Ga­nar con­fort con me­nos gas­to

El ni­vel de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca si­gue sien­do muy ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar Cla­ra­mon­te

Se es­ti­ma que en Es­pa­ña las vi­vien­das son res­pon­sa­bles de cer­ca del 20% del con­su­mo de ener­gía fi­nal y de una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las emi­sio­nes de CO2 , se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y el Aho­rro de la Ener­gía (IDAE). Y aunque exis­ten ya nu­me­ro­sas he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer los edi­fi­cios re­si­den­cia­les más efi­cien­tes ener­gé­ti­ca­men­te –y por tan­to, más con­for­ta­bles y con me­nos gas­tos–, su im­plan­ta­ción es­tá sien­do mu­cho más len­ta que en otros paí­ses europeos de re­fe­ren­cia como Fran­cia, Ale­ma­nia o In­gla­te­rra.

“Aquí estamos como mu­cho a un 20% de lo que ellos ha­cen”, sub­ra­ya En­ric Mir, del Grup de Tre­ball de Reha­bi­li­ta­ció del Col·le­gi d’Ar­qui­tec­tes de Ca­ta­lun­ya, pa­ra quien el prin­ci­pal problema es que “el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad sim­ple­men­te como un aho­rro ener­gé­ti­co es­tá mal en­fo­ca­do. De­be­ría in­ci­dir­se en que se tra­ta de ga­nar co­mo­di­dad en ca­sa y por tan­to me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la gen­te”.

FAL­TA CON­CIEN­CIA­CIÓN

En opi­nión de Te­re­sa Batlle, ar­qui­tec­ta y so­cia del des­pa­cho Pi­char­chi­tects/Pich-Agui­le­ra, “aunque la sen­si­bi­li­dad de la so­cie­dad se ha mul­ti­pli­ca­do por cien res­pec­to a ha­ce unos años, no es su­fi­cien­te. Aun no hay nin­gu­na con­cien­cia de man­te­ni­mien­to en nues­tro país, don­de un por­cen­ta­je al­tí­si­mo de nues­tros edi­fi­cios ne­ce­si­ta una re­for­ma to­tal, y no se salva ni el me­jor ba­rrio. La gen­te ha me­jo­ra­do el in­te­rior de sus ca­sas re­no­van­do el ba­ño o la co­ci­na pe­ro no va­lo­ra su­fi­cien­te­men­te lo que da con­for­ta­bi­li­dad, que en un pri­mer ni­vel es el en­vol­ven­te: po­ner un buen ais­la­mien­to tér­mi­co en pa­re­des, cu­bier­tas y ven­ta­nas”. En es­te sen­ti­do, se­ña­la que “es una lás­ti­ma que en mu­chos ca­sos la reha­bi­li­ta­ción de fa­cha­das se ha­ya que­da­do en un la­va­do de ca­ra y no se ha­ya apro­ve­cha­do pa­ra me­jo­rar el ais­la­mien­to del edi­fi­cio”.

Si bien las ayu­das a la reha­bi­li­ta­ción “se des­co­no­cen bas­tan­te y son di­fí­ci­les de en­ten­der si no se con­fía en un ex­per­to”, se­gún Batlle, la ad­mi­nis­tra­ción sub­ven­cio­na “has­ta el 50% de la in­ver­sión de las obras vin­cu­la­das a la me­jo­ra ener­gé­ti­ca”, como des­ta­ca Mir.

El cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co (que des­cri­be lo efi­caz que es un in­mue­ble en el con­su­mo de ener­gía, en el que A es la má­xi­ma ca­li­fi­ca- ción y G la mí­ni­ma), es obli­ga­to­rio des­de 2006 pa­ra la obra nue­va y des­de 2013 pa­ra las vi­vien­das ya exis­ten­tes en venta o al­qui­ler.

LA CA­LI­FI­CA­CIÓN, UN BUEN IN­DI­CA­DOR

“Hoy es­ta cer­ti­fi­ca­ción se ve como un pea­je al pro­pie­ta­rio y pre­do­mi­nan las C,D o E, mien­tras que las Ay B son ex­cep­cio­nes, aun no tie­nen un va­lor re­co­no­ci­do en el mer­ca­do es­pa­ñol”, sos­tie­ne Ge­rar­do Wa­del, ar­qui­tec­to y di­rec­tor de I+D de La Ca­sa por el Te­ja­do (LCT). Pre­ci­sa­men­te es­ta fir­ma es­pe­cia­li­za­do en pi­sos so­bre­ele­va­dos ha pro­yec­ta­do unos áti­cos ecoe­fi­cen­tes de ma­de­ra –“un ma­te­rial que se ca­lien­ta me­nos que otros y se­cues­tra car­bono de la at­mos­fe­ra”– cu­ya ca­li­fi­ca­ción A+ ga­ran­ti­za “el con­fort ade­cua­do y has­ta un 60% de aho­rro res­pec­to a una vi­vien­da al uso, siem­pre que se uti­li­ce co­rrec­ta­men­te”.

Un por­cen­ta­je al­to de vi­vien­das en Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­ta re­for­mas in­te­gra­les Las sub­ven­cio­nes pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca son po­co co­no­ci­das

LCT/MIBA

1

1 Áti­co de ma­de­ra.

SI­MON GAR­CIA/ PI­CHAR­CHI­TECTS-PICH AGUI­LE­RA

2

2/3. Ca­sas Po­ma­ret. Ubi­ca­das en la par­te al­ta de Bar­ce­lo­na, uti­li­za­ron sis­te­mas cons­truc­ti­vos con ve­ge­ta­ción que fa­ci­li­tan una re­fri­ge­ra­ción na­tu­ral

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.