Su­be por la es­ca­le­ra y ba­ja en el as­cen­sor

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - JE­SÚS SÁN­CHEZ QUI­ÑO­NES DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE REN­TA 4

Un vie­jo di­cho ex­pre­sa muy acer­ta­da­men­te la evo­lu­ción de las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les: “La bol­sa su­be por la es­ca­le­ra y ba­ja en as­cen­sor”. Las subidas son len­tas y pau­la­ti­nas, lle­van tiem­po en pro­du­cir­se, mien­tras que las co­rrec­cio­nes sue­len ser más in­ten­sas y ma­te­ria­li­zar­se en un pe­rio­do de tiem­po me­nor.

Des­de el mo­men­to más ba­jo de las co­ti­za­cio­nes en 2011, la ca­pi­ta­li­za­ción glo­bal de las bol­sas mun­dia­les se ha in­cre­men­ta­do en más de 30 bi­llo­nes de dó­la­res. Han bas­ta­do ocho me­ses de des­cen­sos y una caí­da del 23% de la va­lo­ra­ción má­xi­ma al­can­za­da a me­dia­dos­de2015pa­ra­que­se­vo­la­ti­li­cen 17 bi­llo­nes de dó­la­res de ca­pi­ta­li­za­ción, más de la mi­tad del in­cre­men­to de va­lo­ra­ción pre­vio. En po­co más de me­dio año se ha re­ver­ti­do más de la mi­tad de lo ga­na­do en los cua­tro años pre­ce­den­tes.

Pe­se a las in­for­ma­cio­nes y análisis que acha­can es­te fuer­te ajus­te de las bol­sas mun­dia­les en un te­mor a una fuer­te des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to mun­dial, to­do pa­re­ce in­di­car que se de­be, prin­ci­pal­men­te, a una cues­tión de flu­jos de fon­dos más que una pre­vi­sión de una nue­va re­ce­sión mun­dial. Pe­sea­las­re­vi­sio­nes ala ba­ja del cre­ci­mien­to mun­dial es­pe­ra­do pa­ra es­te año, los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos co­no­ci­dos has­ta aho­ra no au­gu­ran una brus­ca caí­da del cre­ci­mien­to, a pe­sar de las nu­me­ro­sas in­cer­ti­dum­bres exis­ten­tes.

BE­NE­FI­CIOS EM­PRE­SA­RIA­LES

Las subidas de las bol­sas mun­dia­les des­de 2011 no han es­ta­do sus­ten­ta­das en una me­jo­ra de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les en la mis­ma pro­por­ción en que han subido las co­ti­za­cio­nes, sino en una expansión de múl­ti­plos fa­ci­li­ta­da por el au­men­to de la li­qui­dez, la caí­da de los ti­pos y unos in­cre­men­tos de los flu­jos ha­cia los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Lo su­ce­di­do en las bol­sas y en los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va des­deel ve­ra­no­pa­sa­doe­su­na­re­ver­sión de par­te de los flu­jos po­si­ti­vos que au­pa­ron las co­ti­za­cio­nes des­de 2011. Al me­nos son tres son los fac­to­res que ex­pli­can los flu­jos ne­ga­ti­vos en las bol­sas mun­dia­les:

Las des­in­ver­sio­nes rea­li­za­das por­los Fon­do­sSo­be­ra­nos­de­paí­ses muy de­pen­dien­tes de las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo. La caí­da del pre­cio del cru­do en más­de un 70% y el man­te­ni­mien­to de los pre­cios en es­tos ni­ve­les ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­jos, oca­sio­na sig­ni­fi­ca­ti­vos dé­fi­cits en las cuen­tas pú­bli­cas dees­tos paí­ses. Di­chos­dé­fi­cit se fi­nan­cian con­la­ven­ta­deu­na­par­te de las in­ver­sio­nes de sus fon­dos so­be­ra­nos. Sal­vo que se pro­duz­ca un fuer­te re­pun­te en el pre­cio del pe­tró­leo, la ne­ce­si­dad de nue­vas des­in­ver­sio­nes de los Fon­dos So­be­ra­nos de es­tos paí­ses se­gui­rá exis­tien­do. En­cual­quier­ca­so, noes­pre­vi­si­ble que los Fon­dos So­be­ra­nos, en con­jun­to, vuel­van a ser com­pra­do­res ne­tos en el cor­to pla­zo.

Venta de re­ser­vas de los Ban­cos Cen­tra­les de los paí­ses emer­gen­tes. La caí­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y la des­ace­le­ra­ción de la economía chi­na es­tá pro­vo­can­do que los ban­cos cen­tra­les de nu­me­ro­sos paí­ses emer­gen­tes se es­tén vien­do obli­ga­dos a ven­der par­te de sus re­ser­vas pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de sus di­vi­sas. La in­ci­den­cia de es­tos flu­jos ven­de­do­res es­tá sien­do ma­yor en los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja que en los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble. En el ca­so del Ban­co Cen­tral deChi­na, la dis­mi­nu­ción­de sus re­ser­vas ha si­do de, al me­nos, 750 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

La re­com­pra de ac­cio­nes pro­pias ( buy­backs) por par­te de las com­pa­ñías co­ti­za­das ame­ri­ca­nas ha si­do una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da y cre­cien­te des­de 2010. En el año 2015 el va­lor de las ac­cio­nes re­com­pra­das por las em­pre­sas del S&P su­pera la ca­pi­ta­li­za­ción con­jun­ta del Ibex es­pa­ñol. En los úl­ti­mos años es­ta de­man­da de sus pro­pias ac­cio­nes por par­te de nu­me­ro­sas em­pre­sas co­ti­za­das es­ta­dou­ni­den­ses ha­su­pues­to un flu­jo que ha ayu­da­do a la subida de las co­ti­za­cio­nes por dos mo­ti­vos: por el pro­pio au­men­to de la de­man­da de ac­cio­nes y por el au­men­to del be­ne­fi­cio por ac­ción al re­du­cir­se el nú­me­ro de ac­cio­nes en cir­cu­la­ción. En 2015 el 60% del be­ne­fi­cio ne­to de las em­pre­sas del S&Pse ha des­ti­na­do a re­com­pra de ac­cio­nes pro­pias, y has­ta 130 em­pre­sas han re­com­pra­do ac­cio­nes por un im­por­te su­pe­rior al de su be­ne­fi­cio ne­to. Aho­ra, es ge­ne­ra­li­za­do el anun­cio de las com­pa­ñía ame­ri­ca­nas de una re­duc­ción en las can­ti­da­des des­ti­na­das a la re­com­pra de ac­cio­nes pro­pias.

La co­rrec­ción de la va­lo­ra­ción de las bol­sas no au­gu­ra un em­peo­ra­mien­to con­si­de­ra­ble del en­torno eco­nó­mi­co, sino que sim­ple­men­te re­vier­te una par­te con­si­de­ra­ble de las subidas­pre­vias­no­sus­ten­ta­daen una me­jo­ra de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Cues­tión de flu­jos.

En po­co más de me­dio año se ha re­ver­ti­do más de la mi­tad de lo ga­na­do en los cua­tro años pre­ce­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.