Los ‘mi­llen­nials’ lle­gan al po­der

El ate­rri­za­je de la nue­va ge­ne­ra­ción a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad rom­pe­rá es­que­mas, mu­ros y re­glas

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - JOR­DI GOULA

Mi­re a su al­re­de­dor y se­rá cons­cien­te de que al­go se es­tá mo­vien­do y muy rá­pi­do. Estamos an­te una­re­vo­lu­ción que­tan so­lo aca­ba de em­pe­zar y mu­chos to­da­vía no son cons­cien­tes de ello. Pre­pa­rar­se pa­ra lo que vie­ne es una sim­ple cues­tión de su­per­vi­ven­cia. ¿Ha pen­sa­do que en 5 años cru­za­re­mos el um­bral de una nue­va dé­ca­da? Se­rá un mo­men­to crí­ti­co. ¿Por qué? Sen­ci­llo, los mi­llen­nials ya es­ta­rán en una edad me­dia de 30 años y eso im­pli­ca que mu­chos de ellos ya ha­brán al­can­za­do la ma­du­rez pro­fe­sio­nal y por tan­to ocu­pa­rán pues­tos y fun­cio­nes en las em­pre­sas, en las ad­mi­nis­tra­cio­nes y en el te­ji­do so­cial, en al­gu­nos ca­sos, de al­tí­si­ma re­le­van­cia. Cier­ta­men­te, nun­ca ha­brán te­ni­do tan­to po­der y ellos, la pri­me­ra ge­ne­ra­ción di­gi­tal na­ti­va, ce­rra­rán de­fi­ni­ti­va­men­te un ca­pí­tu­lo de la his­to­ria re­cien­te.

Apar­tir deahí sur­gen mu­chas pre­gun­tas –de to­do ti­po– que en es­tos mo­men­tos no tie­nen fá­cil res­pues­ta. Por ejem­plo, ¿có­mo se­rán los es­pa­cios la­bo­ra­les?, ¿acep­ta­rá tra­ba­jar en­tre cua­tro pa­re­des? ¿qué le pe­di­rá un tra­ba­ja­dor a sus ru­ti­nas pro­fe­sio­na­les?, ¿qué es­pe­ra­rá un je­fe de sus co­la­bo­ra­do­res? ¿y un co­la­bo­ra­dor de sus je­fes?, ¿có­mo la tec­no­lo­gía trans­for­ma­rá la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va?... En de­fi­ni­ti­va: ¿có­mo­tra­ba­ja­re­mos má­sa­llá del 2020?

Pa­ra Francisco Vázquez, pre­si­den­te de 3g of­fi­ce: “en el 2020, los mi­llen­nials su­pon­drán cer­ca del 50% de­la fuer­za la­bo­ral enel mundo en­te­ro, y ha­cia el 2030 lle­ga­rán al 70%. Ma­ña­na nues­tros je­fes y con­su­mi­do­res se­rán na­ti­vos di­gi­ta­les y an­te es­te re­to de­be­mos em­pe­zar a trans­for­mar los es­pa­cios la­bo­ra­les, la cul­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va y por su­pues­to la ma­ne­ra en que las mar­cas se mues­tran a sus clien­tes”. An­te la pre­gun­ta de ¿có­mo se­rán las ofi­ci­nas en el 2020? se cues­tio­na el he­cho de que ni si­quie­ra si­ga­mos uti­li­zan­do el tér­mino ofi­ci­nas. Ra­zo­na que el fu­tu­ro de la ofi­ci­na pa­sa­rá por la inexis­ten­cia de ofi­ci­nas como ta­les, que se­rán sus­ti­tuí­das por es­pa­cios sa­té­li­te, dis­tri­bui­dos, que se des­ti­na­rán a las ac­ti­vi­da­des que no pue­dan rea­li­zar­se en otros lu­ga­res. “Se­rán es­pa­cios co­nec­ta­dos, que pro­mue­van la crea­ti­vi­dad, que per­mi­tan ser más­pro­duc­ti­voy­so­bre­to­do­que fa­ci­li­ten la vi­da del pro­fe­sio­nal y le ha­gan más fe­liz”, con­clu­ye.

Con los mi­llen­nials va a cam­biar tam­bién el ti­po me­dio de

tra­ba­ja­dor. Al res­pec­to, Ra­quel Ro­ca, au­to­ra de Know­mads. Los

tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro (Lid), afir­ma­que“estamos vi­vien­do un­cam­bio de épo­ca pro­fe­sio­nal muy pro­fun­do como con­se­cuen­cia de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que va­ria­rá aún más en los pró­xi­mos años. Irrum­pe con fuer­za un nue­vo per­fil pro­fe­sio­nal co­no­ci­do como

know­mad o tra­ba­ja­dor del co­no­ci­mien­to”. ¿Cual se­rá el im­pac­to? Pa­ra el año 2020 pre­vé que el 45% de­las­per­so­nas­se­ránk­now­mads, lo que con­ver­ti­rá es­te per­fil pro­fe­sio­nal en el ma­yor seg­men­to de la fuer­za la­bo­ral mun­dial. Afir­ma que­son­per­so­nas­ca­pa­ces­de­tra­ba­jar con cual­quier per­so­na, en cual­quier mo­men­to y des­de cual­quier lu­gar, ya que su he­rra­mien­ta de tra­ba­jo es el co­no­ci­mien­to (el nue­vo ca­pi­tal). “Son fle­xi­bles, orien­ta­dos a re­sul­ta­dos, rá­pi­dos, di­gi­ta­li­za­dos, sociables, en cons­tan­te evo­lu­ción pro­fe­sio­nal, an­te­po­nen ca­li­dad y li­ber­tad de vi­da fren­te a es­ta­bi­li­dad”, apun­ta.

