In­ver­tir en una bol­sa vo­lá­til

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO DE LA UNIVERSITAT RAMON LLULL Y EX­DE­CANO DE ESA­DE

Di­jo Or­te­ga y Gas set que nos da­mos­la mano por­que en un tiem­po sir­vió pa­ra es­tar se­gu­ros de que el otro no lle­va­ba un pu­ñal. En la reunión de Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez és­te ten­dió la ma­no­pe­ro Ra­joy no se la dio. En la bol­sa su­ce­de al­go pa­re­ci­do. Lo im­por­tan­te son los ges­tos y los sen­ti­mien­tos; pue­de su­frir un sen­ti­mien­to de an­gus­tia, como su­ce­dió en el peor mes de enero que he­mos vi­vi­do, cuan­do nos pre­ci­pi­tá­ba­mos des­de una pér­di­da a otra, y tam­bién en al­gu­nas jor­na­das de es­te mes, lo que se tra­du­jo en com­por­ta­mien­tos pro­pios de las si­tua­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre. En las peo­res se­sio­nes, cuan­do las pan­ta­llas de Ibex 35 eran como pe­lí­cu­las en rojo, des­pués de abrir a me­dia tar­de Wall Street el pa­pel inun­da­ba el mer­ca­do y en me­nos de cua­tro mi­nu­tos se con­tra­ta­ba más­del 55% de la se­sión. El pa­pel ga­na­ba en tiem­po de des­cuen­to y ya no ha­bía ma­ne­ra de reac­cio­nar y el BCE, co­moel me­jor ár­bi­tro, cum­plía es­tric­ta­men­te su pa­pel, pues no pue­de in­ter­ve­nir en el mer­ca­do de ne­go­cia­ción. Otra co­sa es lo que hi­zo la Fed de Es­ta­dos Uni­dos, pues sim­bó­li­ca­men­te “sem­bró­dó­la­res des­de un­he­li­cóp­te­ro” y con­si­guió que las ac­cio­nes en bol­sa mul­ti­pli­ca­ran su va­lor.

¿Qué ha­cer con una bol­sa ala ba­ja? Pre­gun­tar­se qué ac­cio­nes es más pro­ba­ble que suban en un pla­zo ra­zo­na­ble, y si desea co­rrer más ries­go, lle­var la con­tra­ria al mer­ca­do. En Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do la Gran Cri­sis era más agu­da, Wa­rren Buf­fet de­ci­dió que si los ban­cos de in­ver­sión que­bra­ban uno de­trás de otro (el úl­ti­mo en el 2008) y el PIB ba­ja­ba de­bía lle­var la con­tra­ria. Una lo­cu­ra, di­je­ron todos: com­pró a buen pre­cio un im­por­tan­te pa­que­te de ac­cio­nes pre­fe­ren­tes del ban­co de in­ver­sio­nes Goldman Sachsy una de­las com­pa­ñías de fe­rro­ca­rril es más en­deu­da­das, la BNSF, con 51.000 ki­ló­me­tros de vías, que trans­por­ta­ba car­ga ge­ne­ral y car­bón pa­ra al­gu­nas tér­mi­cas de Wa­rren y su­mi­nis­tra­ba a los bu­ques que ex­por­ta­ban el mi­ne­ral pa­ra las cen­tra­les tér­mi­cas de Asia.

No pu­do ha­cer me­jor ne­go­cio, pues las dos com­pa­ñías com­pra­das que co­ti­za­ban en bol­sa se re­va- lo­ri­za­ron. La úl­ti­ma dé­ca­da fue la me­jor pa­ra el trans­por­te de ma­te­rias pri­mas, in­clu­yen­do el pe­tró­leo del frac­king, has­ta el úl­ti­mo tri­mes­tre del pa­sa­do año. Wa­rren Buf­fet di­jo: “Las dos com­pras no tie­nen na­da en co­mún, ex­cep­to que es im­po­si­ble ima­gi­nar Amé­ri­ca sin ellas”. Era una apues­ta ga­na­do­ra, por­que se ba­sa­ba en lo que es im­pres­cin­di­ble pa­ra el mer­ca­do. Ca­ta­lun­ya po­dría pri­va­ti­zar Adif y en­ton­ces qui­zás se pro­du­ci­ría el mis­mo fe­nó­meno de Ho­lan­da y Sui­za, don­de mu­chos pa­sa­je­ros po­nen su re­loj en ho­ra cuan­do lle­ga el tren en el mi­nu­to exac­to a las es­ta­cio­nes de­las dis­tin­tas lí­neas de cer­ca­nías.

