Tras la cri­sis, una nue­va cul­tu­ra

Ma­nuel Castells reúne los afi­la­dos artículos con los que ha di­sec­cio­na­do la Gran Re­ce­sión

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Un via­je que mues­tra có­mo la cri­sis más pro­fun­da de la economía mun­dial des­de 1929 se ha con­ver­ti­do, de ma­ne­ra inevi­ta­ble, en una enor­me cri­sis po­lí­ti­ca. De sis­te­ma. Di­cho de otra ma­ne­ra: so­bre có­mo un te­rre­mo­to pro­vo­ca­do por un mo­de­lo de ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro es­pe­cu­la­ti­vo ha aca­ba­do po­nien­do en cues­tión el mo­de­lo po­lí­ti­co exis­ten­te, al­can­zan­do de lleno in­clu­so a las ins­ti­tu­cio­nes de la UE. Y ge­ne­ran­do nue­vos mo­vi­mien­tos so­cia­les en red a par­tir de los cuá­les es­tán sur­gien­do nue­vos ac­to­res po­lí­ti­cos con nue­vos pro­yec­tos de ar­ti­cu­la­ción en­tre po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad. Es el apa­sio­nan­te re­co­rri­do que el so­ció­lo­go Ma­nuel Castells (Hellín, 1942) rea­li­za con­mi­ra­da afi­la­da en su nue­vo li­bro, De la cri­sis eco­nó­mi­ca a la cri­sis po­lí­ti­ca, una se­lec­ción de sus artículos pu­bli­ca­dos en­tre el 2008 y el 2015en­su­co­lum­naOb­ser­va­to­rio

glo­bal en La Van­guar­dia. Unas cri­sis, las que do­cu­men­ta, que, se­ña­la “con­lle­van la ne­ce­si­dad de un cam­bio cul­tu­ral, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co”. Y que Castells ha ana­li­za­do con ojo clí­ni­co des­de el pri­mer en­sa­yo re­co­gi­do, un tex­to del 27 de sep­tiem­bre del 2008 en el que ya de­nun­cia que­las raí­ces del desas­tre es­ta­ban en la des­re­gu­la­ción de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que co­men­zóen­lo­so­chen­ta. Ya­pun­ta que­si en­tre 1950 y 1980 por ca­da dó­lar ge­ne­ra­do por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la OCDE se crea­ron 1,5 dó­la­res de cré­di­to, en el 2007 eran 4,5. “Pe­ro el pre­cio pa­ga­do por ese au­men­to de li­qui­dez pa­ra em­pre­sas y ho­ga­res ha si­do el en­deu­da­mien­to ma­si­vo y la in­se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra”. “La expansión del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal se ha ba­sa­do en me­ca­nis­mos de expansión de ca­pi­tal vir­tual”, agre­ga­rá se­ma­nas des­pués en un ar­tícu­lo don­de avi­sa tem­pra­na­men­te de que “lo que se plan­tea es ni más ni me­nos que un cam­bio de mo­de­lo de vi­da: me­nos con­su­mo, más tra­ba­jo y más pro- duc­ti­vi­dad, más con­trol del mer­ca­do por el Es­ta­do y la li­mi­ta­ción de la cir­cu­la­ción glo­bal de ca­pi­tal”.

Por­que Castells, cuan­do otros sue­ñan que la cri­sis es só­lo un­nu­ba­rrón pa­sa­je­ro, tie­ne cla­ro que “nun­ca vol­ve­rá a ser como an­tes”: lo de an­tes se dio en un con­tex­to de cré­di­to fá­cil que in­du­jo una enor­me de­man­da que no pro­vo­có in­fla­ción gra­cias a la pro­duc­ti­vi­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías. Por eso, tras las me­di­das de emer­gen­cia pa­ra evi­tar el co­lap­so, pi­de con­fi­gu­rar otro fu- tu­ro más es­ta­ble. En el que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ocu­pe un pa­pel de apo­yo y no de motor y don­de el cálcu­lo del cre­ci­mien­to in­clu­ya una con­ta­bi­li­dad eco­ló­gi­ca y so­cial. Don­de­la re­gu­la­ción de la economía es­té en ma­nos de una ad­mi­nis­tra­ción trans­pa­ren­te y par­ti­ci­pa­ti­va. “Tras la cri­sis eco­nó­mi­ca, la es­pe­ran­za de una nue­va cul­tu­ra”, apun­ta en fe­bre­ro del 2009.

Se­tra­ta no­só­lo­de­pa­sar­de­lae­co­no­mía del des­co­no­ci­mien­to exis­ten­te a la del co­no­ci­mien­to, sino, ade­más, de des­mer­can­ti­li­zar par­te de la vi­da co­ti­dia­na, com­ple­men­tan­do el co­che con la bi­ci­cle­ta, tra­ba­jan­do me­nos y co­bran­do me­nos pe­ro­dis­fru­tan­do más­los­go­ces­vi­ta­les con el ma­yor tiem­po dis­po­ni­ble. Cui­dan­do del cuer­po en vez de com­prar más­fár­ma­cos. “Ha­brá que apren­der a com­pa­gi­nar los es­ter­to­res de una vie­ja economía des­ce­re­bra­da, los al­bo­res de una nue­va economía de la in­no­va­ción y la expansión deun­ter­cer­sec­tor deac­ti­vi­dad en don­de en lu­gar de vi­vir pa­ra pa­gar el con­su­mo vi­va­mos pa­ra con­su­mir nues­tra pro­pia vi­da sin in­ter­me­dia­ción mo­ne­ta­ria”.

To­do un pro­gra­ma. Por eso, no es ra­ro que a me­di­da que avan­za el tiem­po ha­ble de Gre­cia, la cri­sis del eu­ro, el res­ca­te a Ban­kia, la in­ter­ven­ción eu­ro­pea de la economía es­pa­ño­la o la cre­cien­te po­la­ri­za­ción de las so­cie­da­des. Pe­ro, tam­bién de las nue­vas cul­tu­ras que ha ido ge­ne­ran­do la cri­sis. Y de los mo­vi­mien­tos so­cia­les que quie­ren cam­biar las co­sas, como los in­dig­na­dos y Oc­cupy Wall Street. Ysus efec­tos.

El li­bro con­clu­ye­re­cor­dan­do­que la se­sión inau­gu­ral de las nue­vas Cor­tes Es­pa­ño­las el pa­sa­do 13 de enero ha es­ce­ni­fi­ca­do sim­bó­li­ca­men­te el cam­bio cul­tu­ral y po­lí­ti­co del país, ras­tas y ni­ño en bra­zos in­clui­dos. Una nue­va épo­ca en la que la úni­ca es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca es la aper­tu­ra de las ins­ti­tu­cio­nes a la so­cie­dad, a la par­ti­ci­pa­ción y la cul­tu­ra de la ne­go­cia­ción y en la que qui­zá “po­da­mos apro­piar­nos de no­so­tros mis­mos y de­ci­dir nues­tro fu­tu­ro en co­mu­ni­dad y en li­ber­tad”.

EM­MA­NUEL DUNAND/AFP/GETTY

Miem­bros de Oc­cupy Wall Street y sin­di­ca­lis­tas se ma­ni­fies­tan en Nue­va York en oc­tu­bre del 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.