“El ‘Bre­xit’ se de­be a po­lí­ti­cas po­co sen­sa­tas”

JO­NAT­HAN POR­TES El ex eco­no­mis­ta je­fe del go­bierno la­bo­ris­ta bri­tá­ni­co res­pon­sa­bi­li­za a las po­lí­ti­cas de la zo­na eu­ro del ‘Bre­xit’

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Jo­nat­han Por­tes, eco­no­mis­ta je­fe del ga­bi­ne­te la­bo­ris­ta de Gor­don Brown, sos­tie­ne en es­ta en­tre­vis­ta, man­te­ni­da en West­mins­ter (Lon­dres), que­los ajus­tes yel des­em­pleo­ma­si­vo en la zo­na eu­ro son un fac­tor im­por­tan­te pa­ra el au­ge del apo­yo al Bre­xit, la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea.

¿Al mar­gen de la po­lí­ti­ca, exis­te un ar­gu­men­to eco­nó­mi­co en fa­vor del

Bre­xit?

A lar­go pla­zo no hay mo­ti­vo pa­ra pen­sar que la economía bri­tá­ni­ca no pu­die­ra ir per­fec­ta­men­te bien fue­ra de­laUE. No­rue­ga­ySui­za, por ejem­plo, son eco­no­mías mo­der­nas que van muy bien y no son miem­bros de la UE. El problema es a cor­to y me­dio pla­zo. El Bre­xit da­ría lu­gar a un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca. Se ini­cia­ría un pro­ce­so lar­go y ten­so de ne­go­cia­cio­nes. Pro­ba­ble­men­te pro­vo­ca­ría una caí­da de la in­ver­sión.

El im­pac­to in­me­dia­to es la caí­da de la li­bra es­ter­li­na. ¿Por qué ha ocu­rri­do?

No sé si pue­de ra­cio­na­li­zar lo que ha­cen los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Es ob­vio que la de­pre­cia­ción de la li­bra de la úl­ti­ma semana tie­ne que ver con te­mo­res al Bre­xit. Pe­ro la li­bra caía igual­men­te. Eso tie­ne que ver con la per­cep­ción de que los ti­pos dein­te­rés no­va­na­su­bir y con­nues­tro dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te. Ne­ce­si­ta­mos bas­tan­te fi­nan­cia­ción ex­ter­na pa­ra cu­brir­lo. Y hay te­mo- res que la in­cer­ti­dum­bre po­dría di­fi­cul­tar es­ta fi­nan­cia­ción, lo que se tra­du­ce en una li­bra más dé­bil.

¿Có­mo afec­ta­ría al res­to de la UE si el Reino Uni­do sa­lie­se?

Es­ca­siim po­si­bles aber­có mo­re spon­de­ráelr es­to de la U E si hay B re xit. Hay dos es­ce­na­rios. Ob­via­men­te se­ría un gol­pe fuer­te. Un es­ce­na­rio es que crea­ría un im­pul­so ha­cia una in­te­gra­ción más fuer­te ya que el Reino Uni­do ya no es­ta­ría es­tor­ban­do. Y el otro es­ce­na­rio se­ría al­gu­na cla­se de de­sin­te­gra­ción si, como con­se­cuen­cia del Bre­xit, los par­ti­dos como el Fren­te Na­cio­nal enF­ran­ci alle­ga­sen al po­der.

¿Cree que­las­po­lí­ti­cas en­la­zo­naeu­ro­han si­do res­pon­sa­bles de al­gu­na ma­ne­ra de la si­tua­ción que ha da­do lu­gar al re­fe­rén­dum?

Sí. Creo que no ten­dría­mos es­te be­ren­je­nal si la zo­na eu­ro hu­bie­se adop­ta­do po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas más sen­sa­tas. Es de­cir, si la zo­na eu­ro hu­bie­se cre­ci­do más y ge­ne­ra­do más em­pleo eco­nó­mi­co, igual que el Reino Uni­do. Los bri­tá­ni­cos no se­rían tan es­cép­ti­cos res­pec­to a la UE y no se ha­bría con­vo­ca­do un re­fe­rén­dum. Los enor­mes su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te de Ale­ma­nia son una ma­ni­fes­ta­ción de la es­ca­sez de de­man­da en la zo­na eu­ro que fre­na el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo. Y es­te enor­me des­em­pleo que hay en par­tes de la zo­na eu­ro ha desata­do mu­cha in­mi­gra­ción ha­cia el Reino Uni­do. Ye­se es uno de los fac­to­res po­lí­ti­cos fun­da­men­ta­les pa­ra ex­pli­car el re­fe­rén­dum.