En fe­bre­ro las bol­sas del mundo han su­fri­do una fuer­te cri­sis ban­ca­ria. El ín­di­ce del mie­do ( fear gau

ge) lle­gó a 26,5, que se con­si­de­ra “zo­na de es­trés” o de pá­ni­co. Las co­ti­za­cio­nes de Stan­dard & Poor’s de Nue­va York tie­nen un ín­di­ce pa­ra el sec­tor ban­ca­rio y en lo que va del año per­día un 19%; el de Eu­ro­pa 24%. Los gran­des ban­cos, es­pe­cial­men­te los de in­ver­sio­nes, qui­sie­ron de­mos­trar que to­do eso no iba con ellos. Los ban­cos es­pa­ño­les y los del con­jun­to de Eu­ro­pa es­tán me­jor ca­pi­ta­li­za­dos, es de­cir, tie­nen más re­cur­sos pro­pios pa­ra ha­cer fren­te a los ries­gos de los mer­ca­dos. La me­dia de ca­pi­tal fun­da­men­tal ha pa­sa­do del 9% en el 2009 al 12,5% en el 2015, pe­ro la an­gus­tia hi­zo pre­sa de­los acree­do­res. Los gran­des in­ver­so­res qui­sie­ron po­ner a sal­vo lo que ha­bían pres­ta­do al gi­gan­te Deuts­che Bank (DB), y com­pra­ron una es­pe­cie de se­gu­ro por im­pa­go (los CDS) en Lon­dres. Ya me­di­da que au­men­ta-

De­be­mos te­ner en cuen­ta que estamos an­te una so­bre­rreac­ción por los ries­gos de la deu­da de al­gu­nos gran­des ban­cos de in­ver­sio­nes” En los pró­xi­mos me­ses no se­ría des­acon­se­ja­ble com­prar las ac­cio­nes de los sec­to­res me­nos sen­si­bles al ci­clo, y me­jor las que son an­ti­cí­cli­cas”

ban las com­pras las pri­mas de ries­go se dis­pa­ra­ron. El pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de DB sus­pen­dió el pa­go de di­vi­den­dos y di­jo que el ban­co “era ab­so­lu­ta­men­te só­li­do como una­ro­ca”, y el mi­nis­tro de­fi­nan­zas Wolf­gang Schäub le de­cla­ró que no se sen­tía preo­cu­pa­do. DB aña­dió que re­com­pra­ría sus bo­nos por 5.400 mi­llo­nes de eu­ros, que eran la cau­sa de to­das las preo­cu­pa­cio­nes.

A uno y otro la­do del Atlán­ti­co se su­ce­die­ron los ges­tos pa­ra de­mos­trar la for­ta­le­za de sus en­ti­da­des. El pre­si­den­te de JP Mor­gan com­pró 500.000 ac­cio­nes del ban­co por 26 mi­llo­nes de dó­la­res, por en­ci­ma de su suel­do del 2015. Se­gún el Fi­nan­cial Ti­mes, Ana Bo­tín com­pró ac­cio­nes del ban­co por 1,15 mi­llo­nes de eu­ros, y por im­por­tes in­fe­rio­res lo mis­mo hi­cie­ron el con­se­je­ro de­le­ga­do, An­to­nio Ál­va­rez, y cin­co miem­bros del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción.

Se­gún in­for­mó es­te mis­mo suplemento el 14 de fe­bre­ro, nin­guno de los 20 ma­yo­res fon­dos tu­vie­ron ga­nan­cias en enero. Es di­fí­cil ha­cer­lo cuan­do los ti­pos ne­ga­ti­vos con­ta­gian la deu­da cor­po­ra­ti­va y las ac­cio­nes son pe­na­li­za­das por la ele­va­da vo­la­ti­li­dad. No pue­den com­prar al “es­ti­lo Wa­rren Buf­fet”, pe­ro de­be­mos te­ner en cuen­ta que estamos an­te una so­bre­rreac­ción por los ries­gos de la deu­da de al­gu­nos gran­des ban­cos de in­ver­sio­nes ame­ri­ca­nos y europeos. Con­vie­ne aho­ra eva­luar las ac­cio­nes por el co­cien­te del pre­cio es­pe­ra­do por el va­lor en li­bros. Los re­sul­ta­dos del 2015 han si­do en ge­ne­ral bue­nos y las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el 2016 no han em­peo­ra­do. En los pró­xi­mos me­ses no se­ría des­acon­se­ja­ble com­prar­la s ac­cio­nes de­los sec­to­res me­nos sen­si­ble sal ci­clo, y me­jor las que son an­ti cí­cli­cas. Pa­ra los que to­da­vía creen en la elas­ti­ci­dad pre­cio so­bre el ín­di­ce, el coe­fi­cien­te be­ta, só­lo las ac­cio­nes de las com­pa­ñías de oro tie­nen be­tas ne­ga­ti­vas, pues en si­tua­cio­nes de cri­sis el oro es el re­fu­gio cuan­do­to­dos los ín­di­ces es­tán a la ba­ja, aunque no es­tá exen­to de fluc­tua­cio­nes y sor­pre­sas. No es ne­ce­sa­rio in­sis­tir que en bol­sa el mo­men­to de en­trar es ab­so­lu­ta­men­te de­ci­si­vo.

MARK LENNIHAN/AP

El ‘ín­di­ce del mie­do’ lle­gó a ni­ve­les muy al­tos en Wall Street

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.