An­te ello, las em­pre­sas de­be­rán adap­tar­se en todos los sen­ti­dos. “En el ho­ri­zon­te 2020-30, apues­to por un es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, don­de se es­tén cum­plien­do los 17 Ob­je­ti­vos Globales de Na­cio­nes Uni­das. Las em­pre­sas de hoy se ha­brán adap­ta­do al en­torno di­gi­tal del si­glo XXI; se­rán eco­sis­te­mas de crea­ción de va­lor en­torno a una mar­ca con va­lo­res desos­te­ni­bi­li­dad”, di­ce Bea­triz La­ra, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Imer­si­vo, em­pre­sa de desa­rro­llo de soft­wa­re.

Si­guien­do con es­ta idea del eco­sis­te­ma Ja­vier Creus, fun­da­dor de la con­sul­to­ra es­tra­té­gi­ca Ideas for Chan­ge, apun­ta que “exis­ten cin­co pa­lan­cas de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial. Los ne­go­cios di­se­ña­dos pa­ra cre­cer de for­ma ex­po­nen­cial no se in­te­gran ver­ti­cal­men­te, sino que or­ga­ni­zan las re­la­cio­nes en­tre su eco­sis­te­ma de ne­go­cio. Su ven­ta­ja ini­cial no es la es­ca­la sino el en­fo­que. Ca­da nue­va red (la in­ter­net, la so­cial, la mó­vil) re­de­fi­ne las re­la­cio­nes po­si­bles en­tre lu­ga­res, per­so­nas y si­tua­cio­nes y crea un cam­po de jue­go nue­vo”. Ex­pli­ca que cuan­do una nue­va red emer­ge se re­par­ten las car­tas de­nue­vo­yal­gu­nos­de­los­que­do­mi­na­ron­la­re­dan­te­rior no par­ti­ci­pan del nue­vo es­ce­na­rio y a la vez apa­re­cen nue­vos

En el 2020, los ‘mi­llen­nials’ ya su­pon­drán cer­ca del 50% de la fuer­za la­bo­ral en el mundo

ga­na­do­res na­ci­dos en ese mo­men­to, “re­cor­de­mos el éxi­to de What­sApp o Tin­der”, di­ce.

La atrac­ción que de­be te­ner la mar­cae­so­tro­de­los­gran­de­sas­pec­tos que po­ten­ciar. Fran­cesc Pons, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Nu­be­lo.com, pla­ta­for­ma lí­der en con­tra­ta­ción de free­lan­ces de ha­bla his­pa­na, ase­gu­ra que “el po­der de la mar­ca pa­ra atraer a la ge­ne­ra­ción de los

mi­llen­nials es ca­da vez más im­por­tan­te”. Y ex­pli­ca que su for­ma de con­ce­bir el tra­ba­jo es to­tal­men­te opues­ta a lo quees­tán acos­tum­bra­das hoy las em­pre­sas y és­tas de­be­rán ge­ne­rar programas de va­lor aña­di­do más allá de su me­ra fun­ción la­bo­ral y em­pre­sa­rial. Y sen­ten­cia, “mien­tras mu­chos paí­ses de eco­no­mías avan­za­das es­tán en­fren­tán­do­se al problema del des­em­pleo, el ta­len­to di­gi­tal es­tá enun con­ti­nuo pro­ce­so de subas­ta por par­te de las em­pre­sas. Es el mundo al re­vés. La ba­ta­lla de mu­chas em­pre­sas en los pró­xi­mos años no es­ta­rá en des­cu­brir el nue­vo Fa­ce­book o Goo­gle, sino en ser ca­paz de atraer al ta­len­to ne­ce­sa­rio pa­ra in­ten­tar­lo”.

Por úl­ti­mo, Ser­gi Cor­be­to y Ainhoa For­nos, de The Mind The Gap, ex­per­tos en trans­for­ma­ción cul­tu­ral, se mues­tran­muy­crí­ti­cos. “Hay de­ma­sia­dos zom­bis y po­llos sin ca­be­za aso­lan­do hoy las em­pre­sas. Em­plea­dos y má­na­gers sin pa­sión ó sin pro­pó­si­to. Las cau­sas son un li­de­raz­go ob­so­le­to y la fal­ta de un vi­sión ilu­sio­nan­te (in­clu­so de­la ca­du­ca ma­ne­ra en que se cuen­ta ese ca­mino del fu­tu­ro). He­mos desa­rro­lla­do un­ma­ni­fies­to­pa­ra­trans­for­mar a las em­pre­sas ha­cia la nue

va nor­ma­li­dad que nos en­vuel­ve. Y con­se­guir que esos pro­fe­sio­na­les au­sen­tes e in­efi­cien­tes se con­vier­tan en ar­tis­tas sin­gu­la­res, fe­li­ces y pro­duc­ti­vos...”.

GA­BRIE­LA RUBIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.