La di­gi­ta­li­za­ción es una reali­dad que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se

Los ges­to­res que adop­ten pos­tu­ras de­fen­si­vas se­rán los per­de­do­res de es­ta nue­va re­vo­lu­ción que afec­ta a todos los ám­bi­tos del queha­cer dia­rio y de ma­ne­ra es­pe­cial al mundo em­pre­sa­rial, pe­ro el au­tén­ti­co cam­bio se pro­du­ci­rá cuan­do se ge­ne­ra­li­ce in­ter­net en

La Vanguardia - Dinero - - A DEBATE - Ma­riano Guin­dal

In­ter­net ha trans­for­ma­do ace­le­ra­da­men­te la economía y la so­cie­dad. Se tra­ta de una re­vo­lu­ción en mar­cha, que estamos vi­vien­do, que afec­ta a todos los ám­bi­tos de nues­tro queha­cer dia­rio y de ma­ne­ra muy es­pe­cial al mundo em­pre­sa­rial. Pe­ro es só­lo el prin­ci­pio, el au­tén­ti­co cam­bio se pro­du­ci­rá cuan­do se ge­ne­ra­li­ce el in­ter­net en­tre las má­qui­nas.

An­te es­te nue­vo pa­ra­dig­ma las em­pre­sas ten­drá que de­ci­dir si adop­tan una es­tra­te­gia proac­ti­va y se adap­tan al cam­bio de­di­ca­do tiem­po, re­cur­sos e ilu­sión o si por el con­tra­rio se mues­tran de­fen­si­vas. Quie­nes op­ten por la re­sis­ten­cia se­rán los per­de­do­res, como ha de­mos­tra­do la his­to­ria. Tal vez es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión de la de­ce­na de cua­li­fi­ca­dos con­ter­tu­lios que par­ti­ci­pa­ron en Diá­lo­gos de fu­tu­ro, pa­tro­ci­na­do por KPMG-Ban­co Sa­ba­dell con­la par­ti­ci­pa­ción de­La Van­guar­dia, ba­jo el tí­tu­lo: “Los efec­tos de la di­gi­ta­li­za­ción en las es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les”. En opi­nión de Pe­re Va­llès, CEO de SCYTL, com­pa­ñía de tec­no­lo­gía en­car­ga­da de fa­ci­li­tar los re­sul­ta­dos en la jornada elec­to­ral de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les: “Estamos en una fa­se muy ini­cial del pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción. Al­gu­nas em­pre­sas pien­san que se tra­ta de te­ner una pá­gi­na web­yu­na­cuen­ta de Twit­ter, pe­ro es­te cam­bio es mu­cho más pro­fun­do. En diez años se va a mo­di­fi­car com­ple­ta­men­te la in­dus­tria y como ocu­rre en to­das las re­vo­lu­cio­nes ha­brá per­de­do­res y ga­na­do­res. Por tan­to, el que no sea ca­paz de adap­tar­se sim­ple­men­te des­apa­re­ce­rá”.

Mi­reia Ba­dia, una mi­llen­nial que, a pe­sar de su ju­ven­tud, es di- rec­to­ra ge­ne­ral y co­fun­da­do­ra de Grow.ly, una pla­ta­for­ma de crowd­len­ding don­de mul­ti­tud de per­so­nas pres­tan di­rec­ta­men­te a em­pre­sas fi­nan­cian­do sus pro­yec­tos de cre­ci­mien­to, co­rro­bo­ra es­ta apre­cia­ción: “Estamos an­te un nue­vo pa­ra­dig­ma de los ne­go­cios y las co­sas van más rá­pi­do de lo que se pien­sa. En me­nos de diez años se ha­brá con­so­li­da­do un nue­vo ar­que­ti­po”.

Pa­ra Car­los Lahoz, WWSus­tai­na­bi­lity and En­vi­ron­men­tal mar­ke­ting má­na­ger de HP, una de las prin­ci­pa­les claves de la di­gi­ta­li­za­ción es ver có­mo se sa­ca ne­go­cio de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre los con­su­mi­do­res: “El ob­je­ti­vo es me­jo­rar el ser­vi­cio que se pres­ta. Por ejem­plo, en nues­tra em­pre­sa por dos eu­ros al mes la im­pre­so­ra del clien­te se co­nec­ta au­to­má­ti­ca­men­te con el pro­vee­dor cuan­do se es­tá ter­mi­nan­do la tin­ta de los car­tu­chos pa­ra que sea re­pues­ta rá­pi- da­men­te. Es­ta ten­den­cia de co­brar por el uso de las co­sas ca­da vez se­rá más ge­ne­ra­li­za­da, tan­to como po­ner en va­lor la per­so­na­li­za­ción de los pro­duc­tos”.

