El mie­do real y el que se fa­bri­ca de ca­ra al re­fe­rén­dum

La cam­pa­ña pa­ra di­sua­dir a los bri­tá­ni­cos de vo­tar a fa­vor de la sa­li­da de la UE ad­vier­te del im­pac­to ca­tas­tró­fi­co que pue­de te­ner pa­ra su economía

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ANDY RO­BIN­SON LON­DRES

Em­pie­za la cam­pa­ña del mie­do es­cé­ni­co. Si los bri­tá­ni­cos op­tan por el Bre­xit, la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, el re­sul­ta­do se­rá la Ba­ta­lla deWa­ter­loo, só­lo que es­ta vez per­de­rán los bri­tá­ni­cos. Las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras se des­plo­ma­rán. El co­mer­cio tam­bién. Tres mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo se per­de­rán. Los ban­cos de la City ha­rán sus ma­le­tas y se irán a Frank­furt. La sol­ven­cia del Reino Uni­do –cu­ya deu­da as­cien­de a ca­si el 100% del PIB– se pon­drá en en­tre­di­cho. “Nos ve­ría­mos obli­ga­dos a ba­jar la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia”, ad­vir­tió Stan­dard & Poors si­guien­do a Moody’s .

Has­ta eco­no­mis­tas par­ti­da­rios de la UE em­pie­zan a de­nun­ciar las men­ti­ras de la cam­pa­ña a fa­vor de se­guir en la UE. “Han usa­do nues­tro pro­pio análisis pa­ra ae­xa­ge­ra­re­lim pac­to ne­ga­ti­vo del Bre­xit”, di­ce Jo­nat­han Por­tes, el ex eco­no­mis­ta je­fe del ga­bi­ne­te la­bo­ris­ta de Gor­don Brown, ex di­rec­tor del think tank NIESR en Lon­dres. “Cal­cu­la­mos ha­ce años que hay tres mi­llo­nes de em­pleos bri­tá­ni­cos vin­cu­la­dos al co­mer­cio con la UE. Pe­ro eso no quie­re de­cir que si sa­lié­ra­mos es­te em­pleo des­apa­re­ce­ría; eso es una ton­te­ría; se­gui­ría­mos co­mer­cian­do”, aña­dió.

En ca­so de un vo­to en con­tra de la UE en el re­fe­rén­dum de ju­nio, ha­bría un pe­rio­do de dos años pa­ra ne­go­ciar una nue­va re­la­ción que se­gu­ra­men­te in­clui­ría un acuer­do co­mer­cial de in­te­rés por am­bas par­tes ya que el Reino Uni­do es el prin­ci­pal mer­ca­do pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de la zo­na eu­ro –más que Es­ta­dos Uni­dos o Chi­na– y vi­ce­ver­sa.

En cuan­to a la City de Lon­dres, el enor­me cen­tro fi­nan­cie­ro que apor­ta el 10% del PIB bri­tá­ni­co, hay más mo­ti­vos pa­ra pen­sar que el Bre­xit ten­dría un im­pac­to im­por­tan­te. Jai­me Di­mon, el mul­ti­mi­llo­na­rio con­se­je­ro de­le­ga­do de JP Mor­gan, ha ad­ver­ti­do que es­te ban­co de in­ver­sio­nes es­ta­dou­ni­den­ses aban­do­na­ría el país si el Reino Uni­do sa­lie­ra de la UE.

Los ges­to­res de hed­ge funds de la City que sue­ñan con li­brar­se de la re­gu­la­ción eu­ro­pea (y de los lí­mi­tes so­bre sus mul­ti­mi­llo­na­rias re­mu­ne­ra­cio­nes) dis­cre­pan. Es­tos re­bel­des con As­ton Mar­tin coin­ci­den con eco­no­mis­tas li­ber­ta­rios como Pa­trick Min­ford, ex ase­sor de Mar­ga­re­tThatc her, en que la des­re­gu­la­ción de la economía que re­sul­ta­ría tras el Bre­xit per­mi­ti­ría que el Reino Uni­do fue­se una suer­te de Sin­ga­pur en el ca­nal de la Man­cha con cre­ci­mien­to ace­le­ra­do. “Eso es pu­ra fan­ta­sía”, di­ce Por­tes.