En 1975 los la­bo­ris­tas se di­vi­die­ron so­bre la UE ade­más de los con­ser­va­do­res. Es­ta vez no. ¿Por qué?

En par­te por­que la iz­quier­da en es­tos mo­men­tos no ha ela­bo­ra­do una es­tra­te­gia al­ter­na­ti­va de­ma­sia­do cohe­ren­te. Tony Benn (lí­der de la iz­quier­da bri­tá­ni­ca en los años 70) y sus alia­dos sí te­nían una es­tra­te­gia al­ter­na­ti­va en torno a la na­cio­na­li­za­ción y los aran­ce­les. Y que­da­ba bas­tan­te cla­ro que eso no era com­pa­ti­ble con la per­ma­nen­cia en la UE. Pe­ro es­te no es el ca­so aho­ra. El par­ti­do la­bo­ris­ta de­fien­de po­lí­ti­cas fis­ca­les y mo­ne­ta­rias más ex­pan­sio­nis­tas que las del go­bierno con­ser­va­dor pe­ro eso en prin­ci­pio no po­neen­cues­tión su po­si­ción den­tro de­la UE. Qui­zás pue­de ha­ber al­gu­na me­di­da que cho­ca­ría con la UE, co­mo­la na­cio­na­li­za­ción de los fe­rro­ca­rri­les, por ejem­plo. Pe­ro no creo que eso sea un mo­ti­vo pa­ra sa­lir de la UE.

En­ca­be­zan la cam­pa­ña en con­tra lí­de­res im­por­tan­tes del par­ti­do con­ser­va­dor, un par­ti­do bas­tan­te iden­ti­fi­ca­do con la City y las gran­des em­pre­sas. ¿Qué pa­sa?

Hay mu­chas fac­cio­nes den­tro de los con­ser­va­dor es. Mu­chos no es­tán in­tere­sa­dos en la economía sino en la in­mi­gra­ción. Hay al­gu­nos que tie­nen una pers­pec­ti­va li­be­ral has­ta li­ber­ta­ria de la economía y creen que fue­ra de la U E po­dría­mos lo­grar el sue­ño de ser una es­pe­cia de Sin­ga­pur en el ca­nal de la man­cha. Yo creo que es­to es fan­ta­sía. Y lue­go hay preo­cu­pa­cio­nes muy le­gí­ti­mas y com­pren­si­bles so­bre la so­be­ra­nía.

¿Cuál se­ría una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que apo­ya­ría en la UE?

Ya que es prin­ci­pal­men­te ma­cro­eco­nó­mi­ca, una po­lí­ti­ca fis­cal más ex­pan­si­va. En cuan­to a po­lí­ti­ca mi­cro, la pa­ra­do­ja es que los go­bier­nos bri­tá­ni­cos de am­bos par­ti­dos –con Blair, Brown y Ca­me­ron– siem­pre han te­ni­do una agen­da de re­for­mas bas­tan­te li­be­ral. Li­be­ra­li­zar el mer­ca­do de ser­vi­cios. Acuer­dos co­mer­cia­les con otros paí­ses. La re­duc­ción de dis­tor­sio­nes de la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún. No éra­mos muy ideo­ló­gi­cos. Pe­ro en es­ta ne­go­cia­ción de Ca­me­ron no se ha ha­bla­do de eso, sino de un asun­to anec­dó­ti­co como los tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses que co­bran pres­ta­cio­nes so­cia­les.

Es­te su­pues­to ‘tu­ris­mo de pres­ta­cio­nes’, ¿es un problema?

No. Lo ab­sur­do de la re­ne­go­cia­ción es que ya na­die cree que sea un­pro­ble­ma a pe­sar de los dis­cur­sos de Ca­me­ron. Na­die pien­sa que cam­bia­rá el nú­me­ro de in­mi­gran­tes que quie­ren ve­nir.

BBC NEWS

Jo­nat­han Por­tes, eco­no­mis­ta je­fe del ga­bi­ne­te la­bo­ris­ta de Gor­don Brown

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.