El va­lor de los emi­gran­tes europeos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“Al­gu­nos tra­ba­ja­do­res europeos po­drían aban­do­nar de for­ma vo­lun­ta­ria el país al per­ci­bir que en el Reino Uni­do ya no son bien­ve­ni­dos”, ad­vier­te el ban­co HSBC, que es­ti­ma que des­pla­za­ría has­ta 1.000 de sus em­plea­dos de Lon­dres a Pa­rís en ca­so de Bre­xit. “Lon­dres de­ja­rá de ser el des­tino pre­fe­ri­do de los jó­ve­nes que tie­nen dos ca­rre­ras y que bus­can un tra­ba­jo en un ca­fé pa­ra pa­gar­se un más­ter. De­be­rán ha­cer co­la al con­trol de pa­sa­por­te y so­me­ter­se a los con­tro­les bu­ro­crá­ti­cos”, es­cri­bía el co­lum­nis­ta de La

Stam­pa , Vit­to­rio Sa­ba­din. A pos­te­rio­ri, la UE po­dría apro­ve­char­se de es­te efec­to re­torno de unos tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos. “En ca­so de sa­li­da del Reino Uni­do, po­dría ha­ber im­por­tan­tes flu­jos de in­mi­gran­tes europeos en otros paí­ses ri­cos de la UE. Y es­to im­pul­sa­ría la ac­ti­vi­dad de es­tas eco­no­mías, aunque no hay que ol­vi­dar que tie­nen una ta­sa des­em­pleo al­ta”, con­clu­ye el ga­bi­ne­te Glo­bal Coun­sel. Mi­chael Emer­son po­ne un ejem­plo muy ilus­tra­ti­vo. “Mi hi­jo tra­ba­ja en Lon­dres en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tos. Dos ter­cios de ellos son ex­tran­je­ros, ca­si todos europeos. El problema es que el sec­tor ser­vi­cios, uno de los pun­tos fuer­tes de la economía bri­tá­ni­ca, de­pen­de de per­so­nas crea­ti­vas y por ello es ne­ce­sa­rio te­ner un sis­te­ma abier­to de cir­cu­la­ción de tra­ba­ja­do­res. ¿Qué pa­sa­rá con es­tas per­so­nas? “ van a las is­las bri­tá­ni­cas mien­tras que la mi­tad de las ex­por­ta­cio­nes bri­tá­ni­cas van a Eu­ro­pa. Es de­cir: que la UE no­ta­ría los efec­tos de una vic­to­ria del “no”, pe­ro en me­nor me­di­da que su (ex) so­cio.

En to­do ca­so, Pol Mo­ri­llas opi­na que la apor­ta­ción del Reino Uni­do a Eu­ro­pa va más allá de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les. “Los europeos sa­ben que la pre­sen­cia del Reino Uni­do ayu­da ala com­pe­ti­ti­vi­dad de la UE”, se­ña­la. Bru­se­las sin los in­gle­ses, ¿pa­sa­ría a ser más pro­tec­cio­nis­ta? El­Glo­bal Coun­sel es­ti­ma­queno. Al con­tra­rio, fren­te a una nue­va ri­va­li­dad an­glo­sa­jo­na “el Bre­xit po­dría po­ner pre­sión a los go­bier­nos europeos pa­ra que sean más li­be­ra­les y adop­ten me­di­das pa­ra me­jo­rar el cli­ma de las in­ver­sio­nes”.

La ciu­dad de Lon­dres es un ca­so apar­te. Si la ca­pi­tal, cen­tro fi­nan­cie­ro de Eu­ro­pa, se au­to­ex­clu­ye­ra del aérea co­mu­ni­ta­ria, otras ciu­da­des eu­ro­peas es­ta­rían dis­pues­tas a to­mar el re­le­vo. “Pa­rís o Frank­furt, pe­ro tam­bién Du­blín o Áms­ter­dam con to­da cla­ri­dad sa­len ga­nan­do,” apun­ta Mi­chael Emer­son.

Pa­rís y Frank­furt po­drían sus­ti­tuir a Lon­dres como cen­tro fi­nan­cie­ro y cap­tar in­mi­gran­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.