Aho­ra bien, lo cier­to es que la cam­pa­ña pro Bre­xit es una alianza de ex­cén­tri­cos. Bo­ris John­son, el al­cal­de lon­di­nen­se, se ha su­ma­do por­que la ex­cen­tri­ci­dad es su prin­ci­pal ac­ti­vo po­lí­ti­co. En con­tras­te, los in­te­gran­tes del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, em­pre­sa­rial yfi­nan­cie­ro son­to­dos par­ti­da­rios de que­dar­se den­tro. Ni tan si­quie­ra el par­ti­do la­bo­ris­ta de Je­remy Corbyn ni los sin­di­ca­tos se atre­ven a rom­per fi­las. Y ahí es­tá pre­ci­sa­men­te el problema. Por­que en el Reino Uni­do, al igual que en otros paí­ses, el es­ta­blish­ment ya no es ni una som­bra de lo que era.

Ha­ce cua­tro dé­ca­das, cuan­do el Reino Uni­do con­vo­có un re­fe­rén­dum so­bre la en­ton­ces Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea( mu­chos bri­tá­ni­cos aún usan el tér­mino EEC cuan­do quie­ren re­fe­rir­se a la UE), los pe­ces gor­dos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­ria­les y ban­ca­rios eran res­pe­ta­dos lí­de­res de la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro, des­de la cri- sis del 2008, no es así. “La gen­te aho­ra es­tá mu­cho me­nos dis­pues­ta a fiar­se de las gran­des em­pre­sas y de la City”, se­ña­la un eco­no­mis­ta que apo­ya la cam­pa­ña a fa­vor de la UE. Una carta de 200 lí­de­res em­pre­sa­ria­les y ban­ca­rios a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la UE que Ca­me­ron ha coor­di­na­do “no ha si­do muy bue­na idea; la gen­te no quie­re re­ci­bir ór­de­nes de la City”, aña­de.

En es­tos mo­men­tos, se cal­cu­la en las gran­des ca­sas de apues­tas que exis­te una pro­ba­bi­li­dad del 30% de que se op­te ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­ra sa­lir. Pe­ro en los com­ple­jos de­ba­tes so­bre los pros y los con­tras, en los que se abor­dan todos los ele­men­tos de la com­pli­ca­da iden­ti­dad bri­tá­ni­ca, es ob­vio que pue­de pa­sar cual­quier co­sa. “Na­die de­be­ría in­fra­va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de que sal­ga­mos de la UE, los son­deos se equi­vo­can; con Es­co­cia ya ocu­rrió”, ad­vier­te Ro­ger Bootle, eu­ro­es­cép­ti­co cu­yo li­bro The trou­ble with Eu­ro pe­se ha con­ver­ti­do en el li­bro de ca­be ce­ra pa­ra los más pre­pa­ra­dos de la cam­pa­ña en­con­trad el a U E.

La cam­pa­ña pa­ra el re­fe­rén­dum en­fren­ta a las gran­des em­pre­sas y la City que no quie­ren sa­lir de la UE con quie­nes creen que sal­drían ga­nan­do. Las apues­tas dan un 30% a la sa­li­da

Si el Bre­xit ocu­rrie­se, la on­da ex­pan­si­va po­dría ser más du­ra pa­ra la zo­na eu­ro que pa­ra las is­las bri­tá­ni­cas. Bootle aña­de que “to­do el mun­does­tá di­cien­do que el Bre­xit cae­ría como una bom­ba nu­clear en el Reino Uni­do; yo creo que el im­pac­to aquí se­rá mo­de­ra­do, pe­ro aca­ba­rá po­nien­do en en­tre­di­cho la exis­ten­cia de­la UEe­nel con­ti­nen­te”. “Úl­ti­ma­men­te cuan­do voy al con­ti­nen­te, to­do el mundo es­tá de acuer­do con­mi­go so­bre que la zo­na eu­ro y el Tra­ta­do Schen­gen son unos erro­res ga­rra­fa­les”, sen­ten­cia.

Coin­ci­de Ri­chard Batley, de Lombard Street Re­search: “El Reino Uni­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­tá me­nos ex­pues­to al im­pac­to del Bre­xit a me­dio pla­zo”. Por otro la­do, tras un Bre­xit, los paí­ses de la zo­na eu­ro, si lle­ga­se al po­der un par­ti­do eu­ro­es­cép­ti­co, “po­drían ver la sa­li­da del eu­ro como una op­ción po­lí­ti­ca más ra­zo­na­ble”, ad­vier­te

JA­SON AL­DEN/BLOOMBERG

LA CITY DE

LON­DRES tie­ne mo­ti­vos pa­ra pen­sar que el ‘Bre­xit’ ten­dría un im­pac­to im­por­tan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.