de 6,7% y las es­ta­dís­ti­cas de edu­ca­ción y sa­lud son im­pre­sio­nan­tes”

pi­da ayu­da al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), pro­me­tien­do apre­tar­se el cin­tu­rón. Es­to se­ría tre­men­da­men­te im­po­pu­lar. De­ma­sia­dos paí­ses han per­di­do su so­be­ra­nía eco­nó­mi­ca a con­se­cuen­cia de los programas del FMI. Ade­más, se pue­de afir­mar, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, que el FMI­no­va a in­di­car a las au­to­ri­da­des de Sri Lan­ka que es­tán gas­tan­do mu­cho, sino que les dirá que es­tán im­po­nien­do ni­ve­les muy ba­jos de im­pues­tos.

Afor­tu­na­da­men­te, hay mu­chos im­pues­tos que las au­to­ri­da­des pue­den im­po­ner que au­men­ta­rían la efi­cien­cia, el cre­ci­mien­to y la equi­dad. Sri Lan­ka tie­ne abun­dan­te sol y vien­to; un im­pues­to al car­bono re­cau­da­ría in­gre­sos con­si­de­ra­bles, au­men­ta­ría la de­man­da agre­ga­da, des­pla­za­ría al país ha­cia una economía ver­de y me­jo­ra­ría la ba­lan­za de pa­gos. Un im­pues­to pro­gre­si­vo a la pro­pie­dad alen­ta­ría que más re­cur­sos se di­ri­jan ha­cia in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas, mien­tras que si­mul­tá­nea­men­te se re­du­ci­ría la de­sigual­dad y, nue­va­men­te, es­to au­men­ta­ría sus­tan­cial­men­te los in­gre­sos. Un im­pues­to so­bre los bie­nes de lu­jo, la ma­yo­ría de los cua­les son im­por­ta­dos, iría a fa­vor del lo­gro de ob­je­ti­vos si­mi­la­res.

Al­gu­nos en el país, ha­cien­do re­fe­ren­cia a in­su­fi­cien­tes en­tra­das de flu­jos de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (a pe­sar de la no­ta­ble me­jo­ra en el cli­ma de ne­go­cios), abo­gan a fa­vor de im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos más ba­jos. Sin em­bar­go, ta­les con­ce­sio­nes tri­bu­ta­rias son re­la­ti­va­men­te in­efi­ca­ces en cuan­to a atraer el ti­po de in­ver­sión a lar­go pla­zo que ne­ce­si­ta Sri Lan-

Pue­de con­ver­tir­se en un cen­tro fi­nan­cie­ro y un re­fu­gio se­gu­ro pa­ra la in­ver­sión en una zo­na geo­po­lí­ti­ca­men­te tur­bu­len­ta del mundo”

ka; en­ton­ces, aco­ger di­chas con­ce­sio­nes des­tri­pa­ría in­ne­ce­sa­ria­men­te la ba­se im­po­ni­ble que ya, pa­ra em­pe­zar, es dé­bil.

Del mis­mo mo­do, las aso­cia­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das, otra es­tra­te­gia que se pro­po­ne con fre­cuen­cia, pue­den no ser tan be­ne­fi­cio­sas como se pre­go­na que son. Es­tas aso­cia­cio­nes ge­ne­ral­men­te im­pli­can que el go­bierno asu­ma el ries­go, mien­tras que el sec­tor pri­va­do asu­ma las ga­nan­cias. Tí­pi­ca­men­te, el cos­to im­plí­ci­to del ca­pi­tal ob­te­ni­do de es­te mo­do es muy al­to. Y, si bien el sec­tor pri­va­do pue­de in­cum­plir (a tra­vés de la quie­bra) con sus obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les, y a me­nu­do sí lo ha­ce –o tam­bién pue­de for­zar a que se lle­ve a ca­bo una re­ne­go­cia­ción ba­jo la ame­na­za de in­cum­plir– el go­bierno no pue­de in­cum­plir con las an­te­di­chas obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les, so­bre to­do cuan­do se cons­ti­tu­ye un acuer­do in­ter­na­cio­nal de in­ver­sión.

Las es­tra­te­gias de desa­rro­llo del si­glo XXI tie­nen que ser di­fe­ren­tes. De­ben ba­sar­se en el apren­di­za­je –apren­der a pro­du­cir, apren­der a ex­por­tar, y apren­der a apren­der–. Se pue­de sal­tar eta­pas: en el ca­so de Sri Lan­ka, los be­ne­fi­cios (apar­te de em­pleo di­rec­to) que se pue­den ob­te­ner a par­tir de cier­tas eta­pas de fa­bri­ca­ción de ba­ja cua­li­fi­ca­ción pue­den ser li­mi­ta­dos, como por ejem­plo en el sec­tor de la con­fec­ción de pren­das de ves­tir. Te­nien­do en cuen­ta los ni­ve­les de edu­ca­ción en el país, Sri Lan­ka pue­de te­ner la ca­pa­ci­dad de des­pla­zar­se di­rec­ta­men­te a sec­to­res tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­dos, como la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca de al­ta pro­duc­ti­vi­dad y el tu­ris­mo de un ni­vel más al­to.

Sin em­bar­go, en ca­so de que Sri Lan­ka va­ya tras es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, el país ne­ce­si­ta­rá ga­ran­ti­zar bue­nas po­lí­ti­cas am­bien­ta­les pa­ra to­da la is­la. Eso re­que­ri­rá de una só­li­da pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na. Sri Lan­ka, hoy en día, tie­ne la suer­te de te­ner un ba­jo ni­vel de ur­ba­ni­za­ción; pe­ro, es­to es pro­ba­ble que cam­bie en las pró­xi­mas dos dé­ca­das. Es­to le da a es­te país la opor­tu­ni­dad de crear ciu­da­des mo­de­lo, ba­sa­das en la ade­cua­da pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos y un ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co con­sis­ten­te y que es­té en sin­to­nía con los cos­tos del car­bono y el cam­bio cli­má­ti­co.

Sri Lan­ka, el her­mo­so país que es­tá muy bien si­tua­do en el Océano Ín­di­co, es­tá en con­di­cio­nes de con­ver­tir­se en un cen­tro eco­nó­mi­co pa­ra to­da la re­gión –un cen­tro fi­nan­cie­ro y un re­fu­gio se­gu­ro pa­ra la in­ver­sión en una zo­na geo­po­lí­ti­ca­men­te tur­bu­len­ta del mundo–. Sin em­bar­go, es­to no va a su­ce­der si se de­pen­de de ma­ne­ra ex­ce­si­va de los mer­ca­dos o se in­vier­te in­su­fi­cien­te­men­te en bie­nes pú­bli­cos. Afor­tu­na­da­men­te, con la paz y el sur­gi­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­ti­vas, Sri Lan­ka tie­ne hoy en día la me­jor opor­tu­ni­dad en to­da su his­to­ria pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas.

LAKRUWAN WANNIARACHCHI / AFP

Tras años en gue­rra, Sri Lan­ka tie­ne hoy la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra su­pe­rar sus desafíos eco­nó­mi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.