El mie­do a ser devaluado

El in­ves­ti­ga­dor Mi­chael J.Gill ana­li­za los te­mo­res de los em­plea­dos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Jiménez

Da­do que vi­vi­mos en un sis­te­ma que se desea me­ri­to­crá­ti­co, la for­ma de ad­qui­rir es­ta­tus so­cial pa­sa muy fre­cuen­te­men­te por la ad­qui­si­ción de lo­gros pro­fe­sio­na­les. El ti­po de tra­ba­jo que se rea­li­za y el lu­gar en el que se desem­pe­ña con­lle­van tam­bién una iden­ti­dad, que es tan­to más va­lo­ra­da cuan­to ma­yor sea el pres­ti­gio de la pro­fe­sión o de la em­pre­sa en que se desem­pe­ña la ta­rea. Es­te va­lor for­ma par­te de la re­com­pen­sa que apor­ta tra­ba­jar en una fir­ma de éli­te, lo que ex­pli­ca que mu­chas per­so­nas op­ten por bus­car una tra­yec­to­ria den­tro de esas em­pre­sas in­clu­so cuan­do las re­tri­bu­cio­nes ini­cia­les sean es­ca­sas o las exi­gen­cias de de­di­ca­ción sean ele­va­das. Ta­les com­pa­ñías ofre­cen una iden­ti­dad exi­to­sa, y eso es al­go esen­cial.

Las com­pa­ñías son cons­cien­tes de ello, y lo ha­cen va­ler como ins­tru­men­to de cohe­sión in­ter­na. Los mie­dos de sus em­plea­dos a sa­lir de ese círcu­lo de pres­ti­gio, “a ser de­va­lua­dos”, ge­ne­ran una an­sie­dad por el es­ta­tus pre­sen­te en nues­tra so­cie­dad. El fi­ló­so­fo Alain de Bot­ton de­fi­nió es­te sen­ti­mien­to se­ña­lan­do que quie­nes lo su­fren se creen en pe­li­gro de no cum­plir con los idea­les de éxi­to pre­vis­tos por la so­cie­dad. Su te­mor es ocu­par un pa­pel de­ma­sia­do mo­des­to o, peor aún, caer a un lu­gar más ba­jo del que de­ten­tan.

ES­TA­TUS SO­CIAL

El in­ves­ti­ga­dor Mi­chael J. Gill ha es­tu­dia­do en Eli­te iden­tity and sta­tus an­xiety: An in­ter­pre­ta­ti­ve phe­no­me­no­lo­gi­cal analy­sis of ma­na­ge­ment con­sul­tants (Or­ga­ni­za­tion, Vol 22,3) la fre­cuen­cia con que apa­re­ce es­te ti­po de sen­ti­mien­tos en­tre los con­sul­to­res. Gill en­tre­vis­tó a los em­plea­dos de una con­sul­to­ra de pres­ti­gio (a la que de­no­mi­na por ra­zo­nes de pri­va­ci­dad la Fir­ma X) ra­di­ca­da en Lon­dres, que cuen­ta con mi­les de em­plea­dos que tra­ba­jan en una gran va­rie­dad de sec­to­res y de in­dus­trias, y que son ha­bi­tual­men­te re­clu­ta­dos en­tre los egre­sa­dos de re­co­no­ci­das es­cue­las de ne­go­cio.

La com­pa­ñía cuen­ta con 50 ofi­ci­nas en todos los con­ti­nen­tes y di­ce de sí mis­ma ser una em­pre­sa de éli­te for­ma­da por “per­so­nas ex­cep­cio­na­les”. Esa iden­ti­dad es tam­bién atri­bui­da a sus em­plea­dos, que cuen­tan con la vi­si­bi­li­dad y el pres­ti­gio que les pro­cu­ra el per­te­ne­cer a esa fir­ma.

En un con­tex­to la­bo­ral de gran pre­sión, que exi­ge mu­chas ho­ras de de­di­ca­ción –“Aquí sa­bes que vas a tra­ba­jar en mu­chas oca­sio­nes du­ran­te to­da la no­che, o los fi­nes de semana. Las va­ca­cio­nes se can­ce­lan a me­nu­do. Ya sa­bes, ol­ví­da­te de ha­cer pla­nes pa­ra que­dar a ce­nar”, ase­gu­ra uno de los en­tre­vis­ta­dos– y en el que la vi­da per­so­nal, la fa­mi­lia y los ami­gos pasan por com­ple­to a un se­gun­do plano –“no hay mu­cho tiem­po pa­ra no­vias, afi­cio­nes y esas co­sas”– el com­pro­mi­so sue­le ase­gu­rar­se no só­lo por los be­ne­fi­cios ma­te­ria­les, sino por el mie­do a per­der la po­si­ción.

Ade­más, es con­ve­nien­te, se­ña­la Gill, que el inevi­ta­ble es­trés que apa­re­ce en el tra­ba­jo no sea vi­si- bi­li­za­do por los di­rec­ti­vos y los so­cios, “por­que pen­sa­rán que esa per­so­na no sir­ve pa­ra la em­pre­sa”.

TRA­BA­JAR Y APA­REN­TAR

Hay que ha­cer el tra­ba­jo, y hay que apa­ren­tar que se rea­li­za sin un es­fuer­zo ex­ce­si­vo. En ese es­ce­na­rio, la ma­yo­ría de los mie­dos no se re­la­cio­nan con las pre­sio­nes de los clien­tes o con la di­fi­cul­tad de los pro­yec­tos, sino con la po­si­bi­li­dad de ser ex­pul­sa­do. Los con­sul­to­res en­tien­den esa po­si­ción en una em­pre­sa de éli­te como uno de los fac­to­res que dan sen­ti­do a su iden­ti- dad, por lo que cual­quier po­si­bi­li­dad de per­der ese es­ta­tus dis­pa­ra su an­sie­dad. Mu­chos de los con­sul­to­res en­tre­vis­ta­dos ex­te­rio­ri­za­ron esos mie­dos de una for­ma ex­pre­sa: “Si no es­tu­vie­ra tra­ba­jan­do aquí, no for­ma­ría par­te de es­to. No for­ma­ría par­te, ya sa­bes, de una fir­ma exi­to­sa. Yo quie­ro ser una per­so­na exi­to­sa. De mo­do que por su­pues­to que sí, siem­pre es­toy preo­cu­pa­do por la pró­xi­ma eva­lua­ción”.

La con­cien­cia que desa­rro­llan es que no hay na­da ahí fue­ra que les pue­da ofre­cer la mis­ma con­si­de­ra­ción so­cial que el lu­gar en el que es­tán. “Es­tás pen­san­do cons­tan­te­men­te, y es­tá muy me­ti­do en tu ce­re­bro, si eres o no lo su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra es­te lu­gar. Si no… Ir a la ma­yo­ría de las otras em­pre­sas sig­ni­fi­ca­ría ser de­gra­da­do”. Esa idea, que es el motor de su tra­ba­jo, les lle­va a de­jar de la­do los as­pec­tos con­flic­ti­vos de su ofi­cio o los pro­ble­mas in­te­rio­res que les oca­sio­nan.

Al­gu­nos tra­ba­ja­do­res se afe­rran a la po­si­ción so­cial que otor­ga tra­ba­jar en una fir­ma El es­trés que pa­de­cen los eje­cu­ti­vos en su em­pleo no es vi­si­bi­li­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.