Bar­ce­lo­na: de­re­chos y opor­tu­ni­da­des

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - EN­RIC LLARCH

La Bar­ce­lo­na de los de­re­chos y las

opor­tu­ni­da­des. Es­te es el tí­tu­lo de la pro­pues­ta del Plan de Ac­tua­ción Mu­ni­ci­pal (PAM) 20162019 pre­sen­ta­da por el ac­tual go­bierno mu­ni­ci­pal. Es di­fí­cil es­tar en desacuer­do, pe­ro el problema es con­ver­tir­lo en el úni­co eje del dis­cur­so de la ciu­dad, lo cual no só­lo es re­duc­cio­nis­ta, sino in­efi­cien­te.

La orien­ta­ción ge­ne­ral de la pro­pues­ta del PAM nos lle­va a una ar­ca­dia fe­liz, una es­pe­cie de jau­ja don­de sus ciu­da­da­nos dis­po­nen de to­do aque­llo que ne­ce­si­tan como si ca­ye­ra del cie­lo. Una orien­ta­ción ge­ne­ral que en nin­gún mo­men­to ha­ce pa­ten­te la ne­ce­si­dad de es­fuer­zo per­so­nal y co­lec­ti­vo por ge­ne­rar ri­que­za y bie­nes­tar. Como mu­cho, hay cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción –am­bien­tal, po­re­jem­plo– pe­roel res­to son de­re­chos –car­tas de ser­vi­cios– sin nin­gu­na de­man­da a los ciu­da­da­nos a cam­bio.

El do­cu­men­to pre­ten­de im­po­ner un re­la­to que si­túe la dis­cu­sión en si hay que pro­me­ter más o me­nos pres­ta­cio­nes a los ciu­da­da­nos, más o me­nos vías de par­ti­ci­pa­ción de los que es­tán más mo­vi­li­za­dos o tie­nen más­tiem­po pa­ra de­di­car­se a es­tos te­mas. Pe­ro ha­ce fal­ta cam­biar la orien­ta­ción del dis­cur­so y pres­tar aten­ción a ver có­mo se ge­ne­ra­rán los re­cur­sos por­que con la pre­sión de la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal de ciu­da­des y te­rri­to­rios, si no exis­te una me­jo­ra con­ti­nua de la com­pe­ti­ti­vi­dad, no se pue­den man­te­ner los re­cur­sos ge­ne­ra­dos.

Sin en­trar en los plan­tea­mien­tos sec­to­ria­les y en la cal­cu­la­da fal­ta de con­cre­ción de los ám­bi­tos más con­flic­ti­vos, hay que re­mar­car que la fis­ca­li­dad, el prin­ci­pal ins­tru­men­to de ac­tua­ción mu­ni­ci­pal más allá de las po­lí­ti­cas de gas­to, es la gran au­sen­te del do­cu­men­to. Qui­zás por­que su­bir o po­ner nue­vos im­pues­tos es­tá mal vis­to y re­ba­jar­los es anate­ma por las iz­quier­das. Aunque la fis­ca­li­dad mu­ni­ci­pal ten­ga una in­ci­den­cia re­la­ti­va so­bre la pre­sión fis­cal glo­bal que so­por­tan los ciu­da­da­nos, la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar­la pa­ra in­cen­ti­var o pe­na­li­zar ac­ti­vi­da­des, usos o com­por­ta­mien­tos –te­rra­zas, vehícu­los, co­mer­cios de lu­jo...– es muy re­le­van­te y en nin­gún mo­men­to el do­cu­men­to ha­ce un plan­tea­mien­to mí­ni­ma­men­te glo­bal e in­te­gral del te­ma, más allá de re­fe­ren­cias ge­né­ri­cas al IBI o a sub­ven­cio­nes pa­ra la reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca de las vi­vien­das.