El In­ter­net de las Co­sas (loT por sus si­glas en in­glés) es un área de ne­go­cio queal­gu­nos gu­rús del sec­tor como Da­vid De­prez, CFO and Hea­dof Bussines De­ve­lop­ment de World­sen­sing, han coin­ci­di­do en de­no­mi­nar como la cuarta re­vo­lu­ción in­dus­trial y ha si­do uno de los gran­des te­mas que se pu­sie­ron en­ci­ma de la me­sa: “Cuan­do el mundo fí­si­co se co­nec­te con in­ter­net nos vamos a en­te­rar de ver­dad del gran cam­bio que aún es­tá por ve­nir. En reali­dad es una re­vo­lu­ción que aca­ba de em­pe­zar aunque lle­ve­mos vein­te años en­vián­do­nos co­rreos elec­tró­ni­cos. En el 2020 ha­brá mil mi­llo­nes de co­sas co­nec­ta­das en­tre sí a in­ter­net que van a ge­ne­rar un vo­lu­men de in­for­ma­ción bru­tal. Ha­brá más bits en la

tie­rra que estrellas en el fir­ma­men­to. Po­de­mos plan­tear­lo como un problema o como una gran opor­tu­ni­dad”.

Otro de los as­pec­tos que ha des­per­ta­do ma­yor in­te­rés ha si­do la ci­ber­se­gu­ri­dad. En Es­pa­ña todos los días se pro­du­cen un mi­llar de ata­ques a las in­fra­es­truc­tu­ras bá­si­cas sin que has­ta el mo­men­to ha­yan te­ni­do éxi­to.

Pa­ra Rü­di­ger Schmidt, CIO del Ban­co de Sa­ba­dell, “la tec­no­lo­gía mó­vil con ban­da an­cha no so­la­men­te ofre­ce un ac­ce­so ubi­cuo a in­ter­net sino que tam­bién per­mi­te re­la­cio­nar nues­tros ser­vi­cios con la ubi­ca­ción yla ti­po­lo­gía del clien­te. Jun­to con las nue­vas ca­pa­ci­da­des de análisis de da­tos ( big da­ta), po­de­mos ofre­cer la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria en el mo­men­to y lu­gar opor­tu­nos, siem­pre pro­te­gien­do la con­fi­den­cia­li­dad y la se­gu­ri­dad de los da­tos y las transac­cio­nes de nues­tros clien­tes. Cer­ca­nía, trans- pa­ren­cia, con­ve­nien­cia y ex­ce­len­cia en los ser­vi­cios y se­gu­ri­dad son atri­bu­tos di­fe­ren­cia­les que con­tri­bu­yen a ge­ne­rar con­fian­za y a ha­cer que la ex­pe­rien­cia del clien­te con el ban­co sea to­tal­men­te sa­tis­fac­to­ria”.

El di­rec­tor de Mer­ca­do Re­si­den­cial de Gas Na­tu­ral Fe­no­sa, Car­los Es­co­lies, ex­pli­ca que “estamos en me­dio de una re­vo­lu­ción que no tie­ne mar­cha atrás, en la que el clien­te to­ma el con­trol de la re­la­ción”. En su opi­nión, se­rán los clien­tes quie­nes ten­gan la úl­ti­ma pa­la­bra: “El mo­de­lo de ne­go­cio que se nos exi­ge es aquel que ofrez­ca con­fian­za, que sea ins­tan­tá­neo y ade­más tie­ne que re­sul­tar ex­ci­tan­te pa­ra el con­su­mi­dor”.

Car­los Eres, di­rec­tor ge­ne­ral de GFT, pro­vee­dor de so­lu­cio­nes y ser­vi­cios de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (TI) a ni­vel in­ter­na­cio­nal y es­pe­cia­lis­ta en el sec­tor fi­nan­cie­ro, es ro­tun­do: “Es­te cam- bio es­tá afec­tan­do a la es­truc­tu­ra de las com­pa­ñías has­ta el pun­to de que ten­drán que trans­for­ma­se pa­ra so­bre­vi­vir. Los mi­lle­nials, la ge­ne­ra­ción que se ha he­cho adul­ta con el cam­bio de mi­le­nio y es sen­si­ble a una ex­pe­rien­cia on­li­ne ca­rac­te­ri­za­da por la in­me­dia­tez, se­rán quie­nes mar­quen el qué de la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Jun­to a ellos, quie­nes tie­nen po­der ad­qui­si­ti­vo im­pon­drán los tiem­pos y las ten­den­cias”.

