Porcelana de mo­da

La fir­ma va­len­cia­na le dio la vuel­ta a sus tra­di­cio­na­les fi­gu­ras tras su aso­cia­ción con di­se­ña­do­res de van­guar­dia

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Mar­ga­ri­ta Puig

Lla­dró, la porcelana va­len­cia­na por ex­ce­len­cia que se in­ter­na­cio­na­li­zó como nin­gu­na otra mar­ca en los 80, se en­cuen­tra en un in­ten­so pro­ce­so de trans­for­ma­ción. La cri­sis, que tam­bién ha afec­ta­do y mu­cho a es­ta mar­ca, ha im­pul­sa­do a sus di­rec­ti­vos a bus­car so­lu­cio­nes que ga­ran­ti­cen el fu­tu­ro de la em­pre­sa. Los cam­bios se han rea­li­za­do a todos los ni­ve­les, tan­to em­pre­sa­rial, con una re­or­ga­ni­za­ción to­tal (sa­có más de 63 mi­llo­nes de eu­ros en par­ti­ci­pa­cio­nes de otras em­pre­sas del gru­po que han pa­sa­do a de­pen­der de la ma­triz e in­clu­so ce­rra­ron el mu­seo de la fir­ma), como de pro­duc­to.

Tal ha si­do el cam­bio en la ca­sa de las por­ce­la­nas que ex­por­ta a más de 120 paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes, sien­do los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de ex­por­ta­ción Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Chi­na e In­dia, que Lla­dró es­tá irre­co­no­ci­ble. Se de­be so­bre to­do a su vo­lun­tad de in­no­va­ción y su es­fuer­zo por su­pe­rar esa ima­gen ochen­te­ra que ha con­se­gui­do gra­cias a su aso­cia­ción con di­se­ña­do­res de van­guar­dia como Jai­me Ha­yón.

To­do un mundo de in­no­va­ción, for­mas y co­lo­res atre­vi­dos que va mu­cho más allá de las es­ti­li­za­das y pá­li­das fi­gu­ras que los her­ma­nos Juan (1926), Jo­sé (1928) y Vi­cen­te Lla­dró (1932) co­men­za­ron a crear en 1953 en una pe­que­ña na­ve en Ta­ver­nes Blan­ques (Va­len­cia) en 1958.

Pe­ro la ex­pe­rien­cia y el buen ha­cer ar­te­sano se con­ser­van de for­ma que Lla­dró si­gue sien­do una fir­ma vin­cu­la­da a la ex­ce­len- cia. Un aval de la me­jor porcelana mo­de­la­da y pin­ta­da a mano, con una coc­ción a 1.300 gra­dos que no se ha per­di­do en nin­gún mo­men­to de los 62 años de his­to­ria de la fir­ma. Y que han de­ja­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los que co- mo mí­ni­mo ron­dan los cua­ren­ta esas fi­gu­ri­tas que im­pre­sio­na­ron en to­do el mundo: en los 80-90 Lla­dró te­nía su tien­da en Ro­deo Drive en Be­verly Hills (Ca­li­for­nia), triun­fa­ba en Man­hat­tan y una ex­po­si­ción de pie­zas de la mar­ca en el mu­seo Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go. Acu­mu­ló has­ta tres pre­mios Prín­ci­pe Fe­li­pe a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción (1993), la com­pe­ti­ti­vi­dad (1997) y la ges­tión de mar­ca (2001). Eran tiem­pos en que el hol­ding fa­mi­liar, en­ca­be­za­do por la em­pre­sa So­di­gei y con in­tere­ses en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, te­nía una fac­tu­ra­ción de unos 160 mi­llo­nes de eu­ros.

Esas pie­zas con que triunfó per­sis­ten en el ca­tá­lo­go de la fir­ma. Pe­ro aho­ra to­do eso se com­bi­na con las pie­zas di­se­ña­das ex­pre­sa­men­te pa­ra de­ter­mi­na­dos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y con las co­lec­cio­nes fir­ma­das en co­la­bo­ra­ción con di­se­ña­do­res in­vi­ta­dos, la lí­nea de lám­pa­ras atre­vi­das o las ve­las per­fu­ma­das.

El es­fuer­zo to­da­vía no ha re­ver­ti­do los números acia­gos, pe­ro ha uni­do a la fa­mi­lia que, tras desave­nen­cias pú­bli­cas y jui­cios in­clui­dos, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do so­lu­cio­na­ron sus desacuer­dos. La ra­ma de Juan Lla­dró es pro­pie­ta­ria del 70% de la so­cie­dad ma­triz So­di­gei des­de el 2007. y el 30% res­tan­te es­tá re­par­ti­do en­tre las fa­mi­lias de Jo­sé y Vi­cen­te Lla­dró que has­ta ha­ce po­co no te­nían re­pre­sen­ta­ción en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción.

2

LA EM­PRE­SA DE LAS POR­CE­LA­NAS POR EX­CE­LEN­CIA ha am­plia­do enor­me­men­te

su ca­tá­lo­go. Aho­ra tie­ne co­lec­cio­nes con di­se­ña­do­res in­vi­ta­dos de van­guar­dia, lám­pa- ras de ex­qui­si­ta porcelana y tam­bién una am­plia ga­ma de ve­las per­fu­ma­das. El mundo del co­lor ha en­tra­do de pleno en la com­pa­ñía que triunfó so­bre to­do en los ochen­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.