Tra­di­cio­nal­men­te, el ins­tru­men­to y al mis­mo tiem­po el ac­ti­vo prin­ci­pal de los ayun­ta­mien­tos ha si­do la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca y el te­rri­to­rio. Y cuan­do ba­sas tu ac­tua­ción enes­ta es muy­di­fí­cil no­caer en di­ná­mi­cas es­pe­cu­la­ti­vas, aunque el mis­mo sec­tor pú­bli­co pue­da apro­ve­char una par­te, siem­pre me­nor, sea en es­pe­cie –par­ce­las de sue­lo pú­bli­co, crea­ción de nue­va ur­ba­ni­za­ción– o en li­cen­cias e im­pues­tos so­bre los in­mue­bles.

Su­pe­rar las di­ná­mi­cas es­pe­cu­la­ti­vas y la ac­ti­tud de los in­ver­so­res y los ope­ra­do­res que se sir­ven de la ciu­dad y cap­tan ren­ta pú­bli­ca, pe­ro no­se preo­cu­pan de ser­vir­la, re­quie­re op­cio­nes más in­te­li­gen­tes que po­ner el acen­to só­lo en quien re­par­te y en una di­ná­mi­ca que con­du­ce más al clien­te­lis­mo y a la apa­tía so­cial que a nin­gu­na otra co­sa.

El prin­ci­pal fac­tor res­pon­sa­ble del au­men­to de las de­sigual­da­des ha si­do el pa­ro y la cre­cien­te pre­ca­rie­dad la­bo­ral. La ca­pa­ci­dad de un ayun­ta­mien­to de lu­char con­tra eso es li­mi­ta­da. Sin em­bar­go, es evi­den­te que una ciu­dad go­ber­na­da por una ad­mi­nis­tra­ción que ha­ce de la in­no­va­ción un eje cen­tral de su ac­ti­vi­dad, sen­si­ble a la ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios nue­vos que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de nue­vas ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les y sin pro­ce­sos es­pe­cu­la­ti­vos que ex­pul­sen a los jó­ve­nes y a aque­llos ope­ra­do­res que tra­ba­jan con ren­ta­bi­li­da­des con­ven­cio­na­les, es una ciu­dad con más ca­pa­ci­dad de pro­gre­sar.

Una ciu­dad que pro mue­va la economía ver­de como fac­tor de com­pe­ti­ti­vi­dad y que ofrez­ca una bue­na ca­li­dad de vi­da, em­pe­zan­do por la ca­li­dad del ai­re y la con­ges­tión, con un sa­la­rio mí­ni­mo que es­ti­mu­le una com­pe­ti­ti­vi­dad de­las em­pre­sas que no se ba­se en la mano de obra ba­ra­ta, es tam­bién una ciu­dad que afron­ta­rá en me­jo­res con­di­cio­nes la cri­sis y re­sis­ti­rá de­for­ma má­se­fi­caz la com­pe­ten­cia de otras ciu­da­des y te­rri­to­rios. Y todos los ejem­plos que aca­ba­mos de enu­me­rar de­pen­den, en gran me­di­da, de las de­ci­sio­nes del go­bierno mu­ni­ci­pal.

Si ade­más, a raíz de to­das es­tas me­di­das es una ciu­dad con po­ca con­flic­ti­vi­dad so­cial por­que to­do el mundo tie­ne ga­ran­ti­za­do unos mí­ni­mos vi­ta­les dig­nos y don­de no se es­tro­pea el ta­len­to po­ten­cial por­que la ad­mi­nis­tra­ción ga­ran­ti­za una igual­dad de opor­tu­ni­da­des que ha­ce po­si­ble el fun­cio­na­mien­to del as­cen­sor so­cial, ha­bre­mos com­ple­ta­do el círcu­lo vir­tuo­so. Pe­ro es­te círcu­lo só­lo fun­cio­na con to­das las pie­zas y no po­de­mos ob­se­sio­nar­nos só­lo con unas y ol­vi­dar el res­to. I es­to es, en re­su­men, lo que pro­pug­na la ac­tual re­dac­ción del PAM­deBar­ce­lo­na pa­ra el 2016-2019.

JOR­DI PLAY / AR­CHI­VO

la fis­ca­li­dad es el prin­ci­pal ins­tru­men­to de ac­tua­ción mu­ni­ci­pal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.