Agus­tín Gó­mez, co­fun­da­dor y CEOde Wa­lla­pop una em­pre­sa de re­fe­ren­cia en la com­pra y venta de artículos de se­gun­da mano en in­ter­net, ase­gu­ra que “el cam­bio pa­sa por una trans­for­ma­ción ra­di­cal de la cul­tu­ra de las gran­des com­pa­ñías. Una nue­va start-up como no­so­tros en dos años se pue­de con­ver­tir en un ele­fan­te tec­no­ló­gi­co. Las em­pre­sas tie­nen que en­ten­der que la es­tra­te­gia di­gi­tal es­tá en el nú­cleo del ne­go­cio. Por lo que es ne­ce­sa­rio in­no­var per­ma­nen­te­men­te, ya no exis­ten zo­nas de con­fort en las em­pre­sas. Hay que sa­ber ti­rar lo que tie­nes por­que se ha que­da­do ob­so­le­to y em­pe­zar des­de ce­ro. Es un re­na­cer per­ma­nen­te si quie­res com­pe­tir y no es un problema de edad sino de ap­ti­tud ”.

Por es­ta razón pa­ra Jau­me Clo­tet, di­rec­tor di­gi­tal de KPMG, “la trans­for­ma­ción di­gi­tal tie­ne que ser una res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta del di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa. Hay que des­te­rrar la idea de que los la­bo­ra­to­rios de in­no­va­ción son cen­tros de cos­te, son el motor de cam­bio de la so­cie­dad. To­do va muy rá­pi­do y en cua­tro o cin­co años to­do cam­bia y hay que em­pe­zar de nue­vo. Por eso hay que de­di­car re­cur­sos, ha­cer una co­mu­ni­ca­ción in­ter­na pa­ra im­pli­ca­ra to­da la em­pre­sa y la re­mu­ne­ra­ción de los em­plea­dos de­be ser va­ria­ble y de acuer­do con los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Las gran­des em­pre­sas tie­nen que ac­tuar como start- up”.

El di­rec­tor de Mar­ke­ting de cer­ve­za­sDamm, Jau­meA­le­many, po­ne los pies en el sue­lo cuan­do re­cuer­da que las cer­ve­zas se­gui­rán be­bién­do­se en co­pas. “La di­gi­ta­li­za­ción no trans­for­ma el pro­duc­to con el que tra­ba­ja­mos, sin em­bar­go, tie­ne un im­pac­to di­rec­to en to­da la or­ga­ni­za­ción. Des­de la ro­bo­ti­za­ción de nues­tros al­ma­ce­nes y la di­gi­ta­li­za­ción de mu­chos de nues­tros pro­ce­sos gra­cias a la evo­lu­ción del in­ter­net de las co­sas, has­ta el cam­bio de re­la­ción con los pro­vee­do­res, dis­tri­bui­do­res, clien­tes y con el pro­pio equi­po hu­mano de la com­pa­ñía. No obs­tan­te, el gran re­to pa­ra no­so­tros pa­sa por se­guir in­no­van­do en la re­la­ción con el con­su­mi­dor, in­ten­tan­do ge­ne­rar ex­pe­rien­cias que in­cre­men­ten su vin­cu­la­ción con la mar­ca, con el ob­je­ti­vo de lo­grar ha­cer una co­mu­ni­ca­ción más per­so­na­li­za­da”.

KIM MAN­RE­SA

Los par­ti­ci­pan­tes del Diá­lo­gos de Fu­tu­ro so­bre los efec­tos de la di­gi­ta­li­za­ción en las es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les

Las em­pre­sas afron­tan pro­ba­ble­men­te su ma­yor cam­bio en las úl­ti­mas dé­ca­das. La trans­for­ma­ción di­gi­tal im­pli­ca­rá tam­bién la trans­for­ma­ción de la cul­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción y, lo que es más im­por­tan­te, de las per­so­nas que la com­po­nen. La gran pre­gun­ta es si nues­tras em­pre­sas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra dar el gran sal­to ade­lan­te o to­da­vía fal­ta gen­te pre­pa­ra­da pa­ra